Archivo de la etiqueta: trasplantes

La ONT da forma oficial a sus asesores en cuestiones bioéticas

PRESIDE DIEGO GARCÍA

ONT se dispone a dar un nuevo enfoque a sus asesores de bioética después de de recibir la aprobación de la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Redacción   |  19/09/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/09/19/area-profesional/normativa/ont-forma-oficial-asesores-cuestiones-bioeticas

La ONT rechaza los «llamamientos públicos» para pacientes concretos

TRAS LA MOVILIZACIÓN DE FAMOSOS EN LAS REDES SOCIALES
JANO.es · 12 Agosto 2013 13:03

El director del organismo, Rafael Matesanz, recuerda que cada año se realizan en España 50 trasplantes en niños con enfermedades parecidas a la del bebé Mateo.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/ont/rechaza/llamamientos/publicos/pacientes/concretos/_f-11+iditem-20313+idtabla-1

 

El aprovechamiento del hígado, un criterio para ser trasplantado

RECEPTORES DE TRASPLANTES DE HÍGADO

Reducción de las posibilidades de ser seleccionado como receptor de un trasplante de hígado.

G.E.   |  12/04/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/04/12/area-profesional/normativa/aprovechamiento-higado-criterio-trasplantado-

Niegan un trasplante por fumar marihuana recetada

NUEVA POLÉMICA EN EEUU

Según medios norteamericanos, tras la legalización de la marihuana medicinal en California, Estados Unidos, hace ya más de tres años, ha surgido una nueva polémica en el país.

J.H | dmredaccion@diariomedico.com   |  20/02/2013 17:57

http://www.diariomedico.com/2013/02/20/area-profesional/normativa/niegan-un-trasplante-por-fumar-marihuana-recetada

Tribuna. El Vaticano y la donación de órganos

El autor subraya las buenas relaciones con la Iglesia católica en relación a la donación de órganos. Sostiene que incluso el papa Benedicto XVI se posicionó a favor insistiendo en su carácter altruista y gratuito.
Rafael Matesanz 01/12/2008
No puede decirse que la Iglesia católica haya puesto obstáculos a la donación de órganos en España. Más bien lo contrario, pese a que en los años setenta y ochenta era lugar común decir que no teníamos más donantes en parte por las creencias religiosas sobre la vida y la muerte, sobre todo en el sur. Sin embargo, al menos desde la creación de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en 1989, las relaciones han sido exquisitas y los representantes eclesiásticos han llevado a cabo bastantes manifestaciones positivas.

Por este motivo, sorprendió la polémica surgida hace unos meses, a raíz de un artículo aparecido en l’Osservatore Romano, en el que se cuestionaba desde un punto de vista filosófico el concepto de muerte encefálica. Se montó un gran revuelo mediático internacional sobre todo en Italia (en España pasó afortunadamente desapercibido), con intervención de todas las sociedades científicas, dada la gravedad del tema y lo anacrónico de poner en duda gratuitamente un concepto arraigado en la comunidad médica desde hace 40 años.

El propio Vaticano, a la vista de la polémica suscitada, tuvo que desautorizar el escrito y posicionarse inequívocamente por la donación y el trasplante de órganos. La corroboración de esta postura, de una gran importancia en amplias zonas del mundo por razones obvias, ha llegado en el transcurso del importante Congreso A gift for life [un regalo de por vida], organizado en el Estado Vaticano y por la Academia Pontificia, con la colaboración del Centro Nazionale di Trapianti (la ONT italiana).

El hilo conductor fue la lucha contra el turismo de trasplantes en un mundo globalizado en el que la demanda de trasplantes para salvar vidas es diez veces superior a la oferta, donde un 10 por ciento de los trasplantes se hace bajo alguna forma de comercialización, y donde la ley de la selva en este y otros campos amenaza a multitud de países emergentes en los que todo se compra y se vende.

Allí estaban los máximos dirigentes de las sociedades de trasplantes europea, latinoamericana e internacional, junto con los delegados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la ONT, como organismo colaborador de la institución internacional y su máximo apoyo en la lucha mundial por la donación de órganos y contra la comercialización. También estaban presentes los responsables de trasplantes de bastantes países y numerosas autoridades eclesiásticas de alto nivel.

