Archivo por meses: marzo 2009

«El aborto es una solución anticuada, la Historia nos juzgará por esta barbarie»

l «Nuestra sociedad tiene recursos suficientes para tutelar los dos bienes: la mujer embarazada y al ser que viene»
l «Me parece muy bien que cofradías y hermandades expresen su apoyo a la vida durante la Semana Santa»

Mario Iceta, obispo auxiliar de Bilbao. jesús farpón

MARIO ICETA GAVICAGOGEASCOA Obispo auxiliar de Bilbao

Oviedo, J. MORÁN

Mario Iceta Gavicagogeascoa, obispo auxiliar de Bilbao desde hace un año, es el mitrado más joven de España: 44 años. Médico, experto en Bioética, disertó en Oviedo sobre el aborto.

-Ley del Aborto: estado de la cuestión.

-Hay que acoger la vida de toda persona humana, que es un gran don. En las mujeres embarazadas siempre hay que tutelar los dos bienes: la mujer, sus necesidades, dificultades, alegrías…; sus angustias, en el caso de un embarazo no deseado o en situación dolorosa. Pero hay que tutelar también al nuevo ser que viene. Nuestra sociedad tiene recursos suficientes, humanos, económicos, institucionales, para poder tutelar los dos bienes. La tentación del aborto aparece en la mujer que ha quedado embarazada y no desea ese hijo. Pero se pueden proponer caminos para acompañarla. Existen entidades como la Red Madre que pueden dar una solución buena a esos casos. El aborto nunca es la solución, primero porque consiste en la eliminación deliberada de una vida humana, y segundo, porque deja secuelas en la mujer. Poco se habla hoy del síndrome postaborto. Es una decisión dolorosa y comprendo que ninguna mujer toma esta decisión a la ligera, pero a esa mujer, la práctica del aborto le deja un secuela, difícil de tratar en algunos casos.

-¿Qué ley quiere la Iglesia?

-La iniciativa legislativa del Gobierno parte de la base de que hay que ampliar el aborto, pero quizá sería el momento de proponer otras soluciones legislativas que me parecen más avanzadas. Serían iniciativas pioneras: hoy no existe una protección jurídica del nascituro. O legislación sobre las mujeres con carencias de recursos o en exclusión social. El aborto es una solución anticuada. A la altura del siglo XXI tiene que estar superada. Dentro de unos años, cuando la historia nos juzgue, se dirá que «hay que ver qué barbaridad suponía eliminar un nuevo ser concebido».

-¿Semana Santa y expresiones contra la ley del aborto?

-Las Hermandades y Cofradías no son asociaciones culturales, sino asociaciones públicas de la Iglesia, que se rigen por el Derecho Canónico y son erigidas por el obispo diocesano. Evidentemente, están en sintonía con lo que la Iglesia piensa. Me parece muy bien que puedan expresar el apoyo a la vida. A los políticos quizá les pueda molestar que se pronuncien, pero no captan lo que es una cofradía. No es una cuestión política. Las hermandades y cofradías, con autonomía y libertad, verán cómo expresan ese apoyo y defensa de la vida. Una parroquia, ¿puede expresar su apoyo a la vida? Por supuesto. ¿Y una Cofradía? Por supuesto.

-¿Se introducen elementos inusuales en los ritos de Semana Santa?

-Eso dependerá de la prudencia de cada cofradía. Los obispos no vamos a hablar ni a favor ni en contra. Tienen su autonomía y en ocasiones se han puesto un lazo negro porque ha muerto un hermano de la cofradía, Yo he sido vicario en Córdoba. Allí hay 550 cofradías y he visto en varias ocasiones expresiones de algún tipo, siempre con mucha discreción.

-El Papa en África: el preservativo y el sida.

-La primera causa de mortalidad en África no es el sida, sino la malaria. Me parece hipócrita hablar del sida y no de la malaria. Primera pregunta para el mundo occidental: ¿por qué no se cura la malaria? Se puede controlar y curar con mucha más facilidad que el sida. En cuanto al sida, hay que distinguir la cuestión moral de la técnica. La moralidad del acto conyugal es su expresión del amor conyugal y la Iglesia dice que el acto conyugal se realiza dentro del matrimonio. El primer medio de evitar el sida es evitar la promiscuidad. Si uno es fiel a su pareja, el sida no entra. Por eso se ha hablado -muchas veces entre los mismos médicos- del «ABC» del sida: «Abstinence, Be faithful, Condom use» (abstinencia, fidelidad, condón).

-Es decir, condón.

-Para la Iglesia es clave educar a las personas a vivir en la fidelidad matrimonial. Eso está reconocido por la OMS, y el «ABC» no es una doctrina de la Iglesia. En cuanto al preservativo, reduce el contagio, pero no lo anula. Hay que subrayarlo. No previene un cien por ciento el contagio. ¿Reduce? Sí, en un 95 por ciento, pero queda ese segmento de riesgo de contagio. Si se dice que es plenamente seguro, puede aumentar la promiscuidad, pero no atajar el problema. Decir que la solución para el sida es únicamente el preservativo no es una expresión feliz, ciertamente.

-Autobiografía rápida.

-Nací en Guernica en 1965. Soy el menor de dos hermanos. Estudio con los Capuchinos, interno, y Medicina en Navarra, donde me planteo la vocación sacerdotal. Ejercí como médico. Me ordené sacerdote en Córdoba, en 1994. Ejercí de sacerdote y estudié en Roma cinco años. Volví en 2002 a Córdoba y pasé a ser vicario episcopal de la Campiña, y después vicario general. Me doctoré en Medicina, en cuestiones de Bioética, sobre todo en pacientes terminales, y me doctoré en Teología Moral, en el Instituto Juan Pablo II de Matrimonio y Familia, de Roma. Me gusta la música y toco el órgano; me gusta el senderismo y la conversación con los amigos.

-¿Usted es euskaldun?

-Al haber estado 30 años fuera del País Vasco, mi euskera se ha oxidado mucho y estoy teniendo clases semanales para recuperar el euskera vizcaíno, que es el que he hablado de pequeño.

-A usted le recibieron de uñas en Bilbao, pero parece haberse suavizado el problema.

-Comprendo que cuando hay una elección de obispo siempre hay personas a las que les puede parecer mejor o peor o que prefieren a uno o a otro. Pero hay que juzgar cuando se conoce a las personas. Estoy muy contento de estar en Vizcaya y veo grandísimas cualidades en muchas personas de la Iglesia de Bilbao.

-Ricardo Blázquez, obispo residencial de Bilbao, figura en todas las quinielas para cambiar de destino, incluida la sede ovetense. ¿Está haciendo las maletas?

-Viéndole trabajar día a día, sé que él no se plantea hacer la maleta. Pero es un hombre plenamente disponible, y si tuviera que hacer la maleta, la haría en cinco minutos. Me daría mucha pena que nos dejara; es muy querido en Bilbao.

-Estudió usted en Navarra. ¿Le ha vinculado ello al Opus Dei?

-Hay un vínculo de amistad con muchas personas del Opus. He estudiado siete años con los Capuchinos, una formación franciscana, y después, en una Universidad del Opus Dei. De unos y de otros he recibido mucho.

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009032800_46_740312__Sociedad-y-Cultura-aborto-solucion-anticuada-Historia-juzgara-esta-barbarie

«Los obispos tienen que combatir en primera persona la legislación abortista del Gobierno español»

Rino Fisichella, presidente de la Pontificia Academia para la Vida del Vaticano

Por José Manuel VidalRDViernes, 27 de marzo 2009

Es la mano derecha del Papa en asuntos de Bioética. Monseñor Rino Fisichella, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, amén de rector de la Universidad Lateranense, pasó por Madrid, para inaugurar la Cátedra de Bioética Jerome Lejeune, invitado por la doctora Mónica López Barahona. Claro y directo, mientras algunos prelados españoles deshojan la margarita, el alto prelado vaticano lo tiene claro: “Los obispos y los fieles tienen que manifestarse públicamente contra el aborto”.

P- Monseñor, está usted de moda por un artículo publicado en L’Osservatore sobre la excomunión de los implicados en el aborto de la niña brasileña de nueve años violada por su padrastro. Unas declaraciones que quizá se hayan malinterpretado, porque, viniendo de quien vienen, no puede estar usted a favor del aborto, ¿no?

R- Creo que la instrumentalización de mis palabras no hace justicia y va contra la comunicación clara entre las personas.

P- ¿A qué se debe esa “instrumentalización”, quién pudo tener interés en manipular sus declaraciones?

R- No tengo ni idea. Tampoco tengo curiosidad alguna en conocer quién fue en particular. A mí me parece que lo más importante es la claridad de mis palabras, la continuidad y la enseñanza de la doctrina de la Iglesia. El artículo que publicó L’Osservatore Romano es un artículo muy claro. Es una defensa clara de la niña, hacia la que quiere mostrar afecto. Y también es muy claro respecto a la doctrina de la Iglesia y al aborto. Y dice que la doctrina de la Iglesia no se puede modificar en este tema. Y que quien procura un aborto directo, en el mismo instante queda excomulgado.

P- ¿Latae sententiae?

R- Así es.

P- ¿Quiso usted explicar la doctrina, haciendo gala, al mismo tiempo, de entrañas de misericordia?

R- La misericordia es la ley de la Iglesia. Pero aquí hay 3 elementos. Primero está la vida inocente de la niña, que tiene que ser defendida porque esta niña fue violada; luego está la actuación de los médicos. Si los médicos realizaron un aborto directo, quedan excomulgados; y el tercer elemento es el violador. Yo lo que escribí es que la prensa italiana tiene que comprender que en esta locura hay también un violador. Y no hay palabras suficientemente duras como para describir el pecado y la violencia cometida por el violador.

P- Monseñor, ¿está usted preocupado por la deriva del gobierno español? Se prepara, como sabe, una ley de plazos, de ampliación del aborto…

R- Bueno, nosotros tenemos plena confianza en el episcopado de aquí. Los obispos españoles tienen una posición muy clara sobre el aborto, sobre la promoción y la defensa de la vida. Los obispos son los que tienen que combatir en primera persona esa legislación del Gobierno español. De todas maneras, la Iglesia, los obispos, los creyentes… no pueden desentenderse de este problema nunca. Tiene que hacerse oír siempre y manifestarse.

P- ¿Incluso públicamente?

R- Públicamente, por supuesto. El cristiano es siempre una persona pública.

P- Hay una manifestación precisamente el domingo a la que el episcopado acaba de invitar a los laicos, a los fieles católicos. ¿Usted cree que deberían asistir?

R- Yo creo que todos, en todas partes del mundo, tenemos que hacer signos concretos en defensa de la vida.

P- En España, hay otro caso que también ha saltado a la opinión pública: el del “bebé medicamento”…

R- No conozco el caso español, pero sí otros parecidos. Y pienso que no se puede utilizar la vida humana para otro fin, aunque sea la salvación o la salud de otro. La vida humana es sagrada e inviolable. No se puede hacer una experimentación que afecte directamente a un embrión o un niño, porque tienen una sacralidad, una dignidad propia. Como voy a decir en mi ponencia, está inscrito en la dignidad de cada ser humano el que no puede ser violado ni instrumentalizado para nada.

P- ¿Cree que la historia pedirá cuentas a la época actual por el drama del aborto?

R- Yo creo que sí, que en el futuro las jóvenes generaciones se darán cuenta de toda la brutalidad que sin razón alguna ejercemos hoy en día.

P- La Iglesia, en cambio, mantiene en esto una postura muy firme, pero, a menudo incomprendida.

R- La Iglesia en este momento puede ser la única voz de defensa de la vida, y muchas veces no es comprendida de manera coherente. Creo que en una sociedad como la española, pluralista, laica y democrática, es un delito no escuchar la voz de todos. Sobre todo la de la Iglesia Católica, porque tenemos el sentido de la vida más profundo. Tenemos 2.000 años de historia, de cultura, de vida y de progreso.

P- ¿Qué opina de la polémica suscitada por las declaraciones de Su Santidad sobre el preservativo?

R- Creo que cuando se manipulan las palabras del Santo Padre es porque no se quiere escuchar en globalidad la profundidad de los discursos que el Papa pronunció en África. Es decir: la promoción de la mujer, la abolición de la nueva esclavitud… esto el Santo Padre también lo dijo en África. Es, otra vez, una instrumentalización de sus palabras.

