Archivo de la etiqueta: técnicas de reproducción asistida

“Los avances científicos traen dilemas éticos”

CÉLULAS MADRE

Anna Veiga, experta en reproducción asistida, alaba la legislación española.

Redacción | dmredaccion@diariomedico.com   |  17/04/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/04/17/area-profesional/normativa/los-avances-cientificos-traen-dilemas-eticos

Una irlandesa logra la maternidad tras gestar su hermana a sus hijos

HABRÍA QUE ACTUALIZAR LA LEY

La Constitución Irlandesa de 1937 establece que la mujer que da a luz a un recién nacido es la que queda registrada como madre en el certificado de nacimiento.

Redacción. Madrid   |  21/03/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/03/21/area-profesional/normativa/irlandesa-maternidad-gestar-hermana-sus-hijos-

Agencias de vientre de alquiler en la primera feria de reproducción asistida

Agencia EFEAgencia EFE – sáb, 23 feb 2013

Valencia, 23 feb (EFE).- El primer certamen de reproducción asistida en España, inviTRA, que acogerá la Feria Valencia el próximo mes de octubre, contará con la participación de agencias internacionales de “vientre de alquiler”, una práctica ilegal en España pero cada vez más utilizada por españoles.

Una nueva técnica evita que se transmita el ADN mitocondrial

EL 37 POR CIENTO DE LOS GENES

Los autores del trabajo consideran que la técnica permite a las mujeres afectadas tener hijos sin las mutaciones, y quizá también aporte nuevos tratamientos.

Redacción   |  20/12/2012 00:00

http://genetica.diariomedico.com/2012/12/20/area-cientifica/especialidades/genetica/nueva-tecnica-evita-que-se-transmita-adn-mitocondrial

¿Se debe permitir que los muertos tengan hijos?

ENCUESTA | Sólo en EEUU

Ainhoa Iriberri | Madrid

Actualizado miércoles 26/09/2012

Golpe a la infertilidad más difícil

  • Nace el primer bebé en el mundo gracias a la modificación de una técnica de fertilidad
  • El padre tenía dos translocaciones genéticas en su ADN que le impedían tener hijos

Ainhoa Iriberri | Madrid

Actualizado miércoles 26/09/2012 19:47 horas

¿Será algún día el sexo innecesario para tener hijos?

POLÉMICA | Superventas en Reino Unido

Aarathi Prasad, autora del libro, se define como científica, escritora y presentadora. | Anjali Bhargava
  • El libro, ‘Como la Virgen’, ha generado polémica en el Reino Unido
  • En él se argumenta la cercanía del fin del vínculo entre sexo y fecundación
  • Su autora argumenta para ELMUNDO.es las razones que están detrás de su afirmación

Ainhoa Iriberri | Madrid

Actualizado lunes 10/09/2012 10:10 horas

Sin diagnóstico de esterilidad no hay reproducción asistida

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE ASTURIAS

El Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias ha respaldado la decisión del Sespa de interrumpir el tratamiento de fertilidad de una paciente con problemas ováricos. La sentencia señala que la derivación médica no estaba justificada por motivos de infertilidad.

S.Valle   |  06/09/2012 00:00

http://www.diariomedico.com/2012/09/07/area-profesional/normativa/sin-diagnostico-esterilidad-no-hay-reproduccion-asistida

El registro de donantes de semen y ovocitos evitará el uso indiscriminado de donantes

JANO.es · 19 Febrero 2009 11:00

La Ley de Reproducción Asistida establece que sólo pueden producirse seis recién nacidos vivos de un mismo donante

El nuevo registro de donantes de semen y ovocitos en el que está trabajando el Ministerio de Sanidad y Consumo, conseguirá, como explica la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de ginecológica de la clínica de fertilidad de Ginefiv y miembros del grupo de interés de la Sociedad Española de Fertilidad de Salud Embrionaria, “controlar el uso indiscriminado de un mismo donante de acuerdo con lo establecido en la actual Ley de Reproducción Asistida”.
 
Según establece “claramente” la normativa, sólo pueden producirse seis recién nacidos vivos de un mismo donante, por lo que según la Dra. Verdú, “sin un registro como el que piensa poner en marcha Sanidad las clínicas no pueden cumplir la Ley”. En consecuencia, la iniciativa “beneficia directamente al sector, ya que ahora cualquier donante puede acudir a los centros que quiera, puesto que la única manera de comprobar si se han realizado más donaciones es a través de la información del propio donante”.
 