Altruista y gratuito
El Papa Benedicto XVI, en el transcurso de una recepción a los asistentes al congreso, pronunció un importante discurso, llamado a ser un referente para el mundo católico en materia de trasplantes.

Repitió varias veces el concepto de altruismo y gratuidad en las donaciones, lo que en el contexto de comercialización al que aludíamos y junto a las voces procedentes sobre todo de Estados Unidos, que abogan por la donación retribuida, representa un posicionamiento sin duda importante. A ello se unió un clamor en contra de cualquier tipo de abuso que pudiera producirse en aras del trasplante, sobre todo entre la población infantil.

La polémica sobre la muerte encefálica quedó definitivamente zanjada, aludiendo al necesario consenso científico en cuanto a los criterios adoptados y la necesidad de unos protocolos diagnósticos claros y sin atisbo de duda. En ningún momento se volvió a la filosofía inspiradora del escrito polémico.

Como no podía ser menos, hubo una referencia explícitamente condenatoria a la utilización terapéutica de material embrionario. Fue una lástima por reiterativa, e innecesaria porque tampoco venía a cuento. Ello no desluce sin embargo un hecho muy importante para todos los que trabajamos en este campo: el apoyo de la Iglesia católica que, en este tema puede ayudar a salvar muchas vidas.

Los trasplantes y las formas de morir

Rafael Matesanz

05 Septiembre 2008

Hace unos años comenzó a emerger una modalidad de trasplante distinta: los DCD controlados. Personas con procesos cerebrales irreversibles, mantenidas con ventilación asistida pero que no están en muerte encefálica. Esta modalidad, excluida específicamente en España, representa un tercio de las donaciones en Holanda y alrededor de un 10% en EE.UU.

Los trasplantes de cadáver son posibles porque existe la ventilación mecánica y ésta, a su vez, permitió definir la llamada “muerte encefálica”: una situación descrita hace más de medio siglo que conlleva la destrucción del SNC -donde radica la vida- y que equivale a la muerte del individuo desde el punto de vista legal, ético y científico. Los órganos permanecen oxigenados gracias al respirador, por una parte, y a que el corazón sigue latiendo durante unas horas. Éstos son los donantes típicos, que hacen posible todo tipo de trasplantes y que, como es lógico, van íntimamente ligados a las unidades de cuidados intensivos. No representan más allá del 2-3% de los fallecidos en un hospital y de ahí la eterna desproporción oferta/demanda en estas terapéuticas.

Pero hay otro grupo minoritario: las donaciones a corazón parado o, de forma más descriptiva, “en muerte cardíaca” (DCD en siglas inglesas: donation alter cardiac death). Son aquellos pacientes que sufren una parada cardíaca del origen que sea, no recuperada tras las maniobras habituales, lo que conlleva una falta de oxígeno en el SNC y su consiguiente daño irreversible. A fin de cuentas ésta ha sido y sigue siendo la forma habitual de morir desde el inicio de los tiempos. Sólo si en ese momento se llevan a cabo unas maniobras muy rápidas de canulación y perfusión de determinados órganos se puede proceder a la donación y su posterior trasplante.

Estos DCD, conocidos como “no controlados” porque no se sabe cuándo se van a producir, requieren una organización muy ágil y eficiente y representan algo más del 5% de nuestros donantes, aunque en Barcelona, y sobre todo en Madrid, este porcentaje es sensiblemente superior. El proceso liderado por la ONT, que permitió su regulación en 1999, fue modélico por el amplio consenso alcanzado entre todos los implicados, a lo largo de los cinco años previos a la promulgación del real decreto actualmente en vigor. Las cosas se hicieron bien y también en esto hemos sido modelo a seguir para otros países. Francia ha iniciado hace poco programas similares siguiendo el ejemplo español, aunque por ahora no con mucho éxito.

Sin embargo, hace unos años comenzó a emerger con fuerza en la comunidad trasplantadora mundial una modalidad distinta. Son los DCD controlados o tipo 3 de Maastricht: se trata de personas con procesos cerebrales irreversibles, mantenidas con ventilación asistida pero que no están en muerte encefálica. En esta situación, previa información de la situación a la familia y acuerdo de ésta, se retira la ventilación hasta que se produce la parada cardíaca, la muerte del individuo y la donación de órganos. Algo que podría calificarse de limitación de esfuerzo terapéutico, pero que evidentemente adelanta el momento de la muerte.

