Archivo de la etiqueta: historia clínica electrónica

“La Ley de Protección de Datos no ayuda a la innovación del SNS”

HISTORIAS ANÓNIMAS

Joan Guanyabens, de PwC, cree que las historias deben anonimizarse para investigar. La privacidad y la pobre implementación de las TIC, escollos para compartir la información.

Nuria Monsó. Madrid | dmredaccion@diariomedico.com   |  11/11/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/11/11/area-profesional/gestion/ley-proteccion-datos-no-ayuda–innovacion-sns

La HC sólo es accesible a los médicos del paciente

EL TSJ CONDENA POR VIOLAR LA INTIMIDAD

El TSJ de Navarra ha condenado al Servicio Navarro de Salud por violar el derecho a la intimidad de una paciente y su familia. La Administración no restringió el acceso a la historia clínica (HC) con fotos de la enferma.

S.Valle   |  19/09/2012 00:00

http://www.diariomedico.com/2012/09/20/area-profesional/normativa/hc-solo-es-accesible-medicos-paciente-

Un fallo condena el acceso ilegal a una HC pero apela al indulto

La Audiencia de Palma de Mallorca ha condenado a un médico por acceder a la historia clínica (HC) de un compañero que no era su paciente. El tribunal admite que los tres años de cárcel y nueve de inhabilitación que le impone por aplicación legal son excesivas, y apela al indulto.
Nuria Siles 05/03/2009
Acceder a una historia clínica (HC) sin que exista una razón que lo justifique no es un juego de niños. El médico tiene que saber que si actúa así puede incurrir en un delito castigado por el Código Penal. La Audiencia de Palma de Mallorca ha dictado una sentencia en la que condena a un coordinador de un centro de salud a tres años y tres meses de prisión y a nueve años de inhabilitación profesional por un delito de descubrimiento de secretos. Además, le impone una multa y una indemnización de 1.200 euros en concepto de daño moral. El facultativo accedió a la HC de un compañero para conocer quién era su médico de cabecera.

Rigidez legal e indulto
La decisión judicial sorprende por la “evidente desproporción entre la pena impuesta y la gravedad de los hechos”, como admite el propio tribunal. Sin embargo, según explican los magistrados, el Código Penal no permite reducirla. “La rigidez legal al establecer la penalidad del delito en cuestión (…) nos obliga a imponer la pena de prisión en la extensión mínima posible de tres años y tres meses”, lo que implica que el facultativo ingresaría en prisión. Por ello, la sala “estima procedente acordar la propuesta al Gobierno del indulto parcial de las penas (…), tanto la privativa de libertad como la inhabilitación absoluta”.

No obstante, según ha sabido Diario Médico, la sentencia ha sido recurrida al Tribunal Supremo, por lo que habrá que esperar a que éste se pronuncie sobre el asunto. Al margen de la desproporción punitiva, el fallo constituye una llamada de atención para los facultativos, que deben tomar conciencia de que no cabe el acceso a una historia clínica de alguien que no sea un paciente propio o si no está motivado por una asistencia facultativa. En el caso estudiado, el ahora condenado, médico del Ib-Salut, accedió en dos ocasiones, a través del programa informatizado de consulta clínica, a la historia de otro facultativo del centro, obteniendo así el nombre de su médico de cabecera. Dichos accesos se produjeron sin conocimiento ni autorización del interesado y sin que existiera entre ambos ninguna relación asistencial.

El primer acceso lo realizó directamente el ahora condenado desde el terminal informático de su despacho; el segundo lo llevó a cabo una enfermera por orden expresa del coordinador. Según la resolución judicial, no se ha acreditado que se accediera a otros datos de la HC. La condición de coordinador médico del centro de salud no le permitía actuar de la manera en que lo hizo. Además, el tribunal considera que la intromisión ilegítima en la intimidad de otra persona ha producido un daño moral, que “merece ser compensado económicamente en la medida que el conocimiento del hecho por terceros (profesionales del centro, de la gerencia, pacientes, etc.) ha supuesto para el denunciante la necesidad de actuar en defensa de su propia reputación”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200474.html

Los pacientes no sabrán qué profesionales acceden a su historial clínico

EL PROYECTO SE PONDRÁ EN MARCHA EN 2009
  • Sí se les informará, si lo solicitan, de ‘cuándo y dónde’ ha sido revisada su historia
Actualizado martes 02/12/2008 14:39 (CET)
EFE

MADRID.- Los pacientes españoles no podrán saber qué profesionales sanitarios, “con nombres y apellidos”, han accedido a su historia clínica electrónica aunque sí se les informará de “cuándo y dónde” ha sido revisada, en el caso de que lo soliciten.

Así lo ha indicado el director general de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), Pablo Rivero, en el I Foro sobre la nueva Historia Clínica Electrónica, cuyo proyecto piloto se podrán en marcha en 2009 en diez comunidades autónomas.

El documento digital recogerá de forma personalizada todos los datos clínicos relevantes para la atención de cada persona, de modo que pueda ser atendida fuera de su entorno geográfico habitual.

Sin embargo, la Ley de Protección de Datos prohíbe revelar la identidad de los médicos autorizados a ver los historiales en las distintas comunidades “por privacidad y respeto a los profesionales sanitarios”.

El documento digital tampoco ofrece la posibilidad al ciudadano de que “se excluyan” determinados actos médicos en los que se haya visto involucrado, ha apuntado Jesús Rubí, de la Agencia Española de Protección de Datos. Por ejemplo, un tratamiento psiquiátrico o una interrupción voluntaria del embarazo.

