Archivo de la etiqueta: testamento vital

419 testamentos vitales más inscritos en La Rioja

1.510 DOCUMENTOS DE INSTRUCCIONES PREVIAS

La Oficina de Registro de Instrucciones Previas de La Rioja inscribió 288 nuevos testamentos vitales durante 2012 y 131 en lo que va de 2013; en total 419.

Redacción   |  27/06/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/06/27/area-profesional/normativa/419-testamentos-vitales-mas-inscritos-rioja

150.000 personas han registrado su testamento vital en España

La falta de información y el rechazo a pensar en el fin de la vida lastran su avance

En algunas comunidades, incluso los menores pueden redactarlo

El fracaso de una figura importada de otra cultura

LEY DE AUTONOMÍA DEL PACIENTE

Una de las figuras que la Ley de Autonomía trajo desde Estados Unidos fue la regulación del testamento vital, también llamadas voluntadaes anticipadas.

Marta Esteban   |  26/11/2012 00:00

http://www.diariomedico.com/2012/11/26/area-profesional/normativa/fracaso–figura-importada-otra-cultura

Los notarios proponen que el testamento vital se realice ante ellos

05/2009 17:41

EFE

Los notarios han propuesto hoy que el testamento vital se realice ante notario en lugar de ante un funcionario de la administración al considerar que, aunque tiene la misma validez, el código civil atribuye como norma general a esta figura profesional la encomienda de la toma de voluntades.

Esta consideración ha sido puesta de manifiesto durante la celebración Granada de unas jornadas sobre el anteproyecto de ley andaluza de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte, organizadas por la Fundación Aequitas.

El director de las jornadas y notario responsable del servicio de documentación de esta fundación, Higinio Pi, ha explicado a los periodistas que el testamento vital ante un funcionario de la administración tiene a efectos legales la misma validez que si se hiciera ante notario.

«Lo que ocurre es que el código civil contempla el testamento ante notario como la figura general» ante la que dejar constancia de las voluntades personales, ha agregado Pi, quien ha precisado que son excepcionales los casos en los que la norma establece otras posibilidades.

Ha citado de entre ellos el de los capitanes de buques o comandantes de aeronaves, a quienes los ocupantes de un barco o un avión pueden otorgar testamento, o circunstancias como la de peligro inminente de muerte, en la que dos testigos pueden cumplir la función.

«Pero la norma general es que el testamento se otorgue ante notario», según Pi, que cree que en el caso del testamento vital, hacerlo ante notario evitaría dudas sobre lo «fehaciente» de la manifestación de esa voluntad realizada por la persona en cuestión.

Por su parte, el subdirector general de Calidad, Investigación y Gestión de la Consejería de Salud, Rafael Carretero, ha indicado que el anteproyecto de ley andaluza de muerte digna empezará en un mes su tramitación en el Parlamento andaluz, una vez ha recibido el respaldo del Consejo Consultivo de Andalucía.

Ha subrayado la «transparencia» del procedimiento, ha rechazado equiparar anteproyecto de ley a la eutanasia y ha señalado que su objetivo es el de proteger la dignidad de las personas en el proceso de la muerte.

En las jornadas también ha participado Juan José Hernández, fraile de la orden San Juan de Dios, que gestiona el hospital de Granada en el que pasó los diez últimos años de su vida Inmaculada Echevarría, la mujer con distrofia muscular que hace dos años reabrió el debate de la eutanasia en España con su petición de que la desconectaran del respirador que la mantenía con vida.

Este religioso, también sanitario, ha considerado a los periodistas que con su decisión de suspender el tratamiento que la mantenía con vida, Inmaculada Echevarría hizo «el gran favor» de proporcionar a la sociedad una futura ley donde los profesionales de la medicina tengan «un respaldo» y los enfermos «cobertura».

El comité de ética de esta orden religiosa respaldó la decisión de Echevarría de morir en el hospital donde pasó los últimos años de su vida, si bien decisiones superiores motivaron finalmente su traslado a otro centro dependiente del Servicio Andaluz de Salud, donde se cumplió la voluntad de la enferma.

