Archivo por meses: abril 2009

Quirós apuesta por la atención domiciliaria en paliativos

La Consejería de Salud y Servicios Sanitarios de Asturias apuesta decididamente por la atención domiciliaria, siempre que sea posible y de acuerdo con el paciente y el criterio clínico, en su nueva estrategia de cuidados paliativos para los próximos años, en la que se incluye como población diana no sólo a los pacientes sino a su entorno. “Queremos trabajar intensamente con las familias”, ha explicado el titular del departamento, Ramón Quirós.

Redacción Oviedo – Jueves, 30 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

El consejero ha lanzado este mensaje durante la presentación de la estrategia para la comunidad autónoma, en un acto organizado en el Hospital Monte Naranco, en Oviedo. Para su aplicación se procederá a la constitución de 13 equipos de apoyo en cuidados paliativos -de carácter interdisciplinar-, en los que los profesionales de medicina y enfermería contarán con el apoyo de psicólogos, trabajadores sociales y auxiliares de otros dispositivos del Servicio de Salud.

El objetivo general de la estrategia es mejorar la calidad de vida de las personas en fase terminal, con apoyo a sus cuidadores, con un trabajo coordinado con todos los recursos del sistema sanitario, atendiendo tanto los aspectos físicos como los emocionales.

Esta estrategia se pondrá en marcha a partir de junio, como resultado de un año de trabajo en su diseño con grupos multidisciplinares y con la participación de sociedades científicas y asociaciones de pacientes.

El consejero ha destacado el abordaje de los cuidados paliativos desde una perspectiva integral, que trata de promover la autonomía del paciente y en la que, además del control de síntomas, otro de los pilares es la prestación de apoyo emocional al paciente y su entorno. En este sentido, se concede una atención especial a la comunicación “entre el enfermo, su familia y el equipo terapéutico, buscando la participación del paciente en la toma de decisiones y potenciando el consentimiento informado para cualquier actuación”.

La premisa es que la unidad sobre la que se debe actuar es siempre el paciente y su familia, según ha matizado la directora de Servicios Sanitarios del Sespa, María Luisa Sánchez, quien ha acompañado a Quirós en la presentación de la estretagia.

Atención primaria
El primer nivel asistencial contará con el apoyo de atención especializada con cuatro unidades hospitalarias para abordar las situaciones más complejas que requieran ingreso, con un total de 51 camas.

En Asturias, entre 2.500 y 3.000 pacientes serán susceptibles de recibir este tipo de cuidados en un nivel avanzado cada año y en torno al doble requerirán cuidados básicos.

El consejero de Salud de Asturias, Ramón Quirós, ha presentado una nueva estrategia de cuidados paliativos, con la que pretende apostar por la atención domiciliaria y crear 13 equipos multidisciplinares para promover el trabajo coordinado de todos los recursos del sistema.

http://www.diariomedico.com/2009/04/30/area-profesional/sanidad/quiros-apuesta-atencion-domiciliaria-paliativos

Una sentencia condena por incluir en el consentimiento informado una mera referencia a un riesgo probable

La Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un centro oftalmológico a pagar a un paciente una indemnización de más de 1.000 euros por los daños sufridos tras una operación para corregir la miopía y el astigmatismo.

Redacción – Jueves, 30 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

La sentencia, facilitada por Aranzadi, no censura la actuación médica llevada a cabo por los facultativos, sino los defectos en la información que sobre la operación se suministró al enfermo.

Los magistrados avalan la condena dictada por el juzgado, que entendió que la mera referencia al posible descentramiento “es a todas luces insuficiente por no contener ninguna explicación sobre las consecuencias que tiene para la visión”.

En consecuencia, “se considera probado que la entidad ha incumplido el deber de información que impone la lex artis con anterioridad a la práctica del acto médico”. Y es que se “omitió informar al paciente sobre la existencia del riesgo de pérdida de agudeza visual como consecuencia del descentramiento de la zona de ablación antes de que decidiera someterse a la intervención quirúrgica”.

En cualquier caso, la resolución de la audiencia aclara que el hecho de que en la intervención no hubiera existido incumplimiento de la lex artis, no obsta para acceder a la indemnización al haberse producido un daño que el paciente no tenía el deber de soportar.

http://www.diariomedico.com/2009/04/30/area-profesional/normativa/sentencia-condena-incluir-consentimiento-informado-mera-referencia-riesgo-probable

El médico es prudente respecto al sobreesfuerzo terapéutico

El médico de primaria es más prudente que el de hospital respecto al sobreesfuerzo terapéutico debido al enfoque biosocial y a su atención integral, según Rosa Díez, médico de familia. En caso de conflicto lo mejor es preguntar al Comité Asistencial de Etica (CAE) o a un compañero.

Santiago Rego. Santander – Miércoles, 29 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

El especialista hospitalario tiene que evitar no caer en el sobreesfuerzo terapéutico, pero el médico de primaria, que también atiende en el domicilio a pacientes que prefieren morir en su casa, está “bien preparado, y es muy sensato al decidir hasta cuándo hay que limitar el esfuerzo; incluso es más prudente que el facultativo de hospital, debido al enfoque biosocial y a la atención integral que tenemos los médicos de cabecera”. Así lo ha señalado Rosa Díez Cagigal, médico de familia y responsable de Paliativos del Hospital Comarcal de Laredo, en la mesa redonda Nuevos debates, nuevas respuestas ante conflictos éticos, que se ha celebrado en el V Congreso Regional de Semergen Cantabria. A su juicio, en caso de conflicto ético no hay nada mejor que preguntar a los compañeros.

  • El enfoque biosocial e integral del médico de familia lo convierte en “altamente capacitado para saber frenar los tratamientos que ya no van a dar resultado”

Díez Cagigal que es además coordinadora del Grupo Estatal de Trabajo de Cuidados Paliativos de Semergen, ha manifestado que ese enfoque biosocial e integral hacen del facultativo de familia un profesional “altamente capacitado para saber frenar los tratamientos cuando ya no van a dar resultado alguno. El problema muchas veces está en el hospital, donde se siguen pidiendo pruebas innecesarias para pacientes en situación de clara agonía”.

Según José Francisco Díaz Ruiz, médico de familia de la Consejería de Sanidad de Cantabria y coordinador del Grupo Estatal de Trabajo de Bioética de Semergen, la decisión de cuándo no hay que caer en el sobreesfuerzo terapéutico “la tenemos clara todos los médicos, pero no es fácil de tomar a pesar de que en este campo la formación se ha incrementado. En los pacientes con voluntades previas o testamento vital firmado el trabajo del médico es más sencillo, porque el facultativo ya sabe qué es lo que en vida pensaba el paciente en esta materia”.

Testamento vital
Díaz Ruiz ha indicado que este documento “ayuda al profesional y a la familia. Quizás falte una implicación mayor del médico de familia, que pasaría porque el profesional conozca que las voluntades previas son un derecho del paciente e informe adecuadamente de ello”.

Otro de los ponentes de la mesa fue Antonio Otero Rodríguez, director del Instituto de Bioética y Humanidades de la Fundación Semergen, para quien, en general, lo habitual es que el médico tome decisiones de acuerdo con la familia si el paciente no las puede adoptar. “En la mayor parte de los casos se hace de manera correcta y natural, porque la formación cada vez es mejor e impera el sentido común, ya que ningún médico se encarniza de manera consciente”.

Pablo Corral, presidente del Colegio de Médicos de Cantabria y médico de familia, ha subrayado que muchas veces “carecen de sentido acciones terapéuticas en pacientes terminales a los que no van a aportar satisfacción o alivio. Nadie, de manera deliberada, se encarniza con un paciente, pero en ocasiones puede que el desconocimiento nos lleve a caer en un sobreesfuerzo terapéutico sin sentido alguno”.

Todos los ponentes han coincidido en que en situaciones de duda o conflicto ético hay que recurrir a los comités asistenciales de ética, y si se trata de un asunto de extrema urgencia lo ideal es “consultar al compañero o compañeros más próximos, sobre todo en un asunto tan delicado como las sedaciones”, según Díez Cagigal.

http://www.diariomedico.com/2009/04/29/area-profesional/normativa/medico-prudente-respecto-sobreesfuerzo-terapeutico

 

Los test de ADN ‘on-line’ convierten al paciente en su propio médico

Cualquier persona podrá ser en un futuro su propio médico gracias a los servicios que ofrecen nuevas compañías privadas como test de ADN on-line, imágenes por resonancia magnética o tomografías computarizadas, según informa Bioethics. Pero estos servicios, que a menudo ofrecen información sobre la salud sin la supervisión de un profesional, han provocado mucha controversia dentro de la comunidad médica, que argumenta que en ocasiones los resultados no son acertados y pueden desorientar a pacientes inexpertos.

G.S.S. – Miércoles, 29 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h. 

En respuesta a este problema, el Consejo de Nuffield sobre Bioética del Reino Unido ha lanzado una consulta para analizar las implicaciones éticas, leales y económicas que conlleva la comercialización de estos servicios. En concreto, el consejo está recabando los puntos de vista de las personas que están interesadas en estos servicios, así como de las compañías que podrían ofrecerlos.

Falta de normativa

No existe una regulación que establezca pautas para la comercialización de los test de ADN en el Reino Unido. “La generalización de estos test es conveniente porque permite que la gente sea más responsable de su salud, pero existen a la vez riesgos y problemas potenciales”, ha señalado Hugh Whittall, director del consejo.

Algunos facultativos argumentan que estas pruebas no tienen la suficiente validez para dar una indicación adecuada a ciertas enfermedades. En este sentido, Whittall ha apuntado que las tomografías computarizadas son famosas por sus falsos positivos. Además, los test privados son caros.

El consejo británico espera tener listo su informe en la primavera de 2010 y confía en que sirva al Ejecutivo para que regule adecuadamente estas nuevas pruebas.

http://www.diariomedico.com/2009/04/29/area-profesional/normativa/test-adn-on-line-convierten-paciente-propio-medico

Cermi pide que no se discrimine al discapacitado

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha pedido que se aproveche la reforma de la Ley del Aborto para “eliminar cualquier discriminación” por motivo de discapacidad.

E.P. Madrid – Miércoles, 29 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h. 

A juicio de esta organización, la legislación española vigente, aprobada en 1985, “considera implícitamente la vida de una persona con discapacidad menos valiosa que la de otra sin ella”.

Se trata de un supuesto “discriminatorio desde una perspectiva exigente de derechos humanos y, ya que la vida de estas personas posee la misma dignidad y valor, debe ser protegida por el ordenamiento jurídico en las mismas condiciones”. Para ello el Cermi ha elaborado un folleto informativo en el que además deja claro que la plataforma “no tiene una posición institucional” sobre la regulación legal del aborto. Este colectivo considera que la decisión que se adopte debe ser contar con un conocimiento real y directo de lo que supone la discapacidad individual y familiarmente, así como de los recursos y apoyos que existen”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/29/area-profesional/normativa/cermi-pide-discrimine-discapacitado

Rogelio Altisent: “El Código de Deontología es un manual de prudencia y promociona la excelencia”

El papel de la ética, de la deontología y de los colegios profesionales, y la importancia de las normas contenidas en el Código de Etica y Deontología Médica de la Organización Médica Colegial son algunas de las cuestiones que Rogelio Altisent, profesor de bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, ha abordado en el Encuentro Internacional de la Organización Panamericana de la Salud, que se ha celebrado en Santiago de Chile.

Marta Esteban – Martes, 28 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

“El Código de Deontología no es un regla severa y amenazante, sino más bien un manual de prudencia y promoción de la excelencia”.

  • Es una alternativa a la privatización de la excelencia dejada a la conciencia individual de cada médico al poner el listón más alto que la ley

Altisent ha aprovechado la conferencia para comentar las críticas que Robert Veatch hace a los códigos de deontología en su libro Paciente cúrate a ti mismo. Según Veatch, los deberes del profesional estarían supeditados a las decisiones de los pacientes hasta el punto de considerar obsoleta la filosofía del consentimiento informado. Altisent ha advertido que este planteamiento convertiría el papel de los códigos en “algo superfluo, pues frente a los valores del paciente ni los valores del médico ni los de los profesionales tendrían relevancia”.

El expresidente de la Comisión de Deontología de la Organización Médica Colegial ha advertido que la supresión de esos valores constituye “una bomba de relojería para el ethos profesional y para la sociedad”. La instauración de esta nueva medicina nos colocaría en “un modelo de relación clínica contractualista, maquillado de modernidad, cuyas insuficiencias éticas son conocidas, como el riesgo de practicar una medicina defensiva y el de abandono del paciente”.

