Archivo de la etiqueta: embriones

Bruselas dice que no habrá ayudas europeas para investigaciones que destruyan embriones

A PARTIR DE 2014

BRUSELAS, 11 Dic. (EUROPA PRESS) –

   La comisaria de Investigación, Máire Geoghegan-Quinn, ha asegurado este miércoles que no habrá ayudas europeas para proyectos de investigación que destruyan embriones en el nuevo periodo presupuestario a partir de 2014 pero ha dejado claro que no suspenderán las subvenciones para investigar con células madre.

http://www.europapress.es/salud/politica-sanitaria/noticia-bruselas-dice-no-habra-ayudas-europeas-investigaciones-destruyan-embriones-20131211191410.html

Máximo tribunal francés respalda investigación de células madre

El máximo tribunal de Francia aprobó el jueves una ley que facilita la realización de investigaciones sobre embriones humanos y células madre siempre y cuando se sigan normas estrictas para impedir la clonación.

http://noticias.terra.com.co/internacional/europa/maximo-tribunal-frances-respalda-investigacion-de-celulas-madre,e9015bd106430410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html

Andalucía unifica en un solo comité la investigación preembrionaria

R. A. SEVILLA | ACTUALIZADO 01.08.2013 – 05:04

El Consejo de Gobierno aprobó ayer la creación del Comité de Investigación con Muestras Biológicas de Naturaleza Embrionaria, que unificará las funciones de los dos organismos hasta ahora encargados de evaluar los proyectos científicos que utilizan preembriones humanos sobrantes de técnicas de fecundación in vitro y aquellos otros vinculados a reprogramación celular con fines terapéuticos. La Junta modificará las leyes vigentes desde 2003 y 2007.

El comité -integrado por expertos en bioética, metodología de la investigación y juristas- incorporará también la evaluación de los aspectos éticos de los trabajos científicos, que hasta ahora desarrollaba el Comité de Bioética de Andalucía. Así se simplificarán y agilizarán los plazos y procedimientos de las autorizaciones entre y ocho meses. Las investigaciones en las que se utilicen preembriones humanos o técnicas de reprogramación celular sólo necesitarán el informe del nuevo organismo. Una vez aprobadas, se remitirán directamente a la Comisión Nacional de Seguimiento y Control de la Donación y utilización de Células y Tejidos Humanos.

http://www.diariodesevilla.es/article/andalucia/1575430/andalucia/unifica/solo/comite/la/investigacion/preembrionaria.html

Recogida de firmas para una ILP que proteja embriones y otra para elegir el sexo del bebé

EXISTE OTRA ILP TOTALMENTE OPUESTA

La iniciativa legislativa popular One of us tiene objetivo obtener el compromiso de la Unión Europea de no consentir ni financiar acciones que presupongan o favorezcan la destrucción de embriones humanos, y establecer los instrumentos adecuados de control sobre el uso de los fondos concedidos para garantizar que no son empleados para atentar contra la vida humana.

E. Mezquita. Valencia   |  26/06/2013 19:33

http://www.diariomedico.com/2013/06/27/area-profesional/normativa/recogida-firmas-ilp-proteja-embriones-otra-elegir-sexo-del-bebe-

“Nunca nos planteamos crear humanos”

SHOUKHRAT MITALIPOV INVESTIGADOR DE LAS CÉLULAS MADRE EMBRIONARIAS CLONADAS

El científico ha puesto a punto la técnica de transferencia nuclear que dio origen a ‘Dolly’, pero en humanos

La catedrática de bioética lópez barahona denuncia que la clonación de células madre mata embriones

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)
http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/directm12/sociedad/noticias/4829393/05/13/la-catedratica-de-bioetica-lopez-barahona-denuncia-que-la-clonacion-de-celulas-madre-mata-embriones.html

Un investigador de la UCV dice que la clonación terapéutica “merece una valoración negativa” desde la ética

JUSTO AZNAR, DIRECTOR DEL INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA VIDA

Marcelo Palacios destaca el “importante paso” dado al obtener células embrionarias y pide no crear expectativas clínicas

“ABRE UN CAMPO EXTENSÍSIMO PARA LA INVESTIGACIÓN”

Científicos y éticos piden prohibir que se manipulen embriones

ÉTICA Y PROFESIÓN

Se manifiestan en contra de la destrucción de embriones humanos para la investigación.

Europa Press   |  19/10/2012 00:00

http://www.diariomedico.com/2012/10/19/area-profesional/normativa/cientificos-eticos-piden-prohibir-se-manipulen-embriones

Estrasburgo sanciona a Italia por no permitir la selección de embriones sanos

ITALIA | Sentencia

  • El Estado prohíbe esta técnica aunque las parejas puedan transmitir una enfermedad
  • Ahora deberá pagar 17.500 euros a un matrimonio portador del gen de fibrosis quística
  • La sentencia será definitiva dentro de tres meses si no se interpone un recurso
  • El diagnóstico preimplantacional en Europa está prohibido sólo en Austria, Suiza e Italia

La mitad de las parejas andaluzas sometidas a fecundación ‘in vitro’ donan los embriones sobrantes a la investigación, según la UGR

este porcentaje es 16 veces mayor que el de Estados Unidos

jueves, 28/05/2009 10:42

 Enviar Imprimir  Redacción GD

Un trabajo realizado en la Universidad de Granada revela que este porcentaje es 16 veces mayor que el de Estados Unidos, donde sólo el 3% de las parejas optan por esta opción. Esta investigación ha demostrado que una entrevista personal con las parejas para preguntarles por el destino final de sus embriones congelados es mucho más efectiva que el envío de un cuestionario, técnica que se emplea habitualmente

El 50% de las parejas andaluzas sometidas a un ciclo de fecundación in vitro  deciden donar los embriones sobrantes de este proceso a la investigación, un porcentaje 16 veces mayor que el de Estados Unidos, donde sólo el 3% de las parejas optan por esta opción. Ésta es una de las conclusiones fundamentales de una investigación realizada en la Universidad de Granada, que ha demostrado que una entrevista personal con las parejas resulta mucho más efectiva que el envío de un cuestionario (la técnica que se emplea habitualmente), ya que a través de ellas se pueden resolver las dudas tanto éticas como científicas que las parejas pudieran tener.

Este trabajo también ha puesto de manifiesto “la necesidad de modificar la legislación vigente para establecer distintos niveles de regulación respecto al tipo de manipulación embrionaria realizada, ya que la legislación actual española debería ser más estricta cuando el objetivo perseguido sea la terapia celular”, explica la institución académica en una nota.

La investigación ha sido realizada por José Luis Cortés Romero, y  dirigida por Pablo Menéndez Buján, director del Banco Andaluz de Células Madre, y los profesores de la Universidad de Granada Antonia Aránega Jiménez y Juan Antonio Marchal Corrales.
        
La entrevista personal funciona

Los autores de este trabajo han analizado la predisposición de las parejas andaluzas, que se sometieron a un ciclo de fecundación in vitro en dos hospitales públicos de Andalucía, a donar sus embriones a la investigación, mediante la realización de una entrevista personal, comparando los resultados obtenidos con los que se presentaron en Estados Unidos. Además, han estudiado las controversias legales que existen en España en la barrera entre la medicina reproductiva y la investigación con células madre embrionarias humanas (hESCs).