El religioso ha dicho hoy que en aquel momento, en el que tuvieron que tomar una decisión consensuada sin que hubiera «cobertura legal» al respecto, tuvieron claro que «lo importante es la dignidad y la autonomía del paciente», postura que mantienen, de ahí que considere «imprescindible» el anteproyecto de ley, cuyo debate debe estar fuera a su juicio del ámbito de la religión.

http://granadadigital.com/index.php/sociedad_gr/44-granada/151170-efe

 

«El testamento vital debe ser parte de la práctica clínica»

PABLO SIMÓN LORDA MIEMBRO DEL COMITÉ DE BIOÉTICA DE ESPAÑA

El experto en Bioética es partidario de que se abra un debate «serio y sin dramas» sobre la eutanasia en España y en otros países de Europa
M. A. SAMPERIO | SANTANDER

Pablo Simón Lorda /CELEDONIO
«Hay que ir a documentos más sencillos que los actuales»
Muchas veces nos hemos preguntado qué haríamos ante una enfermedad terminal. Es posible que llegado el caso no tengamos capacidad para decidir y por ello han surgido lo que se conocen como voluntades previas que se registran y que dan la pista a los profesionales sanitarios sobre lo que deben hacer. Para participar en la primera Jornada sobre Voluntades Previas organizada en Cantabria estuvo ayer en Santander Pablo Simón Lorda, profesor de la escuela Andaluza de Salud Pública y miembro del Comité de Bioética de España, dependiente del Ministerio de Sanidad.
– ¿Se dá importancia a las voluntades previas en el ámbito sanitario?
– En España hemos avanzado mucho en la legislación, pero queda mucho por hacer para que los profesionales lo entiendan. Empezaron vinculadas al ámbito jurídico y ahora tienen que llegar al clínico.
-¿Qué se puede hacer para que los médicos las recomienden a los pacientes?
– En Andalucía realizamos una experiencia a través de un proyecto de investigación en el que participaron profesionales y ciudadanos y que funcionó muy bien. La mejor manera de que los pacientes entiendan la importancia de las voluntades previas es hablando con su médico.
– ¿Hay que formar a los profesionales para que entiendan los testamentos vitales?
– Es básico. Jornadas como esta en la que estoy participando en Cantabria sirven para debatir. Hay comunidades autónomas que empezaron antes como Cataluña, Andalucía y País Vasco y tienen ya mucho camino andado.
– ¿Son complejos los trámites?
– Los diferentes documentos que existen en España son farragosos y eso complica que se suscriban. Hay que ir a documentos más sencillos. Por ejemplo, en California, en vez de un documento se realiza una encuesta sencilla a los pacientes en la que ellos van dando su opinión sobre diversas cuestiones, entre ellas el camino a seguir en el caso de que su estado de salud se agrave y no tenga capacidad para decidir.
– ¿Un mejor diseño facilitaría las cosas?
– Creo que sí, pero sobre todo que el médico y el paciente hablen de estas cosas. Que los documentos sean entendidos por todos y así llegaremos a lo que deseamos: que las voluntades previas se incorporen a la práctica clínica.
– ¿Se tienen experiencias de la incorporación de los testamentos a la práctica clínica?
– En Andalucía, que es lo que más conozco, figura dentro del protocolo del abordaje del alzheimer avanzado. Así, cuando la enfermedad se agrava los profesionales tienen protocolizado acudir al registros de voluntades previas.
Eutanasia
-El debate sobre la eutanasia se ha vuelto a reabrir tras el reciente caso de Gran Bretaña en el que se grabó una muerte asistida. ¿Es buen momento para debatir esta polémica cuestión?
– Hay que plantearlo abiertamente en España y en Europa, en donde ya hay dos países (Bélgica y Holanda. Está pendiente en Luxemburgo) que tienen despenalizada la eutanasia y además está el particular caso de Suiza, en donde es ilegal, pero se realiza. En Estados Unidos acaba de ser aprobada la despenalización en Washington. El debate tiene que ser serio y sin dramas. Es un tema que resulta polémico por las diferentes opiniones y religiones y también porque no nos gusta hablar de la muerte.
– ¿Entiende el lío montado por esta última muerte asistida?
– No, porque mientras se estaba criticando su emisión en la televisión británica el vídeo estaba ya en Internet y todo el mundo lo estaba viendo.
– ¿La Iglesia Católica tiene su particular batalla contra la eutanasia?
-Si, pero en Bélgica, en donde está despenalizada, controlan el 70 % de los hospitales y la muerte asistida se lleva a cabo en los mismos sin mayores problemas. Creo que el debate será especialmente interesante si se ponen encima de la mesa todas estas cuestiones y se llega a un consenso lo más amplio posible.