La mejor opción
En cuanto a la importancia de la Deontología en la profesión sanitaria, Altisent ha recordado que es “una alternativa a la privatización de la excelencia profesional dejada a la conciencia individual de cada médico en la medida en que pone el listón más alto que la ley”.

En efecto, “si los médicos no están movidos por un verdadero ethos profesional todo será papel mojado o se puede volver en contra de los pacientes en forma de medicina defensiva”. Altisent ha defendido la necesidad “imprescindible de contemplar la dimensión ética de la actividad médica para alcanzar la calidad asistencial que el paciente necesita”. Y es que “sería posible hacer buena medicina aun sin las leyes, pero sin ética es imposible”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/28/area-profesional/normativa/codigo-deontologia-manual-prudencia-y-promociona-excelencia

Selección embrionaria en cáncer

Publicado Lunes, 27-04-09 a las 08:43
Se ha publicado días atrás la reciente aprobación, por parte de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, de varios casos de selección embrionaria en familias con enfermedades genéticas. Se trata de parejas portadoras de un gen causante de enfermedades graves. Como en el chiste, la «noticia buena» es que los hijos que a van a nacer estarán libres de dicha patología. La «noticia mala» es que otros muchos bebés no nacerán nunca porque venían con un error de fábrica: ser portadores del gen en cuestión.
Ocho de las familias padecen distrofias musculares y el mal de Huntington. Otros dos casos son de familias con una alta predisposición al cáncer, una con MEN 2A y otra con el gen BRCA1. El MEN 2A supone el desarrollo de cáncer de tiroides y de otras glándulas. El BRCA1 causa cáncer de mama y de ovario, de forma que a los 70 años en torno a un 60 por ciento tendrán cáncer de mama y un 40 por ciento, cáncer de ovario.
Con dicha selección no se cura a nadie: sólo se seleccionan aquellos embriones sanos, eliminando los portadores. Éstos ni siquiera son enfermos, sino sanos con alto riesgo de desarrollar cáncer a lo largo de la vida. Teniendo en cuenta el tipo de herencia del BRCA1, deberían eliminarse el 50 por ciento de los embriones que se produzcan.
¿Es esto un claro avance en el tratamiento del cáncer? No parece. De esta forma disminuiría mucho el número de pacientes con las enfermedades referidas; pero no porque se les cure, sino porque no se les deja nacer. En las Unidades de Consejo Genético en Cáncer Familiar se lleva a cabo un trabajo muy laborioso para el diagnóstico de las personas portadoras, así como un seguimiento estrecho de los mismos para la detección lo más precoz posible de los casos de cáncer. Además, existe ya la posibilidad de realizar cirugías reductoras de riesgo y se está investigando en la prevención con determinados fármacos. Se ha criticado extensamente la eugenesia llevada a cabo en determinados momentos de la historia, especialmente en la época nazi. Médicos sin escrúpulos se dedicaban a eliminar a seres humanos que no pasaban el control de calidad por diversas taras. ¿Podemos aceptar la eliminación de embriones enfermos? Es más, ¿puede la comunidad científica y la sociedad aprobar que se elimine a embriones sanos por el hecho de tener un alto riesgo de tener cáncer a lo largo de su vida?
María Helena López de Ceballos
Especialista en Oncología Médica (Cáceres)

“Soy contraria a los referéndum en temas bioéticos”

Doctora en derecho y bioética asegura que ni las iglesias ni las mayorías parlamentarias se pueden imponer en estos temas. Plantea un debate basado en argumentos y razones y no miedos y adelanta que los desafíos en este campo los impone la nanotecnología.

Jueves 23 de Abril de 2009
María José Errázuriz L.

Dos hechos grafican, para María Casado, los resquemores con los que se abordan los debates bioéticos en las sociedades occidentales y en ambos ella estuvo involucrada.

El primero se dio hace poco, cuando se discutió una norma sobre el aborto en el gobierno de Cataluña, y ella –libre pensadora, sin confesión religiosa- se encontró defendiendo la misma posición que un sacerdote español, cuestión que le hizo ver a él.

La segunda fue la discusión que se dio en torno al destino que tendrían los miles de embriones criopreservados (congelados) que por ley, en España, no pueden ser implantados pasados 5 años. Una primera comisión multidisciplinaria propuso legislar a favor de que, en vez de ser desechados, se consiguiera el consentimiento de los padres para ser usados en investigación con varias limitantes. El gobierno de Aznar rechazó la recomendación y nombró una segunda comisión, conformada esta vez por personajes del mundo conservador, la que, finalmente, concluyó lo mismo que la primera y así se obró.

María Casado (56), doctora en Derecho de la Universidad Complutense y miembro del Comité de Bioética de España, se encuentra en Chile para participar en un seminario internacional sobre “Ética de las regulaciones en salud en Latinoamérica y el Caribe” que se desarrolla a partir de hoy en Santiago.

Su presencia se da en momentos en que Chile tiene pendientes debates tan fundamentales como una legislación de la fertilización in vitro, la eutanasia y el aborto terapéutico.

Ella dice no sorprenderse por la polémica que estos temas generan, cuestión que su país ha vivido también. “El debate social es muy importante. Cuando la tecnología permite hacer cosas que antes no estaban en las manos del ser humano, si no que en las de la naturaleza o la divinidad, el científico comienza a preguntarse si debe o no hacer eso, cuestión en la que se involucran filósofos, juristas y otros especialistas. Sin embargo, al traspasar ese círculo, el debate se ha abierto a la sociedad y ella debe participar; pero para que eso valga, tiene que haber información”, dice.

-¿Puede la sociedad debatir de un tema que desconoce?
“Hay que intentar tener un cierto conocimiento, pero el conocimiento de los expertos no es el único que tiene sentido común y sensatez. A cada persona se le concede una autonomía –puede votar, decidir si se casa y tiene hijos- y son cosas muy importantes y las resuelve con la información que tiene, sin un certificado de estudios superiores.
“En este tipo de cosas pasa algo similar, hay que dar información para que el debate sea riguroso y ahí la prensa juega un papel muy importante”.

-En esa perspectiva, ¿los temas bioéticos deben ser sometido a las urnas populares?
“Esto no es una cuestión de votos. El tema bioético es un debate diferente, no es simple y no se pueden resolver en términos de sí y no. Se puede estar a favor o en contra de las madres de alquiler, y puede estar prohibido, pero podría darse un caso que lo justificara. Estos son temas complejos y al final, puede ser una decisión normativa que decidan quienes tienen la representación popular (Parlamento), pero antes han debido discutir y argumentar.
“La razón por la que no se puede llevar a las urnas es porque no se puede formular una pregunta de manera que la gente la responda con un sí o no. Hay que hacer matices”.

-¿También justifica la anterior el hecho que la desinformación de la población las lleve a decidir erróneamente?
“En toda votación se pueden cometer errores, quien decide que la elección es la verdadera… eso es un planteamiento antidemocrático. Lo importante es que quienes deciden sean plurales en disciplinas y visiones de la vida. La bioética exige argumentar.
“Debemos suponer que los legisladores están informados, no es cierto, pero soy contraria a los referéndum en estos temas. Ahora, también soy contraria a los choques de absolutos, porque si te encasillas en una posición, no se alcanza ninguna solución. Hay que ver donde hay un elemento de acuerdo, para alcanzar algo razonable”.

-Hablas de llegar a un acuerdo. ¿Los tema bioéticos son sujetos de negociación, de tú me das, yo te doy?
“No, son sujetos de argumentación, entonces las mejores razones, las más fundadas tienen que acabar convencido al otro. Para participar en el debate, hay que estar dispuesto a ser convencido; si quieres imponer, que vas a negociar.
“Tu país y el mío tienen una larga tradición donde te dicen que van a negociar algo, pero lo que se quiere es imponer lo que le da la gana porque se tiene el poder. Si vas a consensuar, tienes que estar dispuesto a ceder”.

María reafirma que la bioética no debe tener un apellido confesional, lo que no significa descalificar la posición de los credos como la Iglesia Católica. “La creencia pertenece a la intimidad de la persona y cuando se discute debe valer la razón. Ya no vivimos en un estado confesional, sino de derecho. Las normas son hechas por razones de bien común, bienestar colectivo…”

-¿Derecho natural?
“No, de ninguna manera. No existe el derecho natural, no es natural ni derecho. Quién dice cuales son los rectos principios del derecho natural. Algunos pensaron que éramos todos iguales y otros, diferentes, unos libres y otros esclavos. El derecho natural ha legitimado instituciones diferentes desde la libertad hasta la esclavitud.
“Por eso, el pacto debe darse en el marco de los Derechos Humanos Universales cuya declaración de 1948 fue firmada por todos los países. Ahora hay una declaración de NU sobre Bioética y Derechos Humanos de 2005 que se basa en los mínimos jurídicos como respecto a la autonomía, derecho a estar informado. Puede que algunos digan que eso no le conviene, pero entonces no estaremos hablando de bioética, sino de intereses.
“Hay que encontrar un sistema en que la gente pueda convivir con su propio modelo, pero los límites deben ser los Derechos Humanos”.

-¿El primer derecho humano es el respeto a la vida?
“No creo que haya que jerarquizar los Derechos Humanos. En la declaración de Bioética de NU, el primero es el respeto a la dignidad humana, el problema es que por dignidad humana vamos a entender cosas distintas y vamos a tener que empezar a ponernos de acuerdo. Después está el respeto a la autonomía de la persona y los derechos que tienen que ver con la justicia, la solidaridad y el compartir los conocimientos. El derecho no es a la vida, es a que no te la quiten contra tu voluntad”.

-¿Los conflictos en bioética se han agudizado porque la ciencia avanza demasiado rápido o el hombre ha perdido la fe, la dignidad?
“Los problemas bioéticos se plantean por las dos cosas. Por un lado, la ciencia adelanta una barbaridad y la mente humana, muchas veces, no lo sigue; recuerda que nuestras abuelas podían decir que una persona estaba muerta porque no respiraba, no le latía el corazón y estaba fría, en cambio, hoy puedes determinar la muerte cerebral aunque la persona esté caliente y siga respirando con una máquina. Todo es contra intuitivo”.

-¿Lo otro es que nos hemos deshumanizado?
“Lo otro es el cambio social y la sociedad se ha hecho plural. Esas preguntas difíciles que nos plantea la ciencia no las podemos resolver todos igual”.

La doctora pone de ejemplo las posibilidades actuales que otorga la tecnología de alargar la vida en condiciones extraordinarias, cuestión que ha dado pie al debate sobre la eutanasia. Según dice, el tema pone al centro la dignidad humana y paradójicamente ambas posturas reclaman lo mismo, el derecho a morir dignamente (a favor de legalizar la eutanasia) y el derecho a vivir dignamente (en contra). “La sociedad es compleja hasta extremos en que las respuestas son complicadas; y hoy dejas que el ser humano decida sobre más cosas, antes las teníamos dadas”, afirma.

-¿Ni las iglesias ni el Estado debe regir en temas bioéticos?
“Las regulaciones sobre estos temas, naturalmente, las tiene que hacer el Parlamento, que tiene la soberanía popular. Ahora, lo verdaderamente democrático es que haya un marco normativo que sea respetuoso de las posibles disidencias, lo que consideraría la objeción de conciencia. Se dice que la democracia es tomar las decisiones por mayoría; bueno creo que tiene que ser además, respetando el derecho de las minorías, porque sino te encuentras con el rodillo (la aplanadora) de las mayorías parlamentarias.
“Y cuando hablas de la Iglesia Católica no puedes hablar de un colectivo uniforme, en España lo que dicen los jesuitas no es lo mismo que dicen los Legionarios de Cristo. Tú no puedes hacer que la ley, del Estado de todos, esté determinada por tu religión porque sino estaríamos otra vez en un Estado confesional y en la discusión que tuvimos el S. XVI”.
Historial
Para ver entrevistas anteriores, linkea Mujeres top, arriba de esta página.

-¿Parte del problema es que los científicos tampoco han llegado a acuerdo en varios temas?
“Sí, hay un consenso bastante claro y las regulaciones que tratan temas conflictivos tienen un glosario…embrión, tal, pre embrión, tal. Acuerdos hay, lo que pasa es que a algunos no les gusta; siempre puedes invocar la falta de acuerdo, puedes boicotear cualquier acuerdo, pero consensos razonables, científicos y morales, hay en muchas cosas”.

-Aunque no son temas cerrados…
“Eso es, no son temas cerrados, son temas que se deben reelaborar contínuamente”.

