Archivo de la categoría: Aspectos científicos

Preembrión: ¿realidad o manipulación?

COLUMNA INVITADA

por Luis Ciprés, doctor en Medicina y miembro de la Comision Deontológica de la Organización Médica Colegial | 09/12/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/12/09/opinion-participacion/columna-invitada/preembrion-realidad-manipulacion

La investigación con células madre adultas, una elección ética de los científicos con más logros

15/07/2013 – Vida y bioética
“Podemos desarrollar fácilmente células pluripotenciales a partir de células adultas sin recelos éticos”, afirma el creador de un microhígado en laboratorio. Si las iPS son la respuesta terapéutica de la medicina regenerativa, ¿por qué se sigue investigando con embriones?

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=26911&id_seccion=24

“Nunca nos planteamos crear humanos”

SHOUKHRAT MITALIPOV INVESTIGADOR DE LAS CÉLULAS MADRE EMBRIONARIAS CLONADAS

El científico ha puesto a punto la técnica de transferencia nuclear que dio origen a ‘Dolly’, pero en humanos

La catedrática de bioética lópez barahona denuncia que la clonación de células madre mata embriones

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)
http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/directm12/sociedad/noticias/4829393/05/13/la-catedratica-de-bioetica-lopez-barahona-denuncia-que-la-clonacion-de-celulas-madre-mata-embriones.html

¿Se pueden patentar los genes humanos?

El Tribunal Supremo de Estados Unidos debate si blinda la propiedad intelectual sobre el ADN

Está en juego la explotación comercial exclusiva de conocimiento clave para tratar enfermedades

Células madre: La vanguardia científica también es ética

Aceprensa JI Moreno (Apr 14, 2013) Reportajes
Del 11 al 13 de abril tuvo lugar en el Vaticano una Conferencia Internacional sobre “Medicina regeneradora: cambio fundamental en la ciencia y la cultura”. Tomasz Trafny, del Departamento científico del Pontificio Consejo para la Cultura, ha explicado que esta iniciativa quiere transmitir “el apoyo de la Iglesia a una investigación ética de calidad, tanto a los estudiosos para que no tengan dudas de nuestro compromiso, como a los que viven el drama de las enfermedades degenerativas y desean que la investigación les dé señales de esperanza”.

http://noticiasjovenes.com/index.php?name=News&file=article&sid=51984

Nacen unos gemelos sin predisposición a cáncer de colon hereditario

MEDIANTE UN DIAGNÓSTICO GENÉTICO

Por primera vez en el mundo se logra el nacimiento de unos gemelos sin una mutación de predisposición al cáncer de colon hereditario no polipósico (HNPCC) o síndrome de Lynch.

Redacción   |  07/11/2012 13:34

http://genetica.diariomedico.com/2012/11/07/area-cientifica/especialidades/genetica/nacen-gemelos-predisposicion-cancer-colon-hereditario

Transforman CM de ratón en germinales que dan lugar a óvulos en ratones vivos

LOS ÓVOCITOS PRODUJERON CRÍAS VIABLES

Investigadores japoneses coordinados por Katsuhito Hayashi, del Departamento de Anatomía y Biología Celular de la Universidad de Kioto, han transformado células madre de ratón en células germinales que dan lugar a óvulos en ratones vivos.

Redacción   |  05/10/2012 00:00

http://biotecnologia.diariomedico.com/2012/10/05/area-cientifica/especialidades/biotecnologia/investigacion/transforman-cm-raton-germinales-dan-lugar-ovulos-ratones-vivos

«Obtener células madre de embriones plantea serias objeciones éticas»

CÉSAR NOMBELA CANO CIENTÍFICO Y CATEDRÁTICO DE MICROBIOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Este prestigioso científico toledano, experto en el conocimiento de las células madre, ofrece el miércoles una conferencia en Guareña dentro del ciclo ‘Vía Cultura’ de HOY 
25.01.09 – 
César Nombela Cano (Carriches, Toledo, 62 años) es uno de los científicos españoles más reconocidos dentro del campo de la microbiología, habiendo realizado investigaciones sobre microorganismos patógenos. Nombela ha compaginado la labor académica con la gestión de organismos científicos. Es licenciado en Farmacia y en Química por la Universidad Complutense, se doctoró en la Universidad de Salamanca trabajando con Julio R. Villanueva, para incorporarse después al grupo de Severo Ochoa en Estados Unidos, en donde trabajó tres años. Desde 1982 es catedrático de Microbiología en la Complutense, cargo que dejó temporalmente, entre 1996 y 2000, para desempeñar la presidencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España. En la actualidad, también es presidente de la Fundación ‘Carmen y Severo Ochoa’. César Nombela recibió el premio de la CEOE a las Ciencias (1995) y está en posesión de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil. Este prestigioso científico estará el próximo miércoles 28 en Guareña, dentro del ciclo de conferencias ‘Vía Cultura’ que organiza el diario HOY. La cita será en el centro cultural, a las 20.15 horas, donde ofrecerá una conferencia bajo el título ‘La vida humana ¿valor o mercancía? Reflexiones bioéticas sobre la investigación biomédica’. 

– ¿A qué se debe el hecho de que la microbiología esté ganando cada vez más terreno dentro del campo de la biología?

– La microbiología es una disciplina básica. De hecho, sobre los estudios microbianos se ha construido una buena parte de la biología actual, como la genética, la biología molecular ., destacando igualmente el impacto de la vida microbiana en la patología, el medioambiente, la biotecnología, etcétera Además, los microbios representan el 90 por ciento de la biosfera y compendian gran parte de la biodiversidad.

– Usted es un experto en el tema de células madre. Un concepto del que se habla mucho últimamente, pero que no mucha gente tiene claro. ¿Qué son las células madre?

– Mi vinculación con el conocimiento de las células madre ha venido más desde el lado de la Bioética, campo en el que me introduje hace años. Las células madre son células capaces de multiplicarse y diferenciarse, para generar la variedad de órganos y tejidos propios de los animales y vegetales. El potencial de diferenciación que les define puede ser mayor o menor según el tipo de célula y su estado de desarrollo.

– Sin duda, de cara a la efectividad en cuanto a ensayos clínicos, no son las mismas las células madre embrionarias que las células madre de adultos, ¿no?

– Las etapas tempranas del desarrollo embrionario animal se basan en células madre con gran potencial de diferenciación y crecimiento, denominadas células pluripotenciales, mientras que en el organismo adulto hay reservas de células madre de gran relevancia aunque con menor potencial, las conocidas como células multipotenciales. A medida que se ha ido avanzando en su conocimiento, se ha demostrado que las segundas son más apropiadas para emplear en clínica, para posibles tratamientos y más controlables que las embrionarias.

– ¿Cuál es su opinión sobre la utilización de las células madre y toda la polémica ética que ha surgido en torno a este tema?

– Las obtención de células madre embrionarias, de animales o humanos, para investigación o para clínica, implica la destrucción del embrión, lo que plantea serias objeciones éticas, porque la etapa embrionaria es el comienzo de la vida de cualquier individuo. No todos muestran el mismo grado de compromiso con la protección del embrión humano temprano, pero muchos creemos ineludible prestar atención al hecho de que la vida humana tiene valor desde sus inicios, pues es la fecundación de los gametos lo que marca un antes y un después. Las etapas subsiguientes son un continuo en ese desarrollo hasta la muerte.

– Lo que sí ha disparado toda esta potencialidad celular son las esperanzas de curación de ciertas enfermedades. ¿Cómo está tema y qué avances hay en este sentido?

