Archivo por meses: junio 2009

Pedro Talavera: “Un registro de objetores al aborto no tiene cabida en nuestra realidad jurídica”

En virtud de la legislación y la jurisprudencia en nuestro país, la objeción de conciencia en el ámbito del aborto es un derecho fundamental y, por tanto, puede ejercitarse e invocarse directamente sin legislación previa que lo regule y sin que exista ningún protocolo específico dentro de los centros sanitarios.

Enrique Mezquita. Valencia – Lunes, 29 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Para Pedro Talavera, profesor de Filosofía del Derecho y Política de la Universidad de Valencia, que ha participado en una mesa redonda sobre este tema en el Colegio de Médicos de Valencia, la protección y las garantías que amparan a este derecho hacen inviables la existencia de un registro de objetores de conciencia, ya que sería inconstitucional al vulnerar “el artículo 16 de la Constitución, que protege la libertad de declarar o no sobre las propias creencias”. Según Talavera, “establecer un registro o tratar de obligar a alguien a que manifieste su postura sería inconstitucional y, aunque se pusiera en marcha, duraría muy poco tiempo”.

Respecto al proyecto de ley de muerte digna de Andalucía, “el texto deberá someterse a múltiples controles, y las restricciones al derecho de objeción no prosperarán, ya que ninguna legislación, y mucho menos una autonómica, puede impedir a alguien ejercer un derecho fundamental”.

Ética de la convicción
Por su parte, Vicente Bellver, director del Master en Bioética de la Escuela Valenciana de Estudios para la Salud, ha abordado un tema de gran importancia para los profesionales sanitarios: la necesidad de conciliar la responsabilidad con la ética personal. “En un tiempo como el actual, en el que domina sobre todo la ética de la responsabilidad -la persona se adapta permanentemente a las circunstancias y consecuencias previsibles de sus actos-, es fundamental subrayar la importancia de la ética de la convicción -las convicciones del individuo se mantienen imperturbables a pesar de las condiciones externas-“.
Para Bellver, “si se magnifica la ética de la responsabilidad estamos distorsionando la visión ética cabal, que desde mi punto de vista debería integrar las dos visiones. Hay que atender a las consecuencias de nuestros actos, pero no hasta el punto de abdicar de los principios que mueven nuestra vida y nuestras acciones”.

http://www.diariomedico.com/2009/06/29/area-profesional/normativa/registro-objetores-aborto-no-tiene-cabida-nuestra-realidad-juridica

 

Benjamín Herreros: “El médico debe formarse en valores éticos”

Hay que exigir al médico una ética basada en valores profesionales, que deben compartirse, según Benjamín Herreros, máster en Bioética.

Gonzalo de Santiago – Lunes, 29 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Benjamín Herreros, máster en Bioética y médico internista del Hospital de Alcorcón (Madrid), cree que no es posible determinar una ética de máximos en el mundo sanitario, “pero sí hay que exigir una ética basada en los valores profesionales”. Estos valores se deben transmitir entre los profesionales y lo fundamental es el ejemplo activo de cada uno de ellos.
Esta fue la principal conclusión del especialista en una conferencia ofrecida en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, dentro del V Seminario Internacional e Interuniversitario de Biomedicina y Derechos Humanos, celebrado en Madrid.
En su opinión, es necesario formar al médico en este terreno: “En la medicina hay muchos conflictos éticos y muchas veces los profesionales no saben cómo resolverlos. Surgen cuando no podemos cumplir todos los valores y hay que elegir porque algunos de ellos se van a ver dañados”.

Ética de cada profesión
Herreros cree que la ética de máximos tiene que ver con el proyecto personal de cada ser humano. En cambio, la de mínimos es la que conforma cada sociedad. En este punto, cuestionó si hay una ética propia de cada profesión. “En el mundo sanitario hay que preguntarse por los fines de la medicina, y los valores prioritarios serían aquéllos que nos permitieran alcanzar dichos fines”.

Según el ponente, estos fines son curar, aliviar y prevenir las enfermedades, cuidar y acompañar. “Un profesional cualificado debe adquirir una serie de conocimientos y valores para alcanzar dichos fines”. Por lo tanto, hay que ahondar en el conocimiento científico, el estudio, la actualización, la humildad intelectual y el esfuerzo. “Un buen médico debe desarrollar ciertas habilidades como la capacidad de comunicarse con los enfermos y la habilidad técnica.Además, tiene que desarrollar actitudes como la empatía, compasión, colaboración, curiosidad o inquietud intelectual, exigencia con su trabajo y con el de los compañeros, y responsabilidad”.

http://www.diariomedico.com/2009/06/29/area-profesional/normativa/medico-debe-formarse-valores-eticos

 

Miguel Ángel Sánchez: “Es fácil que los médicos caigan en el reduccionismo tecnocrático de la Bioética”

“El riesgo de la Bioética es que caiga en alguno de los reduccionismos que la acechan, y el diagnóstico no es muy optimista, ya que este peligro se puede constatar hoy en día”, según Miguel Ángel Sánchez, subdirector del Máster de Bioética de la Universidad Complutense de Madrid.

G.S.S. – Lunes, 29 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Hay cuatro clases de reduccionismo: el tecnocrático, que cree es suficiente con conocer los hechos; el religioso -bastaría con los valores-; el jurídico, que considera que lo único importante son las normas legales, y el metaético, que da prioridad al análisis especulativo de conceptos y principios. “Los médicos son los que más predispuestos están a caer en el reduccionismo tecnocrático, que cree que todo debe dejarse a las indicaciones médicas”.

Sánchez señala que estamos en un momento decisivo para la Bioética en España, “ya que es inminente la implantación de los nuevos planes de estudio adaptados a la Declaración de Bolonia, por lo que la Bioética y la Ética Médica pasarán a ser materias troncales de obligada enseñanza”. Esta situación es prometedora, pero “hace pensar en ciertos problemas como la falta de tradición docente y de profesores”.

Lucha académica
El bioético argumentó que hay una pugna académica por conquistar este espacio docente: “Quieren estar presentes los departamentos de Medicina Legal, Historia de la Medicina, Psicología y distintos grupos de militancia confesional”. Para evitar estos reduccionismos “debemos tener criterios que nos ayuden a definir qué tipo de Bioética queremos enseñar, cómo, para qué y por quién. “Es peligroso dejar la educación bioética sólo a uno de estos grupos. Todos tienen algo que aportar, pero es una materia interdisciplinar”.