-… pero algunas sociedades los tienes más elaborados. ¿Cuáles son los apremios de hoy en bioética? ¿Selección genética?
“No, ese debate está hecho por parte de los científicos, pero no por las sociedades.
“Sobre selección genética, hay que aclarar qué se entiende por ella, porque si nos planteamos en el fantasma que nos vendió la literatura del hijo a la carta, eso está prohibido en mi país; ahora sí está permitido la selección del sexo por razones terapéuticas, pero no por capricho, es decir, se puede hacer un proceso de FIV (fertilización in vitro) con selección de embriones para no transmitir enfermedades como la hemofilia.
“Hay un debate si se puede hacer selección para generar un embrión compatible con un hijo enfermo que ya se tiene. Eso se permite en España, pero hay que pensar todo esto supone muchas cosas, entre otros, procedimientos largos y costoso, cuando existe la posibilidad de tener esos hijos de una manera más cómoda. Y todo esto después de ser aprobado por un comité”.

-¿Cuáles son los desafíos?
“Los temas de punta en la reflexión de la bioética es todo lo vinculado con la neurociencia y nanotecnologías. Se puede mejorar el cuerpo con implantes, podemos poner chips a las personas como si fueran tarjetas de crédito; podemos poner un chip de memoria o qué entendemos por prótesis, todo lo es, un hombre biónico. Qué es natural y qué no. Esto plantea preguntas interesantísimas”.

Este tema, que la apasiona y la ha traído varias veces a Chile, la hace recordar que en uno de esos viajes se sorprendió con una publicidad pegada al costado de una micro amarilla donde se veía una caja de 6 huevos, donde cinco eran blancos y uno café. La propuesta era que un padre pudiera acceder, sin dificultades, a una prueba de ADN (que se vendía en farmacias) para saber si todos los hijos eran suyos. María, incluso tomó una foto y la utiliza en sus clases.

“Para mí esa publicidad conlleva un problema ético importante. ¿Es esa la manera de resolver un conflicto de pareja cuando hay un menor de por medio? Hay un interés superior que proteger y en esas pruebas no hay consentimiento. Eso me parece fatal porque hay que ser cautelosos. Hay que preguntarse qué significa ser padre, la célula o las noches acompañándolo enfermo. Se trata de una paternidad biológica o una social”, señala.

-En Chile muchos de estos temas no están normados y se actúa por autoregulación médica como es el caso del FIV. ¿No legislar por temor es un remedio peor que la enfermedad?
“Mucho peor. El que no haya ley es dar patente de corso para que todo pase. En España se dictó una ley que reguló las pruebas de ADN por parte de la policía y los que se oponían eran los poderes públicos, porque sin ley tenían las manos libres. Tiene que haber un marco, tienen que haber cosas prohibidas y tiene que poder revisarse”.

“No soy de las que cree en autorizar todo, hay cosas que se deben prohibir, pero hacen falta razones, no miedos”, concluye.

http://www.puntomujer.emol.com/mujer_y_trabajo/noticia/detallenoticia.asp?id=%7B036B2080-C46A-4E34-969E-AC0A4B431DE7%7D

Susana Guevara: “La calidad de vida es algo subjetivo y a veces los médicos decidimos lo que es”

“La calidad de vida desde el punto de vista del observador suele ser inferior a la del paciente y en ocasiones este concepto tan subjetivo lo damos como objetivo y como médicos decidimos cuál es su medida”. Esta es la principal conclusión de Susana Guevara, oncóloga en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, en una conferencia sobre calidad de vida y decisiones terapéuticas.

G.S.S. – Viernes, 24 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

El entorno del enfermo “también es el equipo sanitario, y el grado de satisfacción con ese equipo va a influir en la manera que el paciente está percibiendo su calidad de vida”. Por ello, la bioética cree que, dado que las enfermedades se cronifican cada vez más, es muy importante realizar una anotación continua y repetida de cada nuevo síntoma y necesidad del paciente. “Tenemos que ser tan dinámicos como la enfermedad para adaptarnos al enfermo”.

En el final de la vida el entorno del enfermo y su grado de satisfacción van a influir en la percepción subjetiva de su calidad de vida
Además, “se requiere un abordaje multidisciplinar y recibir enseñanzas de otras especialidades como la Gerontología, la Sociología o la Bioética”.

Sin embargo, el papel primordial hay que dárselo a la Psicología de la Salud. “Está realizando un papel fundamental para profundizar en los factores subjetivos que conducen a cada uno de los pacientes a alcanzar su bienestar particular”.

La dignidad va asociada al hecho mismo de que somos seres humanos. Hay que tenerlo en cuenta en la asistencia sanitaria
Además, hay que tener en cuenta a la familia del enfermo y al cuidador, ya que en última instancia el enfermo va a depender de ellos. En este cuidado del paciente terminal Guevara cree que el profesional tiene que intentar buscar aquellas cosas que le hacen sentirse bien, como recibir visitas o fomentar sus aficiones.

“Tenemos que darnos cuenta que en nuestra cultura se confunden muchas veces el sentimiento de sufrimiento y de dolor. El primero de ellos hace referencia a aspectos afectivos y cognitivos, y en general se le asocia a una situación de amenaza o impotencia”.

Por su parte, Carmen Romero, subdirectora de la Asociación Española de Biojurídica y Bioética, afirmó que lo que hace que el ser humano sea digno es su propia naturaleza y hay que tener en cuenta este valor en la asistencia sanitaria. “El ser humano puede captar realidades inmateriales como la bondad o la justicia y es capaz de conocerse a sí mismo durante toda su vida”. En su opinión, las tendencias biológicas no determinan la conducta del hombre. “La dignidad va asociada al hecho mismo de ser persona humana”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/24/area-profesional/normativa/calidad-vida-algo-subjetivo-medicos-decidimos

Blanca López Ibor: “Hay alternativas para curar que no implican la destrucción de embriones”

Blanca López Ibor, especialista en Oncología Infantil, ha criticado la selección de embriones para fabricar bebes medicamento y ha argumentado que los padres no son informados de las alternativas que, en su opinión, tienen muy buenos resultados. Entre esas opciones destacan los bancos de cordones umbilicales y los de progenitores de médula ósea.

Gonzalo de Santiago – Viernes, 24 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

La decisión que esta semana adoptó la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida de autorizar la selección de embriones en tratamientos de fertilidad para evitar a los futuros bebés que padezcan cáncer marcó la XI Jornada de Bioética, organizada por la Asociación de Bioética de la Comunidad de Madrid (Abimad) y celebrada en el Hospital Gregoio Marañón de Madrid.

Blanca López Ibor, jefa del Servicio de Oncología y de Hematología Pediátrica del Hospital Universitario de Madrid Montepríncipe, señaló que existe un problema claro de desinformación en los padres que van a preguntar sobre la selección de un embrión para curar a otro hijo. “Hay que estar informado para tomar una decisión y ver todas las implicaciones. Generar un embrión que sea sano y compatible con un hijo enfermo implica eliminar los embriones que no son compatibles o que están enfermos. ¿Quién es el débil? ¿La madre, el hermano o el embrión?”.

López Ibor señaló que la vida humana se inicia en el momento de la concepción y que existen alternativas para la curación como los bancos de cordones umbilibales y los bancos de progenitores de médula osea, con muy buenos resultados. “Todos tenemos enfermos curados de leucemia con trasplantes de cordones no compatibles.

En España existe un número muy elevado de embriones congelados y hay muy pocas parejas que tienen la valentía de adoptarlos
Hoy en día la técnica ha avanzado muchísimo. Existen muchos estudios de medicina regenerativa a partir de células madre adultas”.

La oncóloga criticó que en España hay un número muy elevado de embriones congelados. “¿Tienen que estar ahí esos embriones? Son muchos y muy pocas las parejas que tienen la valentía de adoptarlos. Yo personalmente no sería capaz de hacerlo”. La también máster en Oncología Infantil habló del mal menor en los cuidados de Pediatría, que, en bioética, se refiere a males morales. “En el ejercicio de la medicina o de la enfermería nos veremos muchas veces en la obligación de tener que optar entre dos o más males morales y hay que elegir el menor de ellos. Hay que tener en cuenta que no se puede optar por una acción éticamente mala ni para evitar un mal mayor ni para lograr un bien”. En el principio del mal menor la intención puede ser buena, pero la acción en sí misma mala.

Asimismo, el médico no puede buscar la verdad sólo en la técnica. “A lo mejor hay que adaptar el protocolo al paciente y no al revés. Es muy importante que el profesional conozca el proceso de enfermar, ya que hay que enfrentarse a cada fase de la enfermedad no sólo desde el conocimiento técnico sino también desde el antropológico”. La formación en bioética y en antropología humana también debe alcanzar a los investigadores.

http://www.diariomedico.com/2009/04/24/area-profesional/normativa/alternativas-para-curar-no-implican-destruccion-embriones

Probablemente sanos

La elección de embriones sin riesgo de cáncer es el último avance hacia el bebé ideal – Esta vez, la relación entre gen y enfermedad no es segura
EMILIO DE BENITO / JAIME PRATS / JOAN CARLES AMBROJO 23/04/2009

Vota Resultado 52 votos Comentarios – 8
La inmortalidad y la perfección no son opciones realistas pero, ¿es lícito buscarlas? María -nombre supuesto- lo tenía claro. Al menos seis mujeres de su familia han tenido cánceres de mama muy agresivos, que aparecieron a edades muy tempranas. De ellas, tres han fallecido. Por eso, antes de tener su primer hijo, quiso asegurarse de que no le iba a transmitir el riesgo de tener esa enfermedad. Fue a un centro de Barcelona, en el hospital de Sant Pau-Fundación Puigvert, y pidió consejo

Más del 5% de los 16.000 tumores de mama son hereditarios

Los expertos piden una lista de enfermedades sobre la que trabajar

Jiménez ha anunciado que se agilizarán los permisos

La decisión se complica si los genes no explican al 100% la dolencia

Sanidad quiere que la financiación de todo el proceso sea pública
El martes, la Comisión Nacional de Reproducción Asistida le dio la razón. En su caso, está justificado que se le permita seleccionar un embrión sin el gen BRCA1, una mutación que se da en más de un 5% de los 16.000 cánceres de mama que se diagnostican al año en España. Aunque su incidencia no sea demasiado alta, la relación entre mutación y tumor es clara: se calcula que un 60% de las mujeres con los genes BRCA1 y BRCA2 desarrollará cáncer de mama y un 20% de ovario. ¿Por qué iba María, de alrededor de 30 años, a exponer a su futura hija a ese riesgo si podía evitarlo?

Por el momento, María ha obtenido la autorización. Pero el proceso para llegar a la selección de embriones libres de la enfermedad es largo y complejo. Como mínimo, deberán pasar entre cuatro y seis meses antes de que comience la fertilización in vitro, dice Joaquim Calaf, director del programa de reproducción humana asistida del complejo sanitario. En el mundo, hasta ahora sólo se ha comunicado el nacimiento de una niña en el Reino Unido después de pasar por este proceso.

Aparte del caso de María, la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida también ha autorizado el uso de la selección de embriones para evitar un cáncer hereditario de tiroides. Este caso, remitido por la Comunidad de Madrid, lo llevará a cabo el Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción, doctores Ordás y Palomo de Madrid.

María y la otra mujer sólo pidieron algo que en España se viene haciendo desde 1993: una selección genética preimplantacional. O, en palabras más sencillas: elegir, de entre varios embriones creados por fecundación in vitro, aquellos sin los genes que causan una enfermedad “grave, precoz y sin tratamiento”, según estipula la ley de reproducción asistida.

No se trata, pues, de algo nuevo. Ya en 1988, cuando -con el PSOE en el Gobierno- se aprobó la primera versión de la ley, se tuvo en cuenta esta posibilidad: “Toda intervención sobre el preembrión, vivo, in vitro, con fines diagnósticos, no podrá tener otra finalidad que la valoración de su viabilidad o no, o la detección de enfermedades hereditarias, a fin de tratarlas, si ello es posible, o de desaconsejar su transferencia para procrear”. Y “desaconsejar” que se implante un embrión implica elegir otro.

La formulación -un poco enrevesada- se mejoró al revisar la norma, en 2003, con el PP en el poder, y se mantuvo así tras los últimos cambios, de 2006, hechos por el PSOE: se permite el “diagnóstico preimplantacional para la detección de enfermedades hereditarias graves, de aparición precoz y no susceptibles de tratamiento curativo posnatal con arreglo a los conocimientos científicos actuales, con objeto de llevar a cabo la selección embrionaria de los preembriones no afectos para su transferencia”. El proceso se podrá hacer en centros de referencia, o aprobados uno a uno por una comisión -que es lo que se ha hecho-.

Entonces, ¿cuál es la revolución de la decisión tomada el martes por la comisión que asesora al Ministerio de Sanidad? La gran diferencia es que hasta ahora se había contemplado la selección genética (o lo que es lo mismo, el descarte) en enfermedades en las que la causa es un único gen y el niño nacía ya con la enfermedad (hemofilia, distrofias musculares) o para enfermedades raras (corea de Huntington, poliposis) en las que la relación es directa y segura: quien tenga el gen correspondiente, desarrollará la enfermedad.

