Archivo de la etiqueta: confidencialidad

Restringir el acceso a la HC está en manos del médico

HISTORIALES CLÍNICOS

Según los expertos, las posibilidades que tienen las distintas administraciones sanitarias para limitar el acceso a la historia clínica de los pacientes son escasas.

S.Valle. Madrid   |  14/10/2013 18:41

http://www.diariomedico.com/2013/10/14/area-profesional/normativa/restringir-acceso-hc-manos-medico

Los médicos de primaria se niegan a convertirse en ‘policías’

EL DERECHO A LA INTIMIDAD, CUESTIONADO

Las sociedades dicen que comunicar de oficio a la DGT que un paciente no puede conducir quebraría la ley.

Laura G. Ibañes. José A. Plaza. Soledad Valle   |  23/09/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/09/23/area-profesional/normativa/medicos-primaria-niegan-convertirse-policias

Un cambio legal difícil de justificar

Mejorar los controles de tráfico es otra vía a la que se podría acudir para reducir la siniestralidad en las carreteras, sin comprometer derechos fundamentales de las personas.

José Ramón Díez. Profesor de Derecho de la UNED.   |  23/09/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/09/23/area-profesional/normativa/cambio-legal-dificil-justificar

¿Atropello al secreto profesional del médico?

EL DERECHO A LA INTIMIDAD, CUESTIONADO

La Fiscalía ha propuesto que el médico revele a la jefatura de tráfico datos íntimos sobre enfermos. El cambio regulatorio pondría en peligro la relación médico-paciente basada en la confianza mutua.

S.Valle/ L.G. Ibañes. Madrid | dmredaccion@diariomedico.com   |  23/09/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/09/23/area-profesional/normativa/atropello-secreto-profesional-medico

El despido basado en datos de la mutua viola la ley

CANTABRIA OBLIGA A LA READMISIÓN

La Audiencia Nacional ha multado con 40.001 euros a una empresa por utilizar datos del informe de alta de una empleada para rescindir su contrato.

G.E | dmredaccion@diariomedico.com   |  19/06/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/06/19/area-profesional/normativa/despido-basado-datos-de-la-mutua-viola-ley

Recopilación de ADN y las libertades formales

TRIBUNA. JOSÉ MIGUEL SERRANO RUIZ-CALDERÓN

El Supremo de Estados Unidos ha avalado la ley de Maryland que permite a la policía crear un registro de ADN. La autorización establece sus límites en el uso de este material, pero es inevitable imaginarse otros.

José Miguel Serrano Ruiz-Calderón. Miembro del Comité de Bioética de España   |  10/06/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/06/10/area-profesional/normativa/recopilacion-adn-y-libertades-formales

Médicos ‘on-line’: necesidad con límites

EL ENFERMO INFORMADO NO SE VE COMO AMENAZA

Los límites legales de la actuación ‘off-line’ también sirven en Internet. El dato sanitario no puede usarse sin autorización expresa del paciente .

G.E./S.Valle. Madrid | soledad.valle@unidadeditorial.es   |  06/05/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/05/06/area-profesional/normativa/medicos-on-line-necesidad-con-limites

El hospital pide a los empleados guardar confidencialidad de los datos de usuarios

05.04.2013 | 11:37

Redacción La informatización de la historia clínica supone » un gran avance en el manejo de la información», según el departamento de salud de Torrevieja y al mismo tiempo «una obligación añadida de cuidado en el tratamiento de los datos». Así, el Comité de Bioética del Hospital de Torrevieja, público de gestión privada, ha editado un decálogo de Confidencialidad, accesible a todos los empleados, que reúne las principales cuestiones vinculadas a la confidencialidad como derecho de los usuarios, obligación de los profesionales y el compromiso que entraña por parte «de la Organización».Este Comité ya desarrolló un Código Ético y Deontológico para el departamento.

http://www.diarioinformacion.com/vega-baja/2013/04/05/hospital-pide-empleados-guardar-confidencialidad-datos-usuarios/1360411.html

Tráfico insta al médico a denunciar a enfermos que no puedan conducir

ANUNCIADO POR LA DIRECTORA DE TRÁFICO

La directora de Tráfico, María Seguí, ha anunciado que la DGT lleva semanas «trabajando con diferentes colectivos» para mejorar la comunicación entre los médicos y las Jefaturas Provinciales de Tráfico.

Europa Press   |  20/03/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/03/20/area-profesional/normativa/trafico-insta-al-medico-a-denunciar-a-enfermos-que-no-puedan-conducir

El hospital debe dar los datos de la madre biológica a hijos adoptados

LAS MADRES NO PUEDEN OCULTAR SU IDENTIDAD

La Audiencia Provincial de Madrid ha instado a un centro de la capital a facilitar a una mujer toda la información de la que disponga sobre su madre biológica, atendiendo a lo que dicta la ley.