P- ¿No se puede aplicar, entonces, la “ley del mal menor” con el preservativo respecto al SIDA?

R- Bueno, yo creo que es un asunto más global. L’Osservatore Romano publicó el domingo pasado un artículo en el que dice que los mejores resultados contra la enfermedad se consiguieron en Uganda. Ciertamente, no se puede pensar que sólo con el condón se pueden resolver todos los problemas de África o de otra parte.

P- ¿Y en casos límite?

R- El caso límite es un caso límite, no la normalidad.

P.- ¿Se puede comparar el aborto con el terrorismo o el Holocausto?

R- Creo que lo más importante es ver el aborto por lo que el aborto es en sí. Confrontarlo con otras realidades puede provocar malentendidos. Lo que falta es la comprensión profunda: el inicio de la vida humana es siempre una vida humana. Y como tal, hay que respetarla y defenderla. Sobre todo, por la imposibilidad de que se defienda a sí misma.

P.- Si un miembro del clero enseña en una universidad católica, o en una parroquia, que no hay vida humana, individuo humano, hasta la implantación, es decir, no desde la fecundación, ¿qué deben hacer los fieles?

R- Muy simple: le deben decir al presbítero que vaya de nuevo a la escuela. Tienen que decirle: “Escucha, es importante para ti que vuelvas al banco de la escuela”. Ya está. No es un problema de subjetividad, es un problema científico. ¿Cómo se puede decir que no hay vida humana desde el primer momento? Es una cuestión objetiva, y si alguien dice algo extraño, me parece que es porque no alcanza a comprender dónde vive, qué lee, la situación real y el conocimiento científico.

P- Luego, monseñor, ¿se equivocaban San Agustín y Santo Tomás cuando decían que hasta el día 40 no había alma racional?

R- Su conocimiento médico era limitado. En la época de San Agustín y Santo Tomás no podía hacerse, por ejemplo, una transfusión de sangre. No se puede hablar seriamente, si no se contextualiza en el avance médico y científico de esos tiempos. Tampoco se puede utilizar su pensamiento para oponerlo al de la Iglesia. En la época de Santo Tomás se pensaba que el Sol giraba en torno a la Tierra. Ahora nadie diría que gira en torno a Saturno.

http://www.periodistadigital.com/religion/object.php?o=1116169

El aborto no se amplía, se acota

La ley de plazos cambia el modelo, pero no es más permisiva que la práctica actual – Hace falta precisar jurídicamente lo que es legal

MÓNICA CEBERIO BELAZA 28/03/2009

La primera manifestación en contra de la reforma de la ley del aborto se celebra mañana y los obispos han llenado las ciudades con inmensos carteles en los que se dice que el lince está más protegido que los bebés. La reforma que plantea el Gobierno, sin embargo, supone una restricción del aborto en muchos aspectos con respecto a la regulación actual, y, sobre todo, con respecto a su aplicación. En España puede interrumpir su embarazo cualquier mujer que quiera hacerlo, sin un plazo determinado, y la falta de concreción legal ha provocado que se produzcan abusos como los cometidos en la clínica barcelonesa del doctor Carlos Morín, procesado en estos momentos por aborto ilegal. Cualquier modificación de la ley servirá, por lo menos, para acotar cuándo, cómo y por qué puede una mujer interrumpir su embarazo sin temer una posible persecución judicial.

Las norma pone un límite dondo hoy no existe: las 22 semanas

Hay daños fetales graves que no se detectan hasta pasado ese plazo

¿Habrá más abortos? El Gobierno asegura que no. “La futura ley será más amplia”, señala la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. “Una Ley de Salud Sexual y Reproductiva, que haga especial énfasis en la prevención de embarazos no deseados, en la educación afectivo-sexual y en la información sobre métodos anticonceptivos”.

La ley actual, avalada por el Tribunal Constitucional en 1985, permite la interrupción del embarazo en tres supuestos: violación (hasta las 12 semanas); malformaciones fetales (hasta las 22 semanas) y grave peligro para la vida o la salud física y psíquica de la madre. Esta última cláusula no tiene plazo y es la que sirve para que, en la práctica, aborte cualquier mujer. Quizá el Constitucional pensaba en patologías psicológicas o psiquiátricas graves, pero la aplicación práctica de este supuesto, al que se acogió el 97% de las 112.000 mujeres que abortaron en 2007 (última cifra oficial) no ha seguido ese camino.

Los grupos antiabortistas llaman a esta cláusula “coladero”, pero el hecho de que se haya interpretado en sentido amplio ha permitido que España no quede al margen del resto de Europa en esta materia. Si se hubiera aplicado de forma estricta, decenas de miles de españolas habrían, probablemente, salido a Francia o Reino Unido a interrumpir su embarazo, como ocurría durante el franquismo. España ha vivido durante casi 30 años con la hipocresía de una norma en principio extremadamente restrictiva que en la práctica era mucho más generosa que las leyes de la mayor parte de los países europeos. Y los Gobiernos socialistas de Felipe González, los dos Ejecutivos del Partido Popular de José María Aznar y el primero de José Luis Rodríguez Zapatero no han querido tocar ni la ley ni su aplicación.

Esta poca concreción jurídica ha provocado, además, que los hospitales públicos apenas lleven a cabo el 2% de los abortos que se practican anualmente. Hay médicos que son objetores de conciencia, pero muchos otros no se atreven a realizar una intervención en la que no saben si bordean la legalidad y por la que se les puede castigar, según el artículo 145 del Código Penal, con una pena de prisión de uno a tres años. La mujer que se produzca a sí misma un aborto o consienta “que otra persona se lo cause” se enfrenta, a su vez, a una pena de prisión de seis meses a un año o a una multa.

La práctica de abortos se ha concentrado en las clínicas privadas. “Se ha llevado al gueto”, opinaba recientemente en el Congreso el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. “Está fuera de los cauces habituales de la sanidad pública, fuera de la normalidad”, añadía. Las asociaciones antiabortistas sostienen que no debe ser considerado normal porque no lo es, porque es acabar injustamente con una vida humana. Pero en casi toda Europa lo han sacado de la oscuridad bajo la premisa de que, aunque sería mejor que no hubiera embarazos no deseados ni abortos, dado que los hay, lo mejor es regularlos de forma razonable.

El Gobierno español propone lo siguiente: por primera vez se configurará el aborto como un derecho de la mujer, derecho, eso sí, limitado en el tiempo. Las embarazadas tendrán 14 semanas para decidir si quieren seguir adelante o no con la gestación. Y ningún médico ni tercero tendrá que supervisarlo. Ésta es la principal diferencia con la regulación actual.

Pasadas las 14 semanas, que coincide con el primer trimestre del embarazo, se extingue el derecho al aborto, pero todavía habría dos posibilidades de llevarlo a cabo hasta la semana 22: por graves malformaciones fetales (en este punto la reforma dejará el plazo y el supuesto tal cual está) y por grave peligro para la vida de la madre o riesgo para su salud. La nueva ley pondrá, así, un límite donde ahora no existe.

Después de la semana 22 el Gobierno ya no habla de aborto, sino de una posible inducción al parto. Esta parte es una de las que están aún pendientes de concretar, según explican fuentes del Ministerio de Igualdad: “Hay que tener mucho cuidado para no dejar determinadas situaciones fuera de la ley pero, a la vez, salvar la constitucionalidad de la nueva norma”. Son muchas las situaciones que se pueden dar. ¿Qué pasará a partir de la semana 22 si peligra la vida de la madre? ¿Y si existe un grave riesgo para su salud? Una posibilidad es inducir el parto e intentar salvar al feto. ¿Y si la mujer sufre una grave dolencia psiquiátrica, como un brote psicótico, que le impide continuar con el embarazo? ¿Se intentará salvar la vida del feto?

Otra cuestión que no está clara es qué ocurrirá con las malformaciones fetales graves detectadas después de las 22 semanas. Este problema era una de las principales lagunas de la ley actual. Las nuevas técnicas permiten diagnosticar la mayor parte de las anomalías antes de la semana 22, pero en algunos casos se encuentran más tarde. La normativa permite ahora a las mujeres acudir a un subterfugio: alegar la cláusula del grave riesgo para la salud psíquica de la madre. Sin embargo, a pesar de esta posibilidad, la fuerte ofensiva antiabortista de los dos últimos años había hecho casi imposible que los médicos se atrevieran a practicar este tipo de abortos tardíos, de forma que decenas de mujeres se han desplazado a Francia, a la maternidad pública de París. Allí la ley permite interrumpir el embarazo si un comité médico formado por varios especialistas entiende que las malformaciones fetales son tan graves que se puede autorizar el aborto.

¿Cómo va a regular estos casos el Gobierno? En principio, no habrá posibilidad de abortar por malformaciones después de la semana 22, salvo que el feto vaya a morir. Esto podría dejar fuera casos en los que, aunque no sea segura la muerte, el feto pueda padecer alguna cardiopatía o enfermedad neurológica que le impida moverse o respirar por sí mismo. Es otro de los puntos que tampoco está cerrado del todo y que el Gobierno y sus asesores se están planteando cómo regular. Fuentes de Igualdad explican que muchos médicos interpretarán que dentro de la “incompatibilidad del feto con la vida” se encuentran también estos supuestos de patologías de extrema gravedad.

“Pero si esto se deja a la libre apreciación de los doctores, la inseguridad jurídica con la que el Gobierno quiere acabar seguirá ahí”, opina Empar Pineda, portavoz de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo. “La ley debe ser clara”. Una solución sería crear los comités médicos que funcionan en Francia, y que son los que impiden que se cometan abusos a través de esta figura. Estos comités podrían servir no sólo para las malformaciones fetales, sino también para las situaciones de riesgo grave para la salud de la madre posteriores a las 22 semanas.

¿Y cómo serán sancionadas las mujeres que aborten fuera de los supuestos legales y los médicos que realicen la intervención? Lo único claro es que no habrá penas de prisión para las mujeres, pero aún no hay nada decidido. El Gobierno todavía no sabe si estas prácticas seguirán castigadas en el Código Penal o se impondrán sanciones de otro tipo (administrativas, civiles). En caso de que estos abortos sigan siendo considerados delitos, tampoco está claro si el médico irá a la cárcel o no, ni si a la mujer se le impondrá una multa u otro tipo de pena.

Una de las cuestiones más polémicas está siendo el consentimiento de las menores de 16 y 17 años. El Gobierno, aparentemente, no tiene dudas: quiere que puedan abortar por sí mismas sin necesidad de otros requisitos, como ocurre en todas las intervenciones médicas salvo la reproducción asistida, los ensayos clínicos y, hasta ahora, las interrupciones voluntarias de embarazos.

En caso de que necesite los votos para aprobar la ley en el Parlamento, el Gobierno estaría dispuesto a estudiar opciones como que los padres tengan que conocer la decisión de su hija o que la menor tenga que ir acompañada por un adulto. Pero el PSOE cree que no será necesario. En esta votación, en principio, contará con los votos favorables de Izquierda Unida, Esquerra Republicana y el Bloque Nacionalista Galego. CiU y PNV han dado libertad de voto a sus parlamentarios, pero lo que pretende el Gobierno es que, al menos, no voten en contra. Que haya un cierto consenso.

La ley que plantea el Gobierno, comparada con las europeas, es moderada. Entre Holanda, con 26 semanas de plazo libre para abortar, o Portugal, con 10, España tendría una regulación muy similar a la alemana (12 semanas de plazo libre y 22 para embarazadas en “situaciones de especial necesidad”). Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Holanda, Italia, Noruega y Suecia tienen ley de plazos.