Se trata, en definitiva y en palabras de la Dra. Verdú, “de una medida necesaria que se lleva queriendo poner en marcha desde hace tiempo y con la que se conseguirá regular mejor este sector”. Además, el registro, que se espera esté listo el próximo año, permitirá a los profesionales contar con datos actualizados de los posibles donantes, la tasa de embarazo que lograron con sus muestras de óvulos o espermatozoides y sus posibles enfermedades.
 
 
Embarazos múltiples
 
La legislación española prohíbe transferir más de tres embriones en los procesos de reproducción asistida. Sin embargo, en opinión de la Dra. Verdú, “hay que conseguir en toda Europa que se imponga la tendencia de transferir un sólo embrión”, algo que ya se está comenzando a instaurar en aquellos países donde la seguridad social cubre este tipo de tratamientos.
 
En España, la posibilidad pasa por una “concienciación” dentro de la relación médico-paciente, aunque según considera la Dra. Verdú, “tratar de realizar un cambio en la mentalidad de las parejas que acuden a estas clínicas con un problema de fertilidad es, cuando menos, complicado”. En la actualidad, la tasa de transferencia de un sólo embrión está aumentando, aunque también esta aumentado la de dos embriones, mientras que se ha conseguido recudir la implantación de tres embriones.
 
En estos momentos, la posibilidad de implantar un solo embrión es una decisión consensuada entre la pareja y el especialista y especialmente recomendada a mujeres jóvenes, menores de 35 años y que se encuentran en el primer o segundo ciclo, además de a aquellas receptoras de ovocitos, que “tienen muy buen pronóstico y las posibilidades de embarazo son muy altas”.

España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad

El 2% de los nacimientos se deben a estas técnicas.- Sanidad ultima un registro de clínicas de reproducción asistida

EFE / ELPAÍS.com – Madrid – 17/02/2009

España es el tercer país europeo con más tratamientos de fertilidad, sólo por detrás de Francia y Alemania, al practicarse en 2006 un total de 80.000 ciclos de reproducción asistida. El presidente de la Sociedad Española de Fertilidad, Buenaventura Coroleu, ha presentado hoy, en una rueda de prensa, los últimos datos recogidos por la organización en un registro en el que han participado voluntariamente 130 centros que realizan estas técnicas. En 2006 se produjeron en este país más de 30.000 ciclos de inseminación artificial y más de 50.000 fecundaciones in vitro y microinyección espermática. El 2 % de los nacimientos registrados en España durante ese año se debieron a estas técnicas, mientras que en 2005 el porcentaje fue del 1,6 %.

El doctor ha destacado que en España las tasas de embarazos logrados están muy por encima de la media europea, con un 39 %, frente al 30 % de la Unión Europea. El 80 % de las pacientes que siguen un tratamiento in vitro tienen un edad comprendida entre treinta y cuarenta años, y el 55,7 % de las receptoras de ovocitos superan los cuarenta. En cuanto a las causas de esterilidad más frecuentes, el factor masculino estuvo presente en el 32,7 % de los casos, el femenino es responsable del 26,4 % mientras que las causas mixtas han estado presentes en el 23,3 %. José Antonio Castilla, coordinador del registro, ha destacado que la tasa de gestaciones únicas ha aumentado paulatinamente en detrimento de los embarazos múltiples de los últimos años.

El experto ha resaltado que se ha observado una tendencia a disminuir el número de embriones transferidos, logrando por cuarto año consecutivo que las trasferencias de dos superen a las de tres. En cuanto a los partos, más del 75 % han sido únicos, los dobles siguen descendiendo del 30 % en 2005 al 21,9 en 2006 y los triples representan cifras mínimas -1,7 %-. El número de abortos se aproxima al 17 %. A pesar del descenso de partos múltiples, los porcentajes del registro español son superiores a la media europea, un 24 % frente a un 20 % aproximadamente. “Si queremos seguir bajando la tasa de embarazo múltiple ya no debemos transferir dos embriones, sino que debemos empezar a transferir un solo embrión”, ha subrayado Coroleu, quien ha recordado que así se hace en países como Suecia, Finlandia o Bélgica.

Castilla ha animado a los centros de reproducción asistida a que opten por implantar un solo embrión -actualmente en el 60 % de las trasferencias se utilizan dos-, por ser mejor para la salud de la madre, reducir la morbilidad de los neonatos y conllevar un coste menor que un embarazo múltiple. Sin embargo, los expertos han coincidido en que no es viable el imponer por ley la implantación de un solo embrión, dado que el 80 % de las clínicas que realizan estas técnicas son privadas.