“Y es que la obtención de las primeras líneas de células madre embrionarias murinas (procedentes de ratones) en 1981 abrió un campo sin precedentes en la biomedicina. En 1998 se derivaron las primeras células madre embrionarias humanas (hESCs) a partir de embriones sobrantes de procesos de fecundación in vitro. En la actualidad, las hESCs se han convertido en un campo de investigación biomédica emergente con grandes expectativas en embriología, modelos de enfermedad, screening de fármacos y tóxicos,  oncología y terapia celular y medicina regenerativa”.

Desde el punto de vista ético-legal, en España, actualmente, existen dos leyes que regulan la investigación con células madre para la derivación de hESCs: la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida, y la Ley de Investigación biomédica.

“El punto más importante de estas leyes –afirman los investigadores- es la firma de un consentimiento informado por parte de los progenitores,  donde indican el destino final que quieren para sus embriones congelados sobrantes de un ciclo de fecundación in vitro, entre el que se encuentra la investigación con células madre”. Además, existe una Directiva Europea que regula la manipulación de células humanas en todos los países de la Unión Europea.

Algunas de las conclusiones de esta tesis doctoral han sido publicadas en las revistas Cytotechnology, Biotechnology & Applied Biochemistry, Cell Stem Cell y Stem Cells and Development, entre otras.

http://granadadigital.com/index.php/universidad_gr/52-granada/152362-redaccion-gd

 

Científicos españoles desarrollan una técnica para identificar las anomalías de embriones preimplantacionales



Se detectan así las posibles enfermedades que pueda desarrollar


Madrid (15-5-09).- Científicos del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) están ultimando una nueva técnica de diagnóstico preimplantacional, conocida como metabolómica, mediante la cual consiguen estudiar in vitro el grado de normalidad del embrión “sin tocarle”, analizando lo que consume y expulsa en su medio de cultivo y detectando así posibles enfermedades que pueda desarrollar.

Según explicó el presidente del IVI, Antonio Pellicer, en el marco del III Congreso Internacional IVI sobre Medicina Reproductiva que ha comenzado hoy en Madrid, los ensayos todavía están en estadios iniciales pero los resultados están siendo prometedores a la hora de comprobar si el embrión está sano y, por tanto, apto para su implantación en el útero.

En concreto, se trata de comprobar el índice de viabilidad del embrión a través de sus metabolitos, es decir, “lo que consume y excreta” durante su estancia en el líquido de cultivo. Es preferible hacerlo a partir de su tercer día de desarrollo y, de este modo, se comprueba el estado de sus cromosomas y se analiza su grado de normalidad, que influye en el desarrollo de alteraciones genéticas como el síndrome de Down o el de Turner.

La metabolómica tan sólo permite detectar enfermedades “más obvias” como las derivadas de anomalías cromosómicas -como las dos citadas- aunque en el futuro se podrán ir analizando nuevos marcadores genéticos en los metabolitos, para diagnosticar con esta técnica enfermedades hereditarias, como la fibrosis quística, o las distrofias musculares.

Además, y a diferencia de las biopsias embrionarias, al analizar los metabolitos en el líquido y no a través del contacto directo con el embrión se evita la posibilidad de dañarlo y, por tanto, de reducir las tasas de embarazo.
Por el momento, el IVI y la Universidad de Yale (Estados Unidos) son los dos únicos centros en todo el mundo que están evaluando la viabilidad de esta técnica que, de ser finalmente eficaz, sustituiría los métodos de selección actuales basados en las características morfológicas del embrión al observarlo bajo el microscopio, algo “intuitivo y subjetivo” que provoca que los finalmente seleccionados no siempre cumplen las expectativas.

Por otro lado, en el marco de este Congreso Internacional de Reproducción Asistida, su presidente, Antonio Requena, destacó el aumento de la demanda de crioconservación de óvulos que se está produciendo en España en los últimos años, advirtiendo que se trata de una práctica que “cada vez se da más entre mujeres jóvenes”.

De hecho, la edad más recomendable para iniciar esta técnica es sobre los 23-25 años, que es cuando la mujer es más fértil, aunque la mayoría de peticiones procede de pacientes de una media de 35 años que quieren preservar sus ovocitos para poder tener un hijo unos años más tarde.

Con la congelación, los ovocitos mantienen todas sus cualidades y consiguen sobrevivir incluso más de 20 años. Además, es más recomendable ya que, en el caso del óvulo, cuando éste se congela se forman cristales que pueden acabar dañando el tejido cromosómico.

Según añadió el profesor Pellicer, se trata de una técnica que tras la ley de Reproducción Asistida se va a ir extendiendo poco a poco ya que es un proceso inocuo y barato -no llega a los mil euros- que facilita que muchas mujeres “puedan preservar su fertilidad”.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=41725

¿Embriones clonados humanos implantados en úteros?

JANO.es · 23 Abril 2009 13:01

Vota Resultado 0 votos Comentarios – 0
‘The Independent’ asegura contar con pruebas que demuestran que el Dr. Zavos habría implantado once embriones clonados en los úteros de cuatro mujeres

Según publicó en el día de ayer el periódico británico The Independent, el Dr. Panayiotis Zavos, controvertido y conocido experto en fertilidad, ha desafiado todas las limitaciones legales y morales al anunciar la clonación de catorce embriones humanos, de los que habría ya implantado once en los úteros de cuatro mujeres que han sido preparadas para ser las primeras en dar a luz niños clonados.

La clonación, según confirma el propio periódico, ha sido filmada por un productor independiente de documentales, constatando así que la intervención ha tenido lugar y que las mujeres receptoras eran conscientes de convertirse en gestantes de los primeros embriones clonados, con el propósito de servir a la reproducción humana.

En consecuencia, el tabú que supone la transferencia de embriones clonados al útero humano, un procedimiento que es considerado delito criminal en Reino Unido e ilegal en muchos otros países, parece definitivamente roto. Por ese motivo, el trabajo ha sido llevado a cabo en un laboratorio secreto, probablemente localizado en Oriente Medio, donde no existen cortapisas legales a la clonación.

El Dr. Zavos, nacionalizado estadounidense, cuenta con clínicas de fertilidad en Kentucky (Estados Unidos) y en Chipre, su país de origen. Sus pacientes para esta clonación –tres casadas y una mujer soltera– proceden de Reino Unido, Estados Unidos y un país no determinado de Oriente Medio.

Ninguno de los embriones transferidos estaba dirigido a una gestación viable, pero el Dr. Zavos ha declarado que se trata del “primer paso” de sus serios intentos de producir un niño clonado producto de células de la piel de su “padre. No existe absolutamente duda al respecto, y puede que yo no sea uno de los que lo consigan, pero la clonación de niños es algo cada vez más próximo. No existe posibilidad de que no ocurra”.