Esta modalidad, excluida específicamente en España en la Conferencia de Consenso que en 1995 abrió la puerta a los otros DCD, no se realiza en ningún país del sur de Europa ni de Iberoamérica. Sin embargo, representa un tercio de las donaciones en Holanda y alrededor de un 10% en EE.UU., donde constituye su mayor vía de crecimiento, con una evolución paralela en países como el Reino Unido y Australia. Alemania simplemente prohibió todos en su legislación.

¿Por qué esta diferencia de actitud? Recientemente he tenido la ocasión de discutir este tema con australianos y estadounidenses y necesariamente hay que concluir que no se trata en absoluto de un problema de trasplantes sino de algo de mucho más calado: la forma de morir. Cómo distintas sociedades afrontan de distinta forma el momento de la muerte y cómo cosas que son tabú entre nosotros forman parte de costumbres arraigadas en otros países donde la retirada de la ventilación es algo perfectamente admitido desde hace mucho tiempo con independencia de que haya o no donación de órganos. Es posible que estas diferencias tengan un origen religioso, pero lo cierto es que las comunidades católicas en estos países lo admiten sin problemas.

Está claro que las palabras las carga el diablo y no es lo mismo hablar de limitación de esfuerzo terapéutico que de eutanasia pasiva, aunque la frontera a veces sea tenue. Lo último que necesita el sistema español de trasplantes es mezclarse en este tipo de discusiones que, sin duda, se van a dar entre nosotros (ya se están dando) en los próximos años. Sólo cuando nuestra sociedad esté madura en estos aspectos será cuestión de valorar si se mete por medio el tema de la donación. Nunca antes, por un mero sentido de la prudencia.

http://www.jano.es/jano/opinion/voz/expertos/rafael/matesanz/trasplantes/formas/morir/_f-303+iditem-3027+idtabla-4+tipo-7

Trasplantes y religión

Sábado 23 de agosto de 2008

Impresiona -y asusta- comprobar cómo se extiende el fundamentalismo islámico, incluso entre aquellas capas de la población de las que cabría esperar -por su formación y por su profesión- un espíritu más moderado, humilde y dialogante. Bajo disfraz de manso corderillo, con una justificación que éticamente no se sostiene, el director de la asociación médica egipcia acaba de informar de la prohibición de los trasplantes entre musulmanes y cristianos. Si fuera verdad que lo que se busca es «proteger a los musulmanes pobres de los cristianos ricos que les compran sus órganos y al revés», lo que habría que hacer es castigar severamente esa compraventa y exigir que los médicos que van a llevar a cabo el trasplante se cercioren previamente, con total seriedad y honradez, de la absoluta voluntariedad de esa donación de órganos. Para eso se ha desarrollado en todo el mundo la doctrina del consentimiento informado, para eso se han creado los comités de ética asistencial, para eso existen toda una serie de procedimientos legales de fuerte carácter garantista.
La decisión de los médicos egipcios denota, en todo caso, un paternalismo atroz claramente contrario a los postulados de la moderna ética médica (véase la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos aprobada por la Unesco en el 2005); y, además, más parece poner en evidencia una deficiente moralidad de la clase médica egipcia, que no debe de ser muy sensible a preguntarse acerca de si las condiciones éticas en las que se ha obtenido el órgano que se va a trasplantar han sido las adecuadas, y simplemente parece tirar para adelante…
Lo miremos por donde lo miremos, estamos ante un claro ejemplo de instrumentalización de la medicina al servicio de intereses espurios, como ya ha ocurrido en otras ocasiones. Afortunadamente la serenidad y el sentido común han imperado entre los representantes de ambas religiones que, en una coincidencia poco frecuente y muy digna de elogio, han criticado la medida y solicitado su urgente anulación para no incrementar las tensiones religiosas, ya de por sí más virulentas de lo racional y espiritualmente deseable.
Pocos ejemplos de mayor bondad y solidaridad existen que donar vida más allá de la muerte sin reparar en quién va a ser el agraciado con nuestra generosa decisión. Medicina, ética y religión debieran estar siempre al servicio de la vida, y no al revés.