Luego se dio un nuevo paso en el camino de cortar la transmisión de enfermedades con la selección de embriones destinados a servir de donantes a sus hermanos. Aquí ya no sólo se seleccionaban los embriones sanos, sino, además, tenían que cumplir con determinados factores de compatibilidad para que la sangre de su cordón umbilical sirviera para curar a sus hermanos con un trasplante.

Ahora, en cambio, entra en juego otra faceta: la probabilidad. “Se ha abierto el espectro”, comenta Montse Boada, la jefa de la sección de biología de USP Institut Universitari Dexeus de Barcelona, “a partir de ahora, la predisposición a desarrollar cualquier tumor es susceptible de ser considerada por la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, y esto es nuevo”.

El cáncer -o, mejor dicho, los cánceres- son un conjunto de enfermedades con una importante carga genética, pero hay otros factores (entorno, alimentación, tabaquismo, estrés, infecciones) que también influyen. Ya no se trata de evitar una enfermedad segura, sino una altamente probable. En el caso de los dos genes más relacionados con el cáncer de mama, los BRCA1 y BRCA2, se calcula que quienes los tengan tienen un 80% de probabilidades de desarrollar la enfermedad. Pero no es seguro al 100%. Y si se permite en estos casos, ¿qué pasará cuando se trate de un gen que tenga un 60% de probabilidades de causar una enfermedad? ¿Y si ésta es de sólo un 30%?

“No considero que esta cuestión se pueda resumir en porcentajes”, comenta Luis Robles, oncólogo del hospital 12 de Octubre de Madrid. Robles, quien, junto a Boada, ha participado en reuniones de asesoramiento a la comisión de reproducción asistida, destaca que en la selección de estos casos hay que ponderar otras cuestiones.

“Una persona puede tener un riesgo de desarrollar un tumor del 20% o el 30%, pero ello puede suponer la necesidad de someterse desde una edad tan temprana como los 25 años a revisiones exhaustivas para comprobar su posible aparición”, apunta. Todo ello puede comportar detalladas revisiones ginecológicas periódicas -incluyendo no sólo pruebas mamográficas, sino también diagnósticos por resonancia magnética- e incluso la necesidad de someterse a biopsias o a intervenciones quirúrgicas preventivas como la extirpación de la mama incluso antes de haberse detectado un tumor ante la elevada posibilidad de que aparezca. Toda esta batería de pruebas representa “un gran agotamiento psicológico”, al que se añade, generalmente, como indica el oncólogo, la carga de haber sufrido la enfermedad de forma repetida en el entorno familiar. “Hay que tener en cuenta muchos matices al evaluar estos casos”, apunta Robles.

Este oncólogo admite que se está trabajando en una lista de enfermedades hereditarias que puedan predisponer a tener cáncer y que sirvan de guía para nuevos casos, aunque, como él apunta, este empeño puede resultar demasiado ambicioso dados los factores cruzados que intervienen.

“Es importante contar con una lista cerrada, aunque modificable para tener criterios objetivables al margen de los casos concretos”, señala Carlos Romeo Casabona, director de la cátedra de Derecho y Genoma Humano de la Universidad del País Vasco y Deusto, quien reconoce que el paso dado el martes “es un salto cualitativo: ya no hablamos de una anomalía que desarrollará el embrión y tendrá el feto y luego el niño, sino una probabilidad”. “Sin perjuicio de que se pueda analizar caso a caso, habría que hacer una lista con el tipo de enfermedades y alteraciones; una probabilidad no es mensurable”, señala Romeo Casabona, miembro del Comité Español de Bioética, vinculado al Instituto Carlos III.

De momento, el análisis será caso por caso, como ha sucedido con los dos recientemente aprobados por la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. Y como sucede con la selección de familias que solicitan tener un hijo para salvar a su hermano enfermo, este procedimiento administrativo es muy lento, como admite Montse Boada. Para evitarlo, la comisión ya ha anunciado que se reunirá cada dos meses para agilizar todo el proceso. La recién nombrada ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, está de acuerdo. La Comisión de Reproducción Asistida trabajará “de manera más ágil” para analizar y dar respuesta al mayor número de casos posibles y poder así “ofrecer la prestación” a todas las familias que lo necesiten. La titular de Sanidad aseguró que este órgano de expertos se reunirá ahora con mayor frecuencia para estudiar los numerosos casos de selección genética preimplantacional que esperan para ser aprobados.

De hecho, la Comisión Nacional de Reproducción Asistida trabaja actualmente para determinar un listado de patologías que no deberán pasar necesariamente por la autorización previa; es decir, que unos centros de referencia, escogidos por las propias comunidades, podrán aplicar un protocolo coordinado de actuación para realizar la selección embrionaria preimplantacional y posteriormente informar a la comisión. Una de las primeras candidatas es la patología de Huntington. “Se detecta muy bien por biología molecular y es técnicamente fácil hacer la selección embrionaria”, asegura Augusto Silva, director de Terapias Avanzadas y Trasplantes del Ministerio de Sanidad. “Siempre va a ser asumible que es mejor evitar un caso de Huntington porque sabemos que la enfermedad es grave, no tiene cura y es precoz en su aparición”. En este caso, añade, Silva, “es posible que la comisión emita un informe a las comunidades autónomas para que sean las que tomen la decisión y así aceleren el proceso”. También se baraja incluir en ese listado algunos tipos de cáncer.

En el caso de María, la Dirección General de Recursos Sanitarios de la Consejería de Salud de la Generalitat de Cataluña, a instancias de la comisión asesora de reproducción humana, estableció un comité para vehicular las peticiones para este tipo de técnicas “y ha facilitado que el caso de esta paciente haya sido uno de los dos primeros que se autorizan desde la implantación de la ley”, informa una nota del hospital de Sant Pau.

En todo caso, como recuerda Luis Robles, se trata de casos muy poco frecuentes, “entre el 1% y el 2% de todos los tumores que se diagnostican” (unos 160.000 cada año en España).

¿Habrá límites para el diagnóstico genético preimplantacional? “Hay que analizar los casos no sólo en función de la mutación y de la localización de la mutación, que no siempre es fácil, sino también en cuanto a la penetrancia [proporciónde individuos con una mutación] y en cuanto a la presencia de esa mutación en la genética familiar y tomar una decisión. Se irán definiendo para cada caso en particular y para cada enfermedad”, señala Augusto Silva. “Muchas de estas técnicas se están realizando en centros privados”, añade Silva, “y también queremos extenderlas a los hospitales públicos. Pero tiene su complejidad porque es un proceso caro y requiere profesionales altamente cualificados”.

Recientemente, el ex ministro Bernat Soria propuso a las comunidades autónomas que el Estado financie esta técnica con fines terapéuticos en centros de referencia.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Probablemente/sanos/elpepusoc/20090423elpepisoc_1/Tes

Sanidad aprueba 10 solicitudes de selección de embriones sanos y la creación de otros dos ‘bebés medicamento’

Dos de los casos aprobados permitirán el nacimiento de dos bebés libres de los cánceres hereditarios de sus familias

Madrid, 23 abril 2009 (mpg/AZprensa.com)

El Ministerio de Sanidad y Política Social ha aprobado un total de 10 solicitudes para la aplicación del diagnóstico genético preimplantacional relacionadas con la selección de embriones sanos procedentes de parejas portadoras de enfermedades genéticas graves y dos peticiones para la selección genética de embriones con fines terapéuticos, la creación de los denominados ‘bebés medicamento’.

De las 19 solicitudes de aplicación del diagnóstico genético implantacional estudiadas por esta comisión, 13 estaban relacionadas con la selección de embriones sanos procedentes de parejas portadoras de enfermedades genéticas graves, de las que se han aprobado 10: dos solicitudes por cánceres hereditarios de mama y tiroides; dos distrofias musculares fascio-escápulo-humeral, y seis por casos de afectados por la Enfermedad de Huntington.

La solicitud para evitar el cáncer de mama en un bebé fue presentada a la Comisión por la Generalitat de Cataluña. En este caso, los antecedentes familiares demostraron la elevada penetrabilidad de este cáncer, que ha provocado varias muertes en distintas generaciones de esta familia. Sólo el 5 por ciento de los casos de cáncer de mama son hereditarios.

La segunda petición para evitar un cáncer hereditario, en este caso de tiroides, fue remitido a la comisión por la Comunidad de Madrid y se refería a la presencia en esta familia de una neoplasia endocrina múltiple en afectados por el Gen MEN-2A. En este tipo de tumores, sólo se detecta el Gen MEN-2A en 1 de cada 35.000 personas.

Los dos ‘bebés medicamento’, en Andalucía

Las otras seis solicitudes analizadas estaban relacionas con la selección genética de embriones con fines terapéuticos, lo que se conoce como ‘bebés medicamentos’. De estas peticiones, sólo dos han salido adelante, ambos presentados por la Junta de Andalucía, una por un caso de inmunodeficiencia severa por déficit de adenosín-deaminasa y otra por un caso de betatalasemia, similar al de Andrés, el niño de seis años salvado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla con la sangre del cordón umbilical de su propio hermano recién nacido.

Las peticiones rechazadas recibieron la negativa “por no existir indicación clínica” que respaldara su aplicación, según manifestó el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, quien dice que, con este tipo de iniciativas, el Sistema Nacional de Salud demuestra estar “a la vanguardia de este tipo de técnicas”.

Además, Martínez Olmos explicó que estas aprobaciones son el primer paso para que haya más centros de referencia en España autorizados para realizar este tipo de técnicas, junto con el Hospital Virgen del Rocio de Sevilla, para lo que primero habrá que ver “en qué medida estas técnicas van dando resultado y ofrecen datos positivos sobre su aplicación”.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=41323

La complejidad de la medicina actual

Enrique Baca Baldomero

Catedrático de Psiquiatría. Director de la cátedra Wyeth-UAM de Teoría de la Medicina. Universidad Autónoma de Madrid.

17 Abril 2009

Nos encontramos ante un panorama que distingue en la medicina actual tres aspectos diferentes: el desarrollo científico-técnico de la biomedicina occidental; el triángulo necesidad-deseo-demanda que determina la interacción entre usuario y sistema, y el tetraedro de las lógicas que actúan en dicho sistema.

Referentes históricos
Francisco Hernández, estudioso de la folk-medicine
La historia de las vicisitudes por las que pasó el médico de Felipe II enviado a México para estudiar la medicina indígena, el toledano Francisco Hernández de Toledo (1517-1587), llenan decenas de artículos y libros, pero basta decir que habiendo sido comisionado para recoger información sobre los productos medicinales de la Nueva España, Hernández fue allí y se quedó de 1571 a 1577; luego retornó a Madrid portando consigo sus notas, estudios y miles de dibujos y pinturas, junto con numerosísimas muestras de plantas, animales y minerales, sólo para encontrarse con que el Rey había perdido interés en dar culminación a la larga y costosa empresa, pues no estaba dispuesto a sufragar la publicación del material traído de ultramar, conformándose con la edición de un manual de fármacos. La obra de Hernández no fue publicada en la vida de su autor, pero tuvo una gran influencia en los ambientes científicos de su tiempo. La empresa es considerada como la primera que, con carácter científico, se realizó en la Edad Moderna.

El abordaje del fenómeno de la complejidad de la medicina al comienzo del siglo XXI debe partir de que, en síntesis, sus características generales son las siguientes:

–El modelo médico occidental, basado en el positivismo científico y en la medicina experimental que Claude Bernard describió hace más de un siglo, se ha hecho hegemónico en todo el mundo, favorecido por los procesos de globalización y por el empuje de la investigación y la práctica. El modelo médico occidental es el paradigma actual de la medicina en la mayor parte de nuestro planeta.

–No obstante, no hay que olvidar que este modelo convive con dos importantísimas medicinas tradicionales que persisten en ámbitos culturales muy potentes y que son utilizadas por poblaciones muy numerosas. Son la medicina india y, en especial, la china. A estas dos medicinas tradicionales, bien delimitadas y fundamentadas, hay que añadir la persistencia de formas de sanación culturalmente condicionadas en numerosos ámbitos y países no necesariamente subdesarrollados o en desarrollo. Baste citar la potencia y la importancia de la folk-medicine en EEUU y del curanderismo en Europa. Quiere decir esto que el modelo médico occidental “ortodoxo” convive en la mayoría de los ámbitos geográficos con una cantidad sustancial de medicinas alternativas.