“Si intensificamos nuestros esfuerzo, podremos conseguir un niño clonado de esta forma en el plazo de uno o dos años, pero no sé si podremos hacerlo de esa forma. Realmente no estamos con la presión de conseguir un niño clonado para este mundo, pero sí para conseguir que ese niño clonado nazca sano”, concluyó el Dr. Zavos.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/embriones/clonados/humanos/implantados/uteros/_f-11+iditem-6323+idtabla-1

Primera línea española de células embrionarias que preserva la viabilidad fetal

El nodo de la Comunidad Valenciana del Banco Nacional de Línea Celulares, ubicado en el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia (CIPF), presentó ayer una línea de células madre embrionarias obtenida sin destruir la viabilidad del embrión. Esta línea celular, bautizada como VAL-10B, se convierte así en la primera de estas características de Europa y la tercera del mundo, tras las presentadas por grupos de Boston y San Francisco.
E. Mezquita.Valencia 07/04/2009
El proceso, que ha supuesto más de dos años de trabajo, se ha basado en una derivación celular a partir de una blastomera -las células de las que se compone el embrión en las primeras fases-, procedente de un embrión en el tercer día de desarrollo. Gracias al empleo de técnicas de micromanipulación con láser para aislarla, se consigue iniciar ese proceso de derivación celular, pero también preservar la viabilidad del embrión del que procede, permitiendo que continúe su desarrollo normal.  

Carlos Simón, investigador del CIPF y responsable del equipo que ha obtenido la nueva línea, destacó que “estas células presentan compatibilidad completa con el embrión del que proceden, ya que son inmunológica y genéticamente compatibles, y muestran las mismas características que cualquier otra línea de células madre en cuanto a pluripotencialidad”. Además, se ha comprobado su capacidad de autorrenovación o crecimiento y proliferación ilimitada en ese estadio indeferenciado.

Un trato discriminatorio
La investigación, que ha contado con la colaboración del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), se enmarca en el proyecto Derivación de líneas de células madre de grado terapéutico mantiendo la viabilidad embrionaria, aprobado por el Instituto de Salud Carlos III en diciembre de 2006. La Consejería de Sanidad valenciana ya ha solicitado al Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III, el depósito de una nueva línea celular.

No obstante, el consejero de Sanidad, Manuel Cervera, aprovechó la presentación para afirmar que estos avances son fruto de la labor de los investigadores y el esfuerzo de la Generalitat Valenciana, y reprochó al ministerio que dirige Cristina Garmendia de no contar con el mismo trato que regiones como Andalucía o Cataluña, que ya han firmado sus respectivos convenios de colaboración en este ámbito. “Me reuní con ella hace meses y hoy mismo le he enviado una carta pidiéndole y recordándole que gran parte de la investigación depende de los fondos que el ministerio, a través del Instituto Carlos III, pueda aportar a estos ensayos”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/medicina/es/desarrollo/1201834.html

El Observatorio de Bioética mantiene “dudas morales” sobre el estudio de Carlos Simón

Justo Aznar asegura que el éxito en la fecundación disminuye al quitar una célula al embrión
11.04.09 –
“No veo factible que la nueva línea celular VAL 10 B solucione los problemas éticos. Teóricamente no se destruye el embrión, eso es cierto, pero en la práctica es difícil que se le pongan medios para sobrevivir. Es un avance y, nosotros, desde el Observatorio de Bioética, como científicos, nos alegramos de que se produzcan avances… pero hay que señalar que es un avance en el sentido que se deriva de una blastomera de un embrión viable; pero eso no significa que viva, pues para que viva hay que implantarlo”. Ésta ha sido la respuesta del Observatorio de Bioética-Instituto de Ciencias de la Vida al resultado de la última investigación del Centro Príncipe Felipe de Valencia, que esta semana comunicó a la prensa la obtención, por primera vez en Europa, de células madre sin destruir el embrión.

Carlos Simón, responsable de la investigación de esta nueva línea que se denomina VAL 10 B, explicó a mediados de esta semana que el éxito se ha logrado mediante el aislamiento, a través de la aplicación de técnicas de micromanipulación con un láser, de una de las denominadas blastómeras, una de las siete células en las que se compone el embrión en su tercer día. Cada una de las células blastómeras del embrión tiene el potencial de dar lugar a cualquier célula del cuerpo, mientras que el embrión puede continuar su desarrollo normal tras este procedimiento.

Las células IPS
Justo Aznar, director del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, recordaba que la técnica de fecundación in vitro posee una eficencia del 20%. “Un embrión de siete células, si se le retira una, es viable. Puede vivir. Ahora bien, si tenemos en cuenta que la fecundación in vitro posee un 20% de éxito, las posibilidades se van a reducir aún más puesto que de las siete células de que se compone el embrión en sus primeros días le hemos retirado una célula”, apuntaba, y añadía acto seguido el siguiente argumento: “Se reducen las posibilidades de que ese embrión viva. Poco matrimonios lo autorizarían. Otra cosa es que se descongele el embrión y luego no se implante, lo cual también mantendría el debate. Lo fundamental es dar con una mujer, con un matrimonio, que permita eso, puesto que es más segura la implantación si no le quitas esa célula”.

Tras la crítica, Aznar propone la alternativa: “La realidad pasa por el uso de las células IPS, que son células adultas reprogramadas (a comportarse como células madre embrionarias). Para curar son mejores las IPS pues son más controlables y compatibles. De hecho, en el mismo Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) hace reprogramación celular”.

Carlos Simón, responsable del equipo de investigadores del CIPF, había señalado que el hallazgo de la VAL 10 B anulaba los debates éticos planteados hasta la fecha: “Hemos conseguido una mejora técnica que permite quitar el debate”. El investigador valenciano también había matizado en rueda de prensa que siempre existirán “debates éticos y morales” sobre estas investigaciones, aunque ha indicado que el objetivo de su equipo ha sido “obtener la mejor fuente de células madre”, en este caso sin destruir el embrión.

El pasado año dos grupos de investigadores consiguieron producir células madre embrionarias a partir de células de la piel humana. Los científicos, dirigidos por dos de los principales expertos internacionales en células madre, James Thomson y Shinya Yamanaka, reprogramaron células adultas hasta llevarlas a un estado “pluripotencial”, capaz de dar lugar a los distintos tipos de células del organismo humano.

Justo Aznar quiso reforzar su argumento sirviéndose de las investigaciones de ciertos científicos:. “Gran parte de los investigadores desde 2004, cuando lo hizo Berlinski, lo ven más fácil y sin ninguna dificultad ética. Las ITA, además de más fáciles, son más baratas”.

Científicos españoles consiguen obtener células madre sin destruir embriones

 

  • Vídeos

Células madre sin destruir embriones

Células madre sin destruir embriones

Cristina Aguirre/Diego Pérez / Valencia, 07.04.2009 | 17:55 h.

El gran avance conseguido por científicos del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia (CIPF) es que con una nueva técnica se puede crear una línea de células madre que permitir mantener la viabilidad del embrión del que proceden.

 

“La viabilidad del embrión significa que ese embrión va continuar su ciclo para que el embrión esté preparado para nacer. Si se trata de una paciente que se va a colocar los embriones no hay ningún problema con esto, si se van a congelar tampoco, pero continúan vivos para cualquier proyecto posterior“, explica Carlos Simón, investigador del CIPF.

Se podrían crear potenciales terapias inmunológicas y genéticamente compatibles con el niño que nacería, pero además, con la posibilidad de que el embrión pueda seguir viviendo hasta convertirse en un bebé, se acabarían muchos de los problemas éticos que hay actualmente en la sociedad.