Bioética: la ética de la vida

GASPAR MEANA
R ESULTA gratificante comprobar cómo en los últimos años ha cambiado la mentalidad de la sociedad, en general, y de la mayor parte de los que dedican su tiempo a crear conocimiento y a indagar en el campo de las humanidades, en particular. Ello ha sido posible gracias a profesionales e investigadores responsables y comprometidos que, conscientes de la necesidad y con explicaciones al alcance de cualquier ciudadano, ayudan a que éste se adapte al espectacular desarrollo que la ciencia y la tecnología está consiguiendo en las últimas décadas, algo que constituye un hecho de gran relevancia social.
Y es que no hace muchos años se oía comentar todavía a algunos investigadores que la ciencia era un asunto que importaba solamente a los científicos, que si ésta salía del círculo más intelectual corría el riesgo de desvirtuarse. El paso del tiempo ha demostrado que no es así y que, tal como señalaba Einstein, «la ciencia es una obligación de todos los ciudadanos».
La ciencia se encarga de saber, de conocer, de entender cómo funciona la realidad y en sí misma no tiene límites. Se construye a partir de hechos que intenta explicar a través del método científico y nunca ofrece respuestas definitivas. Entendiendo la tecnología como el aprovechamiento práctico del conocimiento científico, la biotecnología utiliza los procesos celulares y biomoleculares para resolver determinados problemas o generar nuevos productos. Si bien es cierto que la investigación científica tiene una gran influencia en el desarrollo y progreso de los países, también lo es el hecho de que la aplicación de las nuevas tecnologías a la vida conlleva consecuencias importantes de carácter socio-cultural. Esto obliga a establecer un diálogo fluido entre la Universidad y la sociedad que consiga hacer partícipes a los ciudadanos de los nuevos resultados de las investigaciones. En este sentido, la Universidad de Oviedo, cumpliendo con su cometido social, se encuentra comprometida institucionalmente en la difusión del conocimiento generado por sus investigadores, sobre todo en aquellos temas de actualidad que preocupan a los ciudadanos.
Los avances en el conocimiento del Genoma Humano y sus aplicaciones, las posibilidades que ofrecen las células madre y la nanotecnología o las novedades que traerá la aplicación de las nuevas tecnologías para el conocimiento del cerebro humano, son temas candentes en la sociedad para los que hay que establecer un foro de debate social que ayude a valorar, con cierta precisión, las cuestiones de tipo ético, jurídico y social que estos avances científicos pudieran ocasionar, así como sus posibles ventajas e inconvenientes para el ser humano actual y las generaciones futuras. Pero una condición imprescindible para lograr esto es contar con ciudadanos responsables y preparados para el diálogo, el análisis y la reflexión. En este sentido, quisiera despertar la curiosidad de la ciudadanía por una joven especialidad académica que podría considerarse como una herramienta para la reflexión sobre el ser humano y la vida. Me estoy refiriendo a la Bioética (ética de la vida), disciplina que surge con V. R. Potter, en EE UU en 1970, con la intención de establecer conexiones entre las ciencias de la vida y las humanidades, que nace con unas características propias, pero que ha ido evolucionando.
La Bioética surge como una necesidad, ante la nueva situación creada por el abandono del código moral único y la llegada de las nuevas tecnologías. En 1978, la Enciclopedia de las Ciencias de Estados Unidos la define como «el estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias biológicas y la atención a la salud, en la medida que esta conducta se analiza a la luz de los principios y valores morales». A partir de entonces comienzan a determinarse un conjunto mínimo de principios y valores que todos los ciudadanos deben compartir y son necesarios para poder convivir y colaborar en paz. Me estoy refiriendo a una Bioética, laica, plural, racional, intermediadora y procedimental, basada en la dignidad y el reconocimiento de todos los individuos en cuanto son sujetos de derecho. Una Bioética que ofrece un sistema de valores adquiridos, los cuales sirven de orientación para actuar en una sociedad que defiende la libertad y el respeto por las diferentes formas de vida, siempre que se cumpla la ética mínima de los derechos humanos y de los valores constitucionales que obligan a no utilizar a nadie como medio.
En un principio, a la hora de resolver los juicios morales de casos conflictivos, la Bioética ha ido aplicando como método de trabajo sus cuatro principios tradicionales: el respeto por la autonomía, la justicia (en este caso, distributiva), la beneficencia (maximizar los beneficios y minimizar los riesgos) y la no maleficencia (no hacer el mal). No obstante, dada la complejidad de los problemas, dichos principios no resultan ser suficientes para analizar todas las cuestiones que tienen que ver con los valores de cada persona y para poder encontrar la solución más prudente, la óptima, ha evolucionado pasando a considerar también otros factores más concretos como pueden ser las circunstancias que intervienen en cada caso, así como las consecuencias previsibles.
Pero lo que realmente distingue a la Bioética del resto de éticas aplicadas es la orientación que tiene a la hora de tomar las decisiones o resolver conflictos. Su tipo de práctica, el carácter plural e interdisciplinario y el ámbito de debate y descubrimiento que ofrece, la distancia de alguna manera de las éticas profesionales, aunque comparta con ellas elementos fundamentales. Antonio Marlasca la define muy bien como «un foro de debate y de decisiones compartidas y consensuadas en un contexto social e ideológico plural y secular». Para Victoria Camps, «la Bioética posibilita el estímulo y fortalecimiento de las vinculaciones entre los sujetos».
A unque la Bioética tiene miras muy amplias, sin duda se hace imprescindible a la hora de tomar decisiones difíciles en la relación asistencial, en los problemas económicos y en los conflictos de intereses que puedan surgir en las instituciones sanitarias. Asimismo, es necesaria en la orientación de las pruebas biomédicas. Preservar el respeto por los derechos de las personas a decidir libremente, a su intimidad, y a la justicia, es lo que se encuentra más comprometido en los diagnósticos genéticos y la reflexión bioética sirve para analizar previamente los problemas morales y profesionales que dichas pruebas pueden ocasionar a los pacientes. Por tanto, obliga al especialista a la confidencialidad y a proporcionar al paciente toda la información necesaria que le permita comprender el significado y alcance real del estudio, así como a valorar lo que puede suponer descubrir anomalías genéticas que no tengan tratamiento, o alguna sorpresa desagradable que pueda surgir durante el estudio.
T eniendo en cuenta las obligaciones que establece el Convenio de Oviedo (abril, 1997) en estos temas, sería de mucha utilidad el fomentar su difusión tanto en las instituciones universitarias y sanitarias, como a la ciudadanía en general. Asimismo, los Comités de Bioética de las distintas instituciones, constituidos adecuadamente (remarco lo de adecuada por la importancia que tiene la elección de sus miembros), deberían implicarse en promover foros de debate sobre los nuevos retos del conocimiento científico, en los que los ciudadanos puedan hacer preguntas y exponer libremente sus opiniones. Algo muy diferente a una conferencia magistral donde un especialista en un tema transmite sus conocimientos.
Son muchos los cambios sociales que traen consigo los avances tecnológicos. Todos los ciudadanos nos encontramos implicados en ello y por tanto tenemos derecho a ser escuchados. La transmisión del conocimiento científico y la reflexión bioética ayudará a formar ciudadanos más libres y responsables, capaces de contribuir al desarrollo de acuerdos sociales y protegidos de las distorsiones debidas a la ignorancia o al apasionamiento tecnocientíficos y de los intereses del poder y el mercado.
http://www.elcomerciodigital.com/gijon/prensa/20090628/opinionarticulos/bioetica-etica-vida-20090628.html

Pablo Simón: “El proyecto de ley andaluz no se carga el derecho a la objeción de conciencia”

Pablo Simón, director del área de Ciudadanía y Ética de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y miembro del grupo de trabajo que redactó el proyecto de ley de muerte digna de Andalucía considera que dicho texto legal “no se carga el derecho de objeción de conciencia; simplemente no lo regula”.

Redacción – Viernes, 26 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Pablo Simón

Pablo Simón

Si quiere ver el texto íntegro del encuentro digital pinche en http://www.diariomedico.com/opinion-participacion/encuentros-digitales/pablo-simon

Simón, miembro también del Comité de Bioética de España, que ha participado en un encuentro digital en Diariomedico.com, sostiene que “ni el Parlamento español ni ninguno de los parlamentos autonómicos de este país ha regulado el derecho a la objeción de conciencia respecto a ninguno de los supuestos posibles: aborto, píldora poscoital, limitación del esfuerzo terapéutico, etcétera”.

Según ha explicado, “no tenía sentido intentar regularlo en relación con la muerte digna y no hacerlo respecto a los otros escenarios. Por tanto, la decisión de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha sido dejarlo fuera. Quizás más adelante se plantee regular la objeción de conciencia en general, o quizás haya una iniciativa del Parlamento español en ese sentido. El Comité de Bioética de España también va a emitir una opinión al respecto”.

Novedades del proyecto
Simón ha defendido el proyecto de ley y ha destacado las novedades que aporta respecto a lo ya legislado en normas sobre autonomía del paciente y testamento vital. Así, ha subrayado la regulación del esfuerzo terapéutico, el amplio catálogo de derechos, los criterios de capacidad, el refuerzo de los comités de ética asistencial y, sobre todo, la visión integral que aporta de los derechos y deberes en relación con la dignidad del proceso de muerte”.

A su juicio, “no hay más que leer despacio el proyecto para darse cuenta de ello. Es bueno para los ciudadanos y profesionales andaluces. Aunque, como todo, siempre sea mejorable”.El director del área de Ciudadanía y Ética de la EASP también ha señalado que el Comité de Bioética de España “está en estos momentos elaborando un documento de análisis de la reforma de la legislación sobre el aborto, que se dará a conocer en las próximas semanas”.

José María Rodríguez: “El poder biotecnológico debe gestionarse de forma ética”

La ética que emerge de las nuevas tecnologías requiere una modificación de los códigos, dado que pueden generar efectos beneficiosos y adversos, según José maría Rodríguez Merino, doctor en Filosofía, que apuesta por la formación en valores y habilidades de comunicación.

Marta Esteban – Viernes, 26 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.


Regístrese gratis en Diariomedico.com

Está usted viendo una versión reducida de este contenido. Para consultar la información completa debe registrarse gratuitamente.
Tan sólo le llevará unos segundos.

Regístrese gratis

José María Rodríguez Merino

José María Rodríguez Merino

José María Rodríguez Merino es doctor en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, master en Bioética y profesor de esta disciplina en la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja. En su obra Ética y Derechos Humanos en la Era de la Biotecnología, Rodríguez Merino analiza cuestiones como el derecho a la investigación biomédica y propone nuevos términos como la biotecnética.

En líneas generales, ¿por qué debe gestionarse de modo ético el poder biotecnológico?
-El poder biotecnológico supone unos riesgos y unos beneficios, de ahí que, si no se gestiona de modo ético, es decir, con responsabilidad y precaución, pueden llegar a obtenerse resultados adversos para el ser humano.

¿Qué es la biotecnética?
-Es la ética que emerge de las nuevas biotecnologías, esto es, de la manipulación de la materia viva por medio de las altas tecnologías, con lo que se obtiene un valor añadido en el producto procesado. Este valor se da en la alimentación, por ejemplo con los transgénicos (cereales, vegetales), en la biomedicina (células madre con la terapia celular y transgénicos de orden animal) y en los fármacos a la carta con las nuevas vacunas, etcétera. Todo ello está originando nuevos problemas que son susceptibles de una deliberación biomédica, bioética y legal.

  • Con los códigos éticos actuales no es factible afrontar gran parte de los problemas biomédicos resultantes de las investigaciones, como la intimidad

En su obra habla de la necesidad de una renovación de los códigos éticos. ¿En qué línea y cuáles serían algunas de sus propuestas?
-Con los códigos actuales no es factible afrontar gran parte de los problemas biomédicos resultantes de las investigaciones, tales como la identidad, la intimidad y la seguridad genética. Valga el ejemplo de los hackers genéticos que se dedican a robar pelo, sangre, saliva, fluidos o un vaso porque en él hay una huella dactilar de la que se puede desvelar el ADN o la herencia genética de una persona.

El afectado ha dejado en el vaso la posible revelación de su identidad al arbitrio de los hackers para que puedan utilizarlo en su beneficio o por encargo de terceros. Interesados en esta caza de genes están, entre otros, ciertas entidades laborales, aseguradoras, agencias matrimoniales, etcétera.

¿Por qué considera que la mera enseñanza en valores éticos no es suficiente y que es necesario educar en habilidades al personal sanitario?
-Un profesional sanitario puede tener su aval de valores éticos, pero requiere de ciertas habilidades para comunicarlos. Por ejemplo, muchas denuncias en el ámbito de los profesionales de la Medicina y la Enfermería vienen por no dar una información correcta y veraz, bien sea por comisión o por omisión. Un caso paradigmático es cómo dar malas noticias al paciente o a los familiares.

La introducción de la educación en habilidades de comunicación en el sistema sanitario es todavía incipiente, aunque se va avanzando con la oferta de cursos, seminarios y talleres que tratan temas sobre cómo afrontar los sentimientos, las emociones, la evaluación de la depresión, etcétera.