– En el mundo se llevan a cabo miles de ensayos clínicos para establecer los posibles tratamientos con células madre. Todos ellos emplean células madre adultas. A día de hoy se anuncia la posibilidad del primer ensayo con embrionarias, sobre el que me surgen dudas científicas y reservas éticas. En todo caso, sería uno entre miles, por lo que no me cabe duda de que las adultas deben considerarse prioritarias si se quiere avanzar rápido en medicina regenerativa. Las terapias que se abordan experimentalmente con adultas son variadas, la mayoría tratamientos de restauración del sistema hematopoyético, como tumores, inmunodeficiencias, anemias, etcétera , aunque ya se adentran estos ensayos en abordar cardiopatías, procesos intestinales inflamatorios, problemas de huesos y cartílagos, incluso patologías neurales.

– ¿Por dónde pasa la investigación actual en el campo de las células madre?

– Hay un gran esfuerzo para conocer los controles bioquímicos, genéticos y moleculares que regulan el funcionamiento de las células. Con ello, se ha logrado en los dos últimos años el avance espectacular de reprogramar células adultas para que se comporten como pluripotenciales. Un hallazgo que abre grandes posibilidades, al tiempo que promete resolver el problema ético al hacer innecesario el empleo de células embrionarias humanas, para investigación o para clínica.

– ¿Cree que en nuestro país se invierte lo suficiente en estas investigaciones o piensa que se debería potenciar más?

– Los grupos relevantes que trabajan en España en células madre se centran en adultas. Además se han logrado avances importantes en su empleo en clínica, por ejemplo en la utilización de células madre de la grasa corporal para algunos tratamientos. En este campo hay una intensa actividad científica, industrial y ensayos clínicos muy prometedores.

– ¿Considera que los poderes públicos deberían tomar más parte en este tipo asuntos?

–Se trata de un tema importante, desde el punto de vista científico y médico, a la par que delicado, por los dilemas éticos que puede suscitar la instrumentalización del embrión humano. Por ello, los poderes públicos precisan de un asesoramiento experto muy riguroso, a la hora de hacer propuestas a la opinión pública y tomar decisiones de gobierno. Desgraciadamente hay ejemplos demostrativos de que a veces han caído en la demagogia, seguramente por falta de ese rigor en las propuestas de las que se fían.

–¿Qué supuso para usted el trabajo con Severo Ochoa?

–Para mí supuso la oportunidad de aprender de un científico del máximo nivel, con un liderazgo mundial, al tiempo que desarrollar una excelente relación con un ser humano excepcional, por ser un gran creador de ciencia que disfrutó con otras creaciones del espíritu humano como la música, la pintura y la literatura.

http://www.hoy.es/20090125/sociedad/obtener-celulas-madre-embriones-20090125.html

 

“La ciencia no lo explica todo”

Murcia 24/01/2009

Fuente: UCAM
El Catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, Nicolás Jouve de la Barreda, ha disertado en la UCAM sobre “la investigación en bioética y la bioética en la investigación”

“La ciencia no lo explica todo”

La UCAM ha clausurado hoy las Jornadas de Bioética, que bajo el título, ‘Temas clave en la Bioética Contemporánea’, ha reunido a expertos en la materia. Las jornadas han concluido con la lectura de las conclusiones que se han recogido de las distintas ponencias que han tenido lugar durante el simposio. El Catedrático Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, Nicolás Jouve, ha asegurado que “la ciencia no lo explica todo ni es la única fuente de conocimiento. Somos seres lógicos por lo que no podemos decir que el único conocimiento es el que se puede demostrar empíricamente”.

La jornada de clausura ha contado con un panel de expertos que ha debatido sobre ‘Antropología, Bioética y profesiones’. El primero conferenciante en intervenir ha sido el Profesor Asociado de Bioética de la UCAM, Modesto Ferrer Colomer, que ha centrado su ponencia en la situación actual que existe entre la profesión médica y la bioética. Ferrer, ha recalcado, entre otras ideas, que “se quiere hacer oír que la eutanasia es una prestación médica más”.

La profesora de Antropología y Educación de la Universidad Católica de Valencia, Consuelo Tomás Garrido, ha profundizado en la antropología y la bioética en la enseñanza universitaria. Consuelo Tomás ha discutido sobre la dignidad de las personas, “el valor que posee lo humano”, ha apostillado. Sobre este asunto, ha afirmado que existen dos formas de dignidad, la dignidad ontológica, la que existe por el hecho de ser humanos, intrínseca; y la dignidad moral, que depende de nuestra conducta. “Mis alumnos se sobresaltan cuando les digo que la dignidad ontológica es igual en la madre Teresa de Calcuta que en Hitler”, ha señalado. Por su parte, el profesor del Colegio Monteagudo (Murcia) y Profesor Asociado de Bioética de la UCAM, Juan Antonio Marín Martínez, ha debatido también sobre antropología y bioética, pero en su caso, en la enseñanza no universitaria. Marín ha planteado como posibles soluciones a la diversidad de opiniones que hay sobre temas relacionados con la bioética en la enseñanza varios aspectos, como el hecho de que los centros definan su ideario, la necesidad de formación del profesorado en temas relacionados con la bioética, “según su ideología”, ha subrayado; o sensibilizar a los políticos para que cumplan con su labor de servicio, “no de adoctrinamiento”. Del mismo modo, ha afirmado que “el Estado debe crear las condiciones morales para que yo pueda educar a mi hijo”.

El presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, ha destacado en la clausura de las jornadas, que en la Universidad Católica “trabajamos por la cultura de la vida frente a la cultura de la muerte”.

“La ciencia no lo explica todo”, Foto 1
http://www.murcia.com/noticias/2009/01-24-ciencia-no-lo-explica-todo.asp

Un bebé sin gen del cáncer de mama nacerá este mes en el Reino Unido

LA MADRE DARÁ A LUZ LA PRÓXIMA SEMANA

  • El matrimonio se sometió a una fertilización artificial
  • En la familia del padre ha habido numerosos casos de cáncer de mama
  • La selección de bebés es muy polémica y está prohibida en muchos países
  • Los críticos creen que podría abusarse de ella y crear ‘bebés de diseño’ de todo tipo
Actualizado sábado 20/12/2008 13:43 (CET)

LONDRES.- Una mujer de Londres está embarazada del primer “bebé de diseño” del Reino Unido que, tras una selección genética, nacerá sin el gen del cáncer de mama.

Los padres decidieron someterse a una fertilización artificial y un diagnóstico genético de preimplantación (DGP), después de que en la familia del padre se registraran casos de cáncer de mama en las últimas tres generaciones.

El bebé nacerá la semana próxima. En muchos países la selección de embriones está prohibida. En octubre se conoció el primer caso en España en el que un bebé fue concebido para ayudar a su hermano mayor, enfermo de una anemia congénita severa. Su cordón umbilical fue usado para hacerle un trasplante.

Los médicos del University College Hospital de Londres obtuvieron in vitro once embriones y tres días después los analizaron para conocer el riesgo de que fueran portadores del gen, extrayéndoles una célula.

Seis de los embriones eran portadores del gen BRCA 1 y fueron destruidos, dos que no lo contenían fueron implantados en el útero y la mujer de 27 años quedó embarazada de uno.

Sin el experimento, la posibilidad de que una hija de la pareja sufriera cáncer de mama era de entre 50 y 85%. “Si ésta es la opción de excluir esto para nuestros hijos, entonces es el camino que debemos seguir”, dijo la madre.

La pareja no conoce el sexo del bebé. Los varones no enferman, pero pueden transmitir el gen a las siguientes generaciones.

Críticas al método

La selección genética de los niños es muy polémica. Los críticos creen que podría abusarse de ella y crear “bebés de diseño” de todo tipo. En Reino Unido el DGP se realiza desde hace tiempo, pero hasta ahora sólo en el caso de genes que producen una enfermedad con seguridad si se heredan.