Frente a las manifestaciones antiabortistas, los grupos proelección se están movilizando. La Red Estatal de Organizaciones Feministas, integrada por más de 200 asociaciones de mujeres, han presentado una campaña a favor de la nueva ley que pretende combatir el “tremendismo” de la Conferencia Episcopal y la “esquizofrenia” del PP. Una de las portavoces, Ángeles Álvarez, explicó ayer que se trata de una campaña “sensata” y en el marco de la reflexión. “Pero si tenemos que salir a la calle, lo haremos”.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/aborto/amplia/acota/elpepusoc/20090328elpepisoc_1/Tes

 

Fernando Bandrés: «La farmacogenética abre la puerta a la medicina personalizada»

Lne.es » Gijón

 Noticia anterior   Noticia siguiente 

El catedrático de Biomedicina advierte de que «no hay un derecho a la salud, sino a una prestación sanitaria en su justa medida»

 

  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto

Por la izquierda, Marcelo Palacios, Bandrés y el gerente del Cabueñes, Luis Hevia. ángel gonzález

A. RUBIERA

«La farmacogenética puede crecer de manera exponencial y hay que estar preparados para que las decisiones que se tomen sean las correctas». El catedrático de Biomedicina y especialista en medicina legal Fernando Bandrés Moya participó ayer en Gijón en el ciclo de conferencias que organiza la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI). Su intervención, en el salón de actos del Hospital de Cabueñes, giró en torno a «la responsabilidad profesional y farmacogenética», un nuevo avance de la biotecnología que, según apuntó, «va a permitir a corto plazo desarrollar una nueva faceta de la medicina que es la medicina personalizada o tratamientos a la carta. En definitiva, nos va a permitir ofrecer un mejor cuidado al paciente».

Para ejemplificar lo que es y lo que puede dar de sí la farmacogenética, el doctor Bandrés se refirió a «dos pacientes que, con un mismo diagnóstico y sometidos al mismo tratamiento farmacológico, por sus características genéticas puede ocurrir que a una le responda el tratamiento y a la otra no». Eso no es más que asumir que la genética de los individuos influye «no sólo en los diagnósticos, también en los tratamientos». Conscientes de ello, se podrán realizar -ya se hace en algunos casos- informes farmacogenéticos que repercutirán, entre otras cosas, en que «se adapte el tratamiento a la persona, de forma que tenga un seguimiento más adecuado; que se puedan reducir las reacciones adversas; se mejore la calidad de vida del paciente, ya que recibirá dosis que podrá metabolizar más adecuadamente, o con el que se podrá prever quién no va a responder al tratamiento inicialmente previsto», desgranó el experto.

En la actualidad, explicó el doctor Bandrés, «ya hay patrones de estudio genético para estudiar sistemáticamente; hemos superado la barrera de la investigación para entrar en la fase de aplicación clínica». Entre las aplicaciones y beneficiarios de esos nuevos estudios, Fernando Bandrés citó a «algunos pacientes psiquiátricos que toman antipsicóticos, a quienes se podría ajustar mejor los tratamientos estudiando ciertos polimorfismos de una determinada molécula; o a los tratamientos del cáncer de mama con tamoxifeno -un fármaco que toman las pacientes durante años para evitar la reaparición del tumor maligno-, y que no protege por igual a todas las mujeres».

Pero antes de que esos informes farmacogenéticos formen parte, con normalidad, de la historia clínica de algunos pacientes, el especialista aseguró que hay que superar un momento «importante de análisis, como es el actual». Un momento en el que «habrá que ver el coste-eficacia y coste-efectividad, para que la aplicación (que sólo de coste directo de materiales puede suponer 500-600 euros) tenga sentido, porque no lo tiene de una manera genérica. No se puede despachar este camino que se abre diciendo “hay una cosa nueva, pues a repartir a todo el mundo”. Estamos ante un recurso que es escaso y hay que aplicarlo a quien lo necesite con criterios de eficacia y efectividad». Pero el análisis es urgente ya que, dijo el especialista, «estamos viendo que la biomedicina y la tecnología están desbordando el acontecer legal, deontológico y acaso ético de nuestro quehacer médico y no debe ser así. Hay que ir a la par». Para Fernando Bandrés «decir que tenemos derecho a la salud es un error porque es algo es imposible. A lo que tenemos derecho es a la prestación sanitaria, en su justa medida y con criterios de equilibrio».
http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009032700_35_739714__Gijon-Fernando-Bandres-farmacogenetica-abre-puerta-medicina-personalizada

 

Andrés Montalbán: “La historia clínica es el mejor blindaje para el profesional”

 

En un encuentro entre médicos y jueces celebrado en el hospital murciano de La Arrixaca, Andrés Montalbán, magistrado de la Audiencia Provincial de Murcia ha ofrecido a los facultativos varios consejos y directrices para evitar las reclamaciones de los pacientes.
Pilar Laguna Murcia 27/03/2009
“Pocos médicos se sientan en el banquillo, porque la responsabilidad penal está muy depurada y es difícil que se den condenas frívolas”, ha explicado Andrés Montalbán, magistrado de la Audiencia Provincial de Murcia, que ha dado algunas recomendaciones para evitar “el calvario que pasan los facultativos”.

Durante un debate sobre delitos específicos del ámbito sanitario, en el marco del encuentro entre jueces y profesionales celebrado en el Hospital de la Arrixaca, en Murcia, Montalbán ha invitado a los médicos a mantener hábitos que les ayuden a evitar las reclamaciones. Ha aconsejado evitar las críticas destructivas a los compañeros, “pues muchas demandas tienen su origen en el comentario de otro médico” y a no omitir ningún dato en la historia clínica, que el magistrado califica como “el mejor blindaje del profesional”.

Además, ha recomendado al facultativo que jamás asegurare al paciente que se va a curar ni asuma responsabilidades o tratamientos sobre los que no tiene conocimientos actualizados. Igualmente, ha aconsejado mantener escrupulosamente el sigilo profesional y cumplir el consentimiento informado.

Actuación del colegio
El jurista ha hecho hincapié en el trato humano y en la buena comunicación con el enfermo. También ha recomendado que, para garantizar la continuidad del tratamiento, los equipos completos que están a cargo de un paciente nunca cambien de turno simultáneamente y, por supuesto, que se eviten las consultas telefónicas.

Durante el encuentro, varios magistrados han puesto de relieve su desconcierto ante los informes contradictorios de los peritos y los protocolos que esgrimen los profesionales de Derecho Sanitario, con los que los forenses no están de acuerdo, y propusieron que la comisión deontológica del colegio de médicos actúe de oficio contra “peritajes defectuosos”.

Carmen Poza, magistrada y moderadora de la sesión, ha subrayado algunas afinidades de juristas y de médicos que favorecen el progresivo acercamiento, como “el poder para decidir el destino de otros” y ha invitado a tender puentes entre ambos colectivos y a generar confianza en sus habilidades y saberes, pero también en responsabilidades y limitaciones. El oncólogo Juan José Valverde ha explicado las diferencias entre sedación paliativa y eutanasia y ha invitado a los facultativos a investigar más sobre el reconocimiento, la valoración y el alivio del sufrimiento.

“El sistema sanitario y su aseguradora deberían atender las demandas fundadas para evitar que se judicialicen”
Los jueces, el sistema sanitario e incluso el médico podrían ayudar a evitar la instrumentalización del proceso penal contra los facultativos para conseguir indemnizaciones, según Miguel Pasqual de Riquelme, magistrado del Juzgado de lo Penal número 2 de Murcia, que ha calificado de “mesa de negociación” la forma en que se resuelven estos procesos.

“Los procesos penales en el ámbito sanitario se instrumentalizan con prácticas impunes que desconsideran el trabajo, el desgaste y el gasto que suponen para la justicia, pero también causan desasosiego en los médicos, que tienen que afrontarlos convertidos en mecanismos de negociación”.

El magistrado ha reconocido que los jueces no hacen nada frente a actitudes que “se ven venir”, cuando podrían filtrar mejor las demandas y no dar cobertura a las que son manifiestamente infundadas. 
Coste elevado

En su opinión, se deben investigar los hechos denunciados, pero no encargar el informe forense cuando se perciban intentos de instrumentalizar. “Al menos deberíamos poner mala cara, aunque sea por el coste económico que suponen estos procesos, pero lamentablemente se ha creado una cultura que admite esa forma de actuar”.

Pasqual de Riquelme ha propuesto una “actitud proactiva” del sistema sanitario y de sus aseguradoras para atender reclamaciones fundadas antes de judicializarlas, puesto que en la mayoría de los casos los pacientes demandantes obtienen la misma indemnización que la del punto de partida.

El profesional debería exigir también a las aseguradoras que satisfagan las reclamaciones sin dilación, y en los procesos penales donde sea absuelto podría denunciar por responsabilidad civil a quien le demandó injustamente, un derecho al que raramente recurre el médico. “Los jueces podríamos usar una figura que no se utiliza en el ámbito penal, la de condenar en costas a los caprichosos que denuncian para lucrarse”.

El CI completo es válido aun si no es de la sociedad

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria da validez a un documento de consentimiento informado (CI) que, pese a no ser el de la sociedad científica, contenía los requisitos legales de la información.
Marta Esteban 27/03/2009
Las sociedades científicas suelen tener formularios de consentimiento informado para las distintas operaciones que se practican en una determinada especialidad. Sin embargo, esos documentos sólo tienen carácter orientativo, pues es válido el consentimiento informado si es completo aunque no sea el de la sociedad. Así se desprende de una sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria, que confirma la absolución de un médico demandado por una paciente que se sometió a una rinoplastia.
En la demanda la enferma alegaba que el documento autorizando la intervención quirúrgica no era el establecido por la Sociedad Española de Cirugía Estética, por lo que solicitaba una indemnización por falta de información.

Los magistrados no comparten este punto de la reclamación y lo resuelven aclarando que “a pesar de no utilizarse el modelo oficial de la sociedad, puede observarse la información necesaria en el impreso estándar de autorización o consentimiento informado, en el que se hace constar el riesgo que entraña la rinoplastia”. Además, el documento firmado por la paciente contiene las “instrucciones generales sobre el tratamiento y todo lo que se debe hacer antes y después”. Por tanto, concluye el fallo, “se cumplen las condiciones legales exigidas para entender que se ha cumplido con los requisitos mínimos para considerar correcto el consentimiento informado”.

Es más, el escrito aceptado por la enferma “es suficiente” y fue “emitido por el facultativo con arreglo a criterios uniformes, generalmente aceptados y conformes con el dictado legal”.

Otro de los argumentos empleados por la demanda para exigir la responsabilidad del facultativo es el hecho de que con la intervención, que califica como incluida en la medicina satisfactiva, no se ha logrado el resultado pactado.

La Audiencia Provincial de Cantabria admite la distinción jurisprudencial entre medicina curativa y satisfactiva, es decir, la primera para actos dirigidos a la curación de una patología, y la segunda para intervenciones en las que no se busca la curación sino un resultado concreto, como los actos de estética.

Pese a ello, en este caso concreto, la rinoplastia a la que se sometió la enferma no se incluiría como medicina voluntaria. Así se pone de manifiesto en los informes médicos previos a la operación. De la historia clínica y de la ficha de la primera consulta con el especialista se desprende que la operación no tiene un fin exclusivamente estético, ya que se refleja como motivo principal “la realización de una rinoplastia por insuficiencia respiratoria”.

Según cada caso
Asimismo, cuando el historial clínico hace mención a la patología de la paciente destaca la “insuficiencia respiratoria nasal que obliga a la rinoplastia”. A partir de estos datos, el fallo, que acoge los argumentos de Ricardo Ibáñez Castresana, letrado del facultativo, afirma que “no pueden extenderse sin más a este caso todos los criterios de la cirugía estética voluntaria y satisfactiva, que exige una obligación de resultado”.

Por tanto, la sentencia aclara que la obligación del médico era de actividad y que aunque el resultado fue desproporcionado esto “no determina la responsabilidad del facultativo, sino sólo la exigencia de una explicación coherente acerca del porqué de la importante disonancia entre la actividad médica y la consecuencia producida”. Según el dictamen pericial, “la operación era correcta y ajustada a la lex artis”, por lo que procede la absolución.

Rizar el rizo
La profesión médica está acostumbrada a que los defectos de información sean argumento recurrente en las sentencias de responsabilidad, ya sean en vía civil o en la contencioso-administrativa. A veces, las demandas están suficientemente justificadas, sobre todo cuando se ha omitido la información o cuando se ha empleado un documento genérico para informar al enfermo. La sentencia de Cantabria es un ejemplo de cómo se puede rizar el rizo, pues, si la información es correcta, alegar que no se utilizó el CI de la sociedad es buscar tres pies al gato.