http://www.eldiariomontanes.es/20081217/santander/destacados/testamento-vital-debe-parte-20081217.html

Altisent felicita a Andalucía al asumir un compromiso de recursos tan importante

Rogelio Altisent, presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC, ha valorado la iniciativa de Andalucía del proyecto sobre muerte digna y ha declarado que «debe felicitarse al Gobierno andaluz por potenciar la atención domiciliaria al enfermo en situación terminal y por asumir un compromiso de esta envergadura mediante una ley, lo que significa movilizar recursos muy importantes para terminar con la precariedad de tiempo en la atención primaria».
Redacción 01/07/2008
Altisent ha aclarado que la iniciativa andaluza es buena, pero ha pedido «prudencia al legislador para que valore las consecuencias de una norma legal de estas características. Es un tema complejo porque puede contribuir a la escalada de la judicialización de la Medicina, que no nos beneficia a nadie».

Además, ha solicitado al Gobierno andaluz «que consulte el proyecto con los colegios de médicos de Andalucía, pues hacer una norma a sus espaldas sería una insensatez».

Por último, ha recomendado que antes de legislar se realice una «reflexión sobre las experiencias de cuidados paliativos en estos últimos años, la limitación del esfuerzo terapéutico, la sedación y el testamento vital», y ha aconsejado que los recursos preparados para esta ley «se inviertan en la formación del personal sanitario en estos temas».

Disposición elogiable
Por su parte, Marcos Gómez Sancho, miembro de la Comisión de Deontología de la OMC, ha señalado que «el hecho de que la Consejería de Salud de Andalucía quiera hacer una ley para potenciar el desarrollo de los cuidados paliativos me parece digno de todo elogio». Asimismo, ha manifestado que espera que «el resto de autoridades sanitarias de otras comunidades autónomas sigan su ejemplo».

A su juicio, «que la consejera de Salud, María Jesús Montero, quiera potenciar la asistencia domiciliaria significa que está dispuesta a poner los recursos necesarios de profesionales, con disponibilidad del tiempo necesario para atender a los enfermos adecuadamente en sus propios domicilios, y es un motivo más para felicitarle».

En cuanto a la legislación sobre el testamento vital, ha subrayado que «no es necesario porque ya existe, pero, bueno, si ella [la consejera] quiere insistir, me parece muy bien». En relación con la regulación de la limitación del esfuerzo terapéutico, ha dicho que «cuando la atención se lleva a cabo de manera adecuada y se establece una relación de confianza entre el enfermo y los familiares con su equipo de profesionales generalmente no es necesario recurrir a las legislaciones. Es algo que generalmente forma parte del sentido común».

Además, «es más importante el predominio de la ética y la deontología que la legislación», algo con lo que coincide Rogelio Altisent, que subraya que la ética «es lo que verdaderamente funciona para el paciente. Desde la OMC venimos prestando mucha atención al problema ético que genera la falta de tiempo en las consultas», ha concluido.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1140684.html

Los asturianos podrán hacer testamento vital tras la entrada en vigor del decreto

 

Dicho decreto permite a los asturianos manifestar anticipadamente los cuidados y tratamientos sobre su salud que desean recibir cuando ya no puedan tomar decisiones


Oviedo (6-05-08).- Los asturianos podrán hacer testamento vital a partir del miércoles, día 7 de mayo, fecha de entrada en vigor del decreto de Organización y Funcionamiento del Registro del Principado de Instrucción Previas en el ámbito sanitario.

Este decreto permite a los asturianos manifestar anticipadamente los cuidados y tratamientos sobre su salud que desean recibir cuando ya no puedan tomar decisiones. Asimismo, el ciudadano podrá expresar su voluntad sobre la donación de sus órganos y tejidos y la cesión de su cadáver a la docencia o investigación.