Es el caso por ejemplo del gen de la fibrosis cística, que causa graves problemas respiratorios y digestivos. Sin embargo, en 2006 la ley fue flexibilizada y desde entonces el análisis se puede hacer – previo consentimiento de la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología- en casos de genes de riesgo que no necesariamente provocan una enfermedad, como el del cáncer de mama.

“Hemos entrado en una nueva era en la que podemos ayudar a personas que llevan los genes del cáncer”, afirmó el médico especialista en reproducción Paul Serhal del University College Hospital.

Hay familias que sufren desde hace generaciones una “maldición genética”, por lo que las críticas a los “bebés de diseño” son “una tontería”, dijo.

Según Serhal, un posible mal uso del avance técnico no puede impedir el desarrollo de la ciencia. Sin embargo, subrayó que el hecho de que no tenga el gen del cáncer de mama no garantiza que la hija nunca tenga la enfermedad, porque hay otras causas de ese mal.

Se estima que el BRCA1 y el gen emparentado BRCA2 son responsables de entre el cinco y el diez por ciento de los cánceres de mama.

El profesor Peter Braudem, del Guy’s Hospital de Londres, opinó que se debe analizar en cada caso si el DGP es adecuado para una pareja, porque, por ejemplo, el test no sirve para todos los que tengan cáncer de mama en la familia.

Las asociaciones éticas criticaron el método. “¿Qué será lo siguiente? Todo esto nos lleva a un camino que termina en los bebés de diseño”, dijo Josephine Quintavalle, del grupo Comment on Reproductive Ethics.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/12/20/portada/1229777012.html

Nacidos para curar

 

Aula EL PAÍS debate la selección de embriones

MÓNICA L. FERRADO – Barcelona – 15/11/2008

 
   

Conforme avanza el conocimiento del genoma y la relación de genes concretos con enfermedades, se va ampliando el uso de las técnicas para seleccionar embriones libres de enfermedades hereditarias ¿Podrá la sanidad pública asumir la popularización de estas técnicas? “Hay una parte de negocio que involucra a los hospitales, a los laboratorios, etcétera, y hay que ver cuánto cuesta y decidir qué hacemos y qué dejamos de hacer. No hay que olvidar que todavía hay tratamientos que la sanidad pública no cubre”, afirmó María Casado, directora del Observatorio de Bioética y Derecho del Parque Científico de Barcelona, durante el encuentro organizado el pasado jueves por Aula EL PAÍS y el Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra, con el apoyo del Instituto Novartis de Comunicación en Biomedicina.

El debate ético en torno a la selección de embriones se volvió a abrir el pasado 12 de octubre, cuando nació en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla un bebé que en su fase embrionaria había sido seleccionado para no sufrir una grave enfermedad hereditaria y, además, para curar a su hermano de seis años, que la padece, donándole la sangre de su cordón umbilical.

La ley española de reproducción asistida limita la selección de embriones a un uso terapéutico, aunque la técnica podría utilizarse para otros fines ¿Dónde están los límites? ¿Qué nuevas posibilidades de intervención brinda? ¿Hasta dónde es razonable seleccionar los embriones? “No se puede responder en términos binarios, sí o no, a favor o en contra. Nos movemos en el terreno de los grises”, afirmó Casado, “No podemos establecer limitaciones en función dal miedo, para limitar tenemos que buscar razón”, añadió.

“Se aplica a enfermedades monogénicas, pero para el resto todavía estamos muy lejos”, explicó Xavier Estivill, coordinador del Programa Genes y Enfermedad del Centro de Regulación Genómica de Barcelona (CRG). Son enfermedades de las que ya se sabe que la genética las condiciona al cien por cien ¿Sería conveniente aplicarla para evitar, por ejemplo, una predisposición del 60%, como ocurre con un tipo de cáncer de mama hereditario? “Deben decidir los implicados”, afirmó Casado.

Aunque la enfermedad no sea hereditaria, también se puede seleccionar un embrión que asegure un bebé donante compatible con un hermano enfermo. Antes debe autorizarlo la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. “Ha abierto un campo muy grande al tratamiento de enfermedades metabólicas”, explicó Estivill. La ley garantiza los derechos del bebé donante, afirmó Casado.

Estivill insistió en el uso terapéutico, pero lo cuestionó como medida para mejorar la especie: “Una cosa es hacer pequeñas intervenciones y otra seleccionar. Nuestro genoma ha de continuar recombinándose”.

Nuevas técnicas de ‘lectura’ del ADN abaratan el genoma – ¿Acabará comercializándose?

Conócete a ti mismo (por 8.000 euros)

JAVIER SAMPEDRO 06/11/2008

El proyecto del genoma público costó 230 millones de euros. Su competidor privado, Craig Venter, leyó su propio genoma por la décima parte. El de Jim Watson, codescubridor del ADN, salió el año pasado por ocho millones. Venter y Watson eran los únicos dos genomas personales disponibles hasta ayer, pero hoy se suman otros dos, hechos en dos meses por 190.000 euros. Los costes caen en picado, y hasta una empresa ofrece ya el servicio a los particulares.

“Su vida en sus manos: instrucciones para la era de la genómica personal”. Así abre hoy su portada la revista Nature. Dentro lleva tres trabajos sobre una técnica muy eficaz de secuenciación que permite abrir ese debate. (El genoma humano tiene 3.000 millones de unidades químicas -las letras a, g, c, t del ADN- y secuenciarlo es leer el orden exacto de todas ellas).

La nueva tecnología ha sido desarrollada por la firma británica Illumina Cambridge. Sus científicos y los del proyecto del genoma público la han usado para secuenciar en dos meses el genoma completo de un voluntario yoruba de Ibadán, en el suroeste de Nigeria, por un coste de 250.000 dólares (190.000 euros).

En un segundo trabajo, otro consorcio de científicos coordinado por Jun Wang, del Instituto de Genómica de Pekín, utiliza la misma tecnología para secuenciar el genoma de un donante han, una etnia de China que representa al 30% de la población humana. El tiempo invertido y el coste son similares al caso anterior.

Estos estudios tienen valor sobre todo como pruebas de principio: su utilidad se revelará cuando se haya secuenciado a muchos individuos más, porque entonces se podrán identificar todas las variantes genéticas que contribuyen a una u otra enfermedad.

Pero ello no impide que algunas variantes genéticas relevantes se puedan ver ya en las cuatro secuencias personales existentes. Por ejemplo, el voluntario chino secuenciado ahora es portador de una mutación de la sordera (que no se manifiesta porque está cubierta por un gen normal en su otro cromosoma); también sufre variantes de propensión a engancharse al tabaco (y en efecto es un fumador empedernido); y lleva 9 de los 16 genes de riesgo de alzhéimer (enfermedad que no ha desarrollado de momento). ¿Es entonces planteable la venta de genomas directamente al consumidor? ¿Cuál sería su coste?

“Hemos mejorado la tecnología desde que hicimos el trabajo que aparece ahora en Nature, dice a EL PAÍS el investigador principal del primer estudio, David Bentley, vicepresidente científico de Illumina Cambridge. “Estamos ya por debajo de 50.000 dólares por genoma, y esperamos alcanzar los 10.000 dólares (menos de 8.000 euros) por genoma el año que viene”.

¿Cuál será la primera aplicación clínica de esta tecnología? ¿Y cuál la primera salida comercial? “En biomedicina se extenderá enseguida para la secuenciación de los distintos tipos de cáncer”, responde Bentley. “Pero la primera aplicación comercial será probablemente la secuenciación genómica privada, que de hecho ya es ofrecida por la compañía norteamericana Knome, que está usando nuestra plataforma de secuenciación”.

Bajo el lema Conócete a ti mismo, Knome fue fundada el año pasado por el genetista de la Universidad de Harvard George Church. Ofrece al cliente “el único análisis genómico altamente personalizado, privado y completo para conseguir una mejor comprensión de su herencia genética y de sus potenciales predisposiciones”. Luego añade: “Con respecto a todo lo que se sabe hoy”. Ésa es la parte peliaguda.