Por su parte, el director general de Terapias Avanzadas y Trasplantes, Augusto Silva, ha anunciado que a finales de este año se pondrán en marcha los registros nacionales de centros y actividades asociadas a reproducción humana asistida, una de las principales demandas de información de ciudadanos y profesionales. El registro incluirá una detallada información sobre las técnicas asociadas a Reproducción Humana Asistida que se efectúan en cada uno de los centros, así como su eficacia y porcentaje de éxito.

Silva ha avanzado además que el departamento que dirige Bernat Soria espera finalizar en 2010 el registro de donantes de gametos, que requerirá un desarrollo informático que garantice la confidencialidad junto con la colaboración de las comunidades autónomas.

Registro de clínicas

El Ministerio de Sanidad y Consumo tendrá listos a finales de este año el registro nacional de centros que realizan técnicas de Reproducción Humana Asistida, así como el registro de actividades que se desarrollan en cada uno de ellos. Así lo ha asegurado el director general de Terapias Avanzadas y Trasplantes, Augusto Silva, durante su intervención en la rueda de prensa organizada por la Sociedad Española de Fertilidad, que se ha celebrado esta mañana en Madrid. Silva ha explicado que la Dirección General de Terapias Avanzadas y Trasplantes ya trabaja en el desarrollo de ambos registros, cuya creación está prevista en la Ley de Reproducción Humana Asistida. Estos registros se habían convertido en una de las principales demandas tanto de los ciudadanos como de los profesionales, que van a ver así cumplidas sus necesidades de información.

El registro de actividades incluirá una detallada información sobre las técnicas asociadas a Reproducción Humana Asistida que se efectúan en cada uno de los centros, su eficacia y porcentaje de éxito (inseminación artificial, fertilización in vitro, diagnóstico genético pre-implantacional, etc.). Una vez terminados, el Ministerio de Sanidad y Consumo pondrá a disposición de los ciudadanos toda la información contenida en ambos registros, que además podrán consultarse en la página web del Departamento (www.msc.es).

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Espana/tercer/pais/europeo/tratamientos/fertilidad/elpepusoc/20090217elpepusoc_3/Tes

 

Tribuna. Reproducción asistida e Iglesia Católica: la instrucción ‘Dignitas personae’

El autor analiza el contenido de la nueva instrucción de la Iglesia CatólicaDignitas personae en lo que se refiere, sobre todo a las técnicas de reproducción humana asistida. Considera que la doctrina católica puede suscitar desacuerdo en un amplio sector de la sociedad, pero facilita una prospección crítica necesaria sobre los avances científicos.
Fernando Abellán 23/12/2008
La doctrina de la Iglesia Católica sobre la reproducción humana asistida se halla contenida fundamentalmente en dos instrucciones vaticanas de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en concreto en la Instrucción Donum vitae, de 1987, y en la recién publicada instrucción Dignitas personae, de diciembre de 2008, que, como dice en su introducción, es una puesta al día de la anterior.

No obstante, en ambas se mantiene como criterio ético fundamental que el “ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida”.

Como se recuerda en la instrucción Dignitas personae, la Iglesia no rechaza las técnicas procreativas por el hecho de ser artificiales, sino que aboga porque sean valoradas moralmente por su relación con la dignidad de la vida humana. En este sentido, no acepta moralmente aquellas técnicas que reemplazan el acto conyugal disociándolo de la procreación, y adopta al respecto la máxima de que “la procreación humana es un acto personal de la pareja hombre-mujer, que no admite ningún tipo de delegación sustitutiva”, en nuestro caso la que resultaría de confiarla a los profesionales sanitarios de la reproducción asistida.

De lo anterior se desprende una aceptación parcial y limitada de las técnicas, en concreto sólo de aquellas que tienen por finalidad remover obstáculos que impiden la fertilidad natural (tratamientos hormonales, intervenciones quirúrgicas para endometriosis, para desobstrucción de las trompas), y que por ello se configuran como una facilitación o ayuda -no una sustitución- al acto conyugal y a su fecundidad.

Rechazo justificado en la dignidad
La instrucción no cambia realmente los criterios ya asentados en la precedente de 1987, sino que los matiza haciendo un análisis pormenorizado de las diferentes técnicas, y razonando el porqué de su rechazo moral en cuanto prácticas que, según la doctrina que proclama, son contrarias a la dignidad humana.