La declaración contenida en el documento prevalecerá sobre la opinión y las indicaciones que puedan ser realizadas por los familiares, allegados y profesionales que participen en su atención sanitaria. Esta prevalencia sólo se producirá en los concretos aspectos a que se refiere el documento.

Para desarrollar este nuevo derecho ciudadano, la Administración prevé la designación de un representante que será el interlocutor ante el equipo sanitario y el paciente, y velará por el cumplimiento de las instrucciones previas.

El documento podrá ser revocado, modificado o sustituido en cualquier momento por el otorgante. El Registro del Principado de Asturias de Instrucciones Previas estará adscrito a la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios, para inscribir los documentos de instrucciones previas y expedir las certificaciones oportunas; custodiar los documentos inscritos hasta pasados cinco años desde el fallecimiento del otorgante, pudiendo destruirlos a partir de ese momento; comunicar los documentos en él inscritos, al Registro nacional de instrucciones previas; y garantizar el acceso a los datos que obren en el Registro a las personas y organismos que estén legitimados para ello.

El ciudadano que desee presentar el Testamento Vital en el Registro deberá ser mayor de edad y aportar sus datos personales, nombre y apellidos; domicilio y teléfono; sexo; el número del DNI o pasaporte; número de Tarjeta Sanitaria o código de identificación personales; fecha de nacimiento; nacionalidad; el texto de las instrucciones previas de tratamiento; la fecha, el lugar de la declaración y la firma. En caso de designar a una persona como representante deberá constar en el escrito también los datos personales de ésta.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=36139

El testamento vital requiere una relación clínica estrecha

Para que las instrucciones previas sean eficaces es vital una relación estrecha médico-paciente, han declarado Rosa María Simó, presidenta del Comité de Ética Asistencial (CEA) del Hospital Central de Asturias, y de María Dolores Méndez, oncóloga y miembro del CEA.
Covadonga Díaz. Oviedo 02/05/2008

Los decretos de instrucciones previas que ya han sido aprobados por todas las comunidades autónomas no son eficaces si la tramitación de dichos documentos no se produce en un ámbito de una estrecha relación clínica entre el médico y el otorgante.

El trato cercano y la confianza resultan vitales para que el paciente o usuario, con el paso del tiempo, pueda estar informado respecto a avances en la práctica médica que pudiesen hacer conveniente revisar o modificar las instrucciones previamente establecidas.

Éstas son algunas de las conclusiones de una mesa redonda organizada por el comité de ética asistencial del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), moderada por Rosa María Simó, presidenta del comité, que ha destacado la importancia de seguir avanzando para corregir el carácter «un tanto paternalista» que históricamente ha presidido la relación entre médico y paciente.

Los decretos de instrucciones previas constituyen un firme paso adelante en la consecución de este objetivo, como avance fundamental «en el ejercicio de la autonomía del paciente». La mesa redonda se ha organizado con motivo del inicio del funcionamiento del registro de voluntades anticipadas de Asturias el próximo 7 de mayo.

Interés del ciudadano
María Dolores Menéndez Prieto, del servicio de Oncología Médica del HUCA, miembro del comité de ética asistencial del centro y especialista en bioética, se ha referido en su intervención al desfase entre el interés de los ciudadanos por informarse a través de su equipo sanitario sobre cuestiones relativas a los cuidados en el final de la vida y la percepción que los profesionales tienen sobre este deseo.

«Tendemos a pensar que los pacientes y usuarios del sistema rechazan hablar de este tema en su entorno clínico y realmente no es así; los profesionales tenemos frecuentemente una percepción equivocada que debemos corregir».

Asimismo, ha insistido en que los testamentos vitales no son eficaces si no se otorgan en una relación clínica de confianza entre el paciente y el profesional sanitario, «que debe generar empatía y ajustar la información sanitaria útil para el paciente a los valores de éste, para que pueda decidir de una forma libre».