El genoma de Craig Venter no recibió mucha atención pública cuando se presentó el año pasado en la literatura científica (Plos Biology). Este campeón privado del genoma había explicado poco antes a este diario las razones que le habían llevado a secuenciarse a sí mismo: “Ante todo, la curiosidad. No entiendo cómo un científico puede trabajar en un problema y no tener curiosidad por él. Además, mucha gente estaba asustada de que se conociera su genoma. Pensaban que la información se usaría mal y violaría su intimidad. Yo nunca creí eso, y me puse como ejemplo. Hay dos clases de líderes: los que se ponen al frente y los que empujan a los demás al frente”, comenta.

Sobre los datos que le había aportado su genoma, sin embargo, Venter era el primer escéptico declarado y confeso: “Por ejemplo, yo tengo un gen que predispone a padecer el mal de alzhéimer. Pero tiene que venir o de mi padre o de mi madre, y ambos han conservado sus facultades mentales más allá de los 80 años. Tengo otro ejemplo: hay genes que predisponen a comportamientos de riesgo, o a la búsqueda de novedades, y todo el mundo suponía que yo los tendría, pero no es así”, añadió.

“Somos una especie compleja”, concluía Venter. “Incluso un rasgo tan simple como la presión sanguínea viene afectado por 300 genes. Cada uno de nosotros tiene unos 100.000 millones de células, y las variantes genéticas no muestran una correlación absoluta con nuestras características, sólo afectan a su frecuencia. Con todo lo que han encontrado en mi genoma… ¡yo no debería estar vivo!”.

Tampoco el segundo homo sapiens secuenciado, el codescubridror del ADN Jim Watson, manifestaba mucho entusiasmo antes de someterse a la prueba: “Una compañía de New Heaven me ha ofrecido secuenciar mi genoma”, dijo a este diario hace tres años. “Les respondí en broma que me hicieran todo el genoma excepto el gen de la apolipoproteína E. Claro, porque ese gen predice la propensión al alzhéimer. Y no quiero saberla. Así puedo pensar lo que me dé la gana”.

“Por otro lado”, prosiguió Watson, “que me digan cuáles son mis talentos potenciales ahora que tengo 77 años, pues la verdad… En general, tú quieres saber todos los datos que pueden mejorar su vida, pero no aquéllos sobre los que no puedes hacer nada, aparte de cogerte una depresión”.

Pero Watson accedió finalmente a la prueba, y su genoma se ha publicado este año (Nature, 452:872). “La principal lección del genoma de Watson”, comenta el genetista Maynard Olson, de la Universidad de Washington, “es lo difícil que resulta extraer inferencias médicamente relevantes de una secuencia individual”.

Al igual que le pasaba al voluntario de la etnia han con la sordera hereditaria, Watson es portador de algunas mutaciones recesivas (esto es, que sólo se manifestarían si se heredaran a la vez del padre y de la madre, lo que no es el caso). Como señala Olson, estos rasgos son tan infrecuentes en la población que la probabilidad de que los dos miembros de una pareja sean portadores es ínfima.

Watson, por ejemplo, tiene 3,3 millones de cambios de letra (snips, por single nucleotide polymorphisms) respecto al genoma de referencia. La mayoría de esos snips no importan, pero unos 11.000 alteran la información de algún gen, y otros tantos afectan a su grado de actividad. Como nuestro genoma sólo tiene 20.000 genes, el mero hecho de diferir del genoma de referencia no es la excepción, sino la norma.

Lo mismo vale para los genomas de Venter y los voluntarios yoruba y han recién secuenciados. Sólo cuando se hayan leído muchos genomas individuales será posible interpretar cada uno de ellos: saber qué quiere decir cada combinación de snips. Por el momento, el genoma de Watson ni siquiera nos serviría para adivinar su estatura.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Conocete/ti/mismo/8000/euros/elpepusoc/20081106elpepisoc_1/Tes

Tribuna. Ética y ‘bebés medicamento’

En la creación de los bebés medicamento no se tiene en cuenta el valor personal de los embriones que intervienen.
Gloria María Tomás y Garrido 23/10/2008
Se denominan bebés medicamento los niños concebidos con el propósito de que sean donantes compatibles para salvar, por ejemplo, mediante un trasplante medular, a un hermano que sufre una enfermedad congénita inmunitaria.

Son bebés medicamento porque la finalidad primaria en su concepción es utilizarlos en pro del hermano enfermo, y no quererlos por sí mismos, como exige la dignidad de todo ser humano.

Estos bebés serían sometidos a un grave ensañamiento, puesto que la posibilidad de seleccionar exige múltiples hermanos, lo que supone partir varios óvulos necesariamente más inmaduros.

El hijo que se genere por la fecundación de dichos óvulos probablemente tendrá enfermedades ligadas a la llamada impronta parenteral, por ahora sin solución.

El primer niño seleccionado de este modo nació en Estados Unidos en 2000. Desde entonces ha proliferado la técnica en distintos centros sanitarios de todo el mundo y en 2008 ha llegado a España.

En la creación de estos bebés no se considera el valor personal de los embriones que intervienen.

No se puede ignorar que un embrión humano, resultado de la unión de un óvulo y un espermatozoide, es el primer estadio que existe de la vida humana.

Características del embrión
Entre las características que definen al embrión humano se encuentran las siguientes: su desarrollo es un proceso homogéneo, sin fisuras; es una vida autónoma, aunque tiene una dependencia extrínseca, al igual que ocurre con el recién nacido, el adulto o el anciano.

Por último, el embrión posee la estructura cromosómica individual específica de un nuevo ser humano. Por lo tanto, el comportamiento ante un embrión es considerarlo lo que es: persona.

Nacido para curar al hermano

El rechazo de los obispos frente al aplauso de la ciencia

Por José Manuel VidalRDMiércoles, 15 de octubre 2008

«No se puede matar a un ser humano para salvar a otro». Este es «el principio moral absoluto para el que no hay excepción» y que la Iglesia católica aplica al caso del primer bebé medicamento y a cualquier otro similar. Porque, para la jerarquía eclesiástica, el problema no es el recién nacido, sino los embriones exterminados para conseguirlo.

La doctrina eclesial a la que se remite la Iglesia se encuentra en el documento de la Conferencia episcopal del mes de abril del 2006, titulado Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la reproducción humana artificial y sobre las prácticas injustas autorizadas por la ley que la regulará en España. «No es lícito matar a un ser humano, incluso en su fase de embrión, aunque se haga con la intención de curar a otro. La ciencia y la medicina que permiten eliminar seres humanos, aunque éstos no tengan más que unos días de edad, se convierten en actividades inmorales y antisociales», proclama la nota del episcopado.

Pero no todos en la Iglesia piensan lo mismo. El jesuita Juan Masiá, uno de los máximos expertos en Bioética, dice: «Hay una parte de la Iglesia que se opone. Yo, no. Diría que hay que hacerlo responsablemente. Seguro que los padres lo han recibido con todo el cariño. Y el día de mañana tanto él como su hermano estarán orgullosos. Hay que abordar estos temas con más cariño».

Ayer, en todo caso, algunas organizaciones provida adoptaron la misma postura que la Conferencia Episcopal y reaccionaron con hostilidad al nacimiento del primer bebé medicamento. Fundación Vida, por ejemplo, condenó la forma con la que se ha concebido, porque, a su juicio, «denigra al ser humano». Manuel Cruz, director de la fundación, reconoció que «el nacimiento de una nueva vida siempre es una buena noticia», pero denunció que el método por el que se ha concebido resulta «denigrante para la dignidad del ser humano, al haber sido seleccionado como ganado», informa Servimedia.