El éxito de este nuevo protocolo, pionero en Europa, supone además un paso muy importante para el conocimiento y manejo terapéutico de células madre. “Lo importante de estas células es que tienen la capacidad de la pluripotencialidad, te dan cualquier tipo de célula, se puede sacar piel para un quemado, hígado para alguien que tenga cirrosis, estamos tratando con células lo que no se puede tratar con medicamentos”, afirma Simón. Pero para que eso sea posible todavía habrá que esperar.

http://www.ondacero.es/OndaCero/noticia/Cientificos-espanoles-consiguen-obtener-celulas-madre-sin-destruir-embriones/5536426/ws

 

Los expertos apuestan por las células embrionarias

España dispone de diez línas celulares embrionarias y de tres en fase de caracterización

ANTONIO GONZÁLEZ – Madrid – 27/01/2009 21:15

La aprobación en Estados Unidos del primer ensayo clínico con células madre embrionarias ha vuelto a otorgar protagonismo a esta vía de investigación, tras unos años en los que los mayores esfuerzos se han centrado en las células adultas, que sí tienen aplicación clínica.

En este contexto, varios expertos congregados ayer en Madrid en un seminario sobre clonación terapéutica por las fundaciones Garrigues y Sanitas coincidieron en la necesidad de mantener la investigación con células embrionarias, pese a existir otras posibilidades como el uso de las llamadas IPS –células madre obtenidas mediante la reprogramación de células adultas–.

Para el investigador serbio Miodrag Stojkovic, que lidera en el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia el primer proyecto de clonación terapéutica autorizado en España, hay que impulsar los estudios con las células embrionarias humanas pese a la disponibilidad de las IPS. A su juicio, aunque ambas tienen funciones semejantes son distintas. “Necesitamos las células embrionarias para comparar y ver las diferencias con las IPS”, indicó.

En la misma línea, Víctor González, asesor de la Dirección General de Terapias Avanzadas del Ministerio de Sanidad, recordó que las IPS no están exentas de problemas, ya que no es descartable que en el futuro se pudiera obtener un individuo completo a partir de las mismas. “Todas las vías deben estar abiertas”, agregó.

Por otro lado, indicó que en España ya hay diez líneas celulares embrionarias disponibles, más tres que están siendo caracterizadas. Asimismo, cree que es posible que en un “plazo razonable” se aprueben en España ensayos clínicos similares al de Estados Unidos y ve “sorprendente” que en Madrid sólo se haya autorizado un proyecto con células embrionarias, frente a la apuesta realizada por otras autonomías, incluso de alguna también gobernada por el PP como la Comunidad Valenciana.

“Expolio inadmisible”

Por otro lado, Marcelo Palacios, presidente del comité científico de la Sociedad Internacional de Bioética y miembro del Comité de Bioética de España, consideró “un expolio totalmente inadmisible” que Ley de Investigación Biomédica impida a los donantes de material biológico para experimentación beneficiarse de los beneficios económicos que pudieran resultar de la explotación comercial de un avance científico obtenido a partir de sus muestras. Palacios, que ya ha expresado sus quejas en este sentido en el seno del citado comité, sostiene que “hay que defender los intereses del donante para que tenga derecho a beneficiarse en los términos que procedan”.

http://www.publico.es/ciencias/194947/celulasmadreembrionarias/ips/biomedicina/clonacion

«Obtener células madre de embriones plantea serias objeciones éticas»

CÉSAR NOMBELA CANO CIENTÍFICO Y CATEDRÁTICO DE MICROBIOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Este prestigioso científico toledano, experto en el conocimiento de las células madre, ofrece el miércoles una conferencia en Guareña dentro del ciclo ‘Vía Cultura’ de HOY 
25.01.09 – 
César Nombela Cano (Carriches, Toledo, 62 años) es uno de los científicos españoles más reconocidos dentro del campo de la microbiología, habiendo realizado investigaciones sobre microorganismos patógenos. Nombela ha compaginado la labor académica con la gestión de organismos científicos. Es licenciado en Farmacia y en Química por la Universidad Complutense, se doctoró en la Universidad de Salamanca trabajando con Julio R. Villanueva, para incorporarse después al grupo de Severo Ochoa en Estados Unidos, en donde trabajó tres años. Desde 1982 es catedrático de Microbiología en la Complutense, cargo que dejó temporalmente, entre 1996 y 2000, para desempeñar la presidencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España. En la actualidad, también es presidente de la Fundación ‘Carmen y Severo Ochoa’. César Nombela recibió el premio de la CEOE a las Ciencias (1995) y está en posesión de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil. Este prestigioso científico estará el próximo miércoles 28 en Guareña, dentro del ciclo de conferencias ‘Vía Cultura’ que organiza el diario HOY. La cita será en el centro cultural, a las 20.15 horas, donde ofrecerá una conferencia bajo el título ‘La vida humana ¿valor o mercancía? Reflexiones bioéticas sobre la investigación biomédica’. 

– ¿A qué se debe el hecho de que la microbiología esté ganando cada vez más terreno dentro del campo de la biología?

– La microbiología es una disciplina básica. De hecho, sobre los estudios microbianos se ha construido una buena parte de la biología actual, como la genética, la biología molecular ., destacando igualmente el impacto de la vida microbiana en la patología, el medioambiente, la biotecnología, etcétera Además, los microbios representan el 90 por ciento de la biosfera y compendian gran parte de la biodiversidad.

– Usted es un experto en el tema de células madre. Un concepto del que se habla mucho últimamente, pero que no mucha gente tiene claro. ¿Qué son las células madre?

– Mi vinculación con el conocimiento de las células madre ha venido más desde el lado de la Bioética, campo en el que me introduje hace años. Las células madre son células capaces de multiplicarse y diferenciarse, para generar la variedad de órganos y tejidos propios de los animales y vegetales. El potencial de diferenciación que les define puede ser mayor o menor según el tipo de célula y su estado de desarrollo.

– Sin duda, de cara a la efectividad en cuanto a ensayos clínicos, no son las mismas las células madre embrionarias que las células madre de adultos, ¿no?

– Las etapas tempranas del desarrollo embrionario animal se basan en células madre con gran potencial de diferenciación y crecimiento, denominadas células pluripotenciales, mientras que en el organismo adulto hay reservas de células madre de gran relevancia aunque con menor potencial, las conocidas como células multipotenciales. A medida que se ha ido avanzando en su conocimiento, se ha demostrado que las segundas son más apropiadas para emplear en clínica, para posibles tratamientos y más controlables que las embrionarias.

– ¿Cuál es su opinión sobre la utilización de las células madre y toda la polémica ética que ha surgido en torno a este tema?

– Las obtención de células madre embrionarias, de animales o humanos, para investigación o para clínica, implica la destrucción del embrión, lo que plantea serias objeciones éticas, porque la etapa embrionaria es el comienzo de la vida de cualquier individuo. No todos muestran el mismo grado de compromiso con la protección del embrión humano temprano, pero muchos creemos ineludible prestar atención al hecho de que la vida humana tiene valor desde sus inicios, pues es la fecundación de los gametos lo que marca un antes y un después. Las etapas subsiguientes son un continuo en ese desarrollo hasta la muerte.

– Lo que sí ha disparado toda esta potencialidad celular son las esperanzas de curación de ciertas enfermedades. ¿Cómo está tema y qué avances hay en este sentido?