–La práctica del que venimos llamando, descriptivamente, “modelo médico occidental” se encuentra no obstante sometida a otros factores derivados del proceso de globalización y de la tecnología de la comunicación electrónica inmediata. Es el caso de la traslocación de servicios que permite “trasladar” a países con costes más bajos acciones, fundamentalmente en el campo del diagnóstico, que en el país donde es atendido realmente el enfermo serían mas caras. Es el caso, por ejemplo, del desplazamiento de la interpretación de estudios de imagen desde Estados Unidos a India de forma on line (se obtiene la imagen, se envía por internet y se interpreta por un radiólogo indio que es considerablemente “más barato” que uno estadounidense).

En otros campos (por ejemplo, en la investigación farmacológica), la traslocación no se hace sólo por motivos económicos, sino también por facilidades de reclutamiento de casos o de evitación de criterios restrictivos de aprobación de los ensayos clínicos. Esto ha supuesto un aumento exponencial de los ensayos patrocinados por la industria farmacéutica multinacional en países del este de Europa, asiáticos o iberoamericanos (España fue en la última década del pasado siglo un país target para este tipo de prácticas).

–La aparición del turismo médico procedente especialmente (pero no sólo) de países sin sanidad pública de calidad y que no obstante disfrutan de un buen nivel de renta (EE.UU. es el caso paradigmático). Este es un fenómeno polar que se da paradójicamente entre los extremos del arco de las necesidades sanitarias. Por una parte, se produce en el caso de enfermedades graves o raras que no tienen una respuesta convincente en el país de origen y sí en el de destino (generalmente, por su mayor desarrollo científico-tecnológico) y, por otra, se da en el campo amplio y creciente de lo que ha dado en llamarse “medicina del deseo” y a la cual nos referiremos más adelante.

–La aparición de una conciencia creciente de la necesidad de controlar el riesgo y la variabilidad de los resultados de las intervenciones médicas (consecuencia general de la toma de conciencia social de los procesos de riesgo inherentes a la sociedad moderna y su minimización). Esto introduce un cambio en el paradigma de los roles y valores de los protagonistas del sistema sanitario. El médico pasa de ser un profesional al que se le supone siempre su mayor interés y su mayor experiencia puesta al servicio de la resolución del problema que le plantea su enfermo, a ser un profesional que puede ser puesto en cuestión y, en consecuencia, sometido a escrutinio legal (y también social y mediático). Nacen así dos factores importantísimos que hay que tener en cuenta, la judicialización de la medicina y la aparición de actitudes defensivas por parte de los profesionales potencialmente afectados (medicina defensiva). Estos factores no son estrictamente nuevos y existen desde hace más de medio siglo, principalmente en el contexto de la medicina de los EE.UU., aunque también están (y estarán más aún) presentes en la medicina europea.

El contexto de desarrollo científico-técnico de la medicina y su repercusión en los modelos de actuación médica

El continuo y espectacular desarrollo científico-tecnológico de la medicina, que arranca desde comienzos del siglo XX y se acelera espectacularmente después de la II Guerra Mundial, ha hecho que los paradigmas de actuación médica se vean sustancialmente ampliados, tanto en la mayor posibilidad de consecución de los objetivos “clásicos” (prevención, curación, rehabilitación) como en la aparición de modalidades nuevas de práctica, impensables hace sólo cien años. En este sentido, y de manera solo enumerativa, hay que señalar que las actuaciones de la medicina en los momentos actuales se pueden llevar a cabo en los siguientes ámbitos, enumerados no según su aparición histórica sino según su orden lógico.

–Medicina Predictiva. Desarrollada a partir de los avances de la investigación genómica y basada en la identificación de marcadores genéticos de vulnerabilidad para determinadas enfermedades. Tiene importantes implicaciones éticas y prácticas y supone uno de los mayores desafíos de futuro. Por otra parte, la aplicación del mundo de la genética al terreno de la farmacocinética y la farmacodinámica ha hecho desarrollarse a la farmacogenética como una rama prometedora de la terapéutica.

–Medicina Preventiva. La actividad médica curativa se ha visto complementada con la actividad preventiva desarrollada inicialmente como higiene, es decir, como el conjunto de recomendaciones que se hacen para preservar y aumentar el estado de salud y evitar las agresiones o fallos del mismo. Las actividades higiénicas han estado históricamente muy ritualizadas y por ello no es de extrañar que no sea en el ámbito de la actividad curativa propia de los médicos donde inicialmente se desarrollan, sino en el ámbito de las prescripciones alimenticias y/o higiénicas contenidas en los preceptos religiosos (judaísmo, islamismo, cristianismo). La medicina preventiva, tal como la conocemos ahora, se desarrolla en el siglo XIX y se centra, especialmente en sus comienzos, en la prevención de las enfermedades infecciosas. En el siglo XX dio paso a la pujante rama de la salud pública y extendió sus investigaciones cada vez más precisas a la identificación de los factores de riesgo y protección de las enfermedades.

–Medicina Curativa. Constituye su tarea más tradicional y la que supone la mayor carga asistencial en todo el sistema sanitario. El núcleo de la medicina es, por tanto, la medicina curativa y ese núcleo informa la lógica de la intervención centrada en el individuo concreto y en el conocimiento de las enfermedades como entes de razón.

–Medicina Rehabilitadora. Centrada en la eliminación o minoración de la discapacidad, es un campo en el cual las demandas sociales se centran con fuerza.

–Medicina Reemplazativa. Constituye uno de los avances más importantes y novedosos y se refiere a todas las acciones de reemplazo de órganos (trasplantes). Recientemente, se está ampliando a un campo aún más nuevo y que plantea desafíos y problemas inéditos. Este campo es la biónica (el empleo de máquinas o dispositivos inorgánicos para el reemplazo de partes, órganos o funciones del cuerpo humano).

–Medicina Paliativa. Supone el reconocimiento de los fracasos terapéuticos y la adopción de medidas destinadas a paliar el sufrimiento o a hacer el proceso del final de la vida más adecuado. Implica desafíos éticos muy importantes y concita polémicas, a veces no demasiado sensatas ni fundamentadas, la mayoría de ellas propiciadas por posturas apriorísticas. Es un campo que tiene como problemas limítrofes, entre otros, el tema de la eutanasia.

Para entender al médico del siglo XXI ha de saberse que su ejercicio profesional se desarrollará indefectiblemente en todos estos campos, aunque su actividad principal la dedique a uno de los tres que están, por así decirlo, más consolidados como troncos ya establecidos del ejercicio profesional: la prevención, la curación y la rehabilitación.

El triángulo de la asistencia

Si definimos la asistencia médica (y por extensión la asistencia sanitaria) como el acto mediante el cual el paciente (sujeto individual) reclama ayuda para un proceso que cree relacionado con su salud y frente al cual le han fallado los mecanismos de autoayuda y de ayuda laica, dicha asistencia supone la materialización de las funciones asignadas por la sociedad al médico y que son asumidas por éste como trabajo profesional. Dicha asistencia (así definida) no está exenta, sin embargo, de factores que provocan el encuentro entre un sujeto y un profesional, pero que también la modulan profundamente.

Estos factores son tres:
–La necesidad.
–La demanda.
–El deseo.

La necesidad y la demanda han sido temas extensamente estudiados por los teóricos de la planificación y de la evaluación de la asistencia y de los sistemas asistenciales, y hay una sustancial cantidad de literatura sobre ellas. No obstante, son conceptos de procedencia “extramédica”: el concepto de necesidad procede primero de la psicología y después de la sociología y “aterriza” con fuerza en el campo de la economía; por su parte, el concepto de demanda es de clara estirpe económica. Ambos ejemplifican bien el hecho de la transferencia de conocimientos que se da desde otras ciencias limítrofes a la medicina. Son temas que exigen un análisis monográfico pormenorizado.

Por su parte, el deseo ha sido poco estudiado como motor de la conducta que condiciona tanto la demanda como la percepción de la necesidad. También el propio concepto de deseo, a pesar de la ingente cantidad de literatura que ha producido, dista de estar claro. Aquí se abre un campo de estudio que ha sido actualizado por la llamada “medicina del deseo”.

Las “lógicas” del sistema sanitario

El panorama general del campo de juego de la medicina actual y sus distintas perspectivas se completa con la existencia de cuatro grandes protagonistas de lo que se llama comúnmente el sistema sanitario. Estos son el médico (y por extensión los profesionales sanitarios en su diversidad), el paciente (y por extensión su familia y allegados y, en un plano más distante, el grupo social en su conjunto), el tercer pagador (es decir, los sistemas de aseguramiento, sean públicos o privados, con sus evidentes aspectos diferenciales) y, por último, pero no menos relevante, el complejo industrial-sanitario (que no se limita, como es lógico, a la industria farmacéutica, sino que incluye toda la investigación y fabricación de la tecnología médica tanto en el campo diagnóstico como en el terapéutico).

Conclusión

Nos encontramos, por tanto, ante un panorama tan complejo como interesante, que distingue en la medicina actual tres aspectos diferentes: el desarrollo científico-técnico de la biomedicina occidental; el triángulo (necesidad-deseo-demanda) que determina la interacción entre usuario y sistema, y el tetraedro de las lógicas que actúan en dicho sistema. Todos ellos deberían formar parte de un análisis estructural completo de la medicina actual.

“Medicina Rehabilitadora. Centrada en la eliminación o minoración de la discapacidad, es un campo en el cual las demandas sociales se centran con fuerza.”

http://www.jano.es/jano/humanidades/medicas/enrique/baca/baldomero/complejidad/medicina/actual/_f-303+iditem-3662+idtabla-4+tipo-10

¿Embriones clonados humanos implantados en úteros?

JANO.es · 23 Abril 2009 13:01

Vota Resultado 0 votos Comentarios – 0
‘The Independent’ asegura contar con pruebas que demuestran que el Dr. Zavos habría implantado once embriones clonados en los úteros de cuatro mujeres

Según publicó en el día de ayer el periódico británico The Independent, el Dr. Panayiotis Zavos, controvertido y conocido experto en fertilidad, ha desafiado todas las limitaciones legales y morales al anunciar la clonación de catorce embriones humanos, de los que habría ya implantado once en los úteros de cuatro mujeres que han sido preparadas para ser las primeras en dar a luz niños clonados.

La clonación, según confirma el propio periódico, ha sido filmada por un productor independiente de documentales, constatando así que la intervención ha tenido lugar y que las mujeres receptoras eran conscientes de convertirse en gestantes de los primeros embriones clonados, con el propósito de servir a la reproducción humana.

En consecuencia, el tabú que supone la transferencia de embriones clonados al útero humano, un procedimiento que es considerado delito criminal en Reino Unido e ilegal en muchos otros países, parece definitivamente roto. Por ese motivo, el trabajo ha sido llevado a cabo en un laboratorio secreto, probablemente localizado en Oriente Medio, donde no existen cortapisas legales a la clonación.

El Dr. Zavos, nacionalizado estadounidense, cuenta con clínicas de fertilidad en Kentucky (Estados Unidos) y en Chipre, su país de origen. Sus pacientes para esta clonación –tres casadas y una mujer soltera– proceden de Reino Unido, Estados Unidos y un país no determinado de Oriente Medio.

Ninguno de los embriones transferidos estaba dirigido a una gestación viable, pero el Dr. Zavos ha declarado que se trata del “primer paso” de sus serios intentos de producir un niño clonado producto de células de la piel de su “padre. No existe absolutamente duda al respecto, y puede que yo no sea uno de los que lo consigan, pero la clonación de niños es algo cada vez más próximo. No existe posibilidad de que no ocurra”.

“Si intensificamos nuestros esfuerzo, podremos conseguir un niño clonado de esta forma en el plazo de uno o dos años, pero no sé si podremos hacerlo de esa forma. Realmente no estamos con la presión de conseguir un niño clonado para este mundo, pero sí para conseguir que ese niño clonado nazca sano”, concluyó el Dr. Zavos.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/embriones/clonados/humanos/implantados/uteros/_f-11+iditem-6323+idtabla-1

Sanidad permite a dos familias seleccionar un embrión libre de cáncer

Una de las parejas porta un gen de un tumor tiroideo y otra el BRCA1 del cáncer de mama
La Comisión ha aprobado otras ocho solicitudes de familias con patologías graves

Actualizado miércoles 22/04/2009 12:30 (CET)
ELMUNDO.ES

MADRID.- La Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida ha dado luz verde a dos parejas que han solicitado tener un bebé libre de un cáncer hereditario, en un caso de mama y en otro de tiroides. Es la primera vez que la Comisión aprueba la aplicación de la selección genética de embriones en casos concretos de cáncer.