Es cierto que la postura de la Iglesia Católica sigue siendo netamente contraria a la realización de la mayor parte de las técnicas de reproducción humana asistida (la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la inyección intracitoplásmica de esperma, el diagnóstico genético preimplantacional), lo que resulta una consecuencia de la dimensión y de la preponderancia que concede al valor de la dignidad humana desde el instante de la fecundación con respecto a los deseos de las parejas con problemas de fertilidad, que siendo legítimos y comprensibles, deben ceder a su juicio en esta pugna.

De este posicionamiento resulta lógico que se derive un descontento de los profesionales de las técnicas, así como de los pacientes que recurren a ellas para solucionar sus problemas de infertilidad, cuyo comportamiento no cabe duda que es objeto de una recriminación moral. Ahora bien, siendo así lo anterior, y condicionando esa circunstancia una posición enfrentada y difícilmente reconciliable, hay aspectos que emanan de la instrucción comentada que constituyen elementos importantes de reflexión en esta materia, ciertamente aprovechables desde el punto de vista del estudio bioético.

Por lo demás, no cabe duda de que los postulados de la Iglesia Católica suponen un claro contrapeso a las posturas más aperturistas y liberales en este campo médico y que por esa razón ayudan a detener nuestra atención -aunque sea para discrepar- sobre el rumbo al que nos lleva la tecnología médica.

Visión crítica, pero necesaria
En otras palabras, más allá del desacuerdo que evidentemente puedan suscitar en un sector amplio de la sociedad, más allá de las siempre respetables convicciones religiosas, facilitan una prospección crítica y necesaria sobre los avances científicos, de los que el campo de la reproducción asistida es un claro exponente.

Yendo al contenido concreto de la instrucción Dignitas personae, hay que decir que se reprueba moralmente tanto la fecundación artificial heteróloga (con contribución de donante de gametos) como la homóloga (con gametos propios de la pareja), así como la fecundación in vitro. Respecto de esta última, llama la atención sobre el número muy alto de embriones que hay que sacrificar para la realización de las técnicas, denunciando que la investigación en este campo médico no parece muy interesada en el derecho a la vida de cada embrión, sino tan solo en conseguir los mejores resultados posibles de niños nacidos.

El documento acepta sin embargo que no todas las pérdidas de embriones son deseadas -algunas lo son contra la voluntad de los médicos y progenitores-, pero recalca que en muchos casos el abandono, la destrucción o las pérdidas de embriones sí son previstas e intencionales.

En cuanto a la inyección intracitoplásmica de esperma, que también reprueba moralmente, la instrucción recuerda el poder decisorio que las técnicas reproductivas atribuyen a los profesionales sanitarios, afirmando que “confía la vida y la identidad del embrión al poder de los médicos y de los biólogos, e instaura un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana”.

La responsabilidad del profesional
De igual forma, el documento se muestra contrario al diagnóstico genético preimplantacional, alertando en este caso del riesgo de incurrir en “la mentalidad eugenésica”, de la mano de la selección embrionaria que mide el valor de la vida humana siguiendo parámetros de “normalidad” biológica. En este aspecto, debe reconocerse que esta especialidad médica está impregnada de un componente ético muy acusado con evidentes repercusiones sociales, lo que debe constituir una llamada a la responsabilidad de todos los profesionales de la reproducción.

Por último, la instrucción se refiere también a la criopreservación de embriones, de la que critica, además de la producción in vitro de estos últimos, los riesgos a su integridad que conlleva su congelación y descongelación, el hecho de que al final la mayor parte de ellos queden “huérfanos” y el que puedan utilizarse para la investigación como simple “material biológico”, lo que comporta además su destrucción. También alude, para rechazarlas, a la congelación de ovocitos, a la denominada adopción de embriones y a la reducción embrionaria, que equipara moralmente al aborto.

Fuera ya de lo que son las técnicas de reproducción humana asistida propiamente dichas, la instrucción valora también negativamente las técnicas de intercepción y contragestación (píldora del día después), la terapia génica germinal (la somática sí la considera moralmente lícita cuando es con finalidad estrictamente terapéutica), la clonación humana, tanto reproductiva como terapéutica, la utilización de células troncales (aceptando sólo las extraídas de un organismo adulto, o de sangre del cordón umbilical, o de los tejidos de fetos muertos de muerte natural), la hibridación y el uso de material biológico de origen ilícito.

A modo de conclusión, puede afirmarse que se trata de un documento muy crítico con las técnicas reproductivas, y con quienes las practican y utilizan, cuyo desarrollo está condicionado por la visión ontológica particular que tiene la Iglesia Católica de la dignidad de la vida embrionaria y del sentido de la procreación humana, pero que al mismo tiempo ofrece consideraciones éticas relevantes para el debate bioético en unos tiempos marcados por un gran relativismo moral.