Un dato interesante aportado por Dolores Menéndez es que el 70 por ciento de los otorgantes de voluntades anticipadas, según estudios desarrollados en Estados Unidos, mantienen las instrucciones establecidas a lo largo de su vida, «lo que significa una carga de responsabilidad añadida para quien guía a la persona en la redacción de su testamento vital, y es importante que el paciente sepa que puede modificar o revocar esas primeras instrucciones».

La decisión en la que los ciudadanos se muestran firmes con más frecuencia y casi en ningún caso es modificada es la referida al rechazo a los tratamientos de soporte vital.

Menéndez ha dejado claro que los decretos de instrucciones previas tienen como misión el cumplimiento de la voluntad del otorgante cuando éste ya no la pueda expresar, y un fin que es garantizar su autonomía y la participación de la persona en las decisiones acerca de su salud.

Así, en ausencia de capacidad, son tres los criterios que definen la buena práctica: el documento de instrucciones previas, el juicio de sustitución y la consecución del máximo beneficio.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1118112.html

El rechazo a prolongar la vida ya se puede registrar en toda España

Sanidad tiene las instrucciones para morir dignamente de 30.500 personas

EMILIO DE BENITO – Madrid – 22/04/2008

 

Morir dignamente será a partir de mañana un derecho recogido por escrito en toda España. La entrada en vigor de la ley asturiana que regula los testamentos vitales cierra un proceso que comenzó en 2002, cuando el Parlamento aprobó la Ley de Autonomía del Paciente. Entonces se estableció la creación de registros autonómicos, cuyos datos se vuelcan a uno central para que todos los ciudadanos que quieran dejen por escrito qué tratamientos médicos desean recibir y cuáles no, si llega el caso y no no estén en condiciones de expresarlo.

Pero el fin burocrático no es una garantía de que la voluntad de los pacientes vaya a cumplirse, según han expuesto representantes de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD). El secretario de la agrupación gallega de la organización, Antonio José Bautista Sánchez, critica la legislación por burocrática y poco práctica, al menos hasta que todos los registros se informaticen y se conecten. «No se puede estar a expensas de que para acceder al documento haya que localizar un fin de semana o por la noche a un funcionario», añade Carmen Vázquez, presidenta de DMD Galicia.

El sistema funciona con registros autonómicos que se vuelcan en uno central. Este último recoge ya las voluntades de 30.500 personas de 12 comunidades, según una portavoz del Ministerio de Sanidad. Los del resto están por llegar. Sanidad, fiel a su política de no dejar en evidencia a ninguna autonomía, no quiso decir cuáles eran las retrasadas.

Pero, efectivamente, la existencia de un testamento no garantiza su cumplimiento. Un portavoz de la delegación madrileña de la asociación recordaba con amargura un caso reciente: «Un socio nuestro ingresó en el hospital de La Paz. Él y su hija eran de DMD, pero la otra hija no. Al final, se impuso el criterio de esta última».

En teoría, da igual que una última voluntad esté registrada o en poder de una asociación o un notario. Lo que importa es que el médico lo acepte. Y eso no siempre ocurre, admite Sánchez. Además, la ley asturiana prevé un formulario muy abierto (no es más que una línea de puntos en blanco para que el paciente lo rellene). Precisamente el carácter «demasiado abierto» del documento fue criticado el sábado, en unas jornadas organizadas por el Comité Antisida de Asturias en Gijón por su presidenta, María José Sánchez. «¿Cómo sé lo que tengo que poner para estar segura de que no quedan resquicios a los que un médico se pueda agarrar para darme un tratamiento que no quiero?», se preguntó.

DMD apuesta por un modelo en el que se especifican más los supuestos (enfermedad terminal, dañó cerebral, estado senil). «Lo importante es que una persona haga este testamento con su médico, valore los posibles tratamientos y escriba el texto lo más concreto posible».

La asociación comenzó a recopilar los testamentos vitales de sus asociados en los años sesenta, y tiene, aparte de archivos autonómicos, uno centralizado -con sede en Barcelona-, con casi mil de ellos, de manera que si una persona sufre, por ejemplo, un accidente o un infarto fuera de su comunidad se pueda acceder a su testamento lo antes posible. «Por eso en la asociación dan un carné con un número de teléfono que está atendido 24 horas al día 365 días al año. Yo misma me he levantado a las cuatro de la mañana para ir a un hospital cuando uno de los asociados ha ingresado», apunta Vázquez.