Una mujer es condenada a pagar una multa 360 euros por provocarse un aborto

 

El Juzgado de lo Penal número 3 de Lleida ha condenado a una multa de 360 euros a una mujer embarazada de cuatro meses por haberse provocado ella misma un aborto. Según el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Cataluña, la mujer admitió que había puesto fin a su embarazo de forma voluntaria tomándose unas pastillas que le provocaron el aborto.
Redacción 27/03/2009
Los hechos se descubrieron en julio de 2007 cuando la mujer, de 31 años y nacionalidad boliviana, tras haberse tomado dichas pastillas sufrió una hemorragia que le llevó a acudir a urgencias del hospital de Tremp (Lleida), donde residía entonces.    Atendiendo a la existencia de informes ginecológicos previos al aborto en los que se establecía que tanto el feto como la mujer, que estaba embarazada de cuatro meses, estaban en perfecto estado de salud, el hospital dio aviso del aborto al juzgado, que inició diligencias penales. La mujer explicó durante el juicio que en el momento del aborto se encontraba en proceso de separación de su marido, del que ya tenía un hijo y dos más de otra pareja.

El juez, atendiendo a que el Código Penal posibilita el castigo del aborto con una pena de cárcel o una multa económica de forma alternativa, y teniendo en cuenta también que la mujer tiene más hijos a su cargo y que actualmente sólo cobra 400 euros mensuales, se decidió por la sanción económica, condenándola a pagar dos euros diarios durante seis meses, es decir, 360 euros en total

Mónica López: “Hay datos de que existe vida desde la concepción”

La Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune se presentó ayer en Madrid. En los cursos que impartirá se aportarán argumentos científicos sólidos que demuestran la existencia de vida humana desde la concepción.
N.S. 26/03/2009
Coincidiendo con el 50 aniversario de la identificación por Jérôme Lejeune de la anomalía genética responsable del síndrome de Down, se presentó ayer en Madrid la única cátedra en Europa que lleva su nombre. Su puesta en marcha se ha producido en el momento en que el Gobierno está dando los primeros pasos para emprender una reforma legal del aborto. Según Mónica López Barahona, directora de la cátedra, “se trata de una feliz coincidencia. Es muy esperanzador que podamos aportar en la medida de nuestras posibilidades y de los alumnos que se acerquen a la cátedra la verdad objetiva científica. Esperamos poder ofrecer un servicio influyente y positivo a la sociedad española”.

Actividades de la cátedra
A lo largo de 2009 se impartirán cuatro cursos de formación en el campo de la Bioética, “en el que se aportarán argumentos sólidos científicos que demuestran la existencia de vida humana desde el momento de la concepción”. Además, se analizará la legislación española existente en relación con el inicio y final de la vida -aborto, fecundación in vitro y eutanasia- y el estado actual de la investigación con células madre embrionarias, “un tema de gran actualidad, no sólo en España sino también a nivel internacional después de la reciente decisión del presidente de Estados Unidos Barack Obama [de apoyar la investigación con este tipo de células]”.

En relación con esta cuestión, la también directora general académica del Centro de Estudios Biosanitarios, sostiene que “no hay absolutamente ningún ensayo clínico en marcha con células troncales embrionarias, por lo tanto, no se justifica desde el punto de vista científico que se deriven fondos federales, o impuestos en el caso de España, hacia una investigación que se nos presenta como una alternativa terapéutica y no hay ninguna evidencia de que lo sea”. Asimismo, la cátedra tiene previsto realizar otras actividades de divulgación e investigación.

Respecto a la reforma legal emprendida por el Gobierno, López Barahona señala que “el debate de una ley de plazos no obedece a una realidad científica objetiva. Si aceptamos la definición admitida internacionalmente de lo que es un cigoto, entrar en un debate de plazos es un absurdo: un embrión no pertenece más o menos a la especie humana por el hecho de estar en una determinada fase de desarrollo”.  A su juicio, aceptar eliminar la vida humana hasta la semana vigésimosegunda, y no en la vigésimotercera, carece de sentido. “¿Cuál es el cambio sustancial de un embrión de la semana 20 a la 22? Es el mismo individuo en distintas fases de desarrollo”.

Eufemismo
Por otra parte, entiende que hablar de interrupción voluntaria del embarazo para referirse al aborto es un eufemismo: “Cuando algo se interrumpe es porque va a continuar; realmente es una finalización. Es una expresión que está tan acuñada en el lenguaje cotidiano que muchas veces no reparamos en lo que estamos diciendo. Creo que es importante puntualizar y reflexionar sobre este ejercicio de ingeniería lingüística que en materia de Bioética se hace tan frecuentemente y que lleva a no llamar las cosas por su nombre y a otorgarles un estatuto que no les corresponde”.

Asimismo, considera un “planteamiento poco racional” el hecho de que no se permita a una menor de 16 años comprar tabaco o alcohol y sí abortar, “que es mucho más perjudicial que una cajetilla de cigarros o una borrachera, pues sus secuelas duran toda la vida. Aquí hay dos víctimas: la madre y el hijo. La reforma de la ley que se está planteando es muy negativa porque no se está atendiendo a la realidad objetiva científica de lo que es un embrión y no se está respondiendo a lo que la sociedad española precisa”. 

La muerte con dignidad

 

Tras un repaso a los deberes éticos del médico ante pacientes terminales, el autor recuerda que aún hay mucho por hacer.
Ismael Sánchez 25/03/2009
¿Cómo debemos atender a los pacientes con un pronóstico de vida limitado e irreversible? ¿Qué papel debe jugar una buena medicina paliativa?. A estas y a muchas otras preguntas dio respuesta la conferencia organizada por el Colegio de Médicos de Teruel bajo el título Los últimos días de vida: morir con dignidad. El éxito de público y el animado debate que siguió a la excelente ponencia de Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC, nos ratifica en el interés y la utilidad de esta fórmula que aúna divulgación y formación en torno a un tema de gran calado profesional y social.  

También de actualidad y de notorio interés en esta materia es la reciente declaración elaborada por el Consejo General de Colegios de Médicos sobre Ética de la sedación en la agonía. Es un documento de notable utilidad orientadora para la correcta praxis de la sedación en esa etapa en la que el enfermo se encuentra con un pronóstico de vida reducido a semanas o meses y en un contexto de fragilidad progresiva. Los médicos turolenses tenemos la suerte además de contar con la presencia activa de nuestro compañero Luis Ciprés en el comité permanente de la citada Comisión Central de Deontología .

Si queremos respetar la vida y la dignidad de los enfermos terminales los médicos debemos esforzarnos en prestarles una asistencia de calidad, tanto a nivel profesional como humano. Y ello implica atender su voluntad, expresada verbalmente o por escrito, que deberá constar siempre en su historia clínica. Es decir, nuestra responsabilidad ética y deontológica es mitigar su dolor y otros síntomas con la prudencia y energía necesarias.

Frontera clara desde la ética
Como nos indica la declaración, es muy importante tener claro que “la frontera entre lo que es una sedación en la agonía y la eutanasia activa se encuentra entre los fines primarios de una y otra. En la sedación se busca conseguir, con la dosis mínima necesaria de fármacos, un nivel de conciencia en el que el paciente no sufra, ni física ni emocionalmente, aunque de forma indirecta pudiera acortar la vida. En la eutanasia se busca deliberadamente la muerte inmediata. La diferencia es clara si se observa desde la ética y la deontología médica”.

En síntesis, cabe concluir subrayando la trascendencia de lo que afirma la OMC en dicho texto: “la sedación en la agonía no es un tratamiento excepcional; el incremento de personas que precisan cuidados paliativos constituye actualmente un paradigma que debe estar presente en la enseñanza de las facultades de Medicina y en los programas de formación continuada y en la conciencia de todos los médicos”. En Aragón, por desgracia, nuestro sistema sanitario se encuentra todavía en pañales por lo que se refiere al nivel de desarrollo de la medicina paliativa.

Es justo reconocer la meritoria labor que desarrolla en Teruel el ESAD (Equipos de Soporte de Atención a Domicilio), pero a día de hoy faltan todavía muchos recursos hospitalarios, sensibilidad colectiva y medidas que permitan a una mayoría de los enfermos irreversibles que atendemos tener acceso a una muerte digna. Confiamos en que las cosas cambien y sabemos que ya se está trabajando para que así ocurra.

El reto es trabajar con eficacia para que, cuanto antes, nuestros centros cuenten con unas unidades del dolor tan bien dotadas como precisan los aragoneses en general y los turolenses en particular. Los colegios de médicos no vamos a ahorrar esfuerzos de todo tipo, tanto reivindicando lo que creemos justo para una buena sanidad pública como contribuyendo a la mejor formación permanente de nuestros profesionales en un ámbito tan trascendente para la dignificación de la vida del enfermo en fase terminal como para el ejercicio de una medicina verdaderamente humana.

Presidente del Colegio de Médicos de Teruel

Down España exige que la ley del aborto respete los derechos del discapacitado

La asociación Down España y sus 79 instituciones federadas han defendido el “derecho fundamental a la vida y al trabajo” de las personas con este síndrome, por lo que han declarado que cualquier reforma de la ley del aborto debe respetar “los derechos de las personas con discapacidad y el espíritu de la Convención Internacional de los Derechos las Personas con Discapacidad de la ONU”.
Europa Press Madrid 24/03/2009
Con motivo del Día Mundial del Síndrome de Down, y en la línea de lo que han venido manifestando sobre la reforma de la ley, Down España se ha mostrado contraria “a que se amplíe dicho plazo con un supuesto que abra la puerta a un aborto eugenésico que pudiera frustrar el nacimiento de una persona con síndrome de Down por el mero hecho de serlo”.

No obstante, ha indicado que no plantea ninguna objeción a una futura ley de plazos y que respeta “el derecho de las familias a decidir en materia de interrupción voluntaria del embarazo, por lo que no realizaron valoración moral alguna respecto al aborto”. También ha recordado que “la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad ha sido ratificada por España y que, por tanto, constituye derecho positivo en nuestro país”.

No era determinante
Por otro lado, ha señalado que “la autonomía alcanzada por las personas con síndrome de Down en los últimos 20 años se demuestra con las más de 1.800 personas de este colectivo que trabajan en el sector privado de nuestro país y las 117 que lo hacen en la Administración pública”, según datos recopilados por las 79 instituciones federadas a esta asociación. “Estos logros corren parejos al considerable aumento de la esperanza y la calidad de vida del colectivo, y que se sitúa en la actualidad en una media de 60 años”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1201172.html

Los pacientes terminales se sienten desamparados

Los médicos pasan años aprendiendo a curar, pero muchos no saben cómo actuar cuando acaban con el tratamiento prescrito a un paciente, según un estudio que publica Archives of Internal of Medicine.
G.S.S. 24/03/2009
El estudio concluye afirmando que los pacientes terminales se sienten abandonados con frecuencia por sus facultativos. “A menudo, cuando derivan a un paciente a una residencia para enfermos terminales pierden todo contacto con ellos, dejando a los enfermos y a sus familiares con sensación de abandono”, señala Anthony Black, profesor de Medicina de la Universidad de Washington.

“Creo que los pacientes tienen derecho a esperar más de sus médicos. No estimo que sea correcto que tras finalizar un tratamiento no vuelvan a oír nada sobre su médico. Eso hace el proceso mucho más duro”. Para realizar el estudio se entrevistó a 31 médicos y 55 de sus pacientes. Todos ellos sufrían enfermedades terminales y no tenían expectativas de más de un año de vida.

Mantener la relación
El estudio también tuvo en cuenta la opinión de 36 cuidadores y 25 enfermeras. “Es importante que el profesional siga en contacto con el paciente, aunque no hay mucho más que se pueda hacer por él”, dice Black, que relata cómo un enfermo terminal le manifestó que esperaba que el médico le hablara y le acompañara hasta que llegara el final”. Por su parte, Sean Morrison, médico de atención paliativa de un centro médico de Nueva York, cree que los médicos también necesitan cercanía, como los pacientes y familiares.

Terminología básica de la bioética para estudiantes

La Bioética está a la orden del día, pero su terminología a veces se confunde.
Redacción 24/03/2009
Gloria Tomás y Elvira Manero han elaborado un diccionario con una recopilación de términos como principio de beneficiencia, efecto placebo, manipulación embrionaria, etcétera.

Gloria Tomás y Elvira Manero. Diccionario de Bioética para Estudiantes. Formación Alcalá. 334 págs.