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2008/08/24/0003_7084233.htm

El triunfo de una ONT con los pies en el suelo

Las células madre iban a ser la solución a todos los problemas, pero sólo han conseguido resultados en los laboratorios. En cambio, la ONT lidera un sistema que, pisando un suelo real, demuestra su eficacia. Hoy parece otro mundo, pero en los primeros años de este siglo era una sensación generalizada entre los responsables de nuestro sistema de trasplantes la impresión de que habíamos tocado techo.
Rafael Matesanz. Director de la Organización Nacional de Trasplantes 08/07/2008
La pesada carga de ser los primeros del mundo desde el año olímpico de 1992 junto con la apasionante discusión científico-ético-religioso-político-autonómica sobre las células madre que todo lo iban a curar habían trasladado a la opinión pública y a la comunidad científica la impresión de que esto de los trasplantes de órganos y tejidos en España había dado de sí todo lo posible.

Además, parecía que, por evolución natural, habían dejado paso al trasplante de células madre, adultas o embrionarias (trasplantes al fin y al cabo). En este paradigma de la modernidad parecía que a los órganos, especialmente los abdominales desprovistos de todo glamour, tan sólo les quedaba pasar a formar parte del Parque Jurásico.

Eficacia clínica
Apenas un lustro después de toda esta revolución, más mediática que real, efectivamente las células madre, gran esperanza de la medicina (y eso no se pone en duda), han atraído cuantiosos fondos públicos (pocos privados) y han contribuido de forma decisiva a la mejora de la salud y de la esperanza de vida… de los ratones de laboratorio.

Su contribución a la medicina real, la que se practica en los hospitales con eficacia clínica demostrada, ha sido más bien escasa, pese a los numerosos titulares de prensa.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/politica_sanitaria/es/desarrollo/1143256.html

Frente a ello, el sistema español de trasplantes, coordinado y liderado por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), pisando un suelo real y en plena concordancia con la sociedad española actual, ofrece cada día una prueba más de su eficacia y de su capacidad de innovación, desechando cualquier idea de haber llegado al máximo o de encontrarse en la línea descendente.

De nosotros dependen todos los días vidas humanas, no murinas. Marcamos un máximo histórico de donaciones y trasplantes, demostrando la cuadratura del círculo. Todo ello se logra en presencia de un descenso también histórico de los accidentes de tráfico y constatamos que los inmigrantes donan tanto o incluso más que los españoles, en contra de todos los tópicos y a diferencia de lo que ocurre en el resto de la vieja Europa.

Referente
Lideramos la ofensiva mundial contra la comercialización y a favor de la donación de órganos hombro con hombro con la OMS y la Sociedad Internacional de Trasplantes, conseguimos que Latinoamérica sea envidiada en todo el mundo como la única región que dispara sus trasplantes gracias a la ONT y logramos que todo el mundo -incluido Estados Unidos, Australia o Canadá- nos pida asesoramiento para mejorar su sistema de trasplantes.

Mientras tanto, ponemos a disposición del enfermo las últimas innovaciones que han mostrado su eficacia por el ancho mundo: implantamos la donación cruzada de riñón, aprobamos el trasplante de cara, incorporamos el mayor número de unidades de cordón del mundo a disposición de todos y no sólo de los que se lo puedan pagar Todo ello con el refrendo de la sociedad española, que tiene en la ONT uno de sus bastiones en los que es consciente de que puede confiar.

Qué maravilla poder conducir un sistema de trasplantes de un país moderno, con un sistema nacional de salud que atiende a toda la población sin discriminación, que cuenta con profesionales de primerísima fila y que es el más generoso del mundo. ¿Cómo no sentir orgullo de ser español y de trabajar en una empresa que deja a años luz a todas sus similares de los cinco continentes?

Entre 150 y 250 casos de tráfico de órganos anuales en Europa

JANO.es y agencias · 23 Abril 2008 10:00

El Parlamento Europeo pide la creación de una «tarjeta europea del donante» con el objetivo de aumentar las donaciones para trasplantes y combatir el tráfico de órganos

El pleno de la Eurocámara propuso ayer la creación de una «tarjeta europea del donante» con el fin de aumentar el número de trasplantes en la UE y combatir el tráfico ilegal de órganos, así como el establecimiento de unos niveles mínimos comunes de calidad y seguridad en los trasplantes. Más de 60.000 pacientes que requieren un trasplante en Europa están en listas de espera, según se recoge en un informe aprobado por el Parlamento por 653 votos a favor, 14 en contra y 16 abstenciones.
 