Según la ley española, en el documento de voluntades anticipadas (o testamento vital) se puede incluir todo lo que se quiera, con dos salvedades: no se pueden solicitar tratamientos ilegales, como la eutanasia, ni que vayan contra las buenas prácticas médicas. La bioética Marga Iraburu afirma que ello debería ser suficiente para la mayoría de los casos, incluidos aquellos en los que la familia o el paciente piden que le retiren la alimentación o la hidratación.

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), Marcelo Palacios, nombrado el pasado diciembre miembro del Comité de Bioética asesor del Gobierno, insiste en este punto: «Una persona en estado terminal no muere porque se le retire el tratamiento. Muere porque estaba terminal».

Palacios va más allá: «En lugar de centrarse tanto en el estado terminal del paciente, habría que hacerlo en su dignidad. Esto es lo importante. Yo tengo que poder decidir cómo quiero irme, cuál quiero que sea la última imagen que de mí tengan mis amigos, mis hijos. Si estoy afeitado o aseado».

Según los portavoces de la DMD, un registro no va a evitar las posturas de algunos médicos si la familia no lo pelea, como mostraba el caso de La Paz mencionado antes. «En Cataluña, desde los ochenta, sólo en 75 casos nos han preguntado por los testamentos», dice un portavoz.

«A mi familia, a mi médico, a mi sacerdote…»

La Iglesia católica española fue, en 1989, pionera. Antes del suicidio del tetrapléjico Ramón Sampedro, en 1998, la Conferencia Episcopal decidió tomar el toro por los cuernos y aclarar su postura. Se adelantó 13 años a la ley de autonomía del paciente, que aclaraba los derechos de las personas que sufrían. Entonces elaboró y divulgó un borrador para que los católicos pudieran renunciar al encarnizamiento terapéutico.»A mi familia, a mi médico, a mi sacerdote, a mi notario», comenzaba el texto. En él, tras una serie de consideraciones sobre la vida -«es un don y una bendición de Dios, pero no es el valor supremo absoluto»- se recogían las condiciones de los tratamientos a los que se renunciaba: «Si por mi enfermedad llegara a estar en situación crítica irrecuperable, no se me mantenga en vida por medio de tratamientos desproporcionados o extraordinarios».Lógicamente, esta postura excluía la «eutanasia activa», un término que ya casi no se usa porque la llamada eutanasia pasiva, sedación terminal o fin del encarnizamiento terapéutico, se considera una práctica aceptable y aceptada.»Soy consciente de que os pido una grave y difícil responsabilidad. Precisamente para compartirla con vosotros y para atenuaros cualquier posible sentimiento de culpa, he redactado y firmo esta declaración», decía al final el breve texto. Entonces no se consideraba necesario que concurrieran testigos ni encargar a alguien, un representante, que hiciera de albacea y se encargara específicamente de que esta petición se cumpliera.Las palabras de la Conferencia Episcopal eran el reflejo de un sentir general, y un intento de frenar la eutanasia, que para la Iglesia es sinónimo de homicidio. El mayor ejemplo fue el del papa Juan Pablo II, quien pidió que no le llevaran más al hospital «si no le iban a curar», según declaró en octubre del año pasado el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, ministro de Sanidad de la Santa Sede.