En el primer caso, presentado por la Generalitat de Catalunya, el embrión será seleccionado para evitar un cáncer de mama hereditario. La presencia del gen BRCA1, del cual es portadora la familia, se traduce en una neoplasia sumamente agresiva, que se desarrolla a edad temprana. “Los antecedentes familiares demuestran la elevada penetrabilidad de este cáncer, que ha provocado varias muertes en diferentes generaciones”, señala una nota del Ministerio de Sanidad.

Aunque, según recuerdan desde el Ministerio, sólo un 5% de los casos de cáncer de mama son hereditarios, ser portadora del gen BRCA1 eleva entre un 50% y un 80% las probabilidades de desarrollar un tumor. El pasado mes de enero, nació en el Reino Unido un bebé que se enfrentaba a este mismo problema.

La Comisión también ha autorizado el uso de esta técnica en otro caso de neoplasia endocrina múltiple (cáncer hereditario de tiroides), causado por el Gen MEN-2A, que se da únicamente en 1 de cada 35.000 personas. Este caso ha sido remitido por la Comunidad de Madrid.

De tener éxito el tratamiento, será la primera vez en España que nace un bebé libre de la predisposición al cáncer. Los expertos han considerado que estos casos reunían los requisitos imprescindibles de gravedad, aparición precoz y ausencia de tratamiento para recibir el visto bueno.

Diecisiete casos más
Además de las dos mencionadas, la Comisión ha analizado 11 solicitudes para seleccionar embriones sanos en parejas que son portadoras de enfermedades genéticas graves. Ocho de ellas (dos distrofias musculares fascio-escápulo-humeral y seis casos de enfermedad de Huntington) fueron aprobadas.

De los seis casos de selección genética de embriones con fines terapéuticos (tener un hijo para curar a un hermano), sólo dos recibieron luz verde por ser “los que cumplirían todos los requisitos establecidos en la ley”, matiza la nota del ministerio. Se trata de un caso de inmunodeficiencia severa por déficit de adenosín-deaminasa y un caso de beta talasemia, ambos en Andalucía.

Una técnica que salva vidas
El diagnóstico genético preimplantacional permite analizar el genoma de un embrión en busca posibles anomalías o factores de riesgo, como el gen BRCA1, antes de ser transferido al útero materno.

Esto permite, por un lado, que las parejas con un perfil genético de riesgo tengan un hijo libre de enfermedad pero también que conciban un bebé que pueda ayudar a curar a un hermano enfermo. Para eso, los expertos comprueban la histocompatibilidad (HLA) de los embriones y el hijo a curar para que las posibilidades de éxito de los trasplantes de cordón umbilical sean máximas.

Este es el caso de Javier, el primer bebé que nació en España seleccionado genéticamente para salvar a su hermano. Su hermano Andrés, que padece una grave anemia (beta talasemia mayor) recibió un trasplante de médula de su hermano y, según sus médicos, parece curado.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/04/21/biociencia/1240336716.html

No hay obligación de reconocer a un paciente sin su permiso

La Audiencia de Asturias ha estimado el recurso de una médico de urgencias que fue denunciada por la policía por no realizar un reconocimiento médico a un paciente que dio positivo por alcoholemia. Según el auto, si el paciente se niega no se puede hablar de desobediencia.

Gonzalo de Santiago – Miércoles, 22 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

El médico no está obligado a realizar un reconocimiento médico si el paciente no da su permiso. Así lo ha señalado un auto de la Audiencia Provincial de Asturias que ha estimado la reclamación de una coordinadora jefa del Servicio de Urgencias de un hospital de Gijón. La profesional fue denunciada por agentes de la Policía Local ya que, según la denuncia, se negó a hacer un reconocimiento médico tras una prueba positiva de alcoholemia. Sin embargo, ella mantenía que el paciente no quiso ser reconocido, por lo que no le obligó. Le acusaron de un delito de desobediencia a la autoridad y sus agentes, tipificada en el artículo 634 del Código Penal. Según el tribunal, la normativa de tráfico no prevalece sobre los derechos del paciente y del médico, que no puede intervenir en ningún caso si no hay conformidad del afectado.

El fiscal se puso de lado de la policía indicando que la normativa de tráfico no exige el consentimiento del interesado para realizar el reconocimiento
El Ministerio Fiscal se puso del lado de la policía y elaboró un informe en el que concluía que la normativa de tráfico no exige el consentimiento del interesado para realizar el reconocimiento médico.

El fiscal aducía que “no se trata de una prueba que invada la intimidad corporal de un paciente, como puede ser una analítica, sino que es un mero reconocimiento para constatar los hechos, al que resulta obligado el personal sanitario en todos los casos”.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Gijón dictó un auto en el que dio la razón a la policía y señaló que el reconocimiento médico era obligado por imponerlo la normativa de tráfico. Por ello, calificó los hechos como una falta penal de desobediencia a los agentes de la autoridad. La afectada interpuso un recurso de apelación ante la Audiencia asturiana, que ha revocado la decisión del juzgado.

El auto, que recoge las argumentaciones de Javier Alvarez Arias de Velasco, letrado del Colegio de Médicos de Asturias, argumenta que “ante la negativa de un paciente a ser reconocido no cabe hablar de una situación típica del delito o falta de desobediencia a los agentes de la autoridad, puesto que todo reconocimiento médico o intervención corporal precisa del consentimiento libre del interesado o, en su caso, de la autorización judicial”.

La consecuencia jurídica es que la normativa de tráfico, en este caso el Reglamento General de Circulación y la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, no se impone a los derechos del médico y el paciente.

Larga batalla
Este auto de la Audiencia asturiana es el resultado de una ardua batalla entre la médico, la Policía Local de Gijón y el Ministerio Fiscal desde hace varios años. La pelea llegó incluso a la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias, que emitió una nota en la que pedía la colaboración de los médicos.

http://www.diariomedico.com/2009/04/22/area-profesional/normativa/no-hay-obligacion-reconocer-paciente-sin-permiso

La Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla se ha adherido a la Declaración de Madrid sobre el aborto

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla se ha adherido a la Declaración de Madrid sobre el aborto tras un acuerdo plenario adoptado por unanimidad el pasado 25 de marzo, según ha informado la asociación Derecho a Vivir.

E.P. Sevilla – Miércoles, 22 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

La declaración la ha firmado el presidente de la entidad sevillana, Jaime Rodríguez Sacristán, y su secretario, Rafael Martínez Domínguez, “con el asentimiento unánime de los académicos numerarios”.

La Declaración de Madrid, presentada el pasado 17 de marzo, sostiene que “existe sobrada evidencia científica” de que la vida “empieza en el momento de la fecundación”. Además, señala que en el cigoto o célula inicial del nuevo ser humano fecundado se contiene “la información genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación celular”.

Hasta el momento la Declaración de Madrid ha sido secundada por más de 2.000 científicos de distintas ramas de la investigación biomédica, catedráticos, académicos de las reales academias, profesores universitarios, juristas y escritores, así como por entidades y grupos científicos de todo el país.

Según Gádor Joya, portavoz de Derecho a Vivir, “la posición de la comunidad científica sobre el comienzo de la vida humana no es opinión, es información objetiva de que (…) es un continuo que se inicia con la fecundación”.

Joya ha valorado la adhesión de la Academia de Medicina de Sevilla, a la que considera “una de las instituciones académicas más prestigiosas del país y con una larga tradición de excelencia científica”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/22/area-profesional/normativa/academia-medicina-y-cirugia-sevilla-adherido-declaracion-madrid-sobre-aborto

Kutz pide la regulación de la objeción de conciencia

cLa consejera de Salud del Gobierno de Navarra, María Kutz, consideró indispensable que se regule la objeción de conciencia de los profesionales de salud, un asunto que genera debate en torno a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). “Pido seguridad jurídica”.

Europa Press Pamplona – Miércoles, 22 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Kutz se mostró a favor -en comisión parlamentaria- de parte del informe realizado por la subcomisión del Congreso sobre el aborto como la referida a políticas de prevención, planificación y a la clarificación de la objeción de conciencia, que si bien es un “derecho de los profesionales sanitarios está sin legislar”.

Sin embargo, se mostró en contra de la posibilidad de que niñas de 16 de años puedan abortar sin consentimiento ni conocimiento de sus padres. En su opinión, “esto incumple la ley vigente actualmente” y censuró que los jóvenes de esa edad no pueden votar ni conducir y sin embargo puedan llegar a abortar sin conocimiento de sus familias.

María Kutz manifestó que este asunto “traspasa ideologías políticas y que genera un debate ético de primera magnitud. Me parece bien que haya un debate ético de calado y no solamente político, que se hable de esto y esté en la calle”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/22/area-profesional/normativa/kutz-pide-regulacion-objecion-conciencia

Los retos éticos del mundo de la E-Salud

La expansión de internet está provocando cambios sustanciales en la medicina y la sanidad, tanto en el acceso a la información sobre salud y ciencia biomédica como en la actividad asistencial y las relaciones entre los diferentes colectivos involucrados. Las posibilidades que abre la red son ilimitadas pero llevan aparejados retos éticos que deben ser identificados y solventados lo antes posible.

Carmen Fernández. Barcelona – Miércoles, 22 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

La medicina y la sanidad no sólo no son ajenas a la revolución que ha provocado internet en todos los ámbitos económicos, culturales y sociales, sino que se están apoyando en ella para mejorar su eficiencia, organización y gestión, y acelerar el avance del conocimiento científico y el desarrollo de nuevas terapias. En la expansión de la red, que se está produciendo a un ritmo vertiginoso, están implicados profesionales, pacientes, gestores, responsables políticos, docentes, ONGs e industria farmacéutica y biotecnológica, de productos sanitarios y de tecnología de la información y la comunicación. Las oportunidades que abre internet en este sector son ilimitadas, pero también lo son los retos éticos aparejados, según se ha visto en un seminario organizado por la Fundación Víctor Grífols y Lucas en Barcelona.

Gema Revuelta y Cristina Aced, del Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que han elaborado un informe en el que recogen su reflexión al respecto y la de varios autores del ámbito internacional, dividen los retos de la E-Salud (traducción del E-Health inglés) en seis ámbitos: información, negocio, relaciones, cooperación, telemedicina e investigación.

La red como fuente de información es el uso más frecuente y plantea el primer interrogante: ¿Puede el paciente distinguir la información útil, objetiva y rigurosa de la errónea, dañina y engañosa? En internet están las revistas científicas con revisión por pares, pero también información proporcionada por personas o entidades fuera del ámbito sanitario (y sin revisión). La acreditación de páginas web ayuda a establecer estándares de calidad, entre los que se incluyen principios éticos como la declaración de intereses y anteponer la salud de los paciente a otros fines, pero va a ser difícil que esa medida alcance a la llamada inteligencia colectiva (wikis, redes sociales y otros ejemplos del entorno 2.0), donde es frecuente ver rumores, mentiras e informaciones interesadas.

En el ámbito de los negocios destaca especialmente la comercialización de fármacos por internet, que está prohibida en casi toda la Unión Europea. Una cosa son las webs de farmacias autorizadas y otra los sitios web de dudosa procedencia, que es una peligrosa realidad (se calcula que tres de cada cinco medicamentos adquiridos así son falsificaciones) que va en aumento en el caso de anabolizantes, adelgazantes y potenciadores de la capacidad sexual. La Organización Mundial de la Salud ya ha intervenido dictando recomendaciones específicas. En materia de publicidad, aunque la legislación es la misma que para todos los medios de comunicación, el problema se complica cuando se traspasan fronteras (e internet no las tiene).

En relaciones (redes sociales del tipo Facebook, Tuenti o MySpace) es donde la sanidad y la medicina se muestran más reacias a entrar, pero el Ministerio de Sanidad ya recurrió a ellas el año pasado para promover el uso de preservativos entre los más jóvenes. El problema de estas redes es la vulnerabilidad de la privacidad de los datos, pero la generalización de su uso parece imparable y la web 2.0 está haciendo posible la aparición de plataformas que permiten crear comunidades virtuales en las que profesionales de la salud se interrelacionan entre sí y con los pacientes.

Telemedicina
Lo que sí provoca entusiasmo en el sector, y también más retos, es la telemedicina: telediagnóstico, teleconsulta, telemonitorización, historia clínica única y compartida, receta electrónica. La principal duda es cómo puede controlar el paciente quién ha consultado sus datos y para qué, algo sobre lo que gigantes como Google y Microsoft ya han puesto los ojos y están desarrollando herramientas on line que permitan a los enfermos reunir y gestionar su propia información médica.

Joan Guanyabens, director de la Agencia de Información y Calidad en Salud de la Generalitat, ha confirmado que saber con certeza quién accede (y si es quien dice ser) no es posible solo con el código password y hay que recurrir a la certificación de la firma profesional digital. “A veces tiene más fácil acceder el paciente que el médico”. La legislación catalana, además, obliga a que la historia digital integre toda la información del paciente, lo que añade otro reto: el volumen de datos (y de pruebas diagnósticas) a lo largo de la vida será tremendo, lo que obligará a desarrollar sistemas de filtraje para seleccionar sólo lo más relevante.