  • Estamos ante una Medicina de calidad en cuanto a los conocimientos, pero en creciente deshumanización y judicialización

En el libro analiza la necesidad de recuperar la ética de la virtud. ¿A qué se refiere con este término y qué problemas puede generar el modelo actual de relación médico-paciente?
-El médico no sólo debe tener conocimientos y habilidades para ejercer su profesión, sino que también debe considerar las virtudes, los valores, los hábitos y las actitudes que a lo largo de la historia de la Medicina siempre ha demostrado. Recuperar la amabilidad, la amistad, la confianza, la disponibilidad o saber infundir esperanza en el enfermo debe ser una tarea para los profesionales sanitarios. Estamos ante una Medicina de calidad en cuanto a los conocimientos y las aplicaciones técnicas, pero en creciente deshumanización, sobremedicalizada y judicializada.

¿Qué habilidades debe obtener el médico para ser lo que usted denomina médico excelente?
-Al médico no sólo se le debe de exigir que sea competente en los conocimientos y en las técnicas de su especialidad, sino también que en cada caso maneje la información de modo adecuado, comprensible y veraz. Es decir, que presente un trato integral, humano y virtuoso en su ejercicio de la Medicina. En esto reside el secreto de por qué los pacientes prefieren a unos profesionales más que a otros y salen de la consulta musitando: “éste es un doctor excelente”.

La nueva medicina

Desde la ética en la biotecnología hasta la importancia de esta disciplina en cuestiones como la protección de datos se analizan en el libro de José María Rodríguez Merino. Editado por Dykinson, S.L. dentro de la Colección sobre Religión y Derechos Humanos de la Universidad Carlos III, el libro Ética y Derechos Humanos en la Era de la Biotecnología hace un extenso análisis de los nuevos problemas éticos ante los avances de la biomedicina. Cuestiones como la clonación, la predicción de datos genéticos, la investigación con transgénicos, etcétera se abordan en un temario que el autor ha analizado con “gran rigor y enorme honestidad intelectual”, según su prologuista, Diego Gracia.

http://www.diariomedico.com/2009/06/26/area-profesional/normativa/poder-biotecnologico-gestionarse-forma-etica

El Observatorio de Bioética de Barcelona no quiere «bebés milagro»

La institución ha pedido que se considere una «buena práctica» médica limitar los tratamientos de los grandes prematuros

El Observatorio de Bioética de Barcelona no quiere «bebés milagro»

Amilia Taylor nació a las 21 semanas con 280 gramos y 24 centímetros. Es el prematuro más pequeño que sobrevive sin secuelas / REUTERS
¿Es ético utilizar todos los avances que la ciencia brinda para intentar salvar a un bebé prematuro? ¿Se debe optar por la vida, aunque el precio sea vivir con grandes secuelas? A éstos y otros dilemas similares se enfrentan casi a diario los pediatras que atienden a los grandes prematuros, esos seres diminutos de menos de 1.500 gramos. Cada médico actúa en conciencia apoyado en la decisión de los padres. Pero no hay ninguna legislación ni ningún protocolo que explique cómo actuar. Quizá por lo difícil que resulta establecer la viabilidad de un recién nacido.
El Observatorio de Bioética y Derecho, una institución ligada a la Universidad de Barcelona, ha decidido ponerle el cascabel al gato y lanzar una propuesta por escrito. En un documento pide que se considere una «buena práctica» limitar los esfuerzos terapéuticos en grandes prematuros (niños de menos de 28 semanas de gestación) o en bebés nacidos con enfermedades muy graves sin posibilidad de sobrevivir o de hacerlo con graves problemas de saludo. Se trataría «de no prolongar una situación sin salida. «Lo contrario, supondría caer en la obstinación terapéutica», reza el documento.
Los expertos en bioética que han elaborado el texto recuerdan que con los avances médicos actuales estos niños pueden tener una oportunidad de sobrevivir, aunque con riesgo de sufrir secuelas importantes que «pueden significar una condena de por vida». «Son niños que, si sobreviven, serán una plantita, que lo único que harán será sufrir y hacer sufrir», se atrevió a decir a modo de ejemplo en la presentación del documento, Frederic Raspall, uno de los coordinadores del trabajo.
La directora del Observatorio de Bioética, María Casado,reconoce que es una cuestión «conflictiva», pero opina que debería haber un protocolo de actuación para evitar decisiones discrecionales que se «toman en caliente».

La cuestión es dónde se poner el límite de viabilidad de un prematuro. La franja que separa lo científicamente posible del milagro hoy está en los 500 gramos de peso y las 24 semanas de gestación, un margen mayor de la propuesta que hace el Observatorio de Bioética. Pero las matemáticas a veces fallan y aparecen casos excepcionales, los llamados «bebés milagro» que sobreviven sin secuelas.
Ese es el caso de Amilia Taylor, una niña que nació hace tres años en Miami a las 21 semanas de gestación y con sólo 280 gramos de peso. Medía 24 centímetros, pero lo peor no era su tamaño sino su inmadurez. La pequeña había permanecido en el útero de su madre poco más de cinco meses, cuando el cerebro y los pulmones aún no habían tenido tiempo de completar su desarrollo. Cuatro meses después de su nacimiento, no había secuelas visibles.
Burlar las estadísticas
Como Amilia otros niños se han empeñado en burlar las estadísticas y vivir. Reciente también es el caso de Maria, una niña alemana que sobrevivió sin discapacidades tras nacer con 360 gramos.
La evolución en cada niño es diferente. Cuentan los gramos y, sobre todo, cada día de más que han permanecido dentro del útero materno. Si atendemos a las estadísticas, el 10% de los grandes prematuros sufrirá parálisis cerebral, el 3% quedará sordo y el 6% de los menores de 1.000 gramos padecerá ceguera.
En la mayoría de las unidades de cuidado neonatal de España en situaciones alrededor del límite de la viabilidad se se toma con los padres una decisión, asumiendo que ellos son los que mejor defenderán los intereses de sus hijos.

‘El médico enfermo’ da el salto a la gran pantalla

El cine entra de lleno en el congreso que acoge a los facultativos de atención primaria en Oviedo y el profesional se hace un hueco en las pantallas. La Fundación SEMG-Solidaria preestrena hoy el documental El médico enfermo, la última producción de José Manuel Solla, en la que se narra la vida de cinco profesionales que padecen o han padecido cáncer de mama, cardiopatía isquémica, burnout, enfermedades degenerativas y adicciones.

A.S.L. – Jueves, 18 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h

Fundación Semg-Solidaria

Fundación Semg-SolidariaJosé Manuel Solla (Diario Médico)

El médico es persona, y por eso también enferma. Hoy se presenta en Oviedo el documental El médico enfermo, la última producción de José Manuel Solla, presidente de la Fundación SEMG-Solidaria. Con la sensibilidad de algo más que un aficionado, el que fuera presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia presenta hoy un aperitivo de lo que será este largometraje. En él, cinco profesionales cuentan de primera mano cómo sufren o han sufrido las consecuencias de cinco patologías representativas: cáncer de mama, cardiopatía isquémica, burnout, enfermedad degenerativa y adicciones. Nada más completo que una enfermedad vista desde dentro por el que más entiende.

  • El conjunto busca suscitar, según Solla, “un debate constructivo sobre el propio sistema sanitario”

El hilo conductor del documental son las cinco entrevistas con imágenes poéticas de vídeo arte intercaladas. El conjunto busca suscitar, según Solla, “un debate constructivo sobre el propio sistema sanitario”. De hecho, el preestreno tendrá lugar durante una mesa en la que participarán algunos de los médicos actores y en la que se contará también con la “inestimable participación de Albert Jovell”, presidente del Foro Español de Pacientes.

Un ‘quemado’ en directo
Una de las historias que se narra en imágenes es la de Jesús Domínguez, médico de familia desde hace 24 años que ejerce en el centro de salud Almozara de Zaragoza. Él es el ejemplo de un paciente de burnout, y también de superación de un síndrome cada vez más extendido entre la profesión.

Después de quince años en un primer nivel con excesivas deficiencias, en el año 200o Domínguez asume que padece esta enfermedad laboral. Percibe, gracias a sus compañeros y a su familia, que está especialmente predispuesto a los conflictos y que tiene “la autoestima por los suelos”. Tras lo que él llama “un consejo de guerra” de sus colegas, Domínguez se da de baja e inicia un periodo de introspección en el que se convierte en todo un experto en los desencadenantes y las salidas del síndrome del profesional quemado “que el sistema público ignora”. En 2007 logra romper el cascarón. Implicarse en la lucha por la mejora de la atención primaria desde la Plataforma 10 minutos “me ayudó bastante”. Además, mejorar su formación en comunicación con los pacientes fue un revulsivo para afrontar una nueva etapa profesional; por eso agradece también parte de su curación “al grupo de comunicación de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc)”. Sale del cascarón, “pero el entorno hostil y las circunstancias se mantienen”. Ha superado esta enfermedad “para siempre, pero con un coste: casi ocho años de lucha armada convierte a un profesional responsable e implicado en la mejora de su centro de salud, en la docencia y la investigación, en un médico que ahora sólo se desgasta con cada uno de sus enfermos. Soy el principal paciente de mi cupo”. Ya no hay darse más allá de lo exigido: es la consecuencia secundaria del burnout. Médicos cien por cien, pero para y por los pacientes, no por y para la Administración.