G.E. | dmredaccion@diariomedico.com   |  11/03/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/03/11/area-profesional/normativa/hospital-debe-dar-datos-madre-biologica-hijos-adoptados

Entre investigación y confidencialidad

DESVELADAS IDENTIDADES DE ESTUDIOS GENÓMICOS

Un estudio estadounidense logra desvelar las identidades de 50 participantes en estudios genómicos. El conflicto entre el avance científico y la seguridad surge en la conveniencia de que haya datos públicos.

David Rodríguez Carenas. Madrid | david.rodriguez@diariomedico.com   |  21/01/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/01/21/area-profesional/gestion/entre-investigacion-y-confidencialidad

Es necesario que la información se cuide por y para el paciente

En el nuevo paradigma que parece acercarse cada vez más y que sitúa al paciente en el centro del sistema de salud, la información será un elemento clave, pero a su vez provocará ciertas tensiones que habrá que gestionar con precisión en temas como la seguridad de los datos.

Rosalía Sierra. Pamplona – Viernes, 22 de Mayo de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Si algo ha cambiado respecto a la relación médico-paciente en los últimos años es el flujo de información: «Antes se registraba en un marco de secretismo y se utilizaba el complejo lenguaje médico para encriptarla; ahora se comparte y fluye», ha dicho Nicolás García González, director médico de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), durante el VI Foro sobre Protección de Datos de Salud que, bajo el lema La salud en red: un reto para la protección de datos, han organizado la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS) y la entidad Navarra de Gestión para la Administración (NGA) en Pamplona.

  • Dentro del paradigma que sitúa al paciente como eje del sistema, con capacidad de manejo de sus datos, se incluye también la información clínica

Por tanto, dentro del paradigma que sitúa al paciente como eje del sistema se incluye también la información clínica: «Los datos son suyos y debe tener capacidad de manejarlos», por lo que en la CUN «se los proporcionamos para que los puedan facilitar a quien deseen». No obstante, para que esto sea posible es preciso ser rigurosos con la seguridad de la información en todos los frentes: «No basta con controlar los sistemas de información.

La batalla de la confidencialidad no se libra en la informática, sino en los pasillos, los controles de enfermería, los ascensores y los teléfonos; es responsabilidad de todos los profesionales, y para hacer las cosas bien la única herramienta con que contamos hasta ahora es la formación».

Proyecto HCCC
En la misma línea de situar al paciente como protagonista y abogar por la transparencia se sitúa el proyecto de Historia Clínica Compartida de Cataluña (HCCC), que permite a los usuarios «ejercer su derecho de acceso, rectificación y oposición sobre sus datos», ha explicado Ana García Martínez, responsable del Programa de Seguridad de la Información del Departamento de Salud catalán.

  • Según Nicolás García González, la batalla de la confidencialidad no se libra en la informática, sino en los pasillos, los controles de enfermería…

La HCCC incluye sólo los datos que, por su relevancia, hay que compartir entre los distintos centros de la red, aunque los pacientes pueden decidir si quieren que sean accesibles desde centros distintos al suyo. Esta información incluye informes de alta, pruebas analíticas y, en general, «documentos de cierre de proceso a los que ya ha tenido acceso el paciente». De este modo se preserva también, a juicio de García Martínez, la confidencialidad de la información médica subjetiva.

Por el momento, el Departamento de Salud de Cataluña ha habilitado unos plazos máximos de un mes para el acceso a la información y de diez días para rectificación y oposición. Sin embargo, está previsto que se habilite el control de los datos en internet, «siempre con las garantías de seguridad necesarias».

Acceso en el Sescam
El acceso a la historia clínica electrónica (HCE) vía web es, precisamente, una de las líneas de trabajo hacia las que avanza el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), aunque aún no hay un proyecto concreto. «Hemos hecho mucho en los siete años que han pasado desde las transferencias, y una de las ventajas de avanzar tanto en tan poco tiempo es que la protección de toda la información que íbamos generando se desarrollaba al mismo tiempo que la propia información», explica Jesús Fernández Sanz, gerente del Hospital General de Ciudad Real.

Este centro, pionero en el Sescam en lo que respecta a sistemas de información, ha puesto en marcha nueve Estrategias de Mejora 2008-2010, siendo la primera, precisamente, el desarrollo tecnológico.

«Se está trabajando en cuatro dimensiones: gestión de la documentación e información clínica; mejora de los procesos referidos a estos elementos para fomentar la relación con el paciente y la de éste con sus datos; extensión de la información en red para mejorar las actuaciones entre centros, y búsqueda de la mejora de los procesos». En este sentido, Fernández Sanz ha avanzado que «estamos cambiando el modelo de HCE: de gestionar episodios pasará a organizarse por procesos clínicos».