Los médicos italianos se movilizan contra la ley para denunciar a los inmigrantes

Las principales organizaciones y sindicatos de médicos italianos han lanzado una campaña nacional para movilizar a la sociedad contra la propuesta de ley con la que el Gobierno que dirige Silvio Berlusconi se propone autorizar que los médicos puedan denunciar a los inmigrantes sin papeles que acudan a su consulta.
Europa Press Roma 23/03/2009
La iniciativa ha sido organizada por la Sociedad Italiana de Medicina de las Migraciones, la Asociación de Estudios Jurídicos sobre la Inmigración, Médicos sin Fronteras y el Observatorio italiano de Salud Global. La norma que pretende aprobar el Gobierno también ha puesto en pie de guerra a los principales sindicatos de médicos del país transalpino, que la semana pasada amenazaron con acudir al Tribunal Constitucional italiano y a los tribunales europeos si el Parlamento aprueba definitivamente esta ley. “No somos espías”, remarcan los representantes sindicales, evidenciando así el dilema que esta medida planteará a los médicos, los cuales deberán elegir entre si seguir el código deontológico profesional o aplicar la ley.

Además, se corre el riesgo de generar una sanidad paralela entre los inmigrantes, ralentizar todavía más el funcionamiento de los ambulatorios y hospitales y propiciar que vuelvan a difundirse enfermedades que habían desaparecido en Italia, tales como la tuberculosis. El nuevo proyecto de ley fue aprobado hace algunas semanas por el Senado y todavía debe superar el examen de la Cámara de los Diputados.

La Comisión Nacional de Reproducción rechaza el caso del matrimonio que quiere concebir un ‘bebé medicamento’

La Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida ha desestimado la petición del matrimonio cordobés que pretendía concebir el que sería el primer bebé medicamento de Córdoba para curar a su hija de dos años, que sufre una rara enfermedad denominada inmunodeficiencia severa combinada por déficit de adenosina deaminasa.
Europa Press Sevilla/Córdoba 23/03/2009
Fuentes de la Consejería de Salud andaluza precisaron que la negativa del organismo estatal responde a que han encontrado a un donante de médula ósea compatible con la pequeña de dos años, por lo que la opción combinada del diagnóstico genético pleimplantatorio (DGP) con un perfil idéntico de histocompatibilidad (HLA) como única alternativa terapéutica “queda desechada”.

De hecho, las citadas fuentes aclararon que en el caso del niño Javier Mariscal, “la única alternativa terapéutica posible para curar a su hermano Andrés de la grave anemia congénita severa que padecía, era precisamente concebir un bebé mediante la técnica combinada de DGP-HLA, ya que previamente no se había encontrado ningún donante compatible tras buscar en los más de 11 millones de candidatos posibles en el mundo”.

Francisca Alcaide, la madre de la pequeña afectada de esta patología, mostró su extrañeza ante la negativa de la comisión, tras sostener que al matrimonio no se le ha comunicado en modo alguno que su solicitud haya sido rechazada ante la aparición de un donante compatible de médula ósea.

Además, sostuvo que, “aunque el trasplante con un donante que no sea su hermano salga bien, a la larga pueden surgir complicaciones, que incluso pueden hacer peligrar la vida” de la pequeña. Frente a ello, contrapuso que “con un hermano compatible las posibilidades de cura y de llevar una vida normal son más del 90 por ciento”. Finalmente, lamentó que nadie de la Comisión Nacional de Reproducción, de la Consejería de Salud o del hospital hispalense se haya puesto en contacto con ella para informarle.

Reino Unido anticipa la muerte de un niño de nueve meses con daño cerebral

Los médicos creen que sufre dolores intolerables, mientras los padres defienden que se prolongue su vida
AGENCIAS – Londres – 21/03/2009

Los padres de un niño de nueve meses con un raro trastorno metabólico que le ha afectado gravemente al cerebro han perdido en los tribunales la batalla para prolongar su vida. El matrimonio británico perdió el recurso contra el veredicto pronunciado el jueves por un juez que dictaminó que lo mejor que se podía hacer en favor de la criatura era retirarle el sistema que le mantenía artificialmente con vida, según informa hoy la BBC.

La pareja ha señalado sus diferencias con los médicos que atienden al niño: “Ellos creen que su vida es insoportable y que su incapacidad es tal que no tiene sentido que siga vivo, pero nosotros, y algunas de las enfermeras, creemos que es capaz de experimentar placer y que hay momentos prolongados en los que está relajado y no sufre dolor”.

El hospital donde es tratado llegó a la conclusión de que el niño, que padece fallos respiratorios, sufre dolores intolerables por culpa del tratamiento al que está sometido y que no tiene posibilidad de recuperación.

“Seguiremos convencidos de que, a pesar de los gravísimos problemas que sufre, su vida es valiosa y merece la pena conservarse mientras sea posible y siempre que no le cause dolor indebido”, afirmaron los padres en un comunicado. Los médicos pondrán fin al tratamiento hoy. No hay posibilidad de un nuevo recurso.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Reino/Unido/anticipa/muerte/nino/meses/dano/cerebral/elpepusoc/20090321elpepusoc_1/Tes

La ‘Declaración de Madrid’ reivindica la defensa de la vida desde la concepción

Los conclusiones finales del informe de la subcomisión del Ministerio de Igualdad no han dejado indiferentes a una buena parte de los científicos especializados en Genética, Biología Molecular, Microbiología, Bioquímicos, etcétera. En un manifiesto presentado ayer en Madrid, más de mil firmantes, entre académicos y científicos, muestran su oposición radical a la reforma que plantea el ministerio que dirige Bibiana Aído.
Marta Esteban 18/03/2009
Los argumentos principales de la llamada Declaración de Madrid son puramente científicos. Los expertos exigen una “correcta interpretación de los datos de la ciencia en relación con la vida humana en todas sus etapas” y se manifiestan en “defensa de la vida humana en su etapa inicial, embrionaria y fetal”.

Cuatro de las doce premisas del documento hablan directamente de la “evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación. Los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación celular”.

En segundo lugar, el texto declara que el cigoto es la “primera realidad corporal del ser humano. Tras la fusión de los núcleos gaméticos paterno y materno, el núcleo resultante es el centro coordinador del desarrollo, que reside en las moléculas de ADN”.
Además, el embrión -desde la fecundación hasta la octava semana- y el feto -a partir de la octava semana- “son las primeras fases del desarrollo de un nuevo ser humano en el claustro materno, no forman parte de la sustantividad ni de ningún órgano de la madre, aunque dependa de ésta para su propio desarrollo”. En consecuencia, el aborto “no es sólo una interrupción voluntaria del embarazo, sino un acto simple y cruel de interrupción de una vida humana”.

Secuelas para la madre
A los argumentos de carácter científico se suman los médicos, pues los expertos, -entre ellos César Nombela, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense; Nicolás de Jouve, catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, y María Dolores Vila-Coro, directora de la Cátedra de Bioética y Biojurídica de la Unesco- afirman que las mujeres que deciden abortar deben conocer “las secuelas psicológicas de tal acto y, en particular, del cuadro psicopatológico conocido como síndrome postaborto”.

Por ello, abogan por que la mujer que decida interrumpir su embarazo pueda “libremente decidir tras un conocimiento informado y preciso de sus consecuencias”. Se muestran contrarios a que se permita abortar a las mujeres entre dieciséis y dieciocho años sin consentimiento de los padres, ya que es “una irresponsabilidad y una forma de violencia contra la mujer”. Y es que denuncian que “una sociedad indiferente a la matanza de 120.000 bebés al año es una sociedad fracasada y enferma”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200962.html

Comunicar malas noticias, reto pendiente del médico

La dificultad del médico para transmitir malas noticias perjudica al paciente, que se puede sentir solo en ese trance doloroso. Una buena conversación puede ser el mejor antídoto para luchar contra la enfermedad.
G.S.S. 18/03/2009
Un médico que comunica a un paciente que se acaba de recuperar de una operación que le ha encontrado un cáncer y enseguida le dice que le excuse pero que tiene otra intervención no es un hecho aislado. Muchos pacientes se muestran descontentos con la manera en que los médicos les relatan las malas noticias. A menudo, estas conversaciones les dejan hundidos moralmente por lo que han oído y por la insensibilidad mostrada por los profesionales.

Según informa Bioethics, en cierto modo esta actitud se podría justificar por la alta exigencia del trabajo en los hospitales, que les hace a veces ignorar las emociones de los enfermos. “Los médicos han sido formados para curar. Sin embargo, los pacientes son algo más que su condición médica; existe una persona que necesita ser tratada de forma adecuada también”, ha señalado Robert Buckman, oncólogo y autor del libro Cómo revelar las malas noticias.

Procesar la información
La empatía no sólo hace que los pacientes se sientan en buenas manos; también les ayuda a procesar la información. Por lo tanto, necesitan que los facultativos sean comprensivos. “Quieren que sus médicos se preocupen por ellos. Este sentimiento por parte de un médico puede cimentar la confianza necesaria para una buena atención sanitaria”, ha señalado Anthony Back, profesor de la división de Oncología de la Universidad de Washington.

Hasta ahora las habilidades comunicativas no han sido una cuestión demasiado importante en la formación, y a muchos facultativos no se les enseña adecuadamente a transmitir este tipo de información, aunque se trate de una parte muy importante de su trabajo. Sin embargo, algunos profesionales no lo hacen simplemente porque no se sienten cómodos. Pueden tratar de suavizar el golpe siendo menos directos, intentando evitar una conversación larga o incluso ofreciendo un diagnóstico irreal por optimista. En un reciente estudio, sólo el 16 por ciento de los médicos que hablaba con sus pacientes usaba la palabra cáncer en sus conversaciones.

“Algunas veces los médicos ignoran cualquier emoción que sus pacientes pueden expresar en respuesta a estas malas noticias. Cuando las emociones de los pacientes emergen, los médicos no saben qué hacer. Aunque la mayoría ofrecería un pañuelo a un paciente que llora, muchos se encuentran demasiado incómodos en una situación así para admitir abiertamente esta angustia”, según Buchman. Este comportamiento es un error y los especialistas en la comunicación médico-paciente recalcan la importancia de admitir la respuesta emocional del paciente: “Hazlo y nunca lo olvidarán. No lo hagas y nunca te perdonarán”.

Por lo tanto, es importante que los profesionales reconozcan que aprender a comunicar malas noticias de forma adecuada redunda en el bienestar físico y mental del enfermo. Existen ejemplos de pacientes que han mejorado su condición por una buena conversación, que les ha hecho tomar una posición más activa en defensa de su salud.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1201003.html

Eutanasia: poder incontrolable para el médico

Herbert Hendin es psiquiatra del New York Medical College y director médico del Suicide Prevencion International. En una entrevista con Diario Médico, Hendin advierte de las fatales consecuencias de la legalización de la eutanasia y del suicidio asistido. Su primera obra traducida al castellano, Seducidos por la muerte, relata cómo esta práctica se ha convertido en algo incontrolable en Holanda, primer país que la despenalizó.
M. Esteban/G. De Santiago 18/03/2009
Hace siete años Holanda se convertía en el primer país del mundo en legalizar la eutanasia. Desde el 1 de enero de 2002, en ese país los médicos podían aplicar a los pacientes terminales el suicidio asistido siempre que se cumplieran unos requisitos estrictos. Desde entonces la despenalización de la eutanasia se ha extendido a Bélgica y a estados norteamericanos como Oregón, Washington.

Uno de los mayores expertos del mundo en esta materia es Herbert Hendin, catedrático de Psiquiatría del New York Medical College y consejero delegado y director médico de Suicide Prevencion International. En una entrevista concedida a Diario Médico, Hendin habla de los peligros de abrir la puerta legal a la eutanasia, del papel de los médicos en los momentos finales de la vida del enfermo y de casos reales en los que la muerte de un paciente se ha encubierto como un suicidio asistido justificado. El estudio de Hendin sobre los efectos de la despenalización de la eutanasia en Holanda se recoge en su libro Seducidos por la muerte, traducido ahora al castellano.

Quienes apoyan la eutanasia y el suicidio asistido apelan al derecho de autodeterminación del paciente. ¿Por qué considera este planteamiento erróneo?
-Hoy en día en algunos países de Asia como Pakistan y la India los que intentan suicidarse van a la cárcel. En occidente no existe prohibición legal, pero tampoco un derecho a morir que insinúe que la sociedad tiene obligación de ayudar a la gente a cometer un acto así, y si hubiera un derecho debería serlo para todo el mundo y no sólo para los pacientes terminales. Por ejemplo, los enfermos crónicos pueden sufrir muchos más años. Además, los que no tienen acceso a una buena atención médica paliativa y no tienen alivio para el dolor agudo no pueden elegir, porque sus únicas opciones son el sufrimiento o una muerte adelantada.
La Corte Suprema de Estados Unidos ha dictaminado que los pacientes no tienen derecho a morir, pero sí a esperar una buena atención al final de la vida, algo con lo que estoy de acuerdo.