Muy diferente es el ambiente entre los investigadores y los médicos, que no disimulan su safisfacción y piden menos burocracia en los plazos para poder salvar más vidas. Desde 2006, según fuentes de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, que aprueba las solicitudes, se han autorizado en torno a una docena de casos, el 50% de los presentados, si bien éste es el primer éxito.

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios, destaca que «es un gran avance científico en beneficio de la salud» y que «puede ser muy gratificante pensar que has podido ayudar a no morir al hermano». «En todo caso, es una decisión privada de la familia en la que nadie puede entrometerse», ha declarado a este diario.

Desde el Instituto Dexeus, el jefe de Medicina Reproductiva, Buenaventura Coroleu, indica que «el nacimiento sitúa a España entre los países punteros». En Dexeus ya están tratando a una mujer cuya hija padece anemia de Falconi, una enfermedad hereditaria y mortal que puede tratarse con un trasplante de médula compatible con la paciente.

También en el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) hay en estos momentos tres casos autorizados para pacientes de adreloleucodistrofia, Beta-Talasemia y anemia de Blackfand Diamond, todos ellos de extrema gravedad.

Coroleu, que también es miembro de la Comisión Nacional, asegura que este organismo es muy estricto a la hora de autorizar las solicitudes: «Se aprueban sólo aquellas en las que no hay terapias alternativa». Reconoce que hoy los trámites para autorizar cada caso son largos, razón por la que algunos centros derivan a las parejas al extranjero. «Igual este resultado positivo hace que haya más agilidad», aventura.

Esta misma crítica la apunta la doctora Marisa López-Teijón, del Instituto Màrques, quien se felicita del nacimiento, pero pide cautela: «Me da miedo que se abran falsas esperanzas a las familias porque esta opción no es válida para todos, sino para madres muy fértiles. Además, no siempre el cordón umbilical tiene células útiles suficientes», argumenta.

http://www.periodistadigital.com/religion/object.php?o=1004997

Primera licencia para clonar embriones humanos en Australia

JANO.es y agencias · 17 Septiembre 2008 15:47

El Gobierno australiano ha aprobado la primera licencia que permitirá clonar embriones humanos para tratar de obtener células madre embrionarias con fines terapéuticos, según informó el National Health and Medical Research Council (NHMRC), que ha emitido la autorización.
 
Según señala el presidente del NHMRC, John Findlay, el centro realizará un “estrecho seguimiento” a la clínica de fecundación in vitro Sydney IVF, que ha conseguido la licencia y que actualmente tiene acceso a 7.200 óvulos humanos para su investigación.
 
“Ellos han recibido una licencia para hacer la clonación con fines terapéuticos”, explicó Findlay, añadiendo que dicha licencia no autoriza a los científicos a llegar a la etapa de gestación. “Pueden ir a la etapa llamada blastocisto”, pero recordó que “tienen que detenerse en ese punto”, que es cuando aún no está implantado el embrión en el útero.
 
Por su parte, responsables de la compañía señalaron que sólo se utilizarán en la investigación los óvulos que no se puedan utilizar en la FIV por inmaduros o por no haber sido fertilizados adecuadamente, y aquellos en los que los donantes hayan dado su consentimiento
 
Sin embargo, el director del Centro Australiano para Investigación Ética de Células Madre, David Van Gend, criticó la aprobación de dicha licencia, al considerar que se trata de un “abuso”. A su juicio, existen suficientes adelantos médicos que hacen que “no sea necesaria” la clonación.

“Haremos en 20 años gente más lista y productiva”

ENTREVISTA: ALMUERZO CON… EDOARDO BONCINELLI

GABRIELA CAÑAS 01/09/2008

Edoardo Boncinelli apura los platos con deleite y cierta prisa golosa. Ante un plato de pappardelle, y sin que su tenedor pierda el ritmo, denuncia lo que estima una evidencia: “Dentro de 20 años le meteremos mano a nuestro genoma. No tengo ninguna duda. Querremos seres humanos más longevos, más sanos, más productivos, más inteligentes. Y seremos capaces de hacerlos. Sin embargo, nadie, y menos los políticos, parecen dispuestos a abrir el debate sobre ello”.

“Ciertos genes tienen derecho de veto; pero la vida la jugamos nosotros, no ellos”
Boncinelli es un experto en el desarrollo de los embriones que descubrió primero la familia de genes que se encargan de la subdivisión física del cuerpo (así de sencillo lo explica él mismo) y, después, la familia de genes, entre ellos el emx-2, que nos distingue de algunos animales. “Los peces no tienen el emx-2 y son unos cretinos”. También descubrió el gen otx-2, el responsable de que en los mamíferos el cigoto se convierta en el decimotercer día de gestación y en pocas horas en un embrión. “Hasta el día decimotercero el producto de la fecundación es un amasijo de células sin destino. Pero, de pronto, en pocas horas, todo se decide. En ese embrión apenas tan largo como el ancho de un pelo se adivina ya dónde estará la cabeza. Es la vida. La cosa más bella e interesante que conozco”.

El origen de la vida le tiene ahora atrapado, a sus 67 años, además del pappardelle y el rico carpaccio de boletus que nos han servido. Es un asunto que se interna en la ética y que en Italia le ha obligado a menudo a tomar parte en el enconado debate de la clonación y la utilización de las células madre. “Entro en los debates, pero procuro mantener mis argumentos lo suficientemente altos como para que no me alcancen los antiaéreos. A mí me leen hasta los católicos porque sólo utilizo argumentos científicos”.

Sigue dando clases en la Universidad de Milán, pero a lo que más tiempo dedica es a la divulgación de la ciencia a través del Corriere della Sera y de la casi treintena de libros que ha publicado. Su conocimiento de la genética le otorga autoridad para saber que pronto asistiremos a la demanda de hijos a la carta, pero también para desechar burlonamente las fantasías de nuestro cerebro, ese que cuenta con un millón de millones de conexiones, “el órgano más organizado y complejo de todos los que componen nuestra anatomía”. ¿Seremos capaces de concebir entonces seres más felices? “No lo creo. Además, para ser feliz hay que ser muy estúpido”. También rechaza por exagerado el editorial de Herald Tribune que acaba de leer en el que se explica que ciertos genes nos predisponen o no a participar e incluso a tener una cierta opción política. “Mire, algunos genes tienen derecho de veto. Nos impiden hacer alguna cosa o nos limitan; pero la vida la jugamos nosotros, no nuestros genes”.

Hacía 15 años que este investigador no volvía a Madrid. La culpa, dice, es de la escasez de reuniones científicas. Ha venido invitado por el Instituto Italiano de Cultura para una charla junto al biólogo Antonio García-Bellido. Aprovechó para disfrutar de un fin de semana español. “Es que las reuniones científicas, además de escasear, apenas manejan dinero, y España e Italia tampoco se destacan en esto. ¡Menos mal que está la Unión Europea!”.

http://www.elpais.com/articulo/ultima/Haremos/anos/gente/lista/productiva/elpepiult/20080901elpepiult_2/Tes

¿Vida humana amenazada?

NOMBELA, Catedrático de la Universidad Complutense Sábado, 23-08-08

LA vida humana se materializa en la de cada ser humano que viene a este mundo. Naturalmente, la referencia a la vida humana puede desbordar lo estrictamente biológico. Pero, el conocimiento de la Biología de nuestra especie, extraordinariamente enriquecido por el avance de la Ciencia actual, resulta esencial igualmente para su valoración. Digo valoración, porque el verdadero progreso no supone otra cosa que asentar el valor de la persona, la dignidad de todos y cada uno de los individuos que integramos la familia humana. La especie humana es la única especie biológica dotada de inteligencia, capaz de reflexión y, por tanto, susceptible de un comportamiento ético.