El cine, una ayuda para el médico y la sociedad

El documental que se preestrena hoy en la capital asturiana quiere ser un analgésico que ayude a los médicos de España y la sociedad. Estas son algunas de las propiedades curativas del cine de las que José Manuel Solla quiere servirse para enviar un mensaje de superación a sus espectadores. Con el lenguaje fluido de un médico de familia experimentado, el presidente de la Fundación SEMG-Solidaria muestra en imágenes “la peculiar manera que tienen los profesionales de afrontar las enfermedades”

Premios ‘Solla’

José Manuel Solla, productor de El médico enfermo, es un apasionado de la Medicina y de las cámaras de cine. Ya cosechó sus éxitos con Los anillos del alma, en la que se narran las desigualdades en salud de países desfavorecidos como Nicaragua, la niña de su teleobjetivo. Mientras termina el documental que presentará hoy en Oviedo, Solla aprovecha el tiempo para pensar el guión de Quemados, una iniciativa “a medio plazo en la que se cuenta la vida de niños quemados por dentro y por fuera”. Además, el presidente de la Fundación SEMG-Solidaria tiene la ilusión de filmar la historia viva “y heroica” de la medicina rural española de los años 30 al 60.

http://www.diariomedico.com/congresos/semg-2009/medico-enfermo-da-salto-gran-pantalla

Manifiesto de Mujeres contra el Aborto

Las abajo firmantes, integradas en la Plataforma de Mujeres contra el Aborto, levantamos la voz en nombre propio y en el de millones de mujeres silenciadas por la presión del “pensamiento único”, que prevalece actualmente en nuestra sociedad respecto de todo lo concerniente a nuestro sexo y que vincula obligatoriamente los conceptos “mujer”y “aborto”.

 

  1. Estamos contentas de vivir y de que nuestros hijos vivan. Consideramos que la vida humana es un derecho y un bien que hay que preservar desde la concepción y que cualquier ser humano, independientemente de su edad, ha de gozar de la plena protección del Estado y las leyes.
  2. Reivindicamos la maternidad como uno de nuestros derechos fundamentales.
  3. El aborto es ética y legalmente inaceptable, no sólo porque aniquila a un ser humano indefenso, sino porque supone una violencia infligida a la dignidad de la mujer. Con este manifiesto renunciamos expresamente al pretendido “derecho de aborto” que otros y otras se empeñan en adjudicarnos.
  4. Nos declaramos feministas porque defendemos, no sólo de palabra, sino con nuestro trabajo y nuestra vida, la igualdad de derechos y deberes entre hombres y mujeres.
  5. Los hombres son nuestros compañeros y padres de nuestros hijos. No entendemos que se les reclame la manutención de la familia a la vez que se les niega cualquier derecho y responsabilidad respecto del nacimiento de esos hijos que son suyos y a quienes tienen el derecho y el deber de cuidar. Son corresponsables del embarazo y víctimas también del aborto, como las criaturas eliminadas y las mujeres.
  6. Estamos convencidas de que todas las consideraciones anteriores son válidas al margen de las creencias (o no creencias) religiosas y de las ideas políticas, puesto que se refieren a la salvaguarda de los más elementales derechos humanos.
  7. Exigimos a las Administraciones Públicas, cualquiera que sea su color político, que dediquen las partidas presupuestarias actualmente destinadas al aborto a promover redes de asistencia a embarazadas en situación desfavorable.
  8. Es preciso velar para que el hecho de ser madre no aboque a la mujer, como ocurre en la actualidad, a ver mermadas sus posibilidades de ascenso laboral, de estudios, de trabajo, sus ingresos y su derecho a disfrutar del ocio y del tiempo libre en condiciones de plena igualdad con los varones.
  9. Basta de silencio sobre las consecuencias del aborto: cuadros de ansiedad, insomnio, depresión y trastornos de la alimentación y la vida sexual, que se perpetúan en el tiempo. El aborto no es inocuo. Exigimos un Plan Nacional de ayuda para sus víctimas.
  10. Exigimos a las Administraciones Públicas, cualquiera que sea su color político, que agilicen y potencien las políticas de adopción de los hijos cuyas madres no puedan o no quieran hacerse cargo de ellos. Así mismo, que pongan en marcha campañas de información sexual que eduquen en la responsabilidad e impidan que las mujeres carguen en soledad con las medidas anticonceptivas o de regulación de la natalidad.

Lectura del manifiesto de mujeres en contra del aborto
Isabel San Sebastián, Cristina López Schlichting, María Pelayo, Isabel Durán, María López.

http://www.mujerescontraelaborto.com/?p=3

Científicos abogan por no crear falsas expectativas con las células madre

Científicos y responsables sanitarios que han participado en un seminario sobre investigación y terapias avanzadas, organizado por el Instituto Roche y la Consejería andaluza de Salud, han abogado por que no se creen falsas expectativas sobre los éxitos terapéuticos de estas investigaciones.

El ex ministro de Sanidad Bernat Soria ha recordado la complejidad de estos trabajos y su estadio inicial y ha defendido “una actitud ética” al informar a la opinión pública sobre los éxitos terapéuticos de estas investigaciones para no generar “falsas expectativas”.

“Nadie puede afirmar que la diabetes tenga curación, y mucho menos la fecha en la que se va a curar”, ha apostillado.

Soria ha admitido que un sector de la sociedad rechace estas investigaciones por considerarlas “que no son naturales”, pero ha matizado que tampoco se consideró natural la aspirina cuando se descubrió y ha recordado que ahora se acepta el matrimonio entre homosexuales cuando en su etapa de estudiante de Medicina la homosexualidad estaba incluida en el listado oficial de enfermedades psiquiátricas de Estados Unidos.

“Un sector de la sociedad ve con dificultad estos cambios, que además se están produciendo a mucha velocidad, pero son reticencias culturales o ideológicas, no científicas”, ha señalado Soria, quien ha diferenciado este rechazo del provocado por las “resistencias institucionales de grupos que viven del poder que tienen y que son muy conservadores porque temen perderlo”, ha añadido.

Natividad Cuende, directora de la Iniciativa Andaluza de Terapias Avanzadas, ha recordado que “sólo estamos en los albores” de estas investigaciones y ha advertido de que “el camino que nos queda por recorrer es muy largo”.

Ha pedido una especial sensibilidad a la hora de informar de estos trabajos a las asociaciones de pacientes cuyas enfermedades son incurables para no generar expectativas terapéuticas infundadas.

“No es cierto que los descubrimientos de hoy vayan a suponer tratamientos mañana”, ha apostillado.

Ha pedido que los periodistas sean “aliados” de los científicos “para contextualizar los avances de estas investigaciones en su justa medida”.

El profesor de Filosofía de la Universidad de Granada, Miguel Moreno, ha prevenido de que algunas informaciones publicadas en España sobre los resultados terapéuticos de las investigaciones con células madre embrionarias “no se habrían admitido por la BBC” por su falta de rigor.

En su opinión, un factor esencial para que la sociedad fije una posición sobre estas investigaciones es “que esté suficientemente informada” sobre sus consecuencias y oportunidad.

También ha defendido que la divulgación científica sobre estas investigaciones “no sea una mera contienda electoral” porque se trata “de una cuestión mucho más compleja”.

http://www.adn.es/sociedad/20090606/NWS-0956-Cientificos-expectativas-celulas-falsas-abogan.html

 

Nombela Cano: “El feto de 13 semanas también es un individuo de nuestra especie”

 

César Nombela Cano, miembro del Comité de Bioética de España responde a LA GACETA.

Santiago Mata

Catedrático de Microbiología en la Facultad de Farmacia de la Complutense, César Nombela nació en 1946 en Carriches (Toledo). Colaborador de Severo Ochoa, dirige la Fundación que lleva el nombre del fisiólogo Nobel y de su esposa Carmen. Es asesor de Bioética de la UNESCO y desde 2007 miembro del Comité de Bioética, que debe opinar sobre la Ley del Aborto. Para él, es contraria a la ciencia.

¿La ciencia dice cuándo empieza la vida?

El cigoto es una entidad biológica nueva, distinta de los gametos, que no existiría sin la fecundación y que supone el inicio de la vida de cada individuo de la especie. Las evidencias científicas se han ido perfilando desde hace dos siglos. Son cuestiones objetivables, que nadie puede discutir.

¿Y qué dice sobre asociarle una dignidad?

La ciencia muestra que la vida de cada individuo comienza con la concepción y que es un proceso continuo, que no hay nada más que marque un antes y un después. El individuo no existiría sin esa fecundación. A mucha gente le puede costar dar a ese comienzo el mismo valor que a un feto de 14 semanas o a un recién nacido o a un adulto, pero la ciencia muestra de manera inequívoca que ese proceso continuo ha dado lugar a la vida de todos nosotros.

La gente que no lo acepta, ¿es porque ha encontrado un hecho distinto a la vida que le añade dignidad, o porque no quiere limitar su libertad?

Siempre ha habido quienes han querido dominar sobre la vida. El concepto de dignidad va muy ligado al de autonomía de cada cual, que es uno de los atributos de esa dignidad y del ser humano como sujeto de derechos. Hay corrientes bioéticas como la de Peter Singer que proponen que a la vida humana no se le atribuya ningún valor especial. Cifran el valor en la capacidad de sentir o de sufrir.

¿Qué pasa con las etapas embrionarias y fetales?

Algunos han venido a proponer que el embrión humano no merecería consideración especial hasta que alcanzara la suficiencia constitucional, que es un concepto más filosófico que científico, y por tanto nunca son capaces de señalar en qué momento se adquiere, mientras que la ciencia se atiene a hechos concretos que pueden tener una dimensión claramente marcada de tipo espacio-temporal. La suficiencia constitucional se produciría en una etapa avanzada de la vida fetal, y no en la vida embrionaria.

¿Y eso está al margen de la ciencia o en contra?