Cómo dejarlo todo bien atado

¿Cuántos documentos redactar? En España los registros de testamentos vitales o voluntades anticipadas están repetidos: hay uno oficial, de cada comunidad autónoma, y luego está el que tienen las federaciones autonómicas de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD). Además, existen dos estatales, uno en el Ministerio de Sanidad, con más de 30.000 registros, que se nutre con los datos de los registros autonómicos, y otro de DMD en Barcelona.- ¿A quién entregárselos? Los activistas aconsejan hacer varias copias: una para el médico de cabecera, otra para el especialista (por ejemplo, el oncólogo o el geriatra), una tercera para los registros autonómicos, una cuarta para un representante que se encargue de perseguir que se cumpla, y otra para uno mismo. Además, se puede hacer una más para entregárselo al notario, o repartirlo entre familiares u otras personas cercanas.- ¿Hay que ceñirse a un formulario? No hace falta registrar los documentos. Cualquier texto con la firma de testigos y cuyo contenido no contradiga la ley vigente (no se puede pedir ayuda para el suicidio o la eutanasia) vale. Lo que importa es que esté claro qué tratamientos recibir o a cuáles renunciar.- ¿Se puede cambiar? Los documentos se pueden rehacer cuantas veces se quiera. No es igual el que puede redactar una persona sana, que puede seguir unas pautas generales, que el de alguien que ya ha recibido un diagnóstico de una enfermedad concreta, en cuyo caso puede anticiparse a propuestas que el médico va a hacerle a esa persona o a su familia (respirador artificial, nutrición parenteral, bomba de morfina… etcétera).

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/rechazo/prolongar/vida/puede/registrar/toda/Espana/elpepisoc/20080422elpepisoc_2/Tes

Aragón. Rechazan la divulgación de las voluntades anticipadas

La Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón ha rechazado una proposición no de ley presentada por el grupo parlamentario del Partido Popular que pedía un plan de información sobre la utilidad jurídica y ética del documento del testamento vital y su forma de realización, así como su divulgación a través de los medios de comunicación.
Europa Press. Zaragoza 17/04/2008
La portavoz del PP, Pilar Fierro, señaló que la existencia y uso del testamento vital «no ha calado todavía en la sociedad» aragonesa, a pesar de ser Aragón una de las tres primeras comunidades autónomas que lo desarrolló, por lo que cree oportuno reforzar la información.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1112846.html

Sólo el 20% de los médicos plantea a sus pacientes hacer el testamento vital

Sólo un 20 por ciento de los médicos plantea a sus pacientes la posibilidad de hacer un testamento vital, aunque la mayoría (el 97 por ciento) considera que este documento puede facilitar la toma de decisiones en la atención al final de la vida. El 83 por ciento cree que no tiene información suficiente. Estos datos se desprenden de un estudio que publica la revista Calidad Asistencial sobre conocimientos, actitudes y experiencia de los médicos de familia de Mallorca ante el testamento vital.
Redacción 17/04/2008
La atención al paciente al final de la vida y el testamento vital ha sido objeto de análisis en las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia, que se han celebrado en Palma de Mallorca, organizadas por la Sociedad Española y Balear de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc y Sbmfic).

«Es un derecho»
Carmen Santos de Unamuno, del Grupo de Trabajo de Bioética de Semfyc y responsable de la mesa sobre testamento vital, ha afirmado que «la declaración de voluntades anticipadas o testamento vital es un derecho de los ciudadanos fundamentado en el principio de autonomía del individuo. Los profesionales sanitarios debemos saber informar a nuestros pacientes sobre la posibilidad de hacer testamento vital, facilitando así el proceso de reflexión previo a la elaboración de este documento».

Sin embargo, la realidad es que son pocos los profesionales sanitarios que inician las conversaciones sobre la planificación anticipada de cuidados al final de la vida.

Según los datos del estudio de Mallorca, el 89,5 por ciento considera que esta iniciativa debería partir del paciente y el 57,2 por ciento está de acuerdo en que se introduzca el tema en la consulta de modo rutinario. Un 40,3 por ciento piensa que los pacientes se pueden sentir incómodos si les hablan de este tema.

Percepción heterogénea
La actitud de los profesionales sobre el testamento vital no es homogénea y varía en función de la especialidad, la experiencia y de las propias creencias; todavía muchos médicos siguen teniendo miedo de incomodar a los pacientes. «No es igual la situación que se plantea para el profesional en un hospital de agudos con un paciente relativamente desconocido que lo que pueda surgir en una unidad de cuidados paliativos o en el domicilio familiar», ha señalado Santos.

Según esta especialista, la muerte en nuestra sociedad no está bien vista y sigue siendo contemplada por la Medicina como un fracaso, por lo que se le da la espalda, privando así a algunos pacientes del apoyo médico que podría ayudarles a morir en mejores condiciones.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1112848.html