La profundización en el ser biológico del hombre es esencial para nuestro conocimiento de la naturaleza, así como fundamento de la Medicina avanzada de la que hoy podemos disfrutar. Pero, los hechos demostrados y las teorías que los pretenden explicar e interpretar, son fácilmente distorsionados, por parte de algunos. No faltan quienes, con una visión reduccionista, pretenden que la nueva información biológica rompe o modifica los criterios de valor, establecidos a lo largo de tantos siglos. He aquí la primera amenaza, desproveer al hombre de lo esencial de su naturaleza. Cuando se asume que, a determinadas especies de simios se les deben reconocer derechos humanos, ya que su genoma puede tener más de un 98 por ciento de homología con el genoma humano, se incurre en una notable simplificación argumental. En muchos casos, cabe dudar de que quienes lo proponen sepan tan si quiera lo que significa la homología genética. ¿Acaso tendría sentido señalar que el ratón es un ser humano al 90 por ciento, porque su genoma muestra ese porcentaje de homología con el nuestro? Y, ¿qué hacer con muchos microbios que pueden llegar al 30 por ciento de homología con el genoma humano, tal vez reclamar para ellos el 30 por ciento de los derechos humanos?

Aunque la evolución biológica, en sus grandes patrones de emergencia de las especies, no sea demostrable experimentalmente, no cabe duda de que toda la información científica sí demuestra que la especie humana comparte los esquemas generales de la organización de los seres vivos y su evolución. Pero, igualmente prueba que constituye una especie diferenciada de las demás, la única dotada de inteligencia, de capacidad de prever las consecuencias de sus actos, y de elegir entre alternativas en función de su valor moral. La pregunta básica del ser humano, sobre el sentido de su existencia, ha tenido y seguirá teniendo respuestas variadas, porque la libertad para pensar, otra característica única, llevará a ello. Pero, los nuevos hallazgos de la Biología no se pueden invocar como axiomáticos para desproveer a la vida humana de su dignidad intrínseca. Frente a los planteamientos bioéticos que pretenden acabar con la especial valoración de la vida humana -para Singer es hora de suprimir la idea de que la vida humana es sagrada- o frente a quienes, desde un pensamiento débil, buscan reducir toda realidad a la interpretación que de ella se quiera hacer, es preciso seguir llamando la atención sobre cómo el conocimiento científico puede reforzar la apuesta por el hombre, por la dignidad de todos los individuos que integran la especie.

La vida de cada uno tiene un comienzo y un final. A lo largo de la Historia, la interpretación de lo que ocurre en estas dos situaciones ha carecido con frecuencia de una base biológica sólida, que pudiera servir como punto de referencia para su valoración ética. Una valoración que exige dar el salto a ese contexto de valores, pero que no puede prescindir de la observación objetiva de la realidad. El comienzo de la vida de cada individuo de la especie humana -hoy bien lo sabemos- se produce con la fecundación de los gametos, óvulo y espermatozoide para dar el cigoto; es algo que no podía estar claro cuando ni siquiera se conocía la realidad de la célula, ni mucho menos de los componentes que la integran y del programa que dirige su desarrollo.

Pero, los avances científicos, desde el siglo XIX, especialmente en las últimas décadas, van perfilando un conjunto de datos que no se puede ignorar. Desde la concepción se va configurando el destino biológico del nuevo individuo. Su desarrollo embrionario supone, desde los primeros instantes, la activación de un programa -específico y único- con la expresión de genes, con la asociación funcional de sus productos (proteínas), con la especificación de compartimentos que determinan un patrón de desarrollo, y con la activación del programa de diálogo biológico con la madre que lo habrá de gestar. En medio de este conjunto de datos, tan sugerente y demostrativo de que el desarrollo comienza con la concepción y sólo terminará con la muerte, resulta difícil encontrar justificación a los esfuerzos de algunos por identificar estadios intermedios. Entre ellos están los de definir la sustantividad o suficiencia constitucional, como acontecimientos dentro del desarrollo embrionario humano, que deben modificar la valoración ética de la vida de quien va a nacer.

El problema es que la cuestión desborda lo que puede ser una mera discusión filosófica, para condicionar leyes y normas de convivencia. Sabido es que muchas sociedades occidentales han aceptado el aborto provocado como una opción de la propia mujer, como si la vida del nasciturus que se desarrolla en su seno fuera totalmente disponible a su decisión, al menos en algunas etapas de la gestación. La aplicación -sin duda, delictiva pero relativamente fácil- en nuestro país de leyes despenalizadoras, que ha llevado a las trituradoras a fetos de siete meses de gestación, despierta una profunda sensación de horror. Importa mucho, por tanto, señalar que la defensa de la vida del ser humano representa un auténtico imperativo de la especie. Las leyes abortistas, por muy establecidas que puedan estar en algunos estados, siguen sin contar con el consenso general, somos muchos los que nos oponemos.

La evolución cultural, y el desarrollo de la técnica, nos muestran que el hombre tiene una especial responsabilidad con la naturaleza. Esa responsabilidad comienza con su propia vida, como especie. No se trata de insistir en persecuciones penales, sino de encontrar un nuevo espacio de diálogo, para una mayoría social. Los que compartimos la idea de que la mujer que decide destruir al nuevo ser que lleva en su seno vive una auténtica tragedia. O la de quienes creemos que acabar deliberadamente con la vida humana, aceptando la eutanasia, supone un auténtico fracaso del progreso que hemos podido alcanzar. Los datos científicos cada vez nos ayudan mejor a definir la vida humana, su desarrollo, su comienzo y su (inevitable) final natural. Reforzar su valoración y conjurar sus amenazas es nuestra responsabilidad, como seres dotados de libertad.

http://www.abc.es/20080823/opinion-tercera/vida-humana-amenazada-20080823.html

Bioéticos reprueban usar pacientes del Tercer Mundo para experimentos genéticos

Las primeras etapas de las investigaciones clínicas sobre terapia genética están contando con pacientes provenientes del Tercer Mundo, proporcionando a a países con graves carencias sanitarias la posibilidad de acceder a tratamientos prometedores, pero con efectos secundarios a largo plazo aún desconocidos.
DM Nueva York 14/07/2008
Así se desprende del comentario de varios bioéticos de las universidades Carnegie Mellon (Estados Unidos) y Mc Gill (Canadá), que publica en The Lancet. El texto sostiene que esta práctica podría ser contraria a los procotolos éticos internacionales. “Existen muchas razones por las que los investigadores se podrían fijar en el mundo subdesarrollado para investigar sobre determinados temas”, ha señalado Alex John London, director del centro para el Avance de las Éticas Aplicadas y la Filosofía Política de la Universidad de Carnegie Mellon (Pittsburgh).

“Sin embargo, pueden surgir serias contraindicaciones éticas cuando la investigación descansa en las carencias que sufren las personas que viven en los países subdesarrollados y no en la urgente necesidad de recursos médicos”. London y sus colaboradores urgen a las organizaciones que patrocinan las investigaciones en estos países a que se aseguren de que se están dirigiendo los mayores esfuerzos a cubrir las necesidades más urgentes.

Además, el documento subraya que cualquier intervención resultado de dichas investigaciones debería ser costeada y llevada a cabo en el sistema sanitario de esos países. Mientras que otros autores han investigado las cuestiones éticas que rodean a las últimas etapas de las investigaciones, en las que la mayor parte de las intervenciones ya se consideran suficientemente seguras, London y su equipo son los primeros en discutir las consideraciones de las primeras etapas, que suponen un riesgo mayor.