Profesor doctor de Derecho Sanitario de la Universidad Europea de Madrid

Una sentencia obliga a Osakidetza a someter a fecundación ‘in vitro’ a una mujer a la que se le denegó por su edad

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) obliga al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza (SVS-O) a proceder a la fecundación ‘in vitro’ de una mujer mayor de 40 años al considerar que no se le puede denegar “por razón de edad”. Además, afirma que “esta diferencia de trato por razón de la edad” en la sanidad pública “perjudica a las personas más débiles económicamente”.
Europa Press. Bilbao 18/08/2008
La sentencia confirma la resolución de un Juzgado de lo Social que falló contra el Departamento de Sanidad del Gobierno regional y el SVS-O, y declaró “el derecho” de la paciente, de 41 años en el momento de los hechos, a la realización de un tratamiento de fertilidad mediante la técnica de fecundación ‘in vitro’ en un centro sanitario público, al considerar que no se le podía denegar “por razón de la edad”.

El TSJPV señala que “aunque la edad de la mujer receptora es uno de los factores que condicionan la probabilidad de la gestación por medio de la FIV, esta técnica está en constante cambio y los avances que se han producido en los últimos años se han traducido en un aumento de las tasas de éxito terapéutico más allá” de la edad de 40 años.

“Resulta significativo que la Guía de recomendaciones en reproducción asistida elaborada en 2007 por la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) a partir de pautas facilitadas por prestigiosos profesionales de la sanidad pública y privada, establece que la edad límite de la mujer para realizar la estimulación ovárica y aplicar las técnicas de inseminación artificial son 42 años, y la edad máxima recomendada es de 46 años para acceder a la técnica de fecundación ‘in vitro’ con donación de ovocitos y preembriones, así como para la transferencia de preembriones congelados sobrantes de ciclos FIV autorizados”, añade.

Asimismo, destaca “la mayor capacidad financiera del sistema, los cambios sociales producidos en los últimos años, al ser también notorios hechos como el crecimiento de la tasa de infertilidad, el retraso del momento elegido por las mujeres para ser madres, la creciente demanda de esta técnica y su concentración en personas cada vez más mayores, así como las propias sentencias del sistema, que determinan que, entre la primera cita por problemas de fertilidad y la fecha programada para la aplicación de la técnica puedan transcurrir varios años”.

No a los topes generales
En su opinión, ello “supone la aplicación automática y no personalizada de un tope de edad que puede llevar a situaciones de frustración de las expectativas creadas por el sistema y de denegación de la prestación legalmente reconocida, totalmente injustificadas”.

Asimismo, recuerda que, en este caso, además, “existe una indicación facultativa para ese tratamiento por parte del Servicio de Ginecología del Hospital de Txagorritxu, dependiente de Osakidetza, lo que presupone la existencia de posibilidades razonables de éxito”.

Para el TSJPV, “este organismo no puede denegarlo por el mero hecho de que la interesada tuviera 41 años cumplidos” porque la ley no contempla la edad como criterio de acceso a esa técnica “y el documento elaborado por el jefe de la unidad de Reproducción Asistida del Hospital de Cruces carece de fuerza vinculante”.

La resolución judicial destaca que las disposiciones legales apuntan a que “su indicación y aplicación deberá realizarse a la vista de las concretas circunstancias personales, médicas, biológicas y psicológicas concurrentes en cada caso, incluida la edad de la candidata y sus valores hormonales, que permitirán determinar las posibilidades de éxito y los eventuales riesgos para la solicitante y el feto”. Asimismo, cree que la edad de la paciente “es razonablemente efectiva para la aplicación de dicha técnica”.

De esta forma, cree que la decisión de rechazar su tratamiento, “además de carecer de base legal y suponer una diferencia de trato por razón de la edad que no aparece debidamente justificada ni en la forma ni en el fondo, perjudica en mayor medida a las personas más débiles económicamente, que carecen de medios para costearse el tratamiento en medicina privada”.

Voto particular
Uno de los magistrados de la sala, a través de un voto particular, manifiesta su disconformidad con la sentencia y cree que se les debe denegar el tratamiento de fecundación ‘in vitro’ en la sanidad pública a las mujeres mayores de 40 años.

En este sentido, apuesta por “no privilegiar el personal deseo de acceder a la maternidad por encima de cualesquiera riesgos expresos y advertidos -físicos, psicosociales y otros- con consecuencias indeseables -normalmente para el nacido- que puede conllevar el fenómeno de la maternidad tardía”.