En su libro hace un simil entre el estado anímico de los paciente con antecedentes suicidas y los que por enfermedades graves, degenerativas o estados psicológicos piden a los médicos ayuda para acabar con su vida. ¿En qué medida la actuación del médico sobre ese estado anímico puede ayudar a reducir las peticiones?
-En la práctica los pacientes que piden a los médicos terminar con su vida les están diciendo básicamente que se sienten desesperados por su sufrimiento físico y psicológico. Si tienen un médico que sabe cómo tratar esos sufrimientos los pacientes ya no quieren morir. El problema es que la mayoría de los médicos no saben cómo tratar a los pacientes terminales desde el punto de vista psicológico y médico; no han sido formados para saber hacerlo.

¿Por qué la legalización de la eutanasia puede hacer esta práctica incontrolable?
-Una manera por la que lo sabemos es por la experiencia en Holanda, donde es legal si se siguen los protocolos. The Royal Dutch Medical Association (la Real Asociación Médica de Holanda) entrevista y encuesta a sus médicos cada cinco años sobre su experiencia con el suicidio asistido y la eutanasia. De ahí hemos aprendido que los protocolos creados para proteger a los pacientes son violados frecuentemente. Los protocolos que exigen recabar el consentimiento voluntario del paciente cuyo sufrimiento no puede ser aliviado no están siendo seguidos. La violación más inquietante concierne a los médicos que acaban con la vida de pacientes terminales que no han sido preguntados. Uno de los casos que lo ilustra fue el de una monja cuyo médico terminó con su vida cinco días antes de que ella fuera a morir naturalmente porque estaba pasando por un dolor espantoso. Al parecer sus convicciones religiosas no le permitían pedir que se adelantara su muerte. En otro caso una paciente con un cáncer de mama muy extendido y que rechazó la eutanasia vio cómo terminaban con su vida porque, en palabras de su médico, “podría haber pasado otra semana antes de que muriera y necesitaba su cama”. Legalizar la eutanasia hace que los médicos se animen a sentir que saben mejor que nadie quién debe vivir y quién debe morir.

¿La legalización ha variado los principios básicos de la Medicina?
-En Holanda y en el estado de Oregón, sí. La mayoría de médicos, tanto en Estados Unidos como en Europa, no saben como aliviar el sufrimiento de los pacientes terminales. No se sienten cómodos con pacientes que están muriendo y a los que no pueden curar y no saben cómo ayudarles. El ser capaces de acabar con el sufrimiento con el suicidio asistido y la eutanasia les hace sentirse menos impotentes.

Sin embargo, la medicina supone ayudar a la gente a la que no puedes curar a sentirse confortable. No curamos diabetes, pero posibilitamos que la gente viva con ella. Los pacientes necesitan que sus médicos les alivien el sufrimiento y que estén con ellos hasta el final, pero no muchos facultativos tienen capacidad emocional o formación médica para eso.

¿Hay médicos que piensan como usted y no se atreven a decirlo?
-La mayoría de los países son opuestos a la legalización y los médicos hablan de ello abiertamente. En Holanda era políticamente incorrecto hablar de la eutanasia y varios médicos me dijeron cómo su carrera se había resentido cuando lo hicieron. La educación en cómo aliviar el sufrimiento emocional y físico es lo que está empezando a cambiar. Un número de médicos holandeses ha manifestado públicamente su arrepentimiento por haber aplicado la eutanasia a pacientes antes de haber sabido lo que saben ahora sobre atención paliativa. Reconocen que muchas peticiones para la eutanasia son para aliviar la angustia.

Del caso aislado al presente en Holanda
Cuando casos aislados como los de Eulana Englaro, Ramón Sampedro, Inmaculada Echevarría o Terry Schiavo saltan a la luz pública, el debate sobre la legalización de la eutanasia vuelve a cobrar protagonismo. En el caso de Anglaro, Herbert Hendin, opina que “un paciente tiene derecho a rechazar la hidratación y la alimentación a no ser que tenga una grave enfermedad mental. Si el paciente no puede decidir, normalmente lo hace el familiar más cercano”. Uno de los casos analizados por Hedin es el de Christopher Reeves. “El paciente tetrapléjico que se mantiene vivo por medio del respirador tiene derecho a que sea apagado y el que puede pasar parte del día sin el aparato quiere vivir”. Cuando Reeves quedó conectado a un respirador quiso que se le retirara. “Estaba capacitado para insistir en ello, pero sus médicos fueron suficientemente prudentes como para persuadirle de que esperara unos meses a que pudiera estar sin respirador. Vivió y trabajó para encontrar una cura a su problema. Encontró sentido a su vida”.

Hace ya diez años desde la publicación de Seducidos por la muerte, pero ¿ha cambiado la práctica del suicidio asistido en Holanda? Hendin se muestra esperanzado de que sus trabajos y los de otros investigadores “sean una contribución para cambiar la situación”. La atención paliativa está teniendo un papel importante, pues según cuenta Hendin, se han abierto centros de atención paliativa. “La educación en la atención paliativa en Holanda parece contribuir al hecho de que la eutanasia está decreciendo”. Sin embargo, advierte que “el porcentaje de casos en los que la vida de los pacientes están acabando sin haber sido preguntados permanece inalterable y los especialistas en paliativos en Holanda lo reconocen como un problema en curso”.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200966.html

Propuesta para legislar la eutanasia en Reino Unido

JANO.es · 20 Marzo 2009 13:00

Patricia Hewitt, ex ministra de Sanidad británica, propone amparar la ayuda al suicidio asistido para impedir imputar a sus promotores

Patricia Hewitt, ex ministra de Sanidad de Reino Unido, ha propuesto legislar la ayuda al suicidio asistido con el objetivo de amparar legalmente a quienes ayuden a sus seres queridos a quitarse la vida en casos terminales y, en consecuencia, poner fin a una contradicción legal que ya había llevado a una enferma de esclerosis múltiple a reclamar a la Justicia que se posicionase.

Por ello, la ex responsable de Sanidad, ha presentado en el día de hoy una enmienda que ya ha recabado el apoyo de 100 diputados de los tres principales partidos que están de acuerdo en que se reconozca definitivamente que los adultos mentalmente competentes pueden ayudar a morir a los seres queridos en estado terminal que así lo requieran, sin riesgo de afrontar un proceso legal.

De hecho, y aunque la asistencia al suicidio es un delito que puede acarrear hasta 14 años de prisión en Inglaterra y Gales, existe constancia de que más de cien británicos se han trasladado acompañados de familiares a países donde la práctica legal. Sin embargo, ningún caso ha sido imputado hasta el momento, todo ello a pesar de las investigaciones promovidas por la Policía en algunos casos específicos.

La decisión de Hewitt toma el testigo de Debbie Purdy, una enferma de esclerosis múltiple conocida en Reino Unido por haber instado a la Dirección General de Delitos Públicos a clarificar su posición. La mujer, a la que se le diagnosticó la enfermedad en 1995, perdió la batalla legal debido a que la Justicia consideró que cualquier pronunciamiento implica un cambio legislativo que competería al Parlamento.

Debbie Purdy

La iniciativa de Purdy, de 45 años, había supuesto un hito en la historia judicial británica, ya que fue la primera acción formal presentada en relación a la asistencia a la eutanasia. Su objetivo era determinar si su marido podría ser imputado en caso de ayudarla a viajar a alguno de los países en los que esta práctica está autorizada, como Suiza, donde la clínica Dignitas cuenta con 694 socios de Reino Unido, entre ellos la propia Purdy.

La enmienda de Hewitt recoge esta demanda en el ámbito institucional en que la propia Justicia la situó, ya que pretende obligar al Parlamento a debatir la “necesidad de cambiar la ley para permitir a enfermos terminales y mentalmente competentes que sufren al final de sus vidas tener a opción de una muerte asistida, con salvaguardas, en este país”.

La ex ministra ha considerado que el cambio legal significaría tan sólo elevar a rango normativo lo que ha venido constituyendo de hecho la práctica de la Dirección General de Delitos Públicos. Según las palabras de Hewitt, “a largo plazo, necesitamos una ley para cambiar la normativa actual, pero mientras, espero que esta enmienda promueva el retrasado debate parlamentario que hace falta para situar la ley en línea con la práctica de la dirección general y de los tribunales”, declaró.

Retomar el debate

En este sentido, el texto recoge que cualquier acción adoptada “única o principalmente con el objetivo de capacitar o ayudar –a un individuo– a viajar a un país en el que la asistencia sea legal” no será tratada como “incentivar a la asistencia” al suicidio. Con todo, no se espera que la propuesta llegue a votarse, si bien reabrirá de nuevo el debate sobre la eutanasia en Reino Unido, donde los grupos que se oponen han alertado ya de que la medida llevaría a “abrir las compuertas”.

El caso más reciente de suicidio asistido conocido en las islas lo protagonizó en octubre la promesa del rugby Daniel James, de 23 años, quien fue ayudado por sus padres a viajar a Suiza para acabar con su vida tras sufrir una parálisis a raíz de un incidente durante un partido de marzo del pasado año.

James acudió a la clínica helvética Dignitas, pero el director de Delitos Públicos, Keir Starmer, resolvió en diciembre que no se abrirían diligencias contra sus progenitores, incluso pese a las “pruebas evidentes” para imputar cargos que conllevarían cárcel. La decisión se basó en el interés general y supuso la primera de Starmer desde que asumió el cargo.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/propuesta/legislar/eutanasia/reino/unido/_f-11+iditem-5967+idtabla-1

Más de 112.000 mujeres abortaron en España en 2007

JANO.es · 20 Marzo 2009 13:07

Madrid, Baleares, Murcia y Cataluña, las CC.AA. con mayor tasa de aborto frente a Galicia, Cantabria, Extremadura y Navarra

Un total de 112.138 mujeres de entre 15 y 44 años abortaron en España en 2007, una cifra que casi duplica los registrados en 1998 (53.847 casos). Así, la tasa de interrupciones voluntarias del embarazo de las españolas se sitúa en 11,49 interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) por cada 1.000 mujeres de esas edades, según los datos definitivos de 2007, recogidos en un informe del Ministerio de Sanidad y Consumo.

La Comunidad de Madrid, con 16 abortos por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 44 años, es la región española con mayor tasa de interrupciones voluntarias del embarazo. A ésta le siguen Baleares, Murcia y Cataluña, frente a Galicia, Cantabria, Extremadura y Navarra, que fueron las comunidades autónomas donde menor número de abortos se practicaron en 2007.

En concreto, la tasa de abortos por mil mujeres de entre 15 y 44 años fue de 4,51 en Galicia; 4,63 en Cantabria; 5,46 en Extremadura; 5,65 en Navarra; 6,38 en Castilla y León; 6,84 en País Vasco; de 7,72 en Asturias; 8,2 en Castilla-La Mancha; 8,64 en La Rioja; 10,46 en la Comunidad Valenciana; 11,22 en Andalucía; 11,91 en Aragón; 14,31 en Cataluña; 14,8 en Murcia; 14,91 en Islas Baleares, y de 16 casos en Madrid.

Además, el informe refleja que por grupos de edad son las mujeres de 20 a 24 años, seguidas de las de 25 a 29 años de edad, las que mayor tasa de aborto presentan. En concreto, el perfil general de la mujer que se realiza una interrupción voluntaria del embarazo es una mujer soltera (67,23% de los casos) de entre 20 y 24 años de edad (28.242 de las 112.138), con estudios de segundo grado en primer ciclo (32,38%) o de segundo grado y segundo ciclo (27,56%), y que en su gran mayoría es asalariada (62,93%) y sin hijos (48,28%) o con un hijo (25,28%).

