Rechazo ético a la nueva técnica de extracción de células madre embrionarias

La bioética y directora general científica y técnica de VidaCord, Mónica López Barahona, ha mostrado su rechazo a la nueva técnica para extraer células madre del embrión cuando éste sólo está formado por cuatro células (ver apoyo), porque «no ha intentado preservar la vida del embrión y ha puesto en grave riesgo su existencia sólo para finalizar el experimento».
Europa Press. Madrid10/07/2008
Intervención abusiva
Según López Barahona, la técnica descrita en la investigación de la Universidad de Vrije en Bruselas (Bélgica) acepta la generación de embriones in vitro y la abusiva intervención sobre ellos cuando están formados por cuatro células para obtener uno de sus blastómeros, sin asumir el «riesgo vital» que esta práctica implica para el embrión. A su juicio, «sigue sin haber razón científica objetiva para continuar con el empeño de trabajar con células madre embrionarias en vez de con células madre adultas». Hay más de 2.000 ensayos clínicos en marcha en el mundo con las adultas y ninguno con embrionarias, lo que demuestra que éstas «no son una alternativa terapéutica real frente a ninguna patología».

Investigación desarrollada
Un grupo de científicos de la Universidad de Vrije en Bruselas ha conseguido desarrollar células madre embrionarias humanas a partir de una célula de un embrión cuando éste se encuentra en la fase en la que está formado sólo por cuatro células. Así se anunció ayer en la XXIV Reunión Anual de la Sociedad Europea de Embriología y Reproducción Humana. El investigador Hilde Van de Velde manifestó que su trabajo implica que en el futuro se podrían producir células madre sin destruir al embrión.

Las células del embrión o blastómeros se forman en las primeras fases del desarrollo embrionario. En concreto, unas 24 horas después de la fecundación del óvulo, éste se divide en dos células y la división en cuatro se produce a las 48 horas. A las 96, en la fase de mórula, el óvulo fecundado se ha dividido entre cuatro y cinco veces. En este periodo el embrión no aumenta de tamaño, de tal modo que las células son cada vez más pequeñas y están firmemente unidas unas a otras, por lo que resultan más difíciles de manipular.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/mi_dm/biotecnologia/actualidad/es/desarrollo/1144183_04.html