– En el mundo se llevan a cabo miles de ensayos clínicos para establecer los posibles tratamientos con células madre. Todos ellos emplean células madre adultas. A día de hoy se anuncia la posibilidad del primer ensayo con embrionarias, sobre el que me surgen dudas científicas y reservas éticas. En todo caso, sería uno entre miles, por lo que no me cabe duda de que las adultas deben considerarse prioritarias si se quiere avanzar rápido en medicina regenerativa. Las terapias que se abordan experimentalmente con adultas son variadas, la mayoría tratamientos de restauración del sistema hematopoyético, como tumores, inmunodeficiencias, anemias, etcétera , aunque ya se adentran estos ensayos en abordar cardiopatías, procesos intestinales inflamatorios, problemas de huesos y cartílagos, incluso patologías neurales.

– ¿Por dónde pasa la investigación actual en el campo de las células madre?

– Hay un gran esfuerzo para conocer los controles bioquímicos, genéticos y moleculares que regulan el funcionamiento de las células. Con ello, se ha logrado en los dos últimos años el avance espectacular de reprogramar células adultas para que se comporten como pluripotenciales. Un hallazgo que abre grandes posibilidades, al tiempo que promete resolver el problema ético al hacer innecesario el empleo de células embrionarias humanas, para investigación o para clínica.

– ¿Cree que en nuestro país se invierte lo suficiente en estas investigaciones o piensa que se debería potenciar más?

– Los grupos relevantes que trabajan en España en células madre se centran en adultas. Además se han logrado avances importantes en su empleo en clínica, por ejemplo en la utilización de células madre de la grasa corporal para algunos tratamientos. En este campo hay una intensa actividad científica, industrial y ensayos clínicos muy prometedores.

– ¿Considera que los poderes públicos deberían tomar más parte en este tipo asuntos?

–Se trata de un tema importante, desde el punto de vista científico y médico, a la par que delicado, por los dilemas éticos que puede suscitar la instrumentalización del embrión humano. Por ello, los poderes públicos precisan de un asesoramiento experto muy riguroso, a la hora de hacer propuestas a la opinión pública y tomar decisiones de gobierno. Desgraciadamente hay ejemplos demostrativos de que a veces han caído en la demagogia, seguramente por falta de ese rigor en las propuestas de las que se fían.

–¿Qué supuso para usted el trabajo con Severo Ochoa?

–Para mí supuso la oportunidad de aprender de un científico del máximo nivel, con un liderazgo mundial, al tiempo que desarrollar una excelente relación con un ser humano excepcional, por ser un gran creador de ciencia que disfrutó con otras creaciones del espíritu humano como la música, la pintura y la literatura.

http://www.hoy.es/20090125/sociedad/obtener-celulas-madre-embriones-20090125.html

 

Primera licencia para clonar embriones humanos en Australia

JANO.es y agencias · 17 Septiembre 2008 15:47

El Gobierno australiano ha aprobado la primera licencia que permitirá clonar embriones humanos para tratar de obtener células madre embrionarias con fines terapéuticos, según informó el National Health and Medical Research Council (NHMRC), que ha emitido la autorización.
 
Según señala el presidente del NHMRC, John Findlay, el centro realizará un “estrecho seguimiento” a la clínica de fecundación in vitro Sydney IVF, que ha conseguido la licencia y que actualmente tiene acceso a 7.200 óvulos humanos para su investigación.
 
“Ellos han recibido una licencia para hacer la clonación con fines terapéuticos”, explicó Findlay, añadiendo que dicha licencia no autoriza a los científicos a llegar a la etapa de gestación. “Pueden ir a la etapa llamada blastocisto”, pero recordó que “tienen que detenerse en ese punto”, que es cuando aún no está implantado el embrión en el útero.
 
Por su parte, responsables de la compañía señalaron que sólo se utilizarán en la investigación los óvulos que no se puedan utilizar en la FIV por inmaduros o por no haber sido fertilizados adecuadamente, y aquellos en los que los donantes hayan dado su consentimiento
 
Sin embargo, el director del Centro Australiano para Investigación Ética de Células Madre, David Van Gend, criticó la aprobación de dicha licencia, al considerar que se trata de un “abuso”. A su juicio, existen suficientes adelantos médicos que hacen que “no sea necesaria” la clonación.

Una investigación demuestra que se pueden conseguir células madre embrionarias sin destruir un embrión

El descubrimiento podría tener implicaciones importantes para el diagnóstico genético preimplantacional

Madrid (10/07/08).- Un grupo de científicos de la Universidad de Vrije en Bruselas ha conseguido desarrollar células madre embrionarias humanas a partir de una célula de un embrión cuando éste se encuentra en la fase en la que está formado sólo por cuatro células, según ha hecho público en la 24 Reunión anual de la Sociedad Europea de Embriología y Reproducción Humana el investigador Hilde Van de Velde, quien dijo que su trabajo implica que, en el futuro, se podría producir células madre sin destruir el embrión.

Las células del embrión o blastómeros se forman en las primeras fases del desarrollo embrionario. En concreto, unas 24 horas después de la fecundación del óvulo, éste se divide en dos células y la división en cuatro se produce a las 48 horas. A las 96 horas, en la fase de mórula, el óvulo fecundado se ha dividido entre cuatro y cinco veces.

En este periodo el embrión no aumenta de tamaño, de modo que las células son cada vez más pequeñas y están firmemente unidas unas a otras, por lo que resultan más difíciles de manipular. En esa fase se toman decisiones importantes: las células internas se convierten en el feto, incluidas las células germinales, y las células externas se convertirán en trofoblasto, capa más externa del embrión que se fija a la pared del útero y asegura la función nutritiva.

Hasta ahora no se sabía con seguridad en qué fase del desarrollo temprano dejaban los blastómeros de serpluripotentes. La mayor parte de las líneas de células madre desarrolladas en todo el mundo se han obtenido a partir de las células internas en la fase de blastocito, las llamadas pluripotentenciales.

Según explicó la doctora Van de Velde, “anteriormente, los científicos han conseguido derivar líneas de células madre en la fase de ocho células”. Sin embargo, indicó, “las tasas de éxito eran variables, y había que cultivarlas mezclándolas con líneas establecidas de células madre”.

“Ahora hemos logrado derivar células madre en una fase de desarrollo embrionario anterior, y sin necesidad de cultivo conjunto con líneas de células madre establecidas. Hemos derivado una segunda línea celular a partir de una célula procedente de un embrión en su fase de cuatro células. Dada la índole compleja de los intentos anteriores, nos complace haber podido desarrollar una técnica que parece sencilla y que también es reproducible”, indicó.

Los científicos utilizaron óvulos maduros donados por parejas atendidas en el centro de FIV de la Universidad. Los embriones se obtuvieron mediante ICSI, utilizando esperma de un donante que había dado su consentimiento.

Se dividieron cuatro embriones de buena calidad en la fase de cuatro células en 12 blastómeros independientes, y se dejó que crecieran in vitro para producir 12 mórulas que luego se cultivaron de forma convencional para la derivación de células madre. De esos 12 blastómeros, uno resultó en una línea de células madre estable. Los científicos llegaron a la conclusión de que al menos una célula era pluripotente.

Estos nuevos datos confirman el informe reciente, según el cual en la fase de cuatro células, las células son iguales y pluripotentes. “Ahora vamos a intentar derivar cuatro líneas de células madre a partir del mismo embrión para comparar la capacidad de potencia de cada una de las cuatro células”, anotó la doctora Van de Velde.