No obstante, el proyecto español está en la “vanguardia” porque permite a los usuarios “ocultar cualquier dato si no está interesado en que algunos elementos sean conocidos por todos los profesionales del Sistema Nacional de Salud”, ha apuntado Rivero.

Rubí ha apostillado que el paciente tiene derecho a conocer para qué finalidades se ha utilizado esa información y también “a los terceros a los que se les ha cedido”.

Ha reiterado que la normativa española no reconoce al enfermo la posibilidad de saber “qué usuarios dentro de la organización accedieron a la información”, al igual que ocurre con la Agencia Tributaria, donde se guarda el anonimato de los inspectores.

Más seguridad y confidencialidad

Eso no significa que el paciente esté “desprotegido”, en su opinión, ya que esa información consta en “registros de acceso detallados” y siempre podrá presentar una denuncia si sospecha que su intimidad ha sido vulnerada.

En su intervención se ha referido a un “caso concreto” que llegó a la Agencia, en el que un médico había obtenido información de un enfermo para facilitársela a su hermana, involucrada en un proceso de divorcio con dicho paciente.

Pese a estas explicaciones, desde la Unión Europea se ha recomendado a las autoridades de protección de datos que “de oficio cada año se facilite la información” a los pacientes “de quién accedió” a sus historiales, aunque España no seguirá este consejo, según ha comentado el propio Rubí.

Éste ha aclarado que a los documentos “no puede acceder cualquiera” porque tendrá que haber una “relación de usuarios autorizados -mediante un login o clave- para entrar en los distintos niveles de información”.

El director general de la Agencia de Calidad ha insistido en que los “avances en términos de seguridad y de confidencialidad para el ciudadano son tremendos” en el historial electrónico con respecto al soporte de papel.

El proyecto piloto, en el que ha participado profesionales sanitarios y asociaciones de ciudadanos, se desarrollará en Andalucía, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Murcia.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/12/02/medicina/1228225103.html

Es hora de dejar que el paciente se implique más

Se habla mucho de que el paciente es el eje del sistema, pero aún se le mantiene alejado de la gestión de su propia salud. “La sanidad debe acercarse a las personas, y para ello es necesario dejar que se acerquen”. Esta frase, enunciada ayer por Ana García Vallejo, jefe del Área de Programas Especiales del Centro de Servicios Tecnológicos de la Consejería de Sanidad de Galicia, resume en gran medida lo expuesto en dos mesas redondas que el XI Congreso Nacional de Informática de la Salud (Inforsalud), organizado en Madrid por la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS), ha dedicado a la participación ciudadana en salud.
Rosalía Sierra 18/04/2008
Esta implicación puede estructurarse de diferentes formas. En Galicia y Andalucía han optado por crear espacios de comunicación multicanal con los usuarios. En el caso gallego, se trata de Espacio de Salud, que ofrece servicios a ciudadanos, profesionales y proveedores a través de teléfono, internet, SMS, correo electrónico y atención presencial. En Andalucía el proyecto se denomina Informar.esSalud, que busca “crear un marco integral de relaciones con los ciudadanos”, según explicó Purificación Gálvez, directora general de Innovación Sanitaria, Sistemas y Tecnologías de la región.

Por su parte, Gregorio Gómez, director asistencial de la Agencia Valenciana de Salud, ha descrito la utilidad de un sistema de comunicación con los profesionales que, a través de un cuadro de mando integral, permite “controlar la carrera profesional y el cumplimiento de los objetivos anuales, lo que desvela las áreas de mejora y establece una dinámica de competitividad entre departamentos que redunda en una mejora de la calidad”. El sistema lleva funcionando desde 2005 y los resultados ya son notables: “Se ha producido un efecto de alineamiento entre los resultados de los departamentos, lo que implica más equidad”.

Lo que ha pretendido el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco es hacer más fácil la vida a sus usuarios, y para ello ha creado un Documento de Identidad Sanitaria (ONA, en sus siglas en euskera) “que integra una tarjeta sanitaria y una tarjeta ciudadana, ya que permite realizar trámites administrativos y está equipada con un chip con certificado digital y firma electrónica y una antena de proximidad en su interior que puede tener muchas utilidades, como el control de llegada a las consultas”, afirmó Josu Garay, director de Financiación y Contratación Sanitaria de la región.

Responsabilidad real
Todas estas iniciativas no hacen sino abrir camino a algo que acabará por llegar: el acceso del ciudadano a su historia clínica electrónica (HCE): “Nadie le ha preguntado si quiere manejar él mismo su información y sus riesgos, y hasta ahora hay demasiado paternalismo. Debe poder acceder a sus datos porque si tira por la calle del medio y acabará recurriendo a internet, a páginas que permiten introducir y almacenar datos clínicos pero que no tienen la seguridad que nosotros podemos garantizar”, explica José Antonio Rodríguez Maniega, director de Proyecto de los Nuevos Hospitales de la Comunidad de Madrid de Siemens.

“No es algo nuevo. WebMD (página que permite el autocontrol de pacientes crónicos) surgió hace muchos años y sigue funcionando, y cada vez hay más iniciativas de ese tipo, como GoogleHealth o Revolutionhealth”, dice Antonio García Linares, director de I+D+i de Isoft. El problema es que “no sabemos si el usuario tiene suficiente nivel de educación sanitaria para manejar los datos ni si la información introducida por él es clínicamente fiable. Probablemente no”. La solución es que la información que se maneje sea la introducida por los profesionales sanitarios, pero lo considera difícil “si aún no somos capaces de integrar primaria con especializada ni acabar con el problema de la interoperabilidad entre comunidades autónomas”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/gestion/es/desarrollo/1113322.html