Eso lo desmiente la ciencia, al probar que la vida es un proceso continuo, donde lo único que marca un antes y un después es el inicio, porque ahí tenemos configurada una realidad biológica nueva, con una dotación genética propia del individuo que nacerá en el futuro. Y el resto es desarrollo, inclusive un acontecimiento como la anidación puede ser un acontecimiento importante, pero la vida individual ya existe. Los hechos científicos son incontrovertibles. Pero por la resistencia que algunos tienen al mundo de los valores, hasta se resisten a llamarlo humano y esto ya chirría mucho.

¿Por ejemplo Bibiana Aído?

Cuando una ministra, con una falta clara de recursos, incluso expresivos, dice que esto es un ser vivo pero no es un ser humano, la pregunta es: ¿A qué especie pertenece? Todo ser vivo pertenece a alguna especie biológica, en este caso el homo sapiens sapiens. Es obvio que no puede pertenecer a ninguna otra, pero esa resistencia a llamarlo humano existe también en muchos científicos, no solamente en ministras con una preparación nula en este terreno. Lo llaman ser fetal, ni siquiera ser fetal humano.

El llamado ‘Contramanifiesto’ afirma que la ciencia no puede establecer cuándo comienza la vida de un ser humano…

Como científico, me he sentido muy decepcionado por mis colegas, porque les pediría que digan cuándo comienza en su opinión, puesto que la ciencia sí nos dice que usted y yo somos seres humanos y también nos dice cómo nos hemos desarrollado a través de dos gametos, y cómo es ese proceso. Entonces la ciencia debería decir algo sobre cuándo existe el ser humano. Estoy de acuerdo en que concederle valor y derechos es cosa de otro ámbito, pero reclamo que la ciencia nos sirva para objetivar y fundamentar ese ámbito de valores.

¿No es un poco tarde para cientos de miles de embriones congelados?

La ley dice que es conveniente crear embriones sobrantes para emplearlos en investigación. Las actitudes de dominio de la vida humana no sólo han afectado al embrión, sino también al ser humano desarrollado. Ha habido mucha gente que ha considerado que el ser humano puede ser prescindible. La corriente bioética de Peter Singer dice eso, que un niño incapacitado de cinco años puede ser eliminado, en cambio un cerdo debe ser transportado con un mínimo de confort. Es coherente con sus presupuestos.

¿No se siente incómodo teniendo que decir a la sociedad: ‘Esto que haces está mal’?

Mi postura es más difícil, pero en España por lo menos la mitad de la sociedad es antiabortista. Y en Estados Unidos, con una tradición de aborto de muchísimos años, la última encuesta Gallup documenta un 51% de personas pro vida, frente a sólo un 40% de personas pro choice (partidarias de que se  pueda elegir el aborto), eso es un dato interesantísimo de las últimas semanas. Antes no era así. En nuestra sociedad puede prender la postura de quienes reclamamos que el ser humano tiene derechos, y que los tiene también en su etapa de nasciturus, y que  no es incompatible con un deseo de mejorar la salud, con una práctica médica de progreso y de avances.

¿Trata de reabrir un debate?

En España se dice que la discusión sobre el aborto se cerró en 1985 y que ahora estamos discutiendo sólo sobre qué forma de aborto. No señor. En España sigue abierto el problema, porque hay una mayoría o una fracción muy importante de la sociedad, que es por lo menos la mitad, que nos oponemos al aborto.

¿Pretende imponer su postura?

Nuestra propuesta no es de prohibición: Frente al derecho de aborto proclamamos el derecho a vivir. Frente al derecho a matar un feto que se desarrolla en el vientre de una madre, proclamamos el derecho de esa madre a serlo, a completar su gestación. Estamos proclamando derechos positivos, no prohibiciones.

¿Se ve como los abolicionistas de la esclavitud del siglo XIX?

Sí, es evidente que ha habido muchas situaciones en las que al ser humano se le han negado derechos. Ahora se le trata de negar con carácter general el derecho a nacer a mucha gente. Cuando el individuo de nuestra especie alcanza las 14 semanas y un día, la ministra Aído le dice: Usted ya tiene derecho a vivir. Si no ha alcanzado las 14 semanas, su madre puede acabar con su vida. ¿Por qué?

 

La Comunidad actuó de forma correcta en el caso de las sedaciones de Leganés

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid ha desestimado la reclamación de Luis Montes, ex coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, y de 4o profesionales sanitarios más contra la Consejería de Sanidad de Madrid con motivo de las supuestas sedaciones irregulares en el hospital.

G.S.S. – Viernes, 5 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Los demandantes consideraban que la actuación de la Consejería produjo “no sólo una sensación de enorme miedo, desconfianza y alarma social en los ciudadanos, sino también un daño en la dignidad, honor y buen nombre de los médicos involucrados”.

Los trabajadores del Severo Ochoa alegaban que ello les había generado un daño moral y en su honor, buen nombre y dignidad profesional. Por ello, reclamaban una indemnización total de más de 7,5 millones de euros. En concreto, Montes pedía 300.500 euros, el resto de médicos 150.253 cada uno y la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa, 1.202.024 euros.

En cualquier lugar
Según la resolución judicial, “no ha existido por parte de la Administración autonómica ninguna actuación atentatoria al honor, buen nombre y prestigio del Hospital Severo Ochoa, ni de sus profesionales sanitarios y trabajadores, sino el ejercicio obligado de sus potestades y responsabilidades encaminadas a esclarecer unos hechos de extrema gravedad”.

El tribunal madrileño argumenta que estos profesionales “tenían el deber jurídico de soportar tales investigaciones, sus resultados y consecuencias, sin que la sobreactuación mediática sea (de haber existido) imputable a la Comunidad de Madrid”.

El tribunal señala que existieron indicios suficientes para abrir el caso y destaca el informe de la Comisión de Evaluación, que concluyó que de las 169 HC analizadas, “en 73 casos la sedación fue realizada fuera de la lex artis”. Por todo ello, el TSJ de la Comunidad de Madrid rechaza el recurso de los demandantes y avala la actuación de la Administración regional.

http://www.diariomedico.com/2009/06/05/area-profesional/normativa/comunidad-actuo-forma-correcta-caso-sedaciones-leganes

 

El acceso indiscriminado a las historias, asignatura pendiente en los hospitales

La entrada en vigor del reglamento de la Ley Orgánica de Protección de Datos y la introducción de la historia clínica electrónica ha variado el escenario en la forma de proteger la documentación clínica y las reglas para el acceso a dicha información.

M. Esteban – Viernes, 5 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Antonio Troncoso, director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid (Apdcm), hizo un repaso de cuestiones como el acceso a las historias clínicas, la cesión de su contenido o quién debe responder ante las infracciones de las leyes. Troncoso recordó que el acceso a la historia clínica, de acuerdo con la Ley 41/2002, de Autonomía del Paciente, y la Ley de 1999 de Protección de Datos Personales, compete al profesional que da la asistencia al paciente, y declaró que “en los hospitales existe un acceso indiscriminado a las historias clínicas que debe ir corrigiéndose poco a poco con medios como la instalación de distintos niveles de acceso”.

La historia clínica tiene un fin asistencial, pero si un médico quiere defenderse de un paciente al que ya no presta asistencia y que le interpone una demanda “lo adecuado es que el juez autorice el acceso, aunque es posible que sea el propio hospital el que acuerde la autorización”. La cesión de los datos contenidos en el historial “debe enmarcarse en el respeto a la intimidad del enfermo, que tiene derecho a una copia de su historia clínica, salvo las anotaciones subjetivas del médico y la información remitida por terceras personas”.

En cuanto a la responsabilidad, si el médico ejerce en su consulta privada es responsable de la historia, pero si trabaja en un centro privado “la responsabilidad de la custodia del historial recae sobre la institución, no sobre el profesional, pues sólo trabaja en dependencia jerárquica”.

http://www.diariomedico.com/2009/06/05/area-profesional/normativa/acceso-indiscriminado-historias-asignatura-pendiente-hospitales

Fernando Abellán: “Si el aborto no incluye la objeción, provocará un grave conflicto entre los médicos”

La última intervención del encuentro de responsabilidad médica contó con la participación de Fernando Abellán, abogado director de Derecho Sanitario Asesores, que analizó el anteproyecto de la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

M. Esteban – Viernes, 5 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Abellán denunció que con el anteproyecto, que regula el aborto libre hasta las catorce semanas, “se pasa de la despenalización en tres supuestos muy concretos a la activación de un derecho sin precedentes”. Además, criticó la norma porque “adolece de una ponderación mínima de los intereses de la mujer y de la vida embrionaria”. En efecto, en su exposición de motivos establece textualmente: “La tutela del interés en la vida prenatal se articula a través de la voluntad de la mujer embarazada y no frente a ella”. Esta disposición, según Abellán, “convierte a la mujer en juez y parte”.
  • “El anteproyecto de la ley del aborto adolece de una ponderación mínima de los intereses de la mujer embarazada y los de la vida embrionaria”

La omisión del derecho del médico a la objeción de conciencia también mereció las críticas del ponente, quien aseguró que si no llega a introducirse este derecho “se creará una situación de grave conflicto en el ámbito médico y de inseguridad jurídica”.

Abellán también se mostró contrario al concepto de salud sexual que establece el anteproyecto al “hurtar del mundo médico la delimitación de muchas situaciones. No se ha pensado las repercusiones que puede tener en el ámbito de la reproducción asistida, pues podría abrir la puerta a la creación de vida bajo determinadas condiciones físicas, como el color de los ojos, y a las madres de alquiler”.

  • “La modificación se va a llevar a cabo a través de una norma que no cuenta con la debida reflexión bioética ni con la información a la sociedad”

Implicación necesaria
El anteproyecto constituye “el salto de la idea de la Administración a una norma concreta que tampoco ha contado con la opinión del Comité de Bioética de España”. Abellán recordó que el anteproyecto del aborto “es una norma de gran calado ético que cuestiona el carácter humano de la vida embrionaria o fetal, afirma que la píldora poscoital es un medicamento sin efectos secundarios y niega la objeción de conciencia”.