No todo es tecnología

La gestión de la protección de datos suele poner el acento en el refuerzo de los sistemas de información, pero «no es a éstos a los que hay que proteger sino a la información en sí», considera Juan Miguel Signes, responsable de la Unidad de Seguridad y Organización del Area de Informática de la Agencia Valenciana de Salud. En su opinión, centrarse en la informática es un error porque «asigna la responsabilidad a departamentos técnicos cuando debería recaer sobre la alta dirección e implicar a todos los gestores». Esta implicación incluirá el compromiso de llevar un control riguroso de la seguridad y de las contrataciones de entidades externas para la gestión de datos, dado que «la seguridad de la información es un componente indispensable de la calidad, y para mejorar es preciso poder medir».

http://www.diariomedico.com/2009/05/22/area-profesional/gestion/necesario-informacion-cuide-paciente

 

Tratar datos fuera del ámbito sanitario exige consentimiento

La Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid ha archivado una denuncia contra el Ayuntamiento de esta ciudad por acceder a datos sanitarios. La resolución del órgano madrileño señala que tratar datos fuera del ámbito de salud exige permiso del afectado.

M. Esteban – Martes, 12 de Mayo de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

El tratamiento de datos de salud fuera del ámbito sanitario exige el consentimiento del afectado. Así lo ha declarado la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid (Apdcm) en una resolución en la que archiva la denuncia presentada por un particular frente al Ayuntamiento de Madrid por el acceso a determinados datos sobre su incapacidad durante un proceso selectivo para ocupar un puesto de trabajo.

Los hechos analizados por el órgano autonómico hacen referencia a un ciudadano que presentó una solicitud para ocupar un puesto como socorrista en el Ayuntamiento madrileño. Según el denunciante, tras presentar los correspondientes impresos, incluyendo la resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) sobre su situación de jubilación forzosa por incapacidad, los funcionarios le exigieron que presentara el informe médico en el que se declaraba dicha incapacidad. Esa información, sostiene la denuncia, fue utilizada por el ayuntamiento para no contratarle, provocando con ello una discriminación.

Por su parte, la Administración alega que al denunciante se le pidió la misma documentación que al resto de candidatos y que al introducir sus datos en el sistema informático se comprobó que había trabajado como funcionario del ayuntamiento y que estaba jubilado por incapacidad permanente. Es más, dadas las funciones correspondientes al puesto al que optaba, se le comunicó la necesidad de aportar el informe del INSS. El interesado entregó la documentación «de forma voluntaria y, sin que fuera solicitado, aportó certificado médico de su estado de salud actual».

La resolución de la agencia de protección de datos, órgano que dirige Antonio Troncoso, repasa la normativa. El artículo 6 de la Ley Orgánica de Protección de Datos establece que «el tratamiento de datos de carácter personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la ley disponga otra cosa». Sin embargo, el apartado segundo de dicho artículo no exige el consentimiento «cuando se refieran a las partes de un contrato o precontrato de una relación negocial, laboral o administrativa y sean necesarias para su mantenimiento o cumplimiento».

Contradicción
La resolución afirma que hay contradicción sobre si la aportación de los datos de salud por parte del candidato fue voluntaria o coaccionada. Teniendo en cuenta la documentación, «la presentación de una instancia general en el registro del ayuntamiento aportando documental relativa a sus datos médicos con la finalidad expresa de ser tenidos en cuenta para su contratación como socorrista y firmada por él es una indicación clara de la expresión de su consentimiento». Esta resolución conlleva el archivo de la denuncia.

Por ser responsable del fichero
La agencia madrileña de protección de datos sancionó al Hospital Severo Ochoa por vulnerar el deber de secreto sobre los datos de carácter personal. La resolución consideró que el centro es responsable del fichero y que se filtraron datos de las HC en el caso Leganés.

http://www.diariomedico.com/2009/05/12/area-profesional/normativa/tratar-datos-fuera-ambito-sanitario-consentimiento

 

Secreto sobre los datos genéticos

¿Está sometido a plazo el secreto deben guardar los profesionales sobre los datos genéticos? ¿Cuánto tiempo deben conservarse? G.P.R. (Málaga)
Sección de Normativa. Diario Médico 06/04/2009
No. El personal que acceda a los datos genéticos en el ejercicio de sus funciones quedará sujeto al deber de secreto «de forma permanente. Sólo con el consentimiento expreso y escrito de la persona de quien proceden se podrán revelar a terceros datos genéticos de carácter personal». Así lo establece el artículo 51 de la Ley de Investigación Biomédica, que señala además que si no es posible publicar los resultados de una investigación sin identificar a los sujetos fuente, tales resultados sólo podrán ser publicados con su consentimiento. Además, «en el caso de análisis genéticos a varios miembros de una familia los resultados se archivarán y comunicarán a cada uno de ellos de forma individualizada. En el caso de personas incapacitadas o menores se informará a sus tutores o representantes legales».