“Todo aquello que protege o da cobertura en ámbito privado no puede ser exigible al público, merced a una mal denominada discriminación por su costeamiento o debilidad económica”, concluye.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1156194.html

Pere Barri: “Al embrión se le debe un respeto”

Fundó uno de los 8 equipos del mundo que en los años 80 lograron los primeros nacimientos de niños concebidos en probeta. Dirige el área de reproducción del Institut USP Dexeus.

Foto: GUILLERMO MOLINER ÀNGELS GALLARDO
–¿Cómo influye en Victòria Anna, la primera persona nacida en Catalunya por fecundación artificial, que se la conozca como bebé probeta?
–Bueno, ¡es que fue la primera niña probeta de España y América Latina! Está a punto de cumplir 24 años, y desde el primer momento incorporó con normalidad ese calificativo, aunque es cierto que el hecho de ser siempre noticia se le hace un poco pesado. Yo creo que se va normalizando el tema: hay tres millones de niños nacidos por fecundación in vitro (FIV) en el mundo, y esa forma de concepción ya no es una novedad.

–¿Cuántos en España?
–En España no hay registro oficial. Sí lo hay en Catalunya: creo que ahora se logra un millar de nacimientos al año. En principio, todos los centros estamos obligados a informar a la Generalitat de los embarazos conseguidos. Calculo que en España se hacen unos 40.000 ciclos de tratamiento al año, de los que un 30% logran un embarazo. Un 3% de todos los bebés que nacen en Europa se han concebido así.

–¿Se exagera el índice de éxitos?
–No se debería exagerar. Hay que informar a cada pareja de cuál es el porcentaje de éxito que puede esperar, que está en función del motivo por el que no tienen un embarazo espontáneo. Hay que decirles que, normalmente, tienen algo así como un 35% de posibilidades de conseguirlo. Si la mujer tiene 43 años, debe saber que el porcentaje de éxito es de un 15%. A partir de los 45, sus posibilidades serán cero.

–¿Y esas mujeres que son madres a los 50 o a los 65 años?
–Son embarazos en los que la gestante pone su cuerpo pero el óvulo es de una mujer joven. Con óvulos jóvenes, las posibilidades de lograr un embarazo superan al 50% de los intentos, sea cual sea la edad de la madre. Pero cuando oigo que se han logrado gestaciones de mujeres de 60 o 70 años, me parece aberrante. Ese niño apenas tendrá madre y la mujer corre un riesgo vital altísimo.

–¿Hasta qué edad lo aconseja?
–En nuestro instituto no tratamos a mujeres de más de 50 años, aunque la ley española no pone límite a la edad de las gestantes. Consideramos que no es éticamente prudente.

–¿Cómo fue el primer parto?
–Nos costó un año. Cuatro días antes de diagnosticar el embarazo de Dolors, la madre de Victòria Anna, habíamos perdido la que hubiera sido la primera gestación conseguida por FIV. Fue un embarazo ectópico. Al desánimo, siguió la alegría.

–¿Qué técnicas no han cambiado?
–El esquema conceptual de tratamiento para conseguir un embarazo artificial es el mismo que hace 20 años, pero las técnicas no tienen nada que ver. En los inicios, por ejemplo, para obtener óvulos de una mujer había que hacer una intervención quirúrgica, una laparoscopia, que es un acto agresivo. Ahora se hace por punción ecográfica transvaginal: cogemos el óvulo a través de la vagina, una forma menos agresiva y mucho más precisa.

–¿La probeta actúa como un útero?
–Si, porque lo que importa es el medio de cultivo de nutrientes en que se produce el embrión. Lo imprescindible es que las condiciones de temperatura y gases del lugar en que se encuentren el óvulo y el espermatozoide reproduzcan totalmente el ambiente del interior del útero y la trompa de una mujer. Si eso se consigue, la probeta funciona realmente como un útero.

–La Iglesia rechaza todo esto.
–Sí. Yo, que soy católico, me he preguntado siempre por qué es así. Tiene una visión simplista y sesgada de lo que ofrece y propone la ciencia.

–¿Poco informada?
–Han tenido oportunidad de estar bien informados. El tema me preocupa, y me ocupa. Miembros de la Iglesia, en grupos reducidos, me han reconocido que tiene todo el sentido del mundo que una pareja que no puede tener hijos por una enfermedad reciba un tratamiento y tenga descendencia. Muchas mujeres me han dicho: “Entonces, ¿yo no puedo ser estéril y católica? ¿Me condenan a que renuncie a mi religión?”. Es como si a alguien que tiene un infarto se le dijera que no se le puede tratar porque la Iglesia no lo aprueba.