Este trabajo podría tener implicaciones importantes para el diagnóstico genético preimplantacional (DGP), pues hace posible la biopsia de una célula de un embrión en su fase de cuatro células, permitiendo que las otras tres células se desarrollen formando un blastocito (embrión de 5 días) que se podría implantar en el útero y desarrollar convirtiéndose en un niño sano.

“En la actualidad, el DGP se lleva a cabo en la fase de 8 células, en la que se retiran una o dos células; otros investigadores han derivado líneas estables de células madre en esa fase, pero con escasa eficiencia. Si la derivación de líneas en la fase de 4 células resulta ser más eficiente que en la fase de 8 células, podríamos plantearnos modificar nuestra política de DGP en los casos en los que llevamos a cabo una tipificación del antígeno del leucocito humano (HLA)”; y podríamos combinar la gestación de un niño sano con HLA compatible con la derivación de una línea personal de células madre que se podría utilizar para generar células madre hematopoyéticas in vitro como fuente adicional de las mismas”, concluyó la doctora.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=37323

Natalia López Moratalla: “Me inquieta que el Comité Nacional de Bioética siga el dictado del Gobierno”

La presidenta de la Asociación Española de Bioética (AEBI), reivindica el papel de estas entidades deben tener en el debate social de las cuestiones éticas del momento. Considera que en el Comité Nacional de Bioética no están representados todos los agentes implicados y le preocupa que sus dictámenes sigan el dictado del Gobierno.

Marta Esteban24/06/2008

La promoción de estudios sobre valores éticos en la investigación y la formación a la opinión pública sobre cuestiones de bioética son algunos objetivos de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica. En una entrevista concedida a Diario Médico, su presidenta, Natalia López Moratalla, analiza las retos de los próximos años.

¿Qué papel deben jugar las asociaciones de bioética en la discusión social de los temas éticos?
-Por un lado, tienen que aportar un verdadero diálogo dentro del debate ético-jurídico sobre cuestiones que afectan a la ciencia de la vida. Podemos hacer juicios éticos desinteresados. Además, estas asociaciones deberían realizar una divulgación de los problemas, liberados de presiones ideológicas y de intereses meramente económicos.

¿Qué rol tiene que desempeñar el Comité Nacional de Bioética?
-Un comité nacional tiene un papel más puntual que las asociaciones de bioética, pero parece evidente que para ser creíble debe ser neutral. Lo sensato es que tuviera una comunicación fluida con los asociaciones de bioética y con observatorios que se dedican al estudio de temas específicos.

¿Qué le parece su composición?
-Los miembros han sido nombrados mayoritariamente por el Gobierno y las comunidades autónomas, por lo que la mayor parte tiene compromisos políticos y en muchos casos un pensamiento único. Es preocupante que pueda pasar lo que razonablemente se teme: que siga el dictado de lo que el Gobierno quiere en cada momento.

¿Cree que en dicho comité están representados todos agentes implicados en las cuestiones éticas que se van a debatir?
-Es curioso que sólo haya un miembro propuesto por las diversas asociaciones de bioética. No creo que estén representados todos los agentes implicados. Confío en que haya una reflexión y un diálogo abierto con todos, y en primer término con quienes no son deudores de una ideología.

Algunos partidos políticos han pedido la creación de una comisión para analizar una posible ampliación del aborto.
-La ampliación de la ley hasta la despenalización total del aborto es un compromiso político anunciado, pero a estas alturas del conocimiento científico es obvio que no se va a discutir si se trata o no de una vida humana. Legalmente, el nasciturus es un bien protegido. Sin embargo, creo que el debate está en la esfera política, dada la falta de rigor en el cumplimiento de la ley. El grave peligro para la vida o salud física o psíquica de la madre se ha convertido en un atajo para el aborto libre, pues a él se acogen el 97 por ciento de las embarazadas que desean abortar.

¿Cree que el Gobierno pretende regular la eutanasia?
-Sí, y el terreno ya se empezó a preparar en la anterior legislatura. Las asociaciones de bioética deben tener aquí voz, pues hay una desinformación muy fuerte en dos aspectos claves. A veces los cuidados paliativos se consideran cataplasmas y se desconoce la profundidad de los actos médicos. Por otra parte, en ocasiones hay una mala práctica médica traducida en un abuso de medios inútiles para la salud, dadas las circunstancias del enfermo. Estos dos aspectos bien orquestados por las asociaciones proeutanasia, dejan en el imaginario de muchas personas la idea del derecho a dejar morir en paz, traducido en una ayuda al suicidio cuando el paciente decida que su vida no merece la pena vivirse.
Una buena y humana relación médico-paciente permitiría una auténtica medicina del final de la vida: el justo medio entre esos dos extremos que son el encarnizamiento terapéutico (lo inútil) y la muerte provocada como un supuesto deber porque la vida resulta costosa y desamparada (lo desesperanzado).

De células embrionarias y ley de plazos
La Ley de Investigación Biomédica, que va a cumplir un año desde su promulgación, establece el uso preferente de las células embrionarias para el avance científico. Natalia López Moratalla no habla de esta cuestión sólo como presidenta de la Asociación Española de Bioética, sino también como catedrática de Bioquímica. “El camino de la investigación en medicina regenerativa con células embrionarias ya es pasado y pasará a la historia como una curiosa nota a pie de página. Carece de racionalidad científica plantearse curar a unos destruyendo a otros. Es un error promocionar una investigación equivocada”. En cuanto a la posible aprobación de una ley de plazos en el aborto, López Moratalla considera que “no encaja en la Constitución”. Es más, “la situación del aborto en España plantea la necesaria información transparente, pues la reflexión racional exige conocimiento, y hoy no lo hay”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/mi_dm/biotecnologia/actualidad/es/desarrollo/1138162_04.html

Reino Unido, primer país que legaliza la creación de embriones híbridos

Actualizado lunes 19/05/2008 20:43 (CET)
CRISTINA DE MARTOS
MADRID.- La Cámara de los Comunes británica ha rechazado las enmiendas del Partido Conservador a la creación de embriones híbridos entre humano y animal. Con esta votación, que se ha saldado con 336 noes y 176 síes a la modificación del texto, Reino Unido se convierte así en el primer país en el que será legal crear estos embriones. Mañana los parlamentarios decidirán sobre otras cuestiones que contempla esta ley como la ampliación del periodo para interrumpir un embarazo.

En la primera jornada de debate en el parlamento británico sobre el proyecto de ley se suceden las críticas a la iniciativa gubernamental de aprobar intacto el texto, aunque la primera votación ha caído del lado laborista. El Partido Conservador, en la oposición, ha presentado numerosas enmiendas a una norma que auspiciará la creación de embriones híbridos para la investigación y relajará los requisitos para la fecundación in vitro –abriendo la puerta a las parejas de lesbianas- entre otras cuestiones.

La incertidumbre era máxima puesto que los diputados laboristas tienen voto libre en algunas de las cuestiones discutidas. Las quinielas apostaban por el respaldo a dos de los temas clave del día, los embriones híbridos y la selección genética de embriones para curar a un hermano y de momento no están muy desencaminadas.