Por lo que respecta a la conservación de los datos genéticos de carácter personal, «se conservarán durante un período mínimo de cinco años desde la fecha en que fueron obtenidos, transcurrido el cual el interesado podrá solicitar su cancelación». Si no mediase solicitud del interesado, «los datos se conservarán durante el plazo que sea necesario para preservar la salud de la persona de quien proceden o de terceros relacionados con ella». Fuera de estos supuestos, los datos únicamente podrán conservarse, con fines de investigación, de forma anonimizada, sin que sea posible la identificación del sujeto fuente.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1201766.html

«Las penas excesivas para el descubrimiento de secretos exigen una reforma legal»

El Sindicato Médico Libre de Baleares (Simebal) considera que las penas que prevé el Código Penal para el caso de un médico que cometa un delito de descubrimiento de secretos son excesivas, por lo que, a su juicio, es necesaria una reforma urgente de este texto legal.
N.S. 09/03/2009
El sindicato ha hecho estas declaraciones tras conocer la sentencia de la Audiencia de Palma de Mallorca que ha condenado a un médico a tres años y tres meses de prisión y nueve de inhabilitación por un delito continuado de acceso a datos reservados de carácter personal (ver DM del viernes).

El condenado, para el que el propio tribunal ha pedido el indulto parcial de la pena por ser desproporcionada, accedió a la historia clínica de otro facultativo del centro de salud del que era coordinador para conocer quién era el médico de cabecera. «Si la conducta del facultativo se puede castigar con una pena tan grave, el Código Penal necesita cambiarse». Asimismo, advierte de lo fácil que es incurrir en el delito de descubrimiento de secretos: «Basta con que se entre en la ficha de cualquier persona, y aunque no se acceda a ningún dato clínico».

Advertencia de delito
Por otra parte, la central sindical pide al Ib-Salut que «reforme de forma urgente el programa informático, de manera que acceder a la ficha de un paciente que no se tenga adscrito resulte vedado, o que con anterioridad al acceso se hagan advertencias del delito en que se puede incurrir». En este punto el Ib-Salut recuerda que sus profesionales están formados en materia de protección de datos y son conscientes de lo que pueden hacer o no.

Josep Romero, médico de familia y responsable del Área de Seguridad de la Oficina Tecnológica del Ibsalut, sostiene que «quizás se toma la Ley de Protección de Datos un poco a la ligera y se peca de ingenuidad, pero los médicos conocen el procedimiento porque lo explicamos en los cursillos. El ordenador les avisa de que la identidad que solicitan no pertenece a su cupo de pacientes». Por su parte, Antoni Verd, abogado del Colegio de Médicos de Baleares, califica la sentencia de excesivamente dura pero elogia la prudencia del tribunal al pedir el indulto.

No obstante, duda de que en este caso la conducta del médico constituya realmente un delito del artículo 197 en relación con el 198 del Código Penal, por el que ha sido condenado el facultativo. Verd se pregunta si el hecho de conocer el nombre de un médico de cabecera puede acarrear realmente un perjuicio a terceros. Además, señala que «hay que abundar en la cultura de la protección de datos, a pesar de que la sensibilización que existe es cada vez mayor».

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200587.html

Un fallo condena el acceso ilegal a una HC pero apela al indulto

La Audiencia de Palma de Mallorca ha condenado a un médico por acceder a la historia clínica (HC) de un compañero que no era su paciente. El tribunal admite que los tres años de cárcel y nueve de inhabilitación que le impone por aplicación legal son excesivas, y apela al indulto.
Nuria Siles 05/03/2009
Acceder a una historia clínica (HC) sin que exista una razón que lo justifique no es un juego de niños. El médico tiene que saber que si actúa así puede incurrir en un delito castigado por el Código Penal. La Audiencia de Palma de Mallorca ha dictado una sentencia en la que condena a un coordinador de un centro de salud a tres años y tres meses de prisión y a nueve años de inhabilitación profesional por un delito de descubrimiento de secretos. Además, le impone una multa y una indemnización de 1.200 euros en concepto de daño moral. El facultativo accedió a la HC de un compañero para conocer quién era su médico de cabecera.

Rigidez legal e indulto
La decisión judicial sorprende por la «evidente desproporción entre la pena impuesta y la gravedad de los hechos», como admite el propio tribunal. Sin embargo, según explican los magistrados, el Código Penal no permite reducirla. «La rigidez legal al establecer la penalidad del delito en cuestión (…) nos obliga a imponer la pena de prisión en la extensión mínima posible de tres años y tres meses», lo que implica que el facultativo ingresaría en prisión. Por ello, la sala «estima procedente acordar la propuesta al Gobierno del indulto parcial de las penas (…), tanto la privativa de libertad como la inhabilitación absoluta».