La modificación del aborto en nuestro país “se va a llevar a cabo a través de un proyecto normativo que no cuenta con la debida reflexión bioética y con la necesaria información a la población”, contraviniendo el Convenio de Oviedo.

http://www.diariomedico.com/2009/06/05/area-profesional/normativa/aborto-no-incluye-objecion-provocara-grave-conflicto-entre-medicos

 

Fernando Abellán: «Qué desconsuelo el de la madre que pide ser inseminada del hijo muerto»

 

VIRGINIA RÓDENAS
-A la reproducción asistida pueden acudir en España matrimonios y parejas de hecho heterosexuales y de lesbianas, mujeres solas… ¿Me dejo a alguien?
-No. Nuestra ley es la más flexible y permisiva de todo el entorno europeo. De ahí que vengan muchísimas personas de otros países a lograr aquí lo que les está prohibido en su lugar de origen.
-También he visto en su revelador «Bioética y ley en reproducción humana asistida. Manual de casos clínicos» (Fundación Salud 2000) a transexuales, polígamos…
-El caso del polígamo se debe a gente que viene de países con otra cultura, pero el de transexuales que quieren preservar su fertilidad congelando sus gametos para usarlos al cambiar de sexo se ha dado ya varias veces en España.
-Visto el panorama de la reproducción, ¿en qué sociedad diría qué vivimos?
-Los que anhelan tener un hijo y acuden a la reproducción asistida porque no pueden de forma natural merecen nuestra comprensión y apoyo. Cuestión distinta es quienes se acercan a estas técnicas para desarrollar sus fantasías de un hijo perfecto o para ahorrarse las molestias de un embarazo contratando un vientre de alquiler.
-¿Qué le desconcertó más?
-Al analizar diariamente este tipo de casos he perdido un poco la capacidad de sorpresa. Quizás uno reciente de una madre soltera que vivía con su hijo y que, al fallecer éste, ha pedido usar su semen para fecundarse in vitro con ovocito de donante y ser madre de nuevo. Aún me sobrecoge el profundo desconsuelo y soledad en que debió de quedar esta mujer para interesar una cosa así.
-A mí lo del «trío afectivo» me dejó KO.
-En una sociedad donde el mensaje que se da es que la familia tradicional es algo rancio y obsoleto, hay algunas personas que idean nuevas formas de convivencia que terminan sobrepasando las previsiones de los más progresistas. Lo de tener un hijo que sea de tres progenitores a la vez es una muestra de ello.
-Pues lo de congelar el semen de un previsible suicida para no vetar la maternidad de la futura viuda no le va a la zaga.
-La posibilidad de procrear post mortem es una particularidad controvertida de la ley. Se admite alguna vez, siempre que sea en un tiempo límite, ya que si no se generarían herederos del difunto mucho después de su muerte, con el lío familiar y social que eso supondría.
La reproducción asistida no es una medicina a la carta, pero hay lesbianas que piden semen de un negro (una es negra); otras, siempre del mismo donante para que los hijos se parezcan, una quiere dar el gameto pero no poner el útero porque la que hace de mujer es la otra… ¡Quieren fotos del donante de bebé para ver el fenotipo! Oiga, esto es la leche, con perdón.
-No en todos los casos la conclusión puede ser favorable desde el punto de vista ético y jurídico. Pero es cierto que cada vez hay más casos de los que llamaríamos excepcionales y que mucha gente se acerca a la reproducción asistida sin un fin médico o sólo de ese carácter.
-Y eso que no está regulada la figura de la madre de alquiler.
-Me temo que le queda poco al asunto, ya que es la salida para que las parejas homosexuales masculinas puedan equipararse a las de lesbianas.
-Trata la objeción médica a la reproducción. ¿Lo más inquietante?
-Admiro a los profesionales que aún se revuelven cuando alguna pareja pide que se destruyan sin más sus embriones sobrantes de una fecundación in vitro.
-Al final, el pensamiento «bibiano» sobre el embrión va a tener simpatizantes.
-En el pensamiento que menciona no hay una razonable ponderación de intereses entre la mujer y el embrión. Los de éste, sencillamente, no cuentan.

La OMC y los decanos enseñarán la ética y deontología médica en las universidades

JANO.es · 02 Junio 2009 12:00

Tildan de “imprescindible” profundizar en la enseñanza de la ética y deontologías médicas como base de las conductas del médico

Las Comisiones de Deontología de los Colegios de Médicos de España y la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina de España se han comprometido a impulsar la enseñanza de la ética y la deontología desde las universidades como elementos que formen que caractericen y estén “en la base” de las conductas del médico.
 
La iniciativa se ha plasmado en el denominado Compromiso de Badajoz, un documento impulsado por el Colegio de Médicos de Badajoz en el marco de las ‘Jornadas de Ética y Deontología Médica’ y definido por sus autores como “una vía de colaboración leal” que debe servir de ejemplo para el trabajo conjunto de todas las organizaciones para la mejora del ejercicio profesional.
 
Más concretamente, el acuerdo califica de “imprescindible” dar a conocer y profundizar en la enseñanza de la ética y deontologías médicas como base de las conductas del médico, por lo que apuestan por la colaboración para que sean “partes relevantes” del programa del grado de Medicina. Así, “los contenidos de ética médica y deontología deben incorporarse en los planes de estudios del grado de Medicina, como lo recoge el libro blanco de la titulación y la Orden ECI/332/2008 que establece los requisitos para la verificación de los títulos”.
 
La OMC y los decanos consideran que ambos contenidos deberían impartirse “en un proceso longitudinal que abarque tanto los cursos iniciales como la fase clínica de la enseñanza”. Además, estos contenidos pueden ser transversales a varios programas docentes, quedando siempre “bien definidos” en las guías docentes e incluyendo “referencias suficientes” al Código de Ética y Deontología Médica de la Organización Médica Colegial (OMC).
 
La enseñanza de los deberes que competen al médico en el ejercicio de su profesión estará inspirada en el Código de Ética y Deontología elaborado por la OMC, debiendo garantizarse esta formación “con actualización permanentemente” de sus contenidos.

La mala praxis convierte el CI en un documento ineficaz

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a un médico por seccionar la vena femoral de una paciente durante una liposucción. El fallo aclara que la existencia del documento de consentimiento no es relevante al haberse probado la negligencia del facultativo.

Marta Esteban – Martes, 2 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h

Aceptar los riesgos de una intervención no es una patente de corso para el médico, pues éste debe responder cuando ha incurrido en negligencia aunque se haya firmado el consentimiento informado.

Así se desprende de una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que ha condenado a un médico por las lesiones causadas a una paciente a la que seccionó la vena femoral durante la práctica de una liposucción.

Aunque en el expediente del proceso judicial consta la hoja de consentimiento informado y la de anestesiología con la determinación de los riesgos propios de la intervención, el fallo se apoya en los informes periciales para declarar la responsabilidad del facultativo.

Según los magistrados, se puede apreciar la negligencia médica “sin ser precisos conocimientos médicos”, pues parece “completamente incompatible con la diligencia exigible afectar la vena femoral, con todos los peligrosos desenlaces que ello puede acarrear, por una intervención de estética programada”.

Los informes periciales dicen que no hay constancia de que la vena “estuviese en localización o en posición no habitual o que padeciese previa alteración que la hiciese más vulnerable, máxime cuando la medicina actual cuenta con medios para, en su caso, establecer previamente su exacta localización”.

Además, la responsabilidad profesional no queda desvituada en este supuesto por el hecho de que los peritos consideraran la rotura de la vena como algo no frecuente pero posible.

Los magistrados aclaran que se trataba de una actuación que ante la gravedad de las consecuencias exigía “adoptar todos los medios necesarios para evitar afectar dicha femoral, lo que conduce a que no sea frecuente romper la vena”.

Probada la negligencia del facultativo, el fallo analiza en qué medida puede afectar a la responsabilidad que el paciente firmase el documento de consentimiento informado.

Sin valor alguno
En este punto la resolución judicial afirma que dicho consentimiento “exonerará de responsabilidad de no concurrir actuación negligente, de forma que, ante el concurso de ésta, la responsabilidad médica se generará aun habiéndose prestado el consentimiento informado”.

En otras palabras: “Apreciada la actuación negligente, el hecho de ser adecuado o no el consentimiento deviene ineficaz”.

En cuanto a la indemnización, la Audiencia Provincial de Madrid concede 30.000 euros teniendo en cuenta “la necesidad de la atención médica derivada de un error quirúrgico y que ha ocasionado a la paciente molestias, incomodidades y sufrimientos”.

http://www.diariomedico.com/2009/06/02/area-profesional/normativa/mala-praxis-convierte-ci-documento-ineficaz

 

El Comité de Bioética analiza en Gijón el conflicto en torno a la ley el Aborto

La reunión, de carácter nacional, se celebra en la sede la SIBI

Á. C. 

El Comité de Bioética de España, debatirá a lo largo del día de hoy en la sede gijonesa de la SIBI (Sociedad Internacional de Bioética) sobre la necesidad de legislación adicional acerca del aborto. Asimismo, se abordará la convocatoria de la reunión de los Comités de Ética Nacionales, a celebrar en España durante el año 2010. 

El orden del día prevé, también, la presentación por parte de los grupos responsables de cada ámbito un avance del estado de los trabajos realizados en torno a la objeción de conciencia en general en temas sanitarios (no se incluye explícitamente el debate de la eutanasia), los códigos de buenas prácticas clínicas y de investigación, la biometría y protección de datos y los benéficos de los pacientes derivados de la investigación clínica. 