Desde que hay registros, la tendencia en el número de abortos en España ha ido en ascenso, ya que la tasa en 1998 era de 6 casos por cada 1.000 mujeres; en 2002 fueron 8,46 casos por cada mil mujeres, hasta llegar a los 11,49 abortos por cada 1.000 en 2007.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/mas/112000/mujeres/abortaron/espana/2007/_f-11+iditem-5966+idtabla-1

Ética de la sedación en la agonía

Asamblea General del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos

La Asamblea General del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, en sesión celebrada el día 21 de febrero de 2009, adoptó el acuerdo de aprobar la siguiente Declaración elaborada por la Comisión Central de Deontología y Derecho Médico

Introducción

1. En Medicina se entiende por sedación la administración de fármacos para disminuir la ansiedad, la angustia y, eventualmente, la conciencia del enfermo. En Medicina Paliativa se entiende por sedación la administración de fármacos apropiados para disminuir el nivel de conciencia del enfermo ante la presencia de un síntoma refractario a los tratamientos disponibles.

2. Los pacientes que padecen una enfermedad en fase terminal , oncológica o no, presentan a veces en sus momentos finales algún síntoma que provoca un sufrimiento insoportable que puede ser difícil o, en ocasiones, imposible de controlar.

3. La frontera entre lo que es una sedación en la agonía y la eutanasia activa se encuentra en los fines primarios de una y otra. En la sedación se busca conseguir, con la dosis mínima necesaria de fármacos, un nivel de conciencia en el que el paciente no sufra, ni física ni emocionalmente, aunque de forma indirecta pudiera acortar la vida. En la eutanasia se busca deliberadamente la muerte inmediata. La diferencia es clara si se observa desde la Ética y la Deontología Médica.

4. La sedación en la agonía se ha de considerar hoy como un tratamiento adecuado para aquellos enfermos que, en los pocos días u horas que preceden a su muerte, son presa de sufrimientos intolerables que no han respondido a los tratamientos adecuados.

5. La necesidad de disminuir la conciencia de un enfermo en las horas anteriores a su muerte ha sido y es objeto de controversia en sus aspectos clínicos, éticos, legales y religiosos. Además, quienes no conocen las indicaciones y la técnica de la sedación o carecen de experiencia en medicina paliativa pueden confundirla con una forma encubierta de eutanasia.

6. La Comisión Central de Deontología estima oportuno ofrecer criterios sobre los aspectos éticos de la sedación en la agonía, a fin de mostrar que si está bien indicada, bien realizada y autorizada por el enfermo o en su defecto por la familia, constituye una buena práctica médica en el adecuado contexto asistencial.

El respeto médico a la vida del enfermo en fase terminal

7. La Ética y la Deontología Médica establecen como deberes fundamentales respetar la vida y la dignidad de todos los enfermos, así como poseer los conocimientos y la competencia debidos para prestarles una asistencia de calidad profesional y humana. Estos deberes cobran una particular relevancia en la atención a los enfermos en fase terminal, a quienes se les debe ofrecer el tratamiento paliativo que mejor contribuya a aliviar el sufrimiento, manteniendo su dignidad, lo que incluye la renuncia a tratamientos inútiles o desproporcionados de los que sólo puede esperarse un alargamiento penoso de sus vidas.

8. Respetar la vida y la dignidad de los enfermos implica atender su voluntad, expresada verbalmente o por escrito, que deberá constar siempre en la historia clínica, mitigar su dolor y otros síntomas con la prudencia y energía necesarias, sabiendo que se está actuando sobre un organismo particularmente vulnerable cuando su curación ya no es posible.

9. En la situación de enfermedad terminal, la ética médica impone también la obligación de acompañar y consolar, que no son tareas delegables o de menor importancia, sino actos médicos de gran relevancia para la calidad asistencial. No tiene cabida hoy, en una medicina verdaderamente humana, la incompetencia terapéutica ante el sufrimiento terminal, ya tome la forma de tratamientos inadecuados por dosis insuficientes o excesivas, ya la del abandono.

Valor ético y humano de la sedación en la fase de agonía

10. Tiempo atrás, cuando no se había desarrollado la medicina paliativa, la sedación en la agonía pudo haber sido ignorada u objeto de abuso. Hoy, una correcta asistencia implica que se recurra a ella sólo cuando está adecuadamente indicada, es decir, tras haber fracasado todos los tratamientos disponibles para el alivio de los síntomas. La sedación en la agonía representa el último recurso.

11. La sedación, en sí misma, es un recurso terapéutico más y por tanto éticamente neutro; lo que puede hacer a la sedación éticamente aceptable o reprobable es el fin que busca y las circunstancias en que se aplica. Los equipos que atienden a enfermos en fase terminal necesitan una probada competencia en los aspectos clínicos y éticos de la medicina paliativa, a fin de que la sedación sea indicada y aplicada adecuadamente. No se la podrá convertir en un recurso que, en vez de servir a los mejores intereses del enfermo, sirva para reducir el esfuerzo del médico. La sedación en la fase de agonía es un recurso final: será aceptable éticamente cuando exista una indicación médica correcta y se hayan agotado los demás recursos terapéuticos.

12. La sedación implica, para el enfermo, una decisión de profundo significado antropológico: la de renunciar a experimentar conscientemente la propia muerte. Tiene también para su familia importantes efectos psicológicos y afectivos. Tal decisión no puede tomarse a la ligera por el equipo asistencial, sino que ha de ser resultado de una deliberación sopesada y una reflexión compartida acerca de la necesidad de disminuir el nivel de conciencia del enfermo como estrategia terapéutica.

Las indicaciones de la sedación en la fase de agonía

13. En la actualidad, la necesidad de sedar a un enfermo en fase terminal obliga al médico a evaluar los tratamientos que hasta entonces ha recibido el enfermo. No es legítima la sedación ante síntomas difíciles de controlar, pero que no han demostrado su condición de refractarios.

14. Las indicaciones más frecuentes de sedación en la fase de agonía son las situaciones extremas de delirio, disnea, dolor, hemorragia masiva y ansiedad o pánico, que no han respondido a los tratamientos indicados y aplicados correctamente. La sedación no debe instaurarse para aliviar la pena de los familiares o la carga laboral y la angustia de las personas que lo atienden.

15. Es necesario transmitir a la familia que el enfermo adecuadamente sedado no sufre.

16. Como en cualquier otro tratamiento se debe realizar una evaluación continua del nivel de sedación en el que se encuentra y necesita el enfermo. En la historia clínica y en las hojas de evolución deberán registrarse con el detalle necesario los datos relativos al ajuste de las dosis de los fármacos utilizados, a la evolución clínica de la sedación en la agonía y a los cuidados básicos administrados.

17. Para evaluar, desde un contexto ético-profesional, si está justificada la indicación de la sedación en un enfermo agónico, es preciso considerar los siguientes criterios:

17. 1.- La aplicación de sedación en la agonía exige del médico la comprobación cierta y consolidada de las siguientes circunstancias:

a. Que existe una sintomatología intensa y refractaria al tratamiento.
b. Que los datos clínicos indican una situación de muerte inminente o muy próxima.
c. Que el enfermo o en su defecto la familia ha otorgado el adecuado consentimiento informado de la sedación en la agonía.
d. Que el enfermo ha tenido oportunidad de satisfacer sus necesidades familiares, sociales y espirituales.

Si tuviera dudas de la citada indicación, el médico responsable deberá solicitar el parecer de un colega experimentado en el control de síntomas. Además, el médico dejará constancia razonada de esa conclusión en la historia clínica, especificando la naturaleza e intensidad de los síntomas y las medidas que empleó para aliviarlos (fármacos, dosis y recursos materiales y humanos utilizados) e informará de sus decisiones a los otros miembros del equipo asistencial.

17. 2.- Es un deber deontológico abordar con decisión la sedación en la agonía, incluso cuando de ese tratamiento se pudiera derivar, como efecto secundario, una anticipación de la muerte.

17. 3.- El inicio de la sedación en la agonía no descarga al médico de su deber de continuidad de los cuidados. Aunque esta sedación pueda durar más de lo previsto, no pueden suspenderse los cuidados básicos e higiénicos exigidos por la dignidad del moribundo, por el cuidado y el aseo de su cuerpo.

18. La sedación en la agonía no es un tratamiento excepcional; el incremento de personas que precisan cuidados paliativos constituye actualmente un paradigma que debe estar presente en la enseñanza de las facultades de Medicina, en los programas de formación continuada y en la conciencia de todos los médicos.

“La sedación, en sí misma, es un recurso terapéutico más y por tanto éticamente neutro; lo que puede hacer a la sedación éticamente aceptable o reprobable es el fin que busca y las circunstancias en que se aplica. Los equipos que atienden a enfermos en fase terminal necesitan una probada competencia en los aspectos clínicos y éticos de la medicina paliativa, a fin de que la sedación sea indicada y aplicada adecuadamente”

“La sedación en la agonía no es un tratamiento excepcional; el incremento de personas que precisan cuidados paliativos constituye actualmente un paradigma que debe estar presente en la enseñanza de las facultades de Medicina y en los programas de formación continuada y en la conciencia de todos los médicos”

http://www.jano.es/jano/opinion/voz/expertos/asamblea/general/consejo/general/colegios/oficiales/medicos/etica/sedacion/agonia/_f-303+iditem-3567+idtabla-4+tipo-7

El error de poder abortar a los 16

Permitir a un chica de dieciséis años abortar sin consentimiento paterno es un error de consecuencias imprevisibles.
Arturo Canalda, Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid 20/03/2009
El aborto es un gran fracaso de nuestra sociedad. A lo largo de las últimas semanas hemos asistido a un debate de posturas enfrentadas, de errores conceptuales importantes y de cuestiones semánticas nada irrelevantes. Un debate donde aquéllos que defienden el aborto a ultranza parece que van con los tiempos mientras que quienes lo entendemos como una realidad creciente y terrible pasamos a engrosar las filas de los retrógrados.

Basándonos en el principio de la autonomía de la voluntad y en la existencia de un marco normativo que despenaliza el aborto en tres supuestos muy concretos, allá cada cual con las decisiones que tome. Lo que para muchos de nosotros supone una cuestión ética y de conciencia, para otros es una cuestión de libertad individual en la que no cuenta el interés del no nacido.

Efectos imprevisibles
Cuando se pretende hurtar a los padres la capacidad de decidir y en algunos casos de conocer sobre el embarazo y aborto de una hija entre los dieciséis y los dieciocho años, la cosa cambia radicalmente, por lo menos para una gran mayoría de padres. Con independencia de que la vigente Ley 41/2002, de Autonomía del Paciente, es taxativa en el aborto, no parece muy lógico que una decisión de estas características quede al margen de los padres, porque son, en primera instancia, los que deben ayudar a sus hijos, y el simple hecho de que una chica de dieciséis años pudiera quedarse embarazada y abortar sin que sus padres lleguen a enterarse es una carga de profundidad de consecuencias imprevisibles.

La ministra de Igualdad se equivoca cuando afirma que si una chica puede decidir a esas edades sobre su vida sexual, puede decidir cuándo interrumpir su embarazo. No es lo mismo “echar un polvo” que abortar. Ese es el error. Una cosa es la consecuencia terrible de la otra. Lo que hay que hacer es educar en una sexualidad responsable. Cada uno que eduque a sus hijos como quiera, pero tenemos que tener claro que las enfermedades de transmisión sexual, especialmente el sida, campan por sus respetos.

En su día me pareció malo el rap condonero que puso en marcha el Ministerio de Sanidad. No cabe duda que es mucho más razonable divertirse a ritmo de rap que terminar abortando sin contar con el apoyo de unos padres. Otra de las motivaciones que el grupo de expertos aduce para justificar semejante dislate es que otorgará seguridad jurídica a una situación que se repite cada vez más. Nada más lejos de la realidad.

No quiero pensar qué pasaría si una vez practicado un aborto en una chica de dieciséis años sin el consentimiento ni conocimiento de sus padres se produjera una complicación médica, la muerte de la menor o simplemente la niña en ese terrible trance descubre que no tomó la decisión adecuada o que la tomó influenciada por el entorno. Si yo fuera su padre, no dudaría ni un minuto en acudir a los tribunales. La mejor seguridad jurídica la damos los padres cuando la menor está bajo nuestra patria potestad.