No obstante, según ha sabido Diario Médico, la sentencia ha sido recurrida al Tribunal Supremo, por lo que habrá que esperar a que éste se pronuncie sobre el asunto. Al margen de la desproporción punitiva, el fallo constituye una llamada de atención para los facultativos, que deben tomar conciencia de que no cabe el acceso a una historia clínica de alguien que no sea un paciente propio o si no está motivado por una asistencia facultativa. En el caso estudiado, el ahora condenado, médico del Ib-Salut, accedió en dos ocasiones, a través del programa informatizado de consulta clínica, a la historia de otro facultativo del centro, obteniendo así el nombre de su médico de cabecera. Dichos accesos se produjeron sin conocimiento ni autorización del interesado y sin que existiera entre ambos ninguna relación asistencial.

El primer acceso lo realizó directamente el ahora condenado desde el terminal informático de su despacho; el segundo lo llevó a cabo una enfermera por orden expresa del coordinador. Según la resolución judicial, no se ha acreditado que se accediera a otros datos de la HC. La condición de coordinador médico del centro de salud no le permitía actuar de la manera en que lo hizo. Además, el tribunal considera que la intromisión ilegítima en la intimidad de otra persona ha producido un daño moral, que «merece ser compensado económicamente en la medida que el conocimiento del hecho por terceros (profesionales del centro, de la gerencia, pacientes, etc.) ha supuesto para el denunciante la necesidad de actuar en defensa de su propia reputación».

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200474.html

Fernando Abellán: «La información pertenece al paciente, no al médico»

Fernando Abellán, abogado y máster en Derecho Sanitario, considera que no hay que perder nunca de vista que la información pertenece al paciente, por lo que pide cautela al profesional. «Romper su confidencialidad debe estar muy justificado y hay que contar con la autorización del paciente».
G.S.S. 05/03/2009
En este sentido, «sólo debe hacerse en casos extremos y permitiendo que sea el propio interesado quien tome la iniciativa». De todas formas, normalmente es difícil saber si la información de un test genético de una persona es determinante para los familiares, sobre todo en enfermedades multifactoriales. En estos casos se enfrenta la salud de otras personas con el secreto profesional «y si se vulnera ese derecho sin justificación estamos vulnerando el Código Penal».

El profesional siempre puede invocar el secreto profesional ante posibles reclamaciones de los pacientes. Además, el jurista cree que cuando las enfermedades no tienen curación no debe transmitirse la información. En este terreno entra el derecho del paciente a no ser informado.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200445.html

El test genético acrecienta los conflictos de confidencialidad

La disponibilidad de los exámenes genéticos puede poner al médico entre la espada y la pared cuando la información afecta a familiares del paciente y éste no quiere revelar el resultado. En estas situaciones se enfrenta la confidencialidad con la salud de otras personas.
G.S.S. 05/03/2009
Los médicos se enfrentan a un gran dilema ético cuando tienen a su cargo un paciente que se ha sometido a un test genético para saber su predisposición a sufrir un cáncer de mama, el resultado ha sido positivo y no quieren que esa información sea compartida con su familia. ¿Qué tienen que hacer los profesionales? ¿Deben ocultar dicha información o vulnerar las normas de confidencialidad e informar a los familiares para permitir que puedan valorar la idea de someterse a otra prueba y acometer tratamientos preventivos si procede? La creciente disponibilidad de los test genéticos para anticipar el riesgo de sufrir enfermedades, incluido el cáncer, acrecienta los problemas de confidencialidad, según publica The Lancet Oncology.

Cambio de normas
Gareth Evans, miembro del Hospital St Mary de Manchester, se muestra a favor de cambiar las normas sobre confidencialidad. Argumenta que un sustancial número de casos de cáncer de mama se podrían prevenir o al menos detectar en una fase inicial si se permite a los profesionales transmitir dicha información directamente. John Harris, miembro de la Facultad de Derecho de la Universidad de Manchester, apoya esta idea al considerar que el derecho a la vida de una persona siempre debe situarse por encima del derecho a la confidencialidad de un paciente.

Ambos especialistas están de acuerdo en que existen argumentos convincentes para apoyar un ajuste de la normativa que permita que el profesional informe a los familiares directamente. No obstante, existen otras opiniones. Reenan Gillon, del Colegio Imperial de Londres, afirma que la confidencialidad personal -ya suficientemente amenazada por la informática- no debería ser minada. La normativa actual es flexible, aunque los médicos no deben dar información médica a los familiares sin permiso del afectado. Sin embargo, pueden incumplir estas normas si la revelación permite prevenir un daño a una tercera parte. Este argumento es usado frecuentemente para revelar test de sida positivos a la pareja de un paciente. No obstante, en los casos de cáncer la situación es menos clara.