Los parlamentarios alertan de que prácticas como el tráfico de órganos, el mercantilismo y el «turismo de trasplante» se están desarrollando con rapidez. En Europa se registran cada año entre 150 y 250 casos de tráfico de órganos, y esta situación se ve agravada por las diferencias entre los Estados miembros respecto a los requisitos mínimos de calidad y seguridad para la donación y el trasplante, según se recoge en el informe.
 
La Eurocámara expresa además su preocupación por la insuficiencia de órganos en Europa, y solicita a los Estados miembros que refuercen la cooperación para aumentar la disponibilidad de órganos. De acuerdo con las cifras de la Comisión, diez personas mueren cada día en Europa a la espera de un trasplante.
 
Para hacer frente a estos problemas, los parlamentarios proponen introducir una «tarjeta europea del donante», que complementaría los sistemas nacionales existentes sin sustituirlos. Asimismo, reclaman a los Estados miembros que deroguen antes de 2010 cualquier legislación que reserve el uso de los órganos donados al propio país. El informe deja claro que estas medidas tienen como fin mejorar el intercambio de buenas prácticas entre los países y no están encaminadas a «armonizar los sistemas jurídicos».
 
Tráfico de órganos
El Parlamento Europeo subraya que toda explotación comercial de órganos «es contraria a la ética y se opone a los valores humanos fundamentales». Por ello, insta a la Comisión a tomar medidas para combatir el tráfico de órganos y tejidos. Asimismo, subraya la necesidad de que las donaciones de órganos sigan teniendo carácter no lucrativo, y pide garantizar que no se realizan pagos entre los donantes y los receptores.
 
Los Estados miembros deberían modificar sus legislaciones penales para que los responsables del tráfico de órganos sean objeto de acciones judiciales adecuadas. Estas sanciones deben aplicarse también al personal médico que intervenga en el trasplante de órganos procedentes del tráfico. Por otra parte, el Parlamento Europeo pide a los países de la UE que prohíban a las compañías aseguradoras facilitar las actividades que fomenten, directa o indirectamente, el tráfico de órganos.
 
La Eurocámara reclama además medidas comunitarias que sirvan para prevenir el «turismo de trasplante» y proteger a los donantes más pobres y vulnerables del tráfico de órganos. Además, «lamenta que Europol no haya efectuado ninguna investigación sobre el tráfico y venta de órganos argumentando que no existen casos documentados» y exige a la Comisión y a Europol que mejoren la supervisión en este ámbito.
 
Los diputados instan a la Comisión y los Estados miembros a que promuevan el Día Mundial del Donante y destacan el papel de la sociedad civil, las iglesias y las comunidades religiosas para incrementar la sensibilización pública sobre la posibilidad de donar órganos.
 
También abogan por el establecimiento de una línea directa sobre trasplantes con un solo número de teléfono gestionado por una organización nacional dedicada a los trasplantes y atendido 24 horas al día por profesionales. Otra de las medidas propuestas es la de ampliar el periodo de seguimiento de los pacientes trasplantados hasta varios años, «preferiblemente mientras viva el paciente o funcione el órgano».
 
España líder en donaciones y trasplantes
Según datos de la Organización Nacional de Trasplantes de 2006, España tuvo, al igual que en años precedentes, la tasa de donantes más alta de la Unión Europea con un 33,8% por millón de personas (pmp), lo que en términos absolutos supone 1.509 donantes. Este porcentaje representa un ligero descenso con respecto a 2005, año en el que se contabilizaron 1.546 donantes (35,1% pmp).
 
Las comunidades con la tasa más alta de donantes fueron País Vasco con el 48,4% pmp; Cantabria con el 45,6% pmp y Asturias con el 44,4% pmp. Por otra parte, a 1.318 donantes se les trasplantó al menos un órgano, lo que representa una tasa del 29,5% pmp. La edad media de los donantes españoles fue de 51 años, mientras que el porcentaje de donantes multiorgánicos fue del 84%.