En una sociedad donde todo es relativo no es conveniente introducir este tipo de elementos de distorsión. Hay que educar a los hijos en valores como el respeto, el esfuerzo, el trabajo, el sacrificio y el cariño. Y una sexualidad responsable tiene mucho de esfuerzo, respeto, trabajo, sacrificio y cariño. Y, además, de un profundo conocimiento de los métodos anticonceptivos.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1201032.html

Los cuidados paliativos, un derecho de todos, incluidos los pacientes no oncológicos

El VI Congreso de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos reunirá en Sevilla a más de 200 profesionales los días 19 y 20 de marzo


Madrid, 14 marzo 2009 (mpg/AZprensa.com)

No sólo los pacientes con cáncer son candidatos a recibir cuidados paliativos. La atención integral al final de la vida como un derecho de todos, incluidos los pacientes no oncológicos, será uno de los temas centrales del VI Congreso de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos (SACPA) que reunirá en Sevilla a más de 200 profesionales los días 19 y 20 de marzo y que será inaugurado por la consejera de Salud de Andalucía, María Jesús Montero.

La incorporación de enfermos no oncológicos en situación terminal a los programas de cuidados paliativos pone de relieve la importancia y el desarrollo, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo, que han experimentado las unidades y equipos de soporte de cuidados paliativos en los últimos años, en su objetivo de prestar una asistencia integral al final de la vida abarcando todos los aspectos del enfermo (físico, psíquico, social, familiar, espiritual, etc.). Esta realidad refleja asimismo, la necesaria implantación de equipos especializados de cuidados paliativos en todas las áreas de salud, como quedará patente en esta reunión científica.

Para abordar esta situación, el congreso reunirá a una importante representación de directores de planes y coordinadores de procesos asistenciales de Andalucía (Cuidados Paliativos, Dolor, Alzheimer, Nutrición Clínica, etc), junto a profesionales que atienden a pacientes oncológicos y no oncológicos en situaciones avanzadas y terminales, ya sea en atención primaria, en diversas especialidades (Medicina Interna, Geriatría, Neurología, Anestesiología, etc.) o en recursos avanzados de Cuidados Paliativos (UCP y Equipos de Soporte).

Ley de la dignidad 

Otro de los temas destacados del VI Congreso de la SACPA será el análisis del anteproyecto andaluz de ley sobre la dignidad en el proceso de la muerte. Para ello se contará con la participación de uno de los autores del texto, así como un paliativista que preside un Colegio Médicos, un experto en bioética, y el presidente de la Academia Sevillana de
Jurisprudencia.

La conferencia inaugural correrá a cargo del profesor Zaragoza que hablará sobre “Envejecimiento y calidad de vida”. 

En el plano científico, las conferencias, mesas y paneles de expertos previstos abordarán aspectos de gran relevancia como el manejo del estreñimiento inducido por opioides, el dolor, la demencia avanzada y terminal, y la coordinación sociosanitaria.

Desde el punto de vista del dolor, se analizarán distintos tipos como el vascular, muscular o neuropático. Asimismo, se abordarán aspectos como la valoración enfermera y planes de cuidados, el manejo de la evidencia disponible o consideraciones sobre la investigación.

La demencia avanzada y terminal se tratará en un panel de expertos, con preguntas basadas en el documento de ayuda a la toma de decisiones de SADEMI, cuya alta calidad metodológica y enfoque interdisciplinar lo hacen ideal para este cometido. 

En el panel de expertos sobre nutrición clínica, las preguntas de un internista experto en bioética se dirigirán a un internista paliativista, una nutricionista coordinadora de este proceso asistencial y una experta en el manejo de la anorexia-caquexia.

Por otra parte, la mesa sobre coordinación sociosanitaria reunirá a médicos, enfermeras y trabajadores sociales, con algunos directores de planes autonómicos.

Por último, los talleres opcionales se centrarán en temas prácticos como la limitación de esfuerzo terapéutico, cuidados paliativos pediátricos, nutrición enteral y parenteral domiciliaria, formación de cuidadores y atención a las necesidades espirituales.

http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=40767

 

El primer bebé nacido en España para curar a su hermano lo está logrando

SELECCIONADO GENÉTICAMENTE
  • El trasplante de sangre de cordón necesario para la curación ha sido un éxito
  • ‘Podemos hablar de curación’ aseguran los responsables del tratamiento
Javier, junto a su madre el día de su nacimiento. (Foto: El Mundo | SAS)Javier, junto a su madre el día de su nacimiento. (Foto: El Mundo | SAS)

Actualizado viernes 13/03/2009 12:36 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
ELMUNDO.ES

MADRID | SEVILLA.- Javier fue el primer bebé seleccionado genéticamente que nació en España para sanar a su hermano Andrés, gravemente enfermo. Cinco meses después, el primer paso para conseguirlo ha resultado eficaz, ya que el trasplante de células de la sangre de su cordón umbilical ha sido un éxito.

Según ha anunciado la Junta de Andalucía, de momento y gracias a este trasplante, parece que el niño “ha logrado superar la enfermedad”. La operación se realizó el 23 de enero y el pequeño recibió el alta médica el 18 de febrero.

Javier nació el pasado mes de octubre, con la esperanza de poder dar a su hermano Andrés, de siete años y afectado de beta talasemia mayor -un tipo severo de anemia-, una oportunidad para seguir con vida.

Dado que Javier fue seleccionado genéticamente para no sufrir la grave enfermedad hereditaria, la sangre de su cordón umbilical ha podido utilizarse para realizar un trasplante de médula a su hermano y que éste pueda fabricar células sanguíneas libres del trastorno.

Fuentes del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, el centro donde se ha realizado el procedimiento, aseguran que “podemos hablar de curación de la enfermedad dado que hace aproximadamente un mes y medio que el niño no necesita someterse a una transfusión”.

La beta talasemia mayor provoca anomalías en la hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos encargado de transportar el oxígeno. Por tanto, el paciente que las sufre necesita continuas trasnfusiones sanguíneas para seguir viviendo, lo que, a largo plazo, conlleva importantes riesgos.

Desde el centro sanitario sevillano se asegura que todos los controles realizados han mostrado que hoy en día la hemoglobina de Andrés no presenta ningún tipo de anormalidad, aunque el niño sigue acudiendo a revisiones periódicas.

‘Todo un éxito’

“Ha aceptado el trasplante perfectamente”, ha comentado en rueda de prensa José María Pérez Hurtado, uno de los doctores responsables del procedimiento, informa Nacho González.

Antes de la intervención, Andrés tuvo que someterse a un tratamiento de quimioterapia muy agresivo para “vaciar su médula ósea” -tal como ha explicado Pérez Hurtado -y poder introducir en ella las células sanas de su hermano. El trasplante ha permitido regenerar la capacidad de la médula para fabricar los diferentes componentes sanguíneos, esta vez sin anomalías.

Durante la preparación para el trasplante, que duró cinco semanas, el pequeño permaneció en una cámara esteril del hospital sevillano.

Según han explicado los responsables médicos, en los próximos seis meses el pequeño deberá seguir un tratamiento con inmunosupresores y antivirales para evitar el rechazo del trasplante y posibles infecciones.

“Los sueños se cumplen, sólo hay que tener fe y trabajar duro”, ha asegurado el doctor Guillermo Antiñolo, director de la Unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Virgen del Rocío. “Pero queremos dar un mensaje claro: esta técnica tiene muchas posibilidades de éxito para enfermedades muy concretas de base genética. Para las leucemias, por ejemplo, las posibilidades se reducen a la mitad“.

Todo el equipo ha querido destacar la “entereza” con que los padres han llevado el proceso.

Diagnóstico preimplantacional

Después de que la Comisión Nacional de Reproducción Asistida emitiera un informe favorable para iniciar el proceso, los padres de ambos niños, oriundos de Cádiz, decidieron optar por el Diagnóstico Genético Preimplantacional, una técnica que permite comprobar si un embrión está sano o no, desde el punto de vista genético, antes de ser transferido al útero materno.

Este método ha permitido la concepción de un bebé que no sólo está libre de la enfermedad hereditaria que sufre su hermano, sino que es un donante idóneo para posibilitar su curación mediante un trasplante de cordón, ya que tiene idéntico perfil de histocompatibilidad (HLA). Se trata del primer procedimiento de estas características realizado íntegramente en España

Desde el nacimiento de Javier hasta la realización del trasplante, la sangre de su cordón umbilical ha estado almacenada en el Banco de Cordón Umbilical de Málaga.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/03/13/biociencia/1236932790.html

 

El aborto y el Comité de Bioética de España

El autor sostiene que la reforma del aborto en España afecta a cuestiones sobre las que el Comité de Bioética debería pronunciarse, como la autonomía del menor maduro para tomar esa decisión.
Fernando Abellán, Experto en Bioética y Derecho Sanitario 10/03/2009
Como ya denuncié en estas páginas, y ha quedado confirmado en los últimos acontecimientos, en la modificación de la ley del aborto se va a prescindir de la intervención del Comité de Bioética de España. De esta manera se elude una reflexión adecuada de todos los bienes y valores en liza, que hubiera obligado a considerar, además de la perspectiva de la mujer que decide abortar -sin duda muy respetable-, la relevancia de la vida humana en formación -también de gran importancia y necesitada de atención-. Sobre esta última parece que desde la subcomisión del Ministerio de Igualdad hay muy poco o nada que decir.  

La catedrática Adela Cortina recordaba que la ética que domina esta era de la globalización es la del “individualismo posesivo”, esto es, una visión de la vida que parte de la convicción de que cada individuo tiene que ser dueño absoluto de sus facultades y del producto de estas últimas sin deber nada a la sociedad, que basta con preocuparse de maximizar el bienestar propio, y que la organización social debe estar a su servicio. En definitiva, una forma de pensamiento que huye de la idea de la corresponsabilidad por las consecuencias de las decisiones personales.

Y sus consecuencias…
Dentro de esta corriente, revestida normalmente de la etiqueta de progreso, tremendamente proclive al reconocimiento sistemático de derechos individuales sin detenerse a pensar a qué modelo de sociedad nos conduce cada paso, es donde hay que encuadrar la apuesta por la liberalización prácticamente total del aborto (libertad total hasta la semana 14) y su elevación a la categoría de derecho absoluto de la mujer. Un derecho que se quiere ubicar como parte integrante de los tradicionales derechos humanos, reformulando estos últimos de forma interesada para dar mayor cabida y legitimación al objetivo trazado.

No se trata de criminalizar una iniciativa para reformar la regulación vigente del aborto, probablemente necesitada de ajustes, sino de denunciar que la propuesta se hace sin contrapeso alguno en relación al estatus de protección de la vida humana en formación, tanto embrionaria como fetal, y sin tener en cuenta los efectos colaterales de su formulación para el resto del ordenamiento (por ejemplo, la doctrina constitucional sobre el derecho a la vida o las normas de reproducción humana asistida), lo que habla de su sesgo y parcialidad.

En cuanto a la posibilidad de que la decisión de abortar pueda tomarse a partir de los 16 años, es una cuestión que se plantea sin la debida reflexión, como una genialidad del momento, cuando debería ir precedida de un debate sosegado sobre la verdadera cuestión de fondo, es decir, sobre el alcance de la autonomía y capacidad de decisión que nuestra sociedad debe conceder al menor maduro respecto de su vida sexual, asunto de evidente calado para ser tratado previamente por el Comité de Bioética de España.

Francia reconoce una prioridad de la voluntad del menor respecto de la de los padres en la contracepción e interrupción voluntaria del embarazo; de ahí que la discusión sobre este tema no tenga por qué extrañar. Ahora bien, de lo que no cabe duda es que el asunto tiene una complejidad suficiente como para que no pueda simplificarse con razonamientos del tipo de “como las menores de edad pueden casarse también pueden abortar” (por cierto, pueden contraer matrimonio si sus padres previamente consienten su emancipación o lo autoriza un juez). 

El Comité de Bioética de España ha planteado la conveniencia de que se aborde de forma urgente la regulación de la objeción de conciencia con el fin de llegar a un consenso y evitar los problemas que conlleva su aplicación en el ámbito sanitario. Éste es un tema importante que debiera afrontarse. Si el camino fuera el mismo que el de la reforma del aborto, es decir, el de excluir su debate bioético y su estudio en el seno de las asociaciones y colegios profesionales, limitándose el Gobierno a la creación de una comisión ad hoc en el Ministerio de Igualdad, mejor sería que nos quedáramos como estamos, pues ahora al menos sabemos que, pese a las dificultades para su activación, el Tribunal Constitucional ampara la objeción de conciencia de los profesionales a practicar el aborto, y que la Administración debe respetar este derecho.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1200681.html