Sin embargo, parece que la desaparición del requisito de un padre para la práctica de la fecundación in vitro, como se exige en la ley vigente, puede que no tenga suficientes seguidores.

A pesar de las críticas del torie Edward Leigh, que ha atacado duramente los planes del gobierno de permitir la creación de embriones con material genético de humanos y animales, los diputados han rechazado por 336 votos en contra frente a 176 a favor todas las enmiendas conservadoras a este punto.

El primer experimento de estas características se realizó en este país después de que científicos de la Universidad de Newcastle recibieran un consentimiento explícito para llevarlo a cabo. A partir de ahora, será legal inyectar el núcleo de una célula humana en un gameto animal y crear un cigoto que podrá crecer durante 14 días y después será destruido. El objetivo es desarrollar tejidos y estudiar enfermedades específicas como el Alzheimer, Parkinson o la diabetes.

Coto a los derechos reproductivos
El texto presentado por el Primer Ministro Gordon Brown y su partido trata varias cuestiones relacionadas con la reproducción que tampoco han pasado desapercibidas. En primer lugar, aspira a retirar la “exigencia de un padre” para que una mujer se pueda someter a un tratamiento de fertilidad.

Desde 1990, fecha en que nació la legislación actual, las clínicas de reproducción asistida debían exigir a sus clientas que demostraran la existencia de un padre para su hijo antes de practicarles una fecundación in vitro. El proyecto de ley debatido hoy omite esa figura y la sustituye por el concepto de “paternidad responsable”, sin mención explícita al sexo de los progenitores, lo que permitiría que las parejas de lesbianas pudieran tener hijos sin necesidad de una figura masculina.

Pero esta cuestión ha levantado numerosas quejas entre los conservadores que podrían haber calado también en el lado laborista, cuyos diputados pueden votar libremente sobre este tema –sin ceñirse a las directrices de su partido-.

También será el turno del aborto, también con voto libre. Aunque la futura norma no contempla cambios en este punto, los conservadores han pedido la modificación del texto para rebajar de 24 a 22 ó 20 semanas el periodo legal para interrumpir un embarazo.

Su petición se basa en un estudio sobre las posibilidades de supervivencia de fetos de 22 a 25 semanas, cuyas conclusiones fueron tergiversadas, según las acusaciones de algunos científicos.

Ayer, jornada de reflexión, el diario ‘The Observer’ publicaba un artículo de Gordon Brown titulado ‘Por qué creo que las investigaciones con células madre merecen nuestro respaldo’. El dirigente británico está muy implicado en la investigación con embriones, en parte porque es un tema que le afecta personalmente, ya que tiene un hijo con fibrosis quística.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/05/19/biociencia/1211220905.html

La investigación con embriones gana partidarios en España

Un estudio en 15 países muestra que los creyentes son los más contrarios

EMILIO DE BENITO – Madrid – 14/05/2008

Los españoles están en los primeros puestos de aceptación del uso de embriones de pocos días para investigar con sus células madre: son los quintos de un estudio con 15 países, tras Dinamarca, Suecia, la República Checa y Holanda, cuando se les pregunta por la posibilidad de utilizar los embriones sobrantes de los procesos de fecundación asistida.
Pero aún van más allá. En la encuesta, que ha hecho la Fundación BBVA en 12 países europeos (los otros son Italia, Reino Unido, Francia, Polonia, Alemania, Irlanda y Austria) y tres potencias biotecnológicas no europeas (Estados Unidos, Japón e Israel), los españoles ocupan la segunda plaza entre quienes aceptarían que se crearan embriones sólo para investigar, una práctica que ley de investigación biomédica que hicieron los socialistas en 2006 permite (sí autoriza la llamada transferencia nuclear, pero en esta técnica no se usan embriones propiamente dichos, porque no son fruto de la unión de un óvulo y un espermatozoide).

Lo mismo ocurre con otra técnica que en España no está permitida: la creación de embriones híbridos, mezcla de material genético animal y de humano. Aunque el rechazo a esta técnica es mayoritario, España es el tercer país más permisivo, por detrás de Israel y la República Checa.

El trabajo, que se ha hecho mediante 1.500 encuestas en cada uno de los países, tiene un nivel de confianza del 95,5%. Es la segunda parte, ampliada, de otro similar de hace cinco años. Entonces sólo participaron ocho países europeos, y España ya era de los más proclives a aceptar las nuevas biotecnologías (por ejemplo, los transgénicos). Los españoles ya aprobaban la técnica (le daban un 5,6 en una escala en la que 0 significaba rechazo total y 10 una completa aceptación), por detrás de Francia y Holanda. Ahora son los segundos, con un 6,1, por detrás de Holanda. Y se mantienen los primeros de aquellos ocho (España más Italia, Reino Unido, Holanda, Francia, Polonia, Austria y Alemania) entre los que creen que se pueden crear embriones para investigar.

“Los españoles siempre han tenido actitudes muy favorables frente a los avances”, quizá por el rápido desarrollo, el “crecimiento y los cambios” experimentados en los últimos años. “La ciencia es recibida muy positivamente”, dijo ayer la coordinadora del trabajo, Mariana Szmulewicz. Esta actitud se demuestra en una pregunta clave: son quienes más de acuerdo están en que los beneficios médicos que pueden obtenerse de las células madre embrionarias son mucho más importantes que los derechos de los embriones.

El estudio hace hincapié en los aspectos morales de esta investigación, y llega a la conclusión de que las religiones mayoritarias en cada país desempeñan un papel fundamental para su aceptación. En todos se da una brecha entre los no creyentes, que opinan mayoritariamente que un embrión de pocos días no es más que un conjunto de células y que no tiene sentido hablar de su condición moral (en España lo dice el 40,8% de quienes no son religiosos) y los creyentes, que creen que tiene una condición moral muy parecida o igual que la de un ser humano.

Esta dicotomía se da en todos los países, independientemente de cuáles sean las creencias, menos en Japón, donde tanto budistas como no creyentes confieren mayoritariamente al embrión la condición de ser humano.

La ‘pendiente resbaladiza’

– La investigación con embriones tiene en el miedo al futuro uno de sus grandes frenos: es la idea de que no importa lo que se haga ahora, sino lo que se hará en el futuro. Es lo que se denomina la pendiente resbaladiza. La preocupación ante estos posibles malos usos es mayoritaria.

– Falta información. La mayoría de los encuestados ha oído hablar de células madre, pero muchos no saben para qué sirven ni que, en la mayoría de los casos el embrión debe destruirse para obtenerlas.

– Percepción de utilidad. Cuando se pregunta a las personas sobre el uso de células madre en enfermedades concretas (párkinson, alzhéimer, diabetes), la aceptación aumenta.

– Interferencia con la naturaleza. Sólo en España y Dinamarca son mayoría quienes creen que no hay una interferencia con la naturaleza.

http://www.elpais.com/articulo/futuro/investigacion/embriones/gana/partidarios/Espana/elpepufut/20080514elpepifut_3/Tes

El embrión, mucho más que un puñado de células

Una nueva obra científica y filosófica muestra su estatus humano

 

ROMA domingo, 20 abril 2008 (ZENIT.org).-  Continúa el debate sobre el uso de material tomado de embriones humanos para la investigación con células madre. Los defensores de su uso mantienen que en esas primeras etapas, las células no pueden considerarse una persona humana. Un libro reciente de dos filósofos sostiene lo contrario.