En investigación, los mayores problemas son la brecha que separa a países ricos (acceso generalizado a internet) y pobres, y que no formar parte de la comunidad científica on line discrimina a los investigadores. Y en cooperación es difícil garantizar la autenticidad de las ayudas que organizaciones de todo tipo piden a través de la red para solventar problemas de salud en diversos puntos del planeta.

Con respeto
“El principal reto ético de la E-Salut es el respeto a las personas”, ha dicho Victoria Camps, presidenta de la Fundación Grífols y miembro del Comité de Bioética de España.

Hay autores que creen que internet contribuirán a deshumanizar más la medicina pero Camps defiende que será al revés: “En el sector educativo se ha visto que la comunicación entre docentes y alumnos a través de la red mejora la relación personal y los resultados educativos”.

http://www.diariomedico.com/2009/04/22/area-profesional/normativa/retos-eticosl-mundo-e-salud

Simó: «Hay poca formación del personal sanitario para saber tratar al paciente»

«La comunicación es clave», afirma la presidenta de Bioética del HUCA

Rosa María Simó. Á. CABRANES
«La relación vertical entre médico y paciente: yo mando, tú haces, no es la correcta. El doctor debe informar de manera clara y concisa para que, después, el paciente tome una decisión». Rosa María Simó, presidenta del Comité de Bioética del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), impartió ayer, en el Ateneo de La Calzada, la conferencia titulada «El consentimiento informado en la asistencia sanitaria», organizada por la Sociedad Internacional de Bioética. La relación entre médico y enfermo fue tratada en profundidad por Simó, que cree que «un alto porcentaje de la recuperación va implícito al ánimo del afectado, que influye en función de la empatía que tenga con su doctor».

Rosa María Simó, miembro de la Real Academia de Medicina, califica la comunicación verbal entre ambos como «clave», ya que «sólo hay tres supuestos en los que es necesario el consentimiento por vía documental: en una intervención quirúrgica, en una prueba diagnóstica invasiva y cuando el paciente tiene un riesgo grande». Unos documentos de los que, para Simó, «los sanitarios debemos huir como defensa legal. La única defensa es la buena práctica». La doctora recalca que «existe poca formación del personal sanitario para saber tratar al paciente. No solamente hay que hacer lo correcto, también lo bueno. Esto se remonta al primer código del Tratado de Nuremberg, en el que se detalla que cualquier investigación en el ser humano debe contar con la supervisión del paciente previa información a éste». El tema abordado en la tarde de ayer será incluido en el próximo Congreso Mundial de Bioética, que se celebrará en Gijón del 18 al 21 de mayo.

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009041700_35_746713__Gijon-Simo-poca-formacion-personal-sanitario-para-saber-tratar-paciente

Iñigo de Miguel Beriain: “El riesgo es inherente a la ciencia”

La investigación es su vida y no debe hacerlo nada mal, pues le llueven los premios. Desde la autoridad de su éxito pide a la Administración que conceda mayores recursos.

Gonzalo de Santiago – Martes, 21 de Abril de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Iñigo de Miguel Beriain, investigador de la Cátedra Interuniversitaria (Universidad del País Vasco-Universidad de Deusto) de Derecho y Genoma Humano -que financian la Diputación Foral de Vizcaya y la Fundación BBVA-, ha recogido el VII Premio Internacional Junta General del Principado de Asturias-Sociedad Internacional de Bioética.

¿Qué supone ganar un galardón después de una labor tan callada?

-Es algo maravilloso. Ya he conseguido los dos premios que se dan en España [hace dos años se le concedió el de la Fundación Víctor Grífols y Lucas], por lo que se puede considerar que me he cortado la coleta.

Los científicos no son el tipo de personas que buscan la destrucción de la humanidad sólo porque no saben qué hacer un domingo por la tarde
Le queda hacer las Américas, como los toreros…

-No, de momento no, pero sí que es cierto que en España no se da el mismo apoyo institucional a la Bioética que en otros países, donde hay más reconocimiento y más dinero de por medio.

¿Está pidiendo más apoyo de las instituciones públicas?

-Lo que estoy diciendo es que queremos tener comités de ética de investigación clínica, grupos que investiguen, etc., y el problema es que en España mucha gente lo está haciendo gratis.

Para ser claros: hace falta dinero…

-Sí, me gustaría que existiera mayor inversión pública y a su vez que se estudiara más Bioética en las universidades; que se introdujera en algunas carreras y que fueran los bioéticos o los juristas los que se encargaran de impartirla.

¿Se está produciendo la tan temida fuga de talentos?

-De momento no, pero sí que se generan atascos en el funcionamiento general. La gente pone su mejor voluntad en que las cosas salgan bien, pero no es lo mismo tener a una persona que trabaja profesionalmente y que destina parte de su tiempo a un comité ético que tener a gente que saca esto adelante como buenamente puede. No creo que funcionen mal las cosas, pero todo es mejorable.

Muchos bioéticos mantienen que el principal problema está en la falta de formación bioética. ¿Está de acuerdo?

-Sin duda. Para mí es la cuestión esencial. Los comités tienen su importancia, pero lo más relevante es que no hay una formación real. En eso están de acuerdo la mayoría de los bioéticos.

En el trabajo premiado hace una defensa de las nuevas biotecnologías, ¿por qué?

-Defiendo que el desarrollo de la biotecnología es bueno porque nos da muchas posibilidades de actuar. También es verdad que genera nuevos problemas. Obviamente, hay un lado oscuro.

¿A qué se refiere?

-El riesgo es inherente a la ciencia; hay veces en las que la prueba no tiene marcha atrás.

Es decir, que estamos en manos de los investigadores…

-Básicamente sí, sobre todo en función de su propensión al riesgo.

Los científicos no son el tipo de gente que busca la destrucción de la humanidad porque no sabe qué hacer un domingo por la tarde; pero claro, hay gente más proclive a correr riesgos.

¿No jugamos a veces a ser dioses?

-Es que el ser humano no tiene en principio otro remedio. Lo ideal sería que Dios nos indicase el camino, pero esto no siempre ocurre y al final acabamos siendo nosotros los que decidimos cuándo transformamos el mundo y cuándo no. Decidir no transformarlo también es una decisión de dioses. Por ejemplo, en Afganistán los talibanes decidieron prescindir de la medicina moderna.

http://www.diariomedico.com/2009/04/21/area-profesional/entorno/riesgo-es-inherente-ciencia

Diego Gracia Guillén: ”No se puede decir que la ciencia demuestra que el embrión es un ser humano desde el inicio”

18/04/2009 – Texto: Mar M. Louzao – Fotos: J. Vázquez / El Progreso (Lugo)

Tomó el relevo de Pedro Laín Entralgo al frente de la cátedra de Historia de la Medicina en la Universidad Complutense de Madrid y hoy en día Diego Gracia Guillén (Madrid 1941) es un referente en bioética a nivel internacional. Este viernes participó en el Curso de Especialista en Bioética que organiza el Colegio Médico de Lugo.

En medio de la polémica sobre la reforma de la Ley del Aborto, Diego Gracia Guillén habló en Lugo este viernes sobre el origen de la vida y el estatuto del embrión, dentro del curso de especialista en bioética que organiza el Colegio Médico de Lugo. Denosta el uso de la ciencia en la defensa de las creencias personales y confía más en la formación que en la legislación para afrontar el aborto, como confiesa en esta entrevista, cuya versión abreviada se publica este sábado en El Progreso.

¿Cómo puede ayudar la bioética al debate sobre el proyecto de la Ley del Aborto?
La función de la bioética es promover la responsabilidad y la promoción de los valores, entre los cuales, uno fundamental es el valor de la vida en general. El problema del aborto generalmente se discute a nivel jurídico. Se trata de saber si hay que ponerlo en el Código Penal de una manera o de otra. Es un problema más jurídico que ético. Cómo debe estar formulada la ley, en ética no es un tema que interese mucho, porque la función de la ética es promover el respeto, los valores y la formación de los valores. Yo no sé si va a variar mucho la situación por el hecho de que se penalice o no, o se pongan unos plazos u otros. Parece más fundamental, y creo que es lo que no se hace, es la promoción de la madurez y la responsabilidad de las personas en el manejo de la sexualidad. Las leyes penales contra el aborto no dejan de ser peculiares. ¿Cuántos abortos se hacen en España al año?. Más de 100.000 ¿Cuántos procesos penales hay por incumplimiento de la ley? Muy pocos. ¿Y en quién recaen? En las personas más débiles. Yo no creo que se vaya a arreglar con una ley. Creo que hay que arreglarlo mediante la promoción de la responsabilidad. Y ésa es la función de la ética. Los juristas, que discutan de Derecho, pero creo que hay una labor educativa distinta y necesaria, y si no, la ley va a servir de poco.

Pero, ¿qué implica esa responsabilidad?
Mayor formación, mayor madurez y que las personas sepan lo que se juegan cuando están ejerciendo la sexualidad. Uno debe ser responsable de sus actos.

¿Está la sexualidad frivolizada?
Puede estarlo. Desde luego un uso responsable de la sexualidad debería tener muy en cuenta los medios a fin de saber si quieren o no tener descendencia y si no, deberían poner los medios adecuados. Hay que ser más responsable en todas las cuestiones relacionadas con la procreación.

¿Que una persona de 16 años pueda abortar sin conocimiento de sus padres va en contra de esa responsabilidad?
Fíjese usted que los estudios que se han hecho sobre la evolución de la madurez moral en los adolescentes, la conclusión que han sacado es que la madurez moral se para en épocas muy tempranas, en torno a los 14 o 15 años. La mayor parte de las personas, no todas —las hay que siguen evolucionando—, pero una gran parte de las personas no van mucho más allá, siguen teniendo a lo largo de su vida los mismos criterios morales que cuando tenían 14 o 15 años. Yo no sé si es un problema de edad o de permitir y promoverla maduración moral de las personas. La mayor parte de las personas adultas no tienen una moralidad distinta a la que tienen muchos adolescentes de 16 años. Eso está comprobado. Tampoco sé por qué hay que exigir a las adolescentes de 16 años más de lo que se les exige a los adultos. El problema no está ahí, el problema está en la promoción de la responsabilidad, en la educación, en la maduración psicológica, que es lo que creo que no se hace.

¿Pero cómo se llega a esa maduración? ¿Desde la familia, la escuela?
Tiene que participar todo el mundo. Nosotros lo hacemos aquí, con los médicos, para que luego los médicos en su consulta hagan esa labor. Yo doy en Madrid un curso de Ética para la ciudadanía para profesores de enseñanza media, parar que luego ellos puedan enseñar esto.

En el debate del aborto han entrado científicos apoyando posturas a favor y en contra…
Yo creo que a veces los científicos se pasan. Cuando se dice que la ciencia demuestra que desde el primer momento un embrión es un ser humano, yo creo que eso no es verdad y la ciencia no puede decir nada ni a favor ni en contra. La ciencia sabe lo que sabe, utiliza las técnicas que tiene y nada más. Y la cuestión no es una cuestión científica, es ética. Lo que me parece absolutamente incorrecto es que unos señores se atribuyan unas prerrogativas que no tienen y que digan “nosotros como científicos”. Eso es incorrecto y no se puede decir y esos señores están utilizando la ciencia de un modo que no es correcto. Están manipulando a la gente.

Hay un trasfondo religioso en esos casos..
Están al servicio de creencias, que a mí las creencias me parecen muy respetables, pero no se puede parapetarte detrás de la ciencia para defender esas creencias, y decir a la gente que esas creencias son las que tienen que generalizarse. Eso es una manipulación de la opinión pública absolutamente incorrecta.

Esas creencias se filtran también en las opiniones de científicos que mantienen que la homosexualidad es una enfermedad…
Eso se mantuvo, pero le puedo asegurar que cada vez es más minoritaria la parte de la medicina que lo considera así. En general, en medicina nadie acepta ya que la homosexualidad es una enfermedad. De hecho no está en los catálogos de enfermedades. Hay gente que lo piensa, y alude a razones que no son científicias ni médicas, pero es claro que esa opinión es muy minoritaria.