–¿Son ustedes los desmitificadores de la concepción humana habitual?
–No. Tenemos la oportunidad de seguir el desarrollo de la vida humana desde sus inicios y, cuanto más se conoce, más se la respeta. Sabemos lo importante que es lograr una vida.

–¿Cuál es el lugar del embrión?
–Hay que encontrar un punto de equilibrio para no sacralizar el concepto de embrión humano. Un embrión de cuatro células no puede tener la consideración de una persona adulta, pero no hay que olvidar que cualquier persona un día fue un embrión de cuatro células. Tampoco se puede banalizar: un embrión no es igual que una célula del pelo o de la piel. Tiene el potencial de desarrollar a un ser humano y, por eso, al embrión se le debe un respeto.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=536636&idseccio_PK=1006&h=

Las mujeres se declaran menos favorables que los hombres a ser donantes de gametos en España


En la última década, el número de ciclos de reproducción asistida que requieren de un donante ha crecido. En la actualidad, 3 de cada 10 parejas que se someten a reproducción asistida requieren de esta técnica para tener un hijo


Madrid, 6 mayo 2008 (mpg/AZprensa.com)

Las jóvenes españolas son menos favorables que los hombres a la donación de gametos en España, según una encuesta realizada por la Fundación Tambre a 300 jóvenes en edades comprendidas entre los 18 y 30 años. En los últimos años, esta técnica de reproducción asistida ha adquirido tal envergadura que ya 3 de cada 10 parejas necesitan de un donante para tener un hijo sano.

Aunque la mayoría de los jóvenes reconoce estar de acuerdo con el destino de las donaciones –parejas que no pueden tener un hijo- y se muestran conformes con su utilidad, el 74% de las mujeres declara que no donarían sus óvulos a otra mujer para conseguir un embarazo, frente a la postura negativa de un 49% de los hombres.

En este sentido, casi un 20% de los entrevistados reconoce no tener información sobre esta técnica y solo un 6% declaran su negativa a emplear este método de reproducción asistida. El doctor Caballero indica que “los jóvenes que acuden como voluntarios a donar semen u óvulos son conscientes de la ayuda que este gesto representa para las parejas que sufren un problema de infertilidad, como lo demuestra el hecho de que con más frecuencia se encuentran donantes que conocen en su entorno alguna pareja con problemas de fertilidad, por lo que están más sensibilizados con el problema”.

Donación de gametos en España

En la última década, el número de ciclos de reproducción asistida que requieren de un donante ha crecido. Así, se estima que alrededor de 4.000 niños nacen ya por inseminación de un donante.

Este especialista indica que el retraso a la hora de decidir tener un hijo es la principal causa para recurrir a un donante. Ello se debe a que a partir de los 28 años, la reserva ovárica femenina comienza a disminuir, más sensiblemente a partir de los 35 y hasta prácticamente agotarse alrededor de los 40 años, de ahí que la solución se la recepción de ovocitos de otra mujer.

Las donantes de ovocitos son mujeres jóvenes (menos de 35 años) y sanas, que tras un proceso de inducción de la ovulación similar al de la fecundación in vitro, donan sus óvulos a otras parejas. La técnica consiste en la fecundación de los óvulos procedentes de una donante anónima con características de grupo sanguíneo y fenotípicas similares, con espermatozoides de la pareja de la paciente. Los embriones resultantes se transfieren al útero 48 ó 72 horas después a la receptora. Esta es la técnica que mejores resultados ofrece; en la Clinica Tambre se consiguió un 56% de gestaciones en el primer intento, con una tasa de gestación por paciente del 80%.

Las principales indicaciones son la edad, enfermedades cromosómicas, ausencia congénita de gónadas, menopausia precoz, antecedentes de quimioterapia, cirugía radical de ovarios por cáncer, endometriosis o infección pélvica, tumores ováricos , mala calidad ovocitaria o ausencia de gestación tras varios intentos de fecundaci.

En el caso de la donación de semen y a pesar del avance de las técnicas de reproducción asistida, que han hecho posible la reproducción en varones con serios problemas de fertilidad, la utilización del semen de donante es todavía una técnica ampliamente utilizada. Las causas más frecuentes, junto a la mala calidad de semen del varón, son la posibilidad de transmisión de enfermedades a la descendencia o la ausencia completa de espermatozoides en el testículo.