Asimismo, el órgano consultivo presidido por Victoria Camps abordará la patentabilidad y derechos del paciente, la investigación quirúrgica y el consentimiento informado, los bancos de cordón umbilical y las quimeras e híbridos biológicos en la investigación. 

Esta reunión se produce poco después de que el Gobierno anunciara su intención de incluir en la reforma de la ley del aborto que las adolescentes de 16 años puedan interrumpir su embarazo sin conocimiento de los padres. Éste es, probablemente, el punto más controvertido del anteproyecto que el Consejo de Ministros ha remitido a las Cortes Generales para su tramitación parlamentaria y sobre el que el Comité de Bioética de España concretará hoy en Gijón su posicionamiento. 

Según este nuevo principio no se consideraría que pueda existir violación o incumplimiento del principio de la patria potestad si una muchacha de 16 años abortara sin haberlo consultado previamente con los padres o en contra de la voluntad de los mismos. 

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009060100_35_762473__Gijon-Comite-Bioetica-analiza-Gijon-conflicto-torno-Aborto

Sin Bibiana no hay paraíso

Sábado, 30-05-09
HAY quienes se escandalizan de que Chaves adjudique subvenciones a una empresa apoderada por su hija, pero es lo mínimo que puede hacer para que su hija no se sienta agraviada. Pues si a Bibiana, que sólo es su ahijada, Chaves la enchufó en un ministerio, ¿cómo iba a privar a una hija de una subvención? «Todo padre quiere lo mejor para sus hijos», acaba de decir con un par el consejero andaluz Martín Soler, para justificar el nepotismo de Chaves; y la ministra Bibiana, para justificar su enchufe, nos dice que a los dieciséis años una chica puede «ponerse tetas» sin permiso de sus padres, por lo que también podría abortar. Esto de comparar el aborto con «ponerse tetas» constituye un ejemplo -chusco, si se quiere- de lo que Hannah Arendt llamaba «banalidad del mal», fenómeno que florece cuando las personas «normales» dimiten de su racionalidad ética. Arendt estudió el caso de Eichmann, aquel grisáceo oficial alemán que se encargó de agilizar el transporte de judíos con la misma probidad burocrática con la que hubiese agilizado la tramitación de un ascenso. Y con la misma probidad burocrática Bibiana se apresta a agilizar la nueva ley del aborto, no sea que su padrino le reproche que no actúa con la suficiente diligencia; sólo que como Bibiana no es un grisáceo oficial alemán, sino una gaditana salerosa, se permite salpimentar su acción con comentarios tan graciosísimos como el que ahora comentamos.
En una ocasión anterior Bibiana ya había justificado que las muchachas de dieciséis años pudiesen abortar sin consentimiento paterno, puesto que también pueden casarse y tener hijos. La banalidad del mal se permite sin empacho estos sofismas. Pues lo que el derecho reconoce al permitir a una muchacha de dieciséis años casarse y tener hijos es precisamente que una expresión tan vigorosa de la naturaleza humana como es el deseo de fundar una familia no se someta estrictamente al criterio de mayoría de edad legal. Pero esta excepción legal, fundada en la naturaleza, servía a Bibiana para justificar una excepción fundada en la abolición de la naturaleza, pues nada hay tan contrario a la naturaleza como que una madre «decida» aniquilar la vida que se gesta en su vientre. Los sofismas que se permite la banalidad del mal acaban, sin embargo, mostrando sus costuras; y ahora Bibiana justifica que las chicas de dieciséis años aborten, puesto que también pueden «ponerse tetas». Aquí el deslizamiento de la racionalidad ética es todavía más brutal -más risueñamente brutal-, puesto que el aborto es comparado con una mera operación de cirugía plástica; y el feto reducido a la categoría de adiposidad o verruguilla insignificante que el bisturí saja, por un quítame allá esas pajas.
Algunos ilusos, para oponerse al aborto a mansalva que pretende instaurar el gobierno, repiten bobaliconamente: «El aborto es una tragedia, no un derecho». Pero, para que haya tragedia, tiene que haber desgarradores conflictos de conciencia. Y lo que la banalidad del mal preconiza es exactamente lo contrario: no pueden existir desgarradores conflictos interiores allá donde la racionalidad ética ha sido previamente abolida. El aborto entendido a la manera bibiánida es algo tan banal, tan trivial, que no requiere desgarros interiores; tampoco, por cierto, una especial impiedad o sadismo. El aborto entendido a la manera bibiánida es como «ponerse tetas»; del mismo modo que, para aquel grisáceo oficial alemán, agilizar el transporte de judíos era como tramitar un ascenso. Esta patología, encumbrada al rango de normalidad, nos está hablando del individuo extirpado de su racionalidad ética; esto es, del individuo inmerso en el paraíso totalitario. Sin tetas no hay paraíso, nos asegura una de esas series televisivas que triunfan en el Mátrix progre; y con bombo tampoco, añade risueñamente Bibiana.

Un teólogo afirma en Tenerife que “morir dignamente no es sinónimo de eutanasia” y plantea otras 4 vías de fallecer

   SANTA CRUZ DE TENERIFE, 30 May. (EUROPA PRESS) –

   “La posibilidad de morir dignamente no es equiparable a la aplicación de la eutanasia, puesto que existen otras cuatro posibilidades para acceder a una muerte digna sobre las que, además, hay un consenso social que no existe para el caso de la eutanasia”. Esta idea es la conclusión de la conferencia ‘Cuestiones bioéticas vinculadas al final de la vida humana’ con la que se clausuró el curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Tenerife ‘La bioética: ciencia y conciencia en la sociedad plural’, organizado en colaboración con el Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias (ISTIC).

   La conferencia estuvo a cargo del teólogo Francisco José Alarcos Martínez, director de la Cátedra Andaluza de Bioética y del Máster de Bioética de la Universidad de Granada. El ponente aseguró que existen otras cuatro fórmulas que permiten a los enfermos terminales contar con una muerte digna: el suicidio médicamente asistido, el rechazo de tratamiento, la limitación del esfuerzo terapéutico y la sedación terminal o paliativa. “Desde el punto de vista moral, tanto con enfoque civil o religioso, no hay problema en aceptar los cuatro últimos casos de muerte digna”, aseguró Alarcos.

   El teólogo, según informó la UIMP en un comunicado, indicó que existe una confusión con el término eutanasia producto de su aplicación a circunstancias distintas y propuso un concepto de eutanasia que se da en el caso de que concurran las circunstancias de que se produzca la muerte de los pacientes mediante una relación causa-efecto “única e inmediata” entre la actuación médica y dicha muerte; que se realice a petición expresa del enfermo y que esta petición sea reiterada en el tiempo, que se dé en un contexto de sufrimiento entendido como “dolor total” no mitigado por otros medios –de forma que la eutanasia sería consecuencia de un comportamiento compasivo– y que sea aplicada por profesionales sanitarios que mantienen con los pacientes una relación clínica significativa.

   Entendiendo la eutanasia de esta manera, muchos sectores sociales rechazan su aplicación y obtienen con ello a su vez la reacción contraria de los colectivos que defienden el derecho a morir dignamente. Sin embargo, el teólogo defendió que la única forma de muerte digna no es la eutanasia y que existen otras posibilidades para ello que tienen mayor aceptación social.

SUPUESTOS

   El caso del suicidio médicamente asistido, en el que el equipo sanitario facilita al paciente las posibilidades de suicidio, no cuenta con suficiente acuerdo socialmente, pero sí la limitación del esfuerzo terapéutico, caso en el que el equipo médico es el que toma la decisión de detener el tratamiento cuando éste no conduce a una solución de la situación del paciente y su persistencia significaría llegar al “encarnizamiento terapéutico”.

   El rechazo del tratamiento tiene el mismo sentido que el anterior, pero en él quien toma la decisión es el paciente o de sus representantes, una vez que la voluntad del enfermo haya quedado expresada por escrito en un testamento vital. “Es ético y moral rechazarlo, incluso aunque sólo sea por motivos económicos, además de que el paciente observe que el tratamiento sea fútil para su vida”. La sedación terminal o paliativa consiste en la administración de calmantes a pacientes terminales para evitar el dolor. Aunque la sedación acelera el proceso de la muerte, está aceptada moralmente, incluso por la Iglesia, que admite su empleo desde el Papado de Pío XII.

http://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-teologo-afirma-tenerife-morir-dignamente-no-sinonimo-eutanasia-plantea-otras-vias-fallecer-20090530180952.html

 

La mitad de las parejas andaluzas sometidas a fecundación ‘in vitro’ donan los embriones sobrantes a la investigación, según la UGR

este porcentaje es 16 veces mayor que el de Estados Unidos

jueves, 28/05/2009 10:42

 Enviar Imprimir  Redacción GD

Un trabajo realizado en la Universidad de Granada revela que este porcentaje es 16 veces mayor que el de Estados Unidos, donde sólo el 3% de las parejas optan por esta opción. Esta investigación ha demostrado que una entrevista personal con las parejas para preguntarles por el destino final de sus embriones congelados es mucho más efectiva que el envío de un cuestionario, técnica que se emplea habitualmente

El 50% de las parejas andaluzas sometidas a un ciclo de fecundación in vitro  deciden donar los embriones sobrantes de este proceso a la investigación, un porcentaje 16 veces mayor que el de Estados Unidos, donde sólo el 3% de las parejas optan por esta opción. Ésta es una de las conclusiones fundamentales de una investigación realizada en la Universidad de Granada, que ha demostrado que una entrevista personal con las parejas resulta mucho más efectiva que el envío de un cuestionario (la técnica que se emplea habitualmente), ya que a través de ellas se pueden resolver las dudas tanto éticas como científicas que las parejas pudieran tener.

Este trabajo también ha puesto de manifiesto “la necesidad de modificar la legislación vigente para establecer distintos niveles de regulación respecto al tipo de manipulación embrionaria realizada, ya que la legislación actual española debería ser más estricta cuando el objetivo perseguido sea la terapia celular”, explica la institución académica en una nota.