Otro de los grandes temas para la bioética es la eutanasia ¿Cuál es su postura al respecto?
La bioética tiene como fin madurar las decisiones, deliberar para tomar decisiones prudentes. La bioética no quiere imponer nada, sólo quiere ayudar a reflexionar y que la gente sea responsable de las decisiones que toma. La eutanasia siempre será un curso extremo y antes de ese curso siempre hay que poner otros cursos que son menos lesivos, como la promoción del trato más adecuado a las personas que están en la fase terminal de la vida, un mejor control de síntomas, porque la medicina el síntoma dolor no lo ha manejado muy bien. La frase que dicen tanto los paliativistas “cuando una persona dice que quiere morir lo que está diciendo es que quiere vivir de otra manera” es importante. La eutanasia, se vea como se vea, siempre tendrá que convertirse en la máxima excepción, y la excepción nunca debe ser convertida en regla. La regla tiene que ser intentar dignificar la situación terminal de los pacientes, controlar bien los síntomas y ayudarles a que esas fases finales de la vida las vivan del modo más digno posible. Esto arreglaría la mayor parte de las situaciones y ésa es nuestra obligación primera.

Cuando dice que la medicina no ha manejado bien el síntoma dolor, ¿a qué se refiere?
Quiere decir que la medicina clásica ha considerado que el dolor es un síntoma de que algo no va bien en el organismo del paciente; que, por lo tanto, si siegas el dolor ese síntoma de aviso no lo tienes. Y los médicos siempre han tenido una gran prevención a anular el síntoma dolor porque luego les puede despistar. Les puede hacer no ver cosas que están pasando. Si a eso añade usted que el tratamiento de ciertos dolores exige la utilización de fármacos que pueden crear hábito o toxicomanía, la prevención por parte de los médicos ha sido todavía mayor. Y si a eso añade usted que hemos estado viviendo en una cultura con unas creencias en las cuales el dolor para mucha gente tiene un componente religioso, redentor o positivo, tiene usted tres factores que han hecho que el dolor se haya tratado mal. Esto está cambiando. El cambio que se ha estado produciendo en las últimas décadas es muy importante. Pero hay que partir del hecho de que el dolor se ha tratado muy mal y a las personas que han estado en situación terminal se les ha hecho vivir en un puro ¡ay! Eso no es correcto. Está claro que si colocamos a estas personas en unas situaciones muy complicadas es lógico que digan que quieren que las ayuden a morir. Porque realmente lo que están diciendo es «no quiero vivir así». Esto está cambiando de tal manera que este tema está promoviendo poner en práctica medidas que están haciendo mucho más humano el paso por esas fases terminales y está teniendo un efecto positivo. La situación ideal sería aquella que los pacientse estuvieran tan bien tratados que la eutanasia no fuera necesaria. Y ésa es la obligación nuestra.

¿Y las situaciones en las que no se trata de una fase terminal?
Hay casos en los que no se trata de una enfermedad terminal. Por ejemplo, el caso de Sampedro. Pero estamos en lo mismo, el objetivo es tratar todos los síntomas. No sólo se trata del dolor físico. En cuidados paliativos se habla de una cosa que es el dolor total, que no es sólo físico: es psicológico, es familiar, es social, es espiritual. Y frente al dolor total la estrategia es el control total, de tal modo que en los equipos de cuidados paliativos no hay sólo médicos, sino que hay pastores, está la familia…. Se intenta que por todos los medios, la situación del paciente sea la más confortable, la más digna. Probablemente con esto no se van a resolver todos lo problemas y habrá gente que seguirá pidiendo la eutanasia, casos como los de Sampedro. Pero si esto fuera así, quedaría reducida a lo que tiene que quedar reducida, a una cosa marginal.

http://elprogreso.galiciae.com/nova/29386.html

Sobre la tercera cultura

12.04.2009 – MANUEL MOLINA BOIX

La teoría sobre las dos culturas esbozada por J P Snow a mediados del pasado siglo ha ejercido una influencia capital sobre el discurso de la reciente filosofía de la ciencia. En ella venía a denunciar la tajante separación entre el saber de las ciencias experimentales -física, matemáticas y afines- centrado en hechos materiales comprobables y el de las humanidades enfocado hacia cuestiones del espíritu al que resulta imposible aplicar el método experimental de comprobación y refutación, de tal guisa que ambos seguirían rumbos paralelos sin atisbar puntos comunes de intersección a lo largo de su trayectoria. La mutua ignorancia e incomprensión de la que harían gala sus respectivos practicantes constituiría una lacra de consecuencias nefastas para el desarrollo del conocimiento humano global.
En coincidencia temporal con esta hipótesis se gestaron asimismo dos ideas con notable ascendiente sobre este debate. Por un lado la preocupación entre los científicos experimentales por las consecuencias de la aplicación práctica de sus trabajos. Por otro la progresiva asimilación generalizada del principio de autonomía del individuo de tal modo que se consideraba a éste, como ser libre, capacitado para decidir por si mismo en los asuntos que le concernían, en especial en todo lo referente a su cuerpo, en aplicación soberana de los derechos humanos fundamentales inalienables. Ideas que trasladadas a la práctica de la medicina, aunque no de modo exclusivo, entroncaron caminos hasta entonces divergentes plasmados en el concepto de la bioética. Elemento integrador superación del abismo entre culturas al reunir en su seno elementos de ambas. ¿La tercera? Si la medicina se sustenta sobre el pedestal de conocimientos de la física, la química y la pura biología tiene el añadido esencial de acontecer sobre una persona portadora de valores, con sus deseos y creencias en definitiva lo que se conoce como dignidad.
Bioética que no se trata de una profesión en el sentido convencional con un corpus doctrinal estructurado y prerrogativas académicas burocráticas como erróneamente se puede dar a entender por expertos interesados. Es mucho mas que una disciplina independiente o un manual de instrucciones a desempolvar para resolver conflictos basado en dos premisas fundamentales aceptadas por todos los que de un modo u otro se acercan a estas reflexiones: la laicidad y la interdisciplinariedad al implicar a científicos, legisladores, moralistas, filósofos, religiosos y a cualquier persona dispuesta a razonar teniendo presentes los hechos y valores de la persona.
De los fundamentos de la bioética nos ilustró hace poco con su habitual maestría docente la filósofa Victoria Camps en el curso de unas Jornadas Hospitalarias sobre esta cuestión. Abogó por analizar las dudas con mentalidad abierta, sin dogmatismos excluyentes. Enfatizó sobre la necesidad de formular preguntas y contemplar sin prejuicios las razones y los argumentos aportados por las partes en conflicto utilizando la sensatez con un método de raíces aristotélicas, la deliberación. En el bien entendido de que los resultados que se alcancen y propongan, por la propia naturaleza de los elementos encontrados, jamás dejarán satisfechas a todas las partes, pero en ese debatir juntos reside la grandeza y la servidumbre de este saber. Lo importante y necesario, lo civilizado, es el respeto hacia las opiniones y los valores del prójimo aunque no se compartan.

http://www.laverdad.es/murcia/prensa/20090412/opinion/sobre-tercera-cultura-20090412.html

Primera línea española de células embrionarias que preserva la viabilidad fetal

El nodo de la Comunidad Valenciana del Banco Nacional de Línea Celulares, ubicado en el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia (CIPF), presentó ayer una línea de células madre embrionarias obtenida sin destruir la viabilidad del embrión. Esta línea celular, bautizada como VAL-10B, se convierte así en la primera de estas características de Europa y la tercera del mundo, tras las presentadas por grupos de Boston y San Francisco.
E. Mezquita.Valencia 07/04/2009
El proceso, que ha supuesto más de dos años de trabajo, se ha basado en una derivación celular a partir de una blastomera -las células de las que se compone el embrión en las primeras fases-, procedente de un embrión en el tercer día de desarrollo. Gracias al empleo de técnicas de micromanipulación con láser para aislarla, se consigue iniciar ese proceso de derivación celular, pero también preservar la viabilidad del embrión del que procede, permitiendo que continúe su desarrollo normal.  

Carlos Simón, investigador del CIPF y responsable del equipo que ha obtenido la nueva línea, destacó que “estas células presentan compatibilidad completa con el embrión del que proceden, ya que son inmunológica y genéticamente compatibles, y muestran las mismas características que cualquier otra línea de células madre en cuanto a pluripotencialidad”. Además, se ha comprobado su capacidad de autorrenovación o crecimiento y proliferación ilimitada en ese estadio indeferenciado.

Un trato discriminatorio
La investigación, que ha contado con la colaboración del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), se enmarca en el proyecto Derivación de líneas de células madre de grado terapéutico mantiendo la viabilidad embrionaria, aprobado por el Instituto de Salud Carlos III en diciembre de 2006. La Consejería de Sanidad valenciana ya ha solicitado al Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III, el depósito de una nueva línea celular.

No obstante, el consejero de Sanidad, Manuel Cervera, aprovechó la presentación para afirmar que estos avances son fruto de la labor de los investigadores y el esfuerzo de la Generalitat Valenciana, y reprochó al ministerio que dirige Cristina Garmendia de no contar con el mismo trato que regiones como Andalucía o Cataluña, que ya han firmado sus respectivos convenios de colaboración en este ámbito. “Me reuní con ella hace meses y hoy mismo le he enviado una carta pidiéndole y recordándole que gran parte de la investigación depende de los fondos que el ministerio, a través del Instituto Carlos III, pueda aportar a estos ensayos”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/medicina/es/desarrollo/1201834.html

El Observatorio de Bioética mantiene “dudas morales” sobre el estudio de Carlos Simón

Justo Aznar asegura que el éxito en la fecundación disminuye al quitar una célula al embrión
11.04.09 –
“No veo factible que la nueva línea celular VAL 10 B solucione los problemas éticos. Teóricamente no se destruye el embrión, eso es cierto, pero en la práctica es difícil que se le pongan medios para sobrevivir. Es un avance y, nosotros, desde el Observatorio de Bioética, como científicos, nos alegramos de que se produzcan avances… pero hay que señalar que es un avance en el sentido que se deriva de una blastomera de un embrión viable; pero eso no significa que viva, pues para que viva hay que implantarlo”. Ésta ha sido la respuesta del Observatorio de Bioética-Instituto de Ciencias de la Vida al resultado de la última investigación del Centro Príncipe Felipe de Valencia, que esta semana comunicó a la prensa la obtención, por primera vez en Europa, de células madre sin destruir el embrión.

Carlos Simón, responsable de la investigación de esta nueva línea que se denomina VAL 10 B, explicó a mediados de esta semana que el éxito se ha logrado mediante el aislamiento, a través de la aplicación de técnicas de micromanipulación con un láser, de una de las denominadas blastómeras, una de las siete células en las que se compone el embrión en su tercer día. Cada una de las células blastómeras del embrión tiene el potencial de dar lugar a cualquier célula del cuerpo, mientras que el embrión puede continuar su desarrollo normal tras este procedimiento.

Las células IPS
Justo Aznar, director del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, recordaba que la técnica de fecundación in vitro posee una eficencia del 20%. “Un embrión de siete células, si se le retira una, es viable. Puede vivir. Ahora bien, si tenemos en cuenta que la fecundación in vitro posee un 20% de éxito, las posibilidades se van a reducir aún más puesto que de las siete células de que se compone el embrión en sus primeros días le hemos retirado una célula”, apuntaba, y añadía acto seguido el siguiente argumento: “Se reducen las posibilidades de que ese embrión viva. Poco matrimonios lo autorizarían. Otra cosa es que se descongele el embrión y luego no se implante, lo cual también mantendría el debate. Lo fundamental es dar con una mujer, con un matrimonio, que permita eso, puesto que es más segura la implantación si no le quitas esa célula”.

Tras la crítica, Aznar propone la alternativa: “La realidad pasa por el uso de las células IPS, que son células adultas reprogramadas (a comportarse como células madre embrionarias). Para curar son mejores las IPS pues son más controlables y compatibles. De hecho, en el mismo Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) hace reprogramación celular”.

Carlos Simón, responsable del equipo de investigadores del CIPF, había señalado que el hallazgo de la VAL 10 B anulaba los debates éticos planteados hasta la fecha: “Hemos conseguido una mejora técnica que permite quitar el debate”. El investigador valenciano también había matizado en rueda de prensa que siempre existirán “debates éticos y morales” sobre estas investigaciones, aunque ha indicado que el objetivo de su equipo ha sido “obtener la mejor fuente de células madre”, en este caso sin destruir el embrión.

El pasado año dos grupos de investigadores consiguieron producir células madre embrionarias a partir de células de la piel humana. Los científicos, dirigidos por dos de los principales expertos internacionales en células madre, James Thomson y Shinya Yamanaka, reprogramaron células adultas hasta llevarlas a un estado “pluripotencial”, capaz de dar lugar a los distintos tipos de células del organismo humano.

Justo Aznar quiso reforzar su argumento sirviéndose de las investigaciones de ciertos científicos:. “Gran parte de los investigadores desde 2004, cuando lo hizo Berlinski, lo ven más fácil y sin ninguna dificultad ética. Las ITA, además de más fáciles, son más baratas”.