En algunos casos los pacientes son contratados por los investigadores porque enfermedades como la malaria son mucho más comunes en los países subdesarrollados.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/normativa/es/desarrollo/1145193.html

Juristas, médicos y científicos piden que se regule el control ético de la investigación

Es necesario que se lleve a cabo el desarrollo reglamentario de la Ley de Investigación Biomédica (LIB) en lo que se refiere a los comités de ética. Esta es la principal conclusión que ha alcanzado un grupo de trabajo multidisciplinar que, promovido por el Instituto Roche, trabaja desde marzo de 2007 en la elaboración de una guía que clarifique el actual mapa de controles éticos en la investigación en España y que proponga posibles mejoras.

Gonzalo de Santiago19/06/2008

El grupo de trabajo denominado de Controles Éticos de la Actividad Biomédica lo conforman juristas, miembros de comités de distintos ámbitos, médicos e investigadores. La presentación, que tuvo lugar en el Instituto Roche, corrió a cargo de Carlos Romeo Casabona, titular de la Cátedra de Derecho y Genoma Humano de las universidades de Deusto y del País Vasco; Pilar Nicolás, doctora en Derecho por la Universidad de Deusto; Jaime del Barrio, director general del Instituto Roche; Agustín Zapata, catedrático de Biología Celular, y Ramón Colomer, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica.

A finales de año
Las conclusiones se conocerán a finales de este año y se publicarán en una guía. Sin embargo, Zapata expuso que ya han detectado falta de regulación normativa en lo relativo a los comités. “La LIB se promulgó hace un año y no ha habido desarrollo reglamentario, lo que genera un vacío legal particularmente en lo que se refiere a los comités de ética de investigación”. En su opinión, la ausencia de esa normativa de mínimos impide que las comunidades tengan un referente para el desarrollo de los comités y “esta obra puede representar un aldabonazo para que la gente se dé cuenta de la relevancia de estos órganos y de la necesidad de clarificar la situación de los controles éticos en la actividad biomédica”.

Esa importancia radica, entre otras cosas, en que la LIB establece claramente que cualquier investigación requiere un informe de un comité, que tiene que estar reconocido por las comunidades autónomas. “Esto quiere decir que un investigador que trabaje en el ámbito de la biomedicina con muestras humanas no va a poder tener una financiación o permiso para investigar si un comité de ética no se lo permite”. Es decir, la LIB crea estos comités para que nadie escape de su control. “Nuestro propósito es que los científicos sepan a dónde tienen que dirigirse, cómo tienen que hacerlo y aportar una serie de recomendaciones para que se agilicen los trámites”.

El grupo de trabajo ha elaborado un mapa de los órganos que controlan la actividad biomédica en España y una descripción de las rutas que los investigadores deben seguir según el tipo de proyecto. Romeo Casabona cree que el mapa se ha desbordado por la cantidad de órganos que existen, por lo que alabó el objetivo de esta iniciativa de enumerarlos y clarificarlos.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/mi_dm/biotecnologia/actualidad/es/desarrollo/1136524_04.html

Bacterias, antibióticos y ética

MIGUEL VICENTE 11/06/2008

Vota Resultado 40 votos
Hace un par de años unos colegas me hicieron el favor de preguntar a médicos de hospitales si creían necesario investigar para combatir a las bacterias resistentes con nuevos antibióticos. Lo más sorprendente no es que dos tercios dijesen que no, sino que la razón esgrimida era que los antibióticos ya existentes, o una combinación de ellos, resuelven en los hospitales el 80% de las infecciones. Quedaba implícito que un 20% de los casos no se resolvían; en otras palabras, que el enfermo no sobrevivía. Preguntados por si esos casos tenían algo en común, la respuesta era que son enfermos con uno de tres problemas: están inmunodeprimidos, han sufrido una cirugía mayor o son viejos.

Intento reflexionar sobre el porqué a determinados enfermos se les considera casos perdidos. ¿Se aplican criterios muy economicistas al derecho de los enfermos? Para explicarme, ¿si el enfermo con pulmonía tiene 40 años, un individuo productivo, hay que curarle, pero si tiene 80 no? Seguramente si lo preguntamos así nadie admitirá que uno y otro tengan derechos diferentes, pero no considerar importante encontrar curas para uno de ellos tiene ese significado. Además, es que el riesgo de contraer la pulmonía aumenta significativamente con la edad.

Tampoco es hoy frecuente que personas sanas enfermen de tuberculosis, pero la incidencia de esta enfermedad entre los enfermos de sida no es despreciable, y el bacilo de Koch es cada día más resistente a los antibióticos que le combaten. ¿Tienen estos enfermos menos derecho a que se trabaje para encontrar una cura para una de las enfermedades que puede llevarles a la muerte? Una vez más, preguntado así nadie se atrevería a decirlo.

Y raro es quien, con una vida normal, pesca una infección por bacterias como, por poner un ejemplo de actualidad, acinetobacter, u otra de las que producen enfermedades nosocomiales, las que ocurren en los hospitales. Pero esto sí es un riesgo para quienes han sufrido operaciones quirúrgicas de envergadura. Una vez más diríamos que estos pacientes debieran tener el mismo derecho que cualquier ciudadano a que se busquen medios para curarle. Ni el viejo ni el inmunodeprimido ni el paciente quirúrgico merecen morir con una infección por mucha edad que tengan o graves que sean sus otras enfermedades. Aunque no sea la causa fundamental de su muerte, una infección no es nada agradable de tener.

Pero estos principios elementales de ética parecen estar en segundo plano, casi diríamos escondidos por el inconsciente colectivo, cosa que contrasta con la exquisita actitud empleada para otros casos, en que no se trata ya de vivir o morir, sino de aminorar el sufrimiento que inevitablemente acompaña al dejar de existir.

No intento culpabilizar a nadie, y menos por su trabajo: los médicos tratan a los enfermos con su mejor ciencia para curarles, las farmacéuticas desarrollan las mejores medicinas que pueden y los investigadores perseguimos ideas que lleven a encontrarlas, hasta los políticos distribuyen los limitados fondos disponibles para así mejorar nuestras vidas. ¿Dependen nuestros derechos de según sea de lo que enfermamos? Nadie en sus cabales responderá afirmativamente, pero un conjunto de circunstancias contribuye a que al final exista un problema. Para resolverlo, debemos saber que existe. Si todos tenemos derecho a que se traten nuestras enfermedades, debemos demandar, desde todos los foros y a todas las instancias, que se pongan medios para conseguirlo. Urge encontrar nuevos compuestos que frenen las infecciones, en especial las causadas por microbios resistentes, y eso no es sencillo, los antibióticos fáciles de encontrar ya se llevan usando más de medio siglo. Queda una labor difícil y costosa, tanto en imaginación como en recursos. Si no la hacemos seguiremos haciéndonos preguntas éticamente incómodas.

Miguel Vicente es profesor de investigación del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología.

http://www.elpais.com/articulo/futuro/Bacterias/antibioticos/etica/elpepifut/20080611elpepifut_4/Tes/

Un biobanco para evaluar el estado de salud de los españoles

JANO.es y agencias · 03 Junio 2008 11:22

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, asegura que es una iniciativa inédita con la que se conocerá la cobertura vacunal o las interacciones en salud entre genética y ambiente

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, anunció ayer que, en esta legislatura, tiene previsto poner en marcha una Encuesta Estatal de Salud en el marco de la cual se recogerán muestras biológicas que permitirán crear un biobanco, con cuyos datos se podrá evaluar con precisión el estado de salud de los españoles.
 
Durante su comparecencia, a petición propia, ante la Comisión de Sanidad y Consumo en el Congreso, Soria explicó que se trata de “una iniciativa inédita en países avanzados” como España y que permitirá conocer la cobertura vacunal de las comunidades o las interacciones que en la salud humana tienen factores ambientales y genéticos.
 
En el marco de la vigilancia de la Salud Pública, el ministerio creará una Unidad de Prevención y Promoción de la Salud que trabajará en red para evaluar la efectividad y eficiencia de las intervenciones en salud pública “en base a las mejores pruebas científicas y sociales disponibles para afrontar los problemas más relevantes”.
 