Tener predisposición a sufrir un cáncer puede significar que un familiar cercano también la tiene, pero algunos pacientes pueden reivindicar su derecho a no saber que tienen un creciente riesgo genético de sufrir la enfermedad. Además, es importante tener en cuenta la cuestión de la edad en la que deberían revelarse estos datos. ¿Sería correcto, por ejemplo, informar a una chica de 15 años de que su tía ha dado un resultado positivo o debería saberlo más tarde, cuando sea más madura para someterse a un examen genético? Los especialistas recomiendan que cualquier cambio en la normativa tenga en cuenta el específico conocimiento de la genética y sus riesgos.

Si no hay curación
La decisión de informar a los familiares cercanos de un riesgo potencial podría beneficiarles a largo plazo. Sin embargo, ¿está justificado comunicar a alguien que tiene predisposición a sufrir una enfermedad para la que no hay posibilidad de curación? Es necesario contemplar las implicaciones que resultarían de exigir responsabilidad a los profesionales y a los servicios de salud. Existe otro problema: los test genéticos pueden ser ofrecidos en un contexto poco serio, lo que quiere decir que se pueden realizar sin indicación médica ni apoyo de consejeros genéticos o profesionales entrenados.

Además, existe un gran riesgo de que los resultados no sean comprendidos del todo y sean mal empleados. Un editorial publicado en el mes de diciembre en esta misma revista urgió a las agencias reguladoras a adoptar un papel más activo y sugirió que la publicidad de dichos exámenes debería estar restringida a los profesionales. David Collingridge, editor de The Lancet Oncology, afirmó que es bueno «debatir un mayor acceso a la información confidencial del paciente, ya que hay casos en los que las vidas podrían ser salvadas con intervenciones más tempranas».

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200413.html

Los pacientes no sabrán qué profesionales acceden a su historial clínico

EL PROYECTO SE PONDRÁ EN MARCHA EN 2009
  • Sí se les informará, si lo solicitan, de ‘cuándo y dónde’ ha sido revisada su historia
Actualizado martes 02/12/2008 14:39 (CET)
EFE

MADRID.- Los pacientes españoles no podrán saber qué profesionales sanitarios, «con nombres y apellidos», han accedido a su historia clínica electrónica aunque sí se les informará de «cuándo y dónde» ha sido revisada, en el caso de que lo soliciten.

Así lo ha indicado el director general de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), Pablo Rivero, en el I Foro sobre la nueva Historia Clínica Electrónica, cuyo proyecto piloto se podrán en marcha en 2009 en diez comunidades autónomas.

El documento digital recogerá de forma personalizada todos los datos clínicos relevantes para la atención de cada persona, de modo que pueda ser atendida fuera de su entorno geográfico habitual.

Sin embargo, la Ley de Protección de Datos prohíbe revelar la identidad de los médicos autorizados a ver los historiales en las distintas comunidades «por privacidad y respeto a los profesionales sanitarios».

El documento digital tampoco ofrece la posibilidad al ciudadano de que «se excluyan» determinados actos médicos en los que se haya visto involucrado, ha apuntado Jesús Rubí, de la Agencia Española de Protección de Datos. Por ejemplo, un tratamiento psiquiátrico o una interrupción voluntaria del embarazo.

No obstante, el proyecto español está en la «vanguardia» porque permite a los usuarios «ocultar cualquier dato si no está interesado en que algunos elementos sean conocidos por todos los profesionales del Sistema Nacional de Salud», ha apuntado Rivero.

Rubí ha apostillado que el paciente tiene derecho a conocer para qué finalidades se ha utilizado esa información y también «a los terceros a los que se les ha cedido».

Ha reiterado que la normativa española no reconoce al enfermo la posibilidad de saber «qué usuarios dentro de la organización accedieron a la información», al igual que ocurre con la Agencia Tributaria, donde se guarda el anonimato de los inspectores.

Más seguridad y confidencialidad

Eso no significa que el paciente esté «desprotegido», en su opinión, ya que esa información consta en «registros de acceso detallados» y siempre podrá presentar una denuncia si sospecha que su intimidad ha sido vulnerada.

En su intervención se ha referido a un «caso concreto» que llegó a la Agencia, en el que un médico había obtenido información de un enfermo para facilitársela a su hermana, involucrada en un proceso de divorcio con dicho paciente.

Pese a estas explicaciones, desde la Unión Europea se ha recomendado a las autoridades de protección de datos que «de oficio cada año se facilite la información» a los pacientes «de quién accedió» a sus historiales, aunque España no seguirá este consejo, según ha comentado el propio Rubí.

Éste ha aclarado que a los documentos «no puede acceder cualquiera» porque tendrá que haber una «relación de usuarios autorizados -mediante un login o clave- para entrar en los distintos niveles de información».

El director general de la Agencia de Calidad ha insistido en que los «avances en términos de seguridad y de confidencialidad para el ciudadano son tremendos» en el historial electrónico con respecto al soporte de papel.