Filipinas lucha contra el tráfico de órganos

TURISMO MÉDICO

  • Algunos expertos critican al gobierno por su promoción del ‘turismo médico’
  • Según la OMS, de 468 trasplantes renales realizados en 2003, 110 fueron a extranjeros

Un hombre en una barriada de chabolas cerca de Manila. (Foto: J. Javellana | REUTERS)Un hombre en una barriada de chabolas cerca de Manila. (Foto: J. Javellana | REUTERS)

Actualizado viernes 28/03/2008 18:03 (CET)

EFE | ELMUNDO.ES

MANILA | MADRID.- Filipinas es uno de los principales destinos de extranjeros en busca de un órgano. Tras la denuncia de la Iglesia y otras organizaciones, el Gobierno ha anunciado que prepara una normativa al respecto, prevista para abril. Mientras ultima las nuevas medidas, esta semana ha prohibido los trasplantes a extranjeros.

Varios centenares de extranjeros se marchan cada año de Filipinas con renovadas esperanzas de vida después de recibir un riñón donado por algún filipino, en muchos casos a cambio de dinero.

El país, con unos 24 millones de pobres que subsisten con menos de un dólar al día en gigantes barrios de chabolas, es un caldo de cultivo idóneo para aquellos que deciden sacar partido de la desesperación.

En el mercado negro filipino, por un riñón se pagan, por lo general, de 70.000 pesos a 120.000 pesos (entre 1.000 y 2.000 euros), una cantidad respetable para un filipino con familia numerosa que, por descargar fardos en el muelle, ganará en un año mucho menos que eso.

A la mísera barriada de Bacora, al sur de Manila y cerca del puerto, los diarios y la gente la llaman la «isla del riñón» desde que los frailes del lugar denunciaron que al menos 300 habitantes de los cerca 16.000 que allí se apretujan vendieron alguno de sus riñones con el sueño de poder salir adelante.

«Por una causa, o para hacer frente a un gasto», precisó el senador Juan Miguel Zubiri.

El mercado negro, con intermediarios que se llevan un promedio de 20.000 pesos (casi 500 euros) por riñón, y un coste de las intervenciones quirúrgicas menor que los países avanzados, han sido suficientes para que cientos de enfermos extranjeros hayan decidido reemplazar su órgano dañado en los hospitales de Filipinas.

El papel del Gobierno

Un informe de la Organización Mundial de la Salud identificaba al archipiélago como uno de los países que promueve el «turismo de trasplantes» para atraer a turistas. Según el organismo de Naciones Unidas, de los 468 trasplantes de riñón realizados en 2003, 110 fueron practicados a personas extranjeras.

Muchas de las intervenciones quirúrgicas se llevan a cabo en el Instituto Nacional de Trasplante de Riñón, un pulcro hospital del Estado que anuncia en internet ese tipo de cirugía, y otras en los hospitales de mayor renombre, que cobran al paciente una media de 50.000 dólares por sus servicios.

El director del Programa de Bioética de la Universidad de Filipinas, el doctor Leonardo de Castro, reveló al canal de televisión ABS-CBS que la inmensa mayoría de las 500 operaciones de trasplante de riñón que se realizan cada año tienen como beneficiarios a ciudadanos extranjeros que sufren graves problemas renales.

En diciembre, el influyente Consejo de Obispos de Filipinas denunció el creciente tráfico de órganos humanos, que calificó de «inmoral y explotador hasta la grosería», y pidió al Gobierno de la presidenta Gloria Macapagal Arroyo que tomara cartas en el asunto para acabar con esa práctica, prohibida desde hace 17 años.

Ante las persistentes denuncias de la Iglesia y de asociaciones cívicas, el Gobierno prohibió esta semana los trasplantes de riñón a extranjeros, hasta que entre la nueva regulación que se ultima para acabar con este mercado negro.

El secretario de Sanidad, Francisco Duque, dijo que la normativa regulará el trasplante de riñones, y que contempla la creación de una comisión encargada de supervisar el proceso, desde la donación hasta la implantación del órgano en el receptor.

Críticas

La normativa, que está previsto entre en vigor a mediados del próximo abril, ha sido acogida con escepticismo por expertos que critican la activa campaña de promoción que el Gobierno hace en el extranjero del llamado «turismo médico».

«Está por ver que la normativa acabe con el comercio de órganos o que vaya a sancionar a los miembros de la comunidad médica que promueven la donación comercial de órganos», apuntó la doctora Gene Nisperos, secretaria general de la Alianza para la Salud.

Según datos del departamento de Sanidad, entre 10.000 y 12.500 filipinos padecen cada año graves dolencias renales, y cerca de la mitad podrían curarse gracias a una operación de trasplante de riñón.

Fuente : El Mundo