Robert P. George, que es también miembro del Consejo de Bioética del Presidente de Estados Unidos, y Christopher Tollefsen, evitan en el volumen los argumentos de trasfondo religioso y se basan en una serie de principios científicos y filosóficos a favor del estatuto humano del embrión. En «Embryo: A Defense of Human Life» («Embrión: una defensa de la vida humana) (Doubleday), sostienen que el estatus de ser humano tiene su inicio en el momento de la concepción.

El libro comienza contando la historia de un chico llamado Noah, nacido en enero de 2007. Fue rescatado, junto con otros embriones congelados, del desastre que sacudió Nueva Orleáns en el 2005. Se salvó la vida de Noah –una vida humana–, apuntaban George y Tollefsen, la misma vida que más tarde fue implantada en un útero y posteriormente nació.

Un embrión humano, proseguían, es un miembro vivo de la especie humana incluso en sus primeros momentos de desarrollo. No es ningún otro tipo de organismo animal, ni un cúmulo de células que más tarde sufrirá una transformación radical. Salvo que tenga lugar algún trágico accidente, el ser en la etapa embriónica progresará hasta la etapa fetal y seguirá avanzando en este desarrollo.

El punto en cuestión, según los autores, es en qué momento podemos identificar un sistema biológico único que ha comenzado el proceso para llegar a ser un ser humano maduro. Este momento decisivo, sostienen, tiene lugar en la concepción. Algunos expertos médicos creen que tiene lugar poco después, con la formación de los cromosomas unidos del esperma y el óvulo. En cualquier caso, continúan George y Tollefsen, existe un amplio acuerdo entre los embrionólogos de que, al final, un nuevo individuo humano comienza a existir una vez que se forma la estructura cromosómica.

Sostienen que hay tres puntos clave a tener en cuenta cuando se considera el estatus humano del embrión.

— Para empezar, es distinto de cualquier otra célula de la madre o del padre.

— En su componente genético, es humano.

— Es un organismo completo, aunque inmaduro, y a no ser que se lo impida la enfermedad o la violencia, se desarrollará hasta su etapa madura de ser humano.

Por consiguiente, destruir embriones humanos, incluso en una etapa temprana, para obtener células madre para investigación o tratamiento médico es dar una licencia para matar a cierta clase de seres humanos para beneficiar a otros.

No sólo ciencia

Frente a esta situación, George y Tollefsen rechazan la postura de que deberían ser los científicos los únicos que determinen qué hacer en sus actividades científicas. El problema con el tema de las células madre de embriones es que el camino de la tecnología ha ido por delante del debate sobre la naturaleza y valor de los embriones humanos, sostenían los autores.

Oponerse a tales investigaciones no es nos coloca en la clásica situación de ciencia contra religión, afirman. Oponerse a la destrucción de vida humana en sus etapas iniciales no tiene que ver con principios religiosos, ni con creer que la vida esté revestida de un alma, añade el libro.

La razón meramente filosófica es suficiente para guiarnos en la determinación de lo que es éticamente lícito hacer con los embriones humanos. En este sentido, defender los derechos del embrión es igual que defender a la gente contra la discriminación injusta, sostienen George y Tollefsen.

Admiten que hay filosofías morales diferentes. Una teoría a descartar es el consecuencialismo, que nos lleva a la postura de que deben sacrificarse algunos seres humanos por un bien mayor.

George y Tollefsen encuentra su posición ética en la teoría de la ley natural, que lleva a la conclusión de que es moralmente malo dañar o destruir un bien humano básico. Si, por tanto, un científico está buscando una cura para alguna enfermedad, pero el método utilizado deliberadamente destruye vida humana, entonces no es lícito.

El derecho humano básico, de hecho, en lo que están de acuerdo de todos los teóricos de la ley natural, es que una persona inocente no debe ser asesinada o mutilada directamente. La capacidad del ser humano de razonar y elegir libremente nos da una dignidad superior a otros seres vivos. Un ataque a la vida humana es, en consecuencia, un ataque a la dignidad humana, sin importar la edad o etapa de desarrollo de la víctima, concluyen los autores.

Personas

Uno de los capítulos del libro trata la objeción de que, aunque un embrión pueda ser humano no es, no obstante, una persona y no tiene la misma dignidad y derechos. George y Tollefsen replican que tal punto de vista es una equivocación, puesto que cae en el error de considerar que los seres humanos son inferiores a los demás en base a sus características accidentales.

De hecho, continúan, negar el estatus de persona basándose en la capacidad metal o en otros parámetros de funcionalidad plantea muchos problemas. ¿Se nos permitirá matar a los bebés recién nacidos, puesto que no son capaces de llevar a cabo las funciones humanas básicas?

Por tanto, debemos darnos cuenta de que una diferencia cuantitativa de capacidades no es el criterio correcto para determinar los derechos, puesto que sólo es una diferencia de grado. La verdadera diferencia está entre los seres humanos y los demás animales no humanos, una diferencia de clase radical. Así, el embrión es un adulto en potencia en el mismo sentido en que lo son los bebés, los niños y los adolescentes.

Los embriones ya son, insisten, seres humanos, y no sólo potencialmente humanos. Además, el derecho a la vida del ser humano no varía según su etapa de desarrollo porque es el derecho fundacional para la persona. «Es el derecho del que se predican todos los demás derechos, y marca si un ser es un ser con capacidad moral», continúan George y Tollefsen.

Falacia

Otro argumento lleno de falacia es el que sostiene que los embriones no merecen un estatus moral pleno porque un alto porcentaje de ellos no logran implantarse en el vientre materno o son abortados de forma espontánea. Los autores apuntan que es una falacia naturalista, el suponer que lo que ocurre en la naturaleza debe ser moralmente aceptable cuando lo causa la acción humana.

La falsedad de este razonamiento es también evidente, apuntan George y Tollefsen, cuando se considera que, históricamente, la mortalidad infantil ha sido muy alta. En tal situación el hecho de muchos bebés mueran no vuelve ético el que se les asesine en beneficio de otros.

Otra línea de razonamiento utilizada para defender la investigación con células de embriones es que hay muchos miles de embriones congelados que quedaron descartados tras los tratamientos de fecundación artificial, y que nunca tendrá oportunidad de ser implantados y crecer hasta la madurez. Un científico podría usar estas células para el bien de la investigación.

George y Tollefsen replican diciendo que es manifiestamente injusto pedir que una persona – en este caso un embrión – sacrifique su vida de esta forma. «Los seres humanos tienen un derecho moral a no ser asesinados de forma intencionada en beneficio de otros», declaran.

También defienden que es un error condenar a cientos de miles de vidas humanas a una suerte de limbo congelado. Es necesario cuestionar el proceso de creación y congelación de tales embriones, establecen los autores.

Necesitamos prestar atención a su destino, recomendaban George y Tollefsen, no usando los embriones como si fueran alguna clase de material biológico, sino reconociendo su humanidad. Estos y otros argumentos convincentes del libro lo hacen una lectura valiosa en un momento en el que la ciencia corre el peligro de adelantarse a nuestro razonamiento ético.

Por el padre John Flynn, L. C., traducción de Justo Amado

http://es.catholic.net/laiglesiahoy/mundoarticulo.phtml?consecutivo=27031