Pero, en la última década, el perfil de los pacientes que solicitan el semen de un donante ha cambiado. Cada vez es más frecuente que mujeres sin pareja, recurran a esta técnica para tener un hijo. “En los años 90 sólo una decena de mujeres recurrían a un banco de semen, en estos momentos supera el centenar. Ello responde a la tendencia de la sociedad española de mujeres de más de 35 años que deciden tener un hijo pero no vivir en pareja”, añade el doctor Caballero.

Perfil del donante

La selección de los donantes para cada pareja se realiza en función del grupo sanguíneo y Rh del varón, así como la búsqueda de similitud de características físicas con éste. “Es habitual que los donantes de semen en las clínicas sean estudiantes universitarios, ya que éste ha sido y es el medio de difusión más importante para captar donantes. Sin embargo, en los últimos años, existe una proporción cada vez mayor de donantes que están más implicados con la infertilidad en su entorno próximo y que al estar más sensibilizados se dirigen por propia iniciativa a donar”.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=36133

Riesgos de las técnicas de reproducción asistida

Cuando una pareja acude a pedir asesoramiento sobre la fertilización, es necesario mencionar otros riesgos además del embarazo múltiple

Abril de 2008 (AZprensa.com)

Los embarazos provocados tras el uso de técnicas de reproducción asistida (ART), conllevan unas tasas de riesgo más altas tanto durante como después del embarazo que cuando la concepción se ha producido de forma natural, según un estudio conjunto entre investigadores del University College de Londres publicados en la revista The Lancet .

Para esta investigación, los autores revisaron los datos de las fertilizaciones in vitro y las inyecciones de esperma intracitoplasmática publicados entre 1980 y 2005, determinando la necesidad de informar sobre todos los riesgos que conlleva la reproducción asistida

Así, las tasas de aborto espontáneo se situaron entre un 20 y un 34 por ciento más altas para las parejas que usaron ART, aunque esto podría deberse a que estas parejas son normalmente de más edad, o bien por desórdenes endocrinos, anomalías orgánicas y el grado de estimulación ovárica.

De igual modo, para las parejas que se sometieron a alguna ART, el riesgo de preeclampsia se incrementa en un 55 por ciento, mientras que también aumenta el riesgo de un peor nacimiento (155 por ciento), bajo peso al nacer (70-77 por ciento) o muy bajo peso al nacer (170-200 por ciento), o que el bebé sea pequeño para la edad de gestación (40-60 por ciento de incremento del riesgo).

Por otro lado, el riesgo de malformaciones graves es un 30 por ciento más alto en bebés nacidos de estas parejas, y hay también un mayor riesgo de parálisis cerebral en estos niños, en parte porque el riesgo asociado se incrementa en el nacimiento prematuro. Por contra, el riesgo de parálisis cerebral es más bajo si se transfiere un sólo embrión que si se produce una multitransferencia.

Fuente: AZPrensa

Embarazo mediante una nueva técnica de reproducción asistida

El método se conoce como vitrificación o congelación ultrarrápida y lo han empleado médicos del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Complejo Hospitalario de Toledo

La Unidad de Reproducción Asistida, integrada en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Complejo Hospitalario de Toledo, ha conseguido un embarazo en una mujer de 33 años, gracias a una nueva técnica, dentro del ámbito de la reproducción asistida, denominada vitrificación o congelación ultrarrápida.
Según las profesionales que forman parte de esta Unidad, María Antonia García Largo, Silvia Jiménez, Sabela G. Oro, Virgilia López y Toñi González, esta nueva técnica mejora el sistema de congelación de los embriones que no han sido transferidos, con el fin de que puedan ser utilizados por la pareja para futuros embarazos.

Este nuevo método, que reduce el tiempo de congelación a seis minutos, es más eficaz, rápido y sencillo que el anterior y se ha podido llevar a cabo por primera vez en este Hospital tras varios meses de pruebas.

Hasta ahora, la congelación de embriones se realizaba tras un proceso que se prolongaba por espacio de tres horas. Sin embargo, con la nueva técnica se evita la creación de cristales intracelulares, que es uno de los causantes de la degeneración de los embriones.

La congelación clásica se realizaba en varios pasos. Primero, se deshidrataba el embrión y se sustituía el agua por un agente crioprotector. Posteriormente, se sometía al embrión a una curva lenta de congelación, lo que implicaba además un consumo elevado de nitrógeno.

La Unidad de Reproducción Asistida, que funciona en el Complejo Hospitalario de Toledo desde el año 2000 y por la que anualmente pasan unas 230 mujeres, tiene una tasa de implantación del 27,5% y una tasa de embarazo del 54,7%.

Fuente: Jano