El proyecto piloto, en el que ha participado profesionales sanitarios y asociaciones de ciudadanos, se desarrollará en Andalucía, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Murcia.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/12/02/medicina/1228225103.html

La anonimización, no tan importante para los pacientes

El hecho de que las muestras biológicas donadas para un estudio sean o no identificables, no tiene tanta trascendencia para los pacientes que participan en el estudio, según un estudio norteamericano.
G.S.S. 20/11/2008
Un estudio realizado en Estados Unidos ha tirado por tierra la percepción de que a los pacientes les es significativo que las muestras genéticas donadas para una investigación sean anonimizadas o identificables. Así lo recoge el informe, elaborado por varios especialistas e investigadores de universidades norteamericanas y que publica The American Journal of Bioethics. La anonimización es el proceso por el cual deja de ser posible establecer por medios razonables el nexo entre un dato y el sujeto al que se refiere y es aplicable también a la muestra biológica.

Pocos pacientes, consultados telefónicamente, expresaron preferencias entre la distinción de ambos procesos. Según el periódico norteamericano, los resultados de este estudio podrían cuestionar las políticas que obligan a anonimizar las muestras en determinadas investigaciones. El objetivo de la investigación fue examinar las actitudes y preferencias de los pacientes tras una investigación en lo que se refiere a su resultado final o al uso de las muestras anónimas o identificables.

Para realizarlo se entrevistaron a 1.193 pacientes provenientes de la medicina general, cirugía torácica o la oncología clínica de cinco centros médicos de Estados Unidos. La muestra de los encuestados representa a pacientes de centros médicos universitarios que han donado muestras para la investigación genética.

Pocas diferencias
Además, la encuesta no mostró grandes diferencias entre el interés que estos pacientes mostraron cuando ha finalizado una investigación. Así, el 72 por ciento de los pacientes que donaron muestras anónimas se interesaron por el resultado de la investigación en la que participaron, mientras que, cuando la muestra era identificable, el 81 por ciento de los pacientes mostraron interés. Además, sólo el 17 por ciento de los encuestados quiso conocer el escenario de la investigación con muestras identificables y no mostraron interés por el resultado de un estudio anonimizado.

La indiscreción de los médicos blogueros

  • Las bitácoras ‘on line’ escritas por sanitarios a menudo desvelan datos confidenciales
(Foto: Reuters | Stoyan Nenov)(Foto: Reuters | Stoyan Nenov)

Actualizado lunes 18/08/2008 09:20 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
MARÍA VALERIO

MADRID.- Es difícil saber con exactitud cuántos de los 70 millones de blogs que existen en la actualidad en Internet están dedicados a la salud. Pero sí se puede asegurar con certeza que es una moda creciente a la que se han apuntado también los profesionales sanitarios, dispuestos a plasmar en estos diarios ‘on-line’ sus vivencias profesionales. Un análisis de varios cientos de ellos revela que esta práctica puede poner en peligro la confidencialidad de los datos de los pacientes.

Se calcula que cada día aparecen en la Red 120.000 nuevos blogs al día. Muchas de estas webs en primera persona están escritas por médicos y enfermeras, que utilizan estas nuevas bitácoras digitales para hablar sobre su profesión, sus problemas diarios, los casos que han pasado por sus manos… Pueden ser anónimos, con autor identificable; de actualización diaria, semanal; serios o humorísticos. Las posibilidades son infinitas.

Un equipo de la Universidad de Pensilvania (en EEUU) ha analizado 271 blogs médicos para comprobar si violan algunos principios éticos de la Medicina.

Pacientes reconocibles

Sus conclusiones señalan que, con demasiada frecuencia, los galenos revelan suficiente información de sus pacientes como para que estos sean reconocibles; en 42% de los revisados se describían casos particulares. En tres de los casos incluso se publicaron las fotos de los pacientes, y en otros ocho los médicos habían ‘colgado’ en su blog alguna radiografía (sin ningún otro dato personal adicional que permitiese identificar de quién se trataba).

El 56,8% de los blogs contenía información suficiente para reconocer a su autor, y también era fácil acertar su especialidad y la identidad de algunos colegas citados. En el 17,7% de los casos se hablaba de los pacientes en un tono negativo.

Otro de los puntos en los que fallaban, según el análisis que publica la revista ‘Journal of General Internal Medicine’, es en la declaración de conflictos de intereses. A diferencia de los artículos que publican en revistas médicas, en los que están obligados a declarar si reciben dinero de alguna compañía, algunos blogueros (un 11%, concretamente) incluían publicidad de productos y fármacos, o incluso los mencionaban en sus textos, sin aclarar si recibían algún tipo de compensación económica por esta especie de promoción.

