José María Rodríguez: «El poder biotecnológico debe gestionarse de forma ética»

La ética que emerge de las nuevas tecnologías requiere una modificación de los códigos, dado que pueden generar efectos beneficiosos y adversos, según José maría Rodríguez Merino, doctor en Filosofía, que apuesta por la formación en valores y habilidades de comunicación.

Marta Esteban – Viernes, 26 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.


Regístrese gratis en Diariomedico.com

Está usted viendo una versión reducida de este contenido. Para consultar la información completa debe registrarse gratuitamente.
Tan sólo le llevará unos segundos.

Regístrese gratis

José María Rodríguez Merino

José María Rodríguez Merino

José María Rodríguez Merino es doctor en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, master en Bioética y profesor de esta disciplina en la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja. En su obra Ética y Derechos Humanos en la Era de la Biotecnología, Rodríguez Merino analiza cuestiones como el derecho a la investigación biomédica y propone nuevos términos como la biotecnética.

En líneas generales, ¿por qué debe gestionarse de modo ético el poder biotecnológico?
-El poder biotecnológico supone unos riesgos y unos beneficios, de ahí que, si no se gestiona de modo ético, es decir, con responsabilidad y precaución, pueden llegar a obtenerse resultados adversos para el ser humano.

¿Qué es la biotecnética?
-Es la ética que emerge de las nuevas biotecnologías, esto es, de la manipulación de la materia viva por medio de las altas tecnologías, con lo que se obtiene un valor añadido en el producto procesado. Este valor se da en la alimentación, por ejemplo con los transgénicos (cereales, vegetales), en la biomedicina (células madre con la terapia celular y transgénicos de orden animal) y en los fármacos a la carta con las nuevas vacunas, etcétera. Todo ello está originando nuevos problemas que son susceptibles de una deliberación biomédica, bioética y legal.

  • Con los códigos éticos actuales no es factible afrontar gran parte de los problemas biomédicos resultantes de las investigaciones, como la intimidad

En su obra habla de la necesidad de una renovación de los códigos éticos. ¿En qué línea y cuáles serían algunas de sus propuestas?
-Con los códigos actuales no es factible afrontar gran parte de los problemas biomédicos resultantes de las investigaciones, tales como la identidad, la intimidad y la seguridad genética. Valga el ejemplo de los hackers genéticos que se dedican a robar pelo, sangre, saliva, fluidos o un vaso porque en él hay una huella dactilar de la que se puede desvelar el ADN o la herencia genética de una persona.

El afectado ha dejado en el vaso la posible revelación de su identidad al arbitrio de los hackers para que puedan utilizarlo en su beneficio o por encargo de terceros. Interesados en esta caza de genes están, entre otros, ciertas entidades laborales, aseguradoras, agencias matrimoniales, etcétera.

¿Por qué considera que la mera enseñanza en valores éticos no es suficiente y que es necesario educar en habilidades al personal sanitario?
-Un profesional sanitario puede tener su aval de valores éticos, pero requiere de ciertas habilidades para comunicarlos. Por ejemplo, muchas denuncias en el ámbito de los profesionales de la Medicina y la Enfermería vienen por no dar una información correcta y veraz, bien sea por comisión o por omisión. Un caso paradigmático es cómo dar malas noticias al paciente o a los familiares.

La introducción de la educación en habilidades de comunicación en el sistema sanitario es todavía incipiente, aunque se va avanzando con la oferta de cursos, seminarios y talleres que tratan temas sobre cómo afrontar los sentimientos, las emociones, la evaluación de la depresión, etcétera.

  • Estamos ante una Medicina de calidad en cuanto a los conocimientos, pero en creciente deshumanización y judicialización

En el libro analiza la necesidad de recuperar la ética de la virtud. ¿A qué se refiere con este término y qué problemas puede generar el modelo actual de relación médico-paciente?
-El médico no sólo debe tener conocimientos y habilidades para ejercer su profesión, sino que también debe considerar las virtudes, los valores, los hábitos y las actitudes que a lo largo de la historia de la Medicina siempre ha demostrado. Recuperar la amabilidad, la amistad, la confianza, la disponibilidad o saber infundir esperanza en el enfermo debe ser una tarea para los profesionales sanitarios. Estamos ante una Medicina de calidad en cuanto a los conocimientos y las aplicaciones técnicas, pero en creciente deshumanización, sobremedicalizada y judicializada.

¿Qué habilidades debe obtener el médico para ser lo que usted denomina médico excelente?
-Al médico no sólo se le debe de exigir que sea competente en los conocimientos y en las técnicas de su especialidad, sino también que en cada caso maneje la información de modo adecuado, comprensible y veraz. Es decir, que presente un trato integral, humano y virtuoso en su ejercicio de la Medicina. En esto reside el secreto de por qué los pacientes prefieren a unos profesionales más que a otros y salen de la consulta musitando: «éste es un doctor excelente».

La nueva medicina

Desde la ética en la biotecnología hasta la importancia de esta disciplina en cuestiones como la protección de datos se analizan en el libro de José María Rodríguez Merino. Editado por Dykinson, S.L. dentro de la Colección sobre Religión y Derechos Humanos de la Universidad Carlos III, el libro Ética y Derechos Humanos en la Era de la Biotecnología hace un extenso análisis de los nuevos problemas éticos ante los avances de la biomedicina. Cuestiones como la clonación, la predicción de datos genéticos, la investigación con transgénicos, etcétera se abordan en un temario que el autor ha analizado con «gran rigor y enorme honestidad intelectual», según su prologuista, Diego Gracia.

http://www.diariomedico.com/2009/06/26/area-profesional/normativa/poder-biotecnologico-gestionarse-forma-etica