La investigación ha sido realizada por José Luis Cortés Romero, y  dirigida por Pablo Menéndez Buján, director del Banco Andaluz de Células Madre, y los profesores de la Universidad de Granada Antonia Aránega Jiménez y Juan Antonio Marchal Corrales.
        
La entrevista personal funciona

Los autores de este trabajo han analizado la predisposición de las parejas andaluzas, que se sometieron a un ciclo de fecundación in vitro en dos hospitales públicos de Andalucía, a donar sus embriones a la investigación, mediante la realización de una entrevista personal, comparando los resultados obtenidos con los que se presentaron en Estados Unidos. Además, han estudiado las controversias legales que existen en España en la barrera entre la medicina reproductiva y la investigación con células madre embrionarias humanas (hESCs).

“Y es que la obtención de las primeras líneas de células madre embrionarias murinas (procedentes de ratones) en 1981 abrió un campo sin precedentes en la biomedicina. En 1998 se derivaron las primeras células madre embrionarias humanas (hESCs) a partir de embriones sobrantes de procesos de fecundación in vitro. En la actualidad, las hESCs se han convertido en un campo de investigación biomédica emergente con grandes expectativas en embriología, modelos de enfermedad, screening de fármacos y tóxicos,  oncología y terapia celular y medicina regenerativa”.

Desde el punto de vista ético-legal, en España, actualmente, existen dos leyes que regulan la investigación con células madre para la derivación de hESCs: la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida, y la Ley de Investigación biomédica.

“El punto más importante de estas leyes –afirman los investigadores- es la firma de un consentimiento informado por parte de los progenitores,  donde indican el destino final que quieren para sus embriones congelados sobrantes de un ciclo de fecundación in vitro, entre el que se encuentra la investigación con células madre”. Además, existe una Directiva Europea que regula la manipulación de células humanas en todos los países de la Unión Europea.

Algunas de las conclusiones de esta tesis doctoral han sido publicadas en las revistas Cytotechnology, Biotechnology & Applied Biochemistry, Cell Stem Cell y Stem Cells and Development, entre otras.

http://granadadigital.com/index.php/universidad_gr/52-granada/152362-redaccion-gd

 

«En España no hemos sabido hacer una educación sexual que funcione»

Ramiro González Fandós • Ginecólogo y magister en Bioética

Si algo se le agradece a un experto en materia tan delicada como la bioética es que se le entienda perfectamente. Y Ramiro González Fandós (Zaragoza, 1947) habla claro como el agua

 Ramiro González Fandós, ginecólogo y magister en Bioética.

Jesús J. Matías
Angélica González / Burgos

Objeción de conciencia en la práctica clínica’ es el título de la conferencia que esta mañana da Ramiro González Fandós en el Hospital General Yagüe (a las 13 h.), un acto organizado por el área de Docencia y Formación del Complejo Asistencial de Burgos. González Fandós es autor de la ‘Guía ética de la objeción de conciencia’ editada por la Organización Médica Colegial y la Fundación Ciencias de la Salud, que preside Diego Gracia, presidente de la Comisión de Bioética de Castilla y León.
¿En qué ámbitos es más frecuente la objeción de conciencia en la práctica médica?
En aquellos que crean polémica, que son el origen y el final de la vida. El aborto, la anticoncepción -que sigue siendo polémica y moralmente condenada por algunos pensamientos religiosos-, la reproducción asistida… El aborto crea mucha polémica porque una mayoría social considera la vida como bien máximo, que está bien pensado, pero todo es relativo según el punto de vista desde el que se observe: la vida en un momento dado puede ser un valor secundario o terciario si la que se lleva es una calidad de vida muy mala o si las condiciones de viabilidad de un nuevo ser son malas. Entonces, la vida no es el valor máximo, a lo mejor lo es el bien de la madre u otra cosa.
¿Qué ha de hacer un médico para declararse objetor de conciencia? ¿Tiene que decirlo expresamente en su servicio o en su hospital o en el sistema de salud al que pertenece?
Lo primero que hay que hacer en la vida es ser auténtico y la objeción de conciencia es una autenticidad de tus valores, que son muy respetables. Si una persona considera que su escala de valores morales le impide aplicar un protocolo o una ley en según que aspectos pero no impide que se desarrolle sino que declina en otro compañero, a mí me parece respetable. Si yo soy objetor debo contar mi condición moral a mi jefe de servicio y si estoy en una institución pública, ésta debe saberlo porque tiene que conocer cuántos objetores existen para que el servicio no se interrumpa. Lo que no sería correcto es que en un equipo de guardia de Ginecología los tres miembros fueran objetores porque tienen que dar unos servicios reconocidos por ley y de ese modo no pueden hacerlo. Esto sería una mala dirección del servicio, del hospital y de la consejería.
Esto pasa en Burgos con respecto al aborto, que todos los ginecólogos son objetores y las mujeres tienen que ir a otra provincia… ¿Qué puede hacerse ante esta situación?
Se puede cambiar pero hay que tener la intención de hacerlo. Pues se deriva fuera porque hay que cumplir la ley.
¿Cabe la queja de la usuaria?
Cabe, pero las instituciones dicen que aunque entienden la incomodidad de trasladarse a otra provincia, están cumpliendo la ley.
¿Los ginecólogos tienen miedo a la reacción social de no declararse objetores?
Hombre, yo no lo he sentido en toda mi vida profesional. No sé qué decirte porque el miedo es muy subjetivo pero lo que sí creo es que si eres objetor auténtico, aparte de lo público, los colegios profesionales también tienen que saberlo y organizarlo con las instituciones para que no se cree un problema.
¿Hay objetores en la sanidad pública que dejan de serlo en la privada?
Vuelvo a lo mismo. Si se es auténtico, se objeta en todos los sitios. Lo otro es una doble moral.
¿Hay médicos que objetan a la anticoncepción?
Claro que los hay. En la autonomía en la que he estado viviendo toda mi vida hay una corriente religiosa muy intensa y muy clara que no receta anticonceptivos, solo lo natural.
¿Una chica de 16 años puede abortar sin el permiso paterno?
Por mi experiencia como ginecólogo y como hombre sé que a una mujer el abortar no le deja nunca un buen sabor de boca, nunca. Dentro queda algo, el instinto natural de madre, y eso a los 16 años o está mal desarrollado o ni está. La libertad del ser humano está en su cultura y en su información y una niña de 16 años, en general, dudo mucho que las tenga para tomar una decisión como ésta. El problema de fondo es que en España no hemos sabido hacer una educación sexual que funcione.
Los jóvenes tienen más información que formación…
Es eso. A mí me dejó perplejo en consulta una chica de 15 años que me pidió la píldora del día siguiente y le dije que bien, pero que tuviera claro que aquello no era un anticonceptivo sino un método de emergencia y que fuera a su centro de referencia a tener una entrevista con la educadora sexual que probablemente le aconsejaría un método de barrera. «¿Cómo le voy a decir a mi chaval, que confia en mí y yo le quiero, que se ponga un preservativo?», me contestó.
¿Qué le parece que esta píldora pueda venderse sin receta?
Un riesgo. ¿Quién sabe que esa niña no es muy fumadora -con el riesgo que supone tomar anticonceptivos- o que no tiene un problema hepático? Me parece que debe haber un filtro técnico, que no una censura. Igual si no quieren pasar por un médico, que sea una educadora o una trabajadora social, no sé, pero hay que formar a los adolescentes para que sean conscientes de sus decisiones.  

http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Vivir/20090528/espa%C3%B1a/no/hemos/sabido/hacer/educacion/sexual/funcione/840D3B39-1A64-968D-595F97AB54258ED8

 

Lacadena considera “negativa” la clonación terapéutica

El exvocal de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida y miembro del Consejo de la Cátedra de Bioética de Comillas, el jesuita Juan Ramón Lacadena, consideró este jueves “negativo” desde el punto de vista ético, el primer ensayo de clonación terapéutica en España propuesto por el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia cuando “está probada la validez científica de la reprogramación celular”.

PANORAMA-ACTUAL – Jueves 24 de enero de 2008 a las 12:34 h.

El experto recordó que después de que en noviembre del año pasado “se publicara y se confirmara la validez científica de las técnicas de reprogramación de células somáticas para tener células troncales pluripotentes ha habido mucha gente en la comunidad científica que ha decidido abandonar los intentos de clonación terapéutica para dedicarse a la reprogramación celular, es decir, la obtención inducida de células troncales pluripotentes que no tienen ningún problema ético”.

Por ello, lamentó que el grupo valenciano “siga apostando por la manipulación de embriones”, ya que “se puede solucionar y llegar a lo mismo con las nuevas técnicas que parecen tan prometedores”.

Investigación valenciana

El director del Banco Nacional de Líneas Celulares del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia, Carlos Simón, adelantó que el proyecto de creación de células madre sin destruir los embriones, que arrancó hace aproximadamente un año, podría obtener los primeros resultados en “un breve período de tiempo”. Vallés manifestó que si este proyecto sale adelante se conseguiría “deshacer la polémica” existente sobre la idea de que al crear nuevas células se tiene que destruir al embrión.

En este caso, “no haría falta”, señaló Vallés, quien insistió en la idea de que están “a punto de comunicar los resultados”.

El investigador además explicó que trabajan en otro proyecto que consiste en la creación de células madre con alteraciones genéticas específicas con modelos de enfermedad, que de llegar a tener éxito, se conseguiría analizar enfermedades sin necesidad de utilizar ratones y concretar ese tipo específico de enfermedad en una célula humana.

http://www.diariocriticocv.com/noticias/lacadena/considera/negativa/la/clonacion/terapeutica/not247662.html