Pero no todo es negativo en la blogosfera médica. Los autores del estudio reconocen que esta nueva forma de comunicación es una buena manera de acercar la medicina al público general y de dar a conocer puntos de vista que de otra manera nunca tendrían audiencia. Aunque eso sí, piden que las organizaciones médicas se impliquen para guiar los blogs en la buena práctica y afrontar los retos que plantean a la profesión médica. «Los profesionales deben asumir alguna responsabilidad», concluyen.

Todo indica, auguran, que su importancia seguirá creciendo; por lo que sus autores deberán ser cuidadosos en proteger la identidad de sus pacientes y en el manejo de sus conflictos de intereses con la industria. Y deben hacerlo en la Red con tanto celo como harían en la más prestigiosa revista médica.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/08/14/medicina/1218727336.html

Los ataques a la seguridad de la información suelen venir de empleados autorizados

Carlos Alberto Sáiz, socio de Écija Abogados ha participado en la jornada Nuevo Reglamento sobre Protección de Datos sobre En su intervención, ha señalado que «en muchas ocasiones los ataques a la seguridad de la información sanitaria son internos. Proceden de empleados de las entidades, no de hackers informáticos».
N.S. 15/05/2008
Según el letrado, «los usuarios del sistema de información (médicos, enfermeros, y en general, todo el personal que usa y trata datos de salud) son los grandes olvidados de las entidades. Muchas veces éstas se gastan grandes cantidades de dinero en hacer un proyecto de seguridad, en buscar ayuda externa, en nombrar personas especializadas, etc, y se olvidan de que tienen cientos o miles de personas tratando información todos los días».

Sáiz ha explicado que «todos los estudios que se realizan demuestran que hay siempre una determinada cantidad de empleados que se dedican a boicotear a la entidad. Se trata de personas autorizadas, que tienen acceso legal a la información». El problema es el uso que se hace de ella, de ahí la importancia de que se establezca controles -como hace el nuevo reglamento- para saber qué hace un usuario autorizado con la información. «Los centros que tienen historia clínicas o datos sensibles han de implantar un registro de accesos», pero, como sostiene Sáiz- «no sirve de nada esa medida si luego no se hace un informe para ver qué amenazas reales hay y qué accesos extraños se han producido». El abogado ha insistido en que es vital concienciar a trabajadores y directivos sobre la importancia de la confidencialidad de los datos.

Deber de secreto
Además, ha recordado que «todos los empleados que tienen acceso a la información deben guardar secreto sobre ella. Muchas veces a las entidades se les olvida esta baza, la cuestión no es pedir a sus trabajadores que cumplan este deber, sino recordarles que están obligados por la ley a hacerlo».

Asimismo, Sáiz ha destacado que una de las mayores novedades del reglamento es el establecimiento de medidas para los ficheros en papel, ya que hasta ahora sólo había regulación para los digitales.

También ha subrayado que la normativa facilita al usuario la toma de decisiones sobre la finalidad de sus datos. Antes en el momento de la firma del contrato el afectado no podía negarse a que se usaran para un determinado fin, algo que ahora sí es posible. Además, «el reglamento quiere que la persona pueda ejercitar su derecho de acceso, rectificación o cancelación de datos en cualquier servicio de atención al cliente que tenga la entidad, es decir, que si alguien contrata un seguro de salud por teléfono, también puede hacerlo para cancelar los datos».

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1123329.html

Antonio Troncoso: «Existe una intimidad de los pacientes fallecidos que hay que salvaguardar»

Antonio Troncoso considera que «existe una intimidad de los fallecidos que hay que salvaguardar». Según explica, «la protección de datos personales es por expreso deseo del constituyente una garantía institucional que protege este derecho a la intimidad».
N.S. 15/05/2008
El reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) establece que «no será de aplicación a los datos referidos a personas fallecidas». A su juicio, «es especialmente grave que esta limitación se lleve a cabo a través de un reglamento».

Sin embargo, explica, la Ley de Autonomía del Paciente, limita el acceso a la historia clínica de los pacientes fallecidos, señalando que no se facilitará información que afecte a su intimidad -artículo 18.4-, de donde se desprende que el fallecido dispone de una intimidad que hay que preservar.

Tribunal Constitucional
Además, la jurisprudencia del Tribunal Constitucional ha señalado que el derecho fundamental a la protección de datos personales no es sólo un derecho autónomo, sino una garantía de otros derechos fundamentales, en especial, a la intimidad, algo en lo que coinciden la LOPD y la Constitución.

Por lo tanto, los fallecidos tienen una serie de garantías: es necesario tratar únicamente información adecuada; debe cancelarse la que sea excesiva; es preciso aplicar unas medidas de seguridad a sus historias clínicas; les es de aplicación el deber de secreto; no es posible la comunicación de información sobre ellos a empresas funerarias sin contar con el consentimiento de los pacientes ni publicarse en internet.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1123327.html