Para el próximo pleno del Consejo Interterritorial, el próximo 18 de junio, la designación de las primeras unidades y servicios de referencia en España, y la presentación de una Estrategia de Alta Inspección del SNS que asegure la equidad entre las regiones. También se debatirá en el próximo consejo, por primera vez como tema del orden del día, la financiación del SNS.
 
Entre otros asuntos, Soria se comprometió a mejorar la regulación europea sobre los complementos alimenticios, reforzar la lucha contra el anisakis y emprender “acciones de prevención y limitación de la exposición de las personas a los agentes químicos en su alimentación”. También habló de la activación de un plan para regular y controlar los productos milagros y su publicidad en nuestro país.
 
Además, anunció su intención de reforzar la farmacovigilancia, incluyendo los medicamentos veterinarios, con una Estrategia para la Lucha contra los Medicamentos Falsificados, con la colaboración de los agentes que intervienen en la cadena farmacéutica, las comunidades autónomas y el Ministerio de Interior.
 
También adelantó que desarrollarán acciones específicas en relación con los afectados por VIH/sida en el marco del Plan Multisectorial frente a la infección por VIH/sida 2008-2010, aprobado el año pasado, destinadas a promover un pacto social que garantice los derechos de estos pacientes a acceder a los recursos públicos e impulse la prevención, la asistencia y el tratamiento en igualdad.
 
En relación con los enfermos celíacos, anunció que el Gobierno ha solicitado tratar el próximo 10 de junio en el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE), la necesidad de articular políticas comunitarias para enfrentar los problemas de estos pacientes.
 
Soria ratificó su intención de ofrecer a las comunidades autónomas un “gran pacto por la sanidad” para reforzar el Sistema Nacional de Salud (SNS) para, entre otros objetivos, “reducir las inequidades”, para lo que contará con los ministerios de Justicia e Igualdad.
 
Confirmó su intención de crear una norma “para garantizar la seguridad, la calidad de la atención y la confidencialidad de los datos de las mujeres” que deciden abortar, “así como la seguridad jurídica de los profesionales y ratificó
 
Asimismo, ratificó que desarrollará también una norma para ofrecer garantías de tiempos máximos de espera para aquellos procesos en los que un retraso pueda derivar en discapacidad o secuelas graves.
 
En relación con los profesionales, se comprometió a la regulación de una nueva prueba de acceso a la formación especializada en Ciencias de la Salud, con novedades como las habilidades comunicativas; la búsqueda de “equilibrio” entre las plazas de Medicina ofertadas y el número de estudiantes y la implantación del Registro de Profesionales Sanitarios, que “está en marcha ya”.
 
Para incentivar la participación del paciente en el Sistema Nacional de Salud (SNS), Soria se ha comprometido a reunir “cada seis meses” el Foro Abierto de Salud y a “fomentar la responsabilidad del ciudadano sobre su propia salud” a través de la formación en hábitos saludables y sobre los factores de riesgo asociados al consumo de drogas, en el trabajo o en las carreteras.

Una división celular que une dos destinos

Minutos después de que el espermatozoide se una al óvulo, surge el esquema corporal del feto. A las 24 horas aparecen los ejes dorso-ventral y cabeza-cola. A las dos semanas, en el embrión se puede señalar arriba y abajo, delante y detrás, izquierda y derecha. En palabras de la responsable del hallazgo, la embrióloga Magdalena Zernicka-Goetz, “guardamos memoria de nuestro primer día de vida”.
Sonia Moreno 03/06/2008
La afirmación de Magdalena Zernicka-Goetz, del Instituto Wellcome del Reino Unido, recogida por Nature en 2002, habría chocado hace diez años. Entonces se creía que los embriones de mamíferos eran un conjunto de células indistintas y sólo al implantarse en el útero emprendían el camino hacia su lugar en el futuro cuerpo. Sin embargo, investigaciones como la de Zernicka-Goetz, han desvelado que el huevo recién fecundado no es un amasijo celular, sino que ya cuenta con el eje que va a regir el destino del embrión.

El conocimiento de la asimetría del cigoto ha revolucionado los paradigmas de la Embriología y se incluye en el Informe científico sobre la comunicación materno-filial en el embarazo: células madre y vínculo de apego en el cerebro de la madre. El documento, dirigido por Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra, y Enrique Sueiro, doctor en Comunicación Biomédica del centro, aporta una lectura divulgativa sobre los últimos descubrimientos en torno a la cronología de la evolución de las células madre y a la relación neurobiológica entre madre e hijo.

Desde el primer día, el embrión envía señales moleculares para crear una tolerancia inmunológica y hacer que la mujer no lo perciba como un extraño -el 50 por ciento es del padre-, ni active las defensas para destruirlo. La gestación constituye una simbiosis de dos vidas: el embrión no es una parte de la madre, ni tampoco un injerto. A este primer diálogo molecular le sigue una serie de contactos entre embrión y madre, no ya moleculares, sino de tejidos: el blastocisto se introduce en el epitelio uterino, después en el endometrio y hacia el día 15 se organiza el sistema circulatorio gracias al flujo de sangre materna que llega a través de la placenta.

De esa comunicación surge el microquimerismo maternal: algunas células madre de la sangre del feto y su placenta, que son pluripotenciales, pasan a la circulación materna. Luego se almacenan en nichos, sobre todo en la médula ósea, y se dispersan por distintos órganos de la madre. Igual que el hijo tendrá toda su vida la impronta genética de la madre, ésta guardará un recuerdo físico del pequeño.

Se cuentan de dos a seis células madre del feto -denominadas progenitores celulares asociadas al embarazo o PAPC- por cada mililitro de sangre materna. “Sabemos que las PAPC pueden participar en la regeneración de tejidos de la madre. Un trabajo las identificó convertidas en cardiomiocitos de una paciente con cardiopatía”, apunta López Moratalla. Esto es fácil técnicamente si el hijo ha sido un varón, pues sus células tienen el cromosoma Y a diferencia de las maternas. También se ha identificado la participación de las PAPC en la regeneración del hígado y de los vasos sanguíneos, catorce y veinte años después del parto.

José Manuel Giménez Amaya, catedrático de Anatomía y Embriología de la Universidad Autónoma de Madrid, y colaborador en el informe, considera que el “respeto celular” es clave en la medicina regenerativa: “No sólo coexisten células de dos personas sin perjuicio, sino que además resultan beneficiosas”.

Apego de doble dirección
Parte del proceso biológico del embarazo es la reducción del estrés. A las dos semanas de la gestación, la progesterona contribuye a aumentar la oxitocina y a reducir el cortisol. La disminución del estrés favorece el desarrollo fetal. Pero no es el único cambio en el cerebro de la madre. De hecho, en el quinto mes, el cerebro se encoge -para recuperarse tras el parto-, y se adapta a los cambios en el metabolismo celular que darán lugar al vínculo de apego, la respuesta afectiva y emocional de la madre a los estímulos del hijo.

Diversos trabajos de neuroimagen abundan en cómo la maternidad moldea al cerebro. En un claro ejemplo de plasticidad neuronal, no sólo la madre biológica, sino el padre, los progenitores adoptivos e incluso las personas que están en contacto íntimo y diario con un niño experimentan cambios funcionales en el cerebro. Así lo muestra el que los padres respondan con más intensidad al llanto que a la risa del pequeño (para atender mejor sus necesidades), al contrario de lo que les ocurre a quienes carecen de la experiencia de la paternidad. Además, el vínculo de apego no es unilateral.

Como en la gestación, la relación entre madre e hijo hace un recorrido de ida y vuelta.

DÍA 1: Primer indicio de la formación corporal del feto
La afirmación de que “guardamos memoria del primer día de vida” se refiere al hecho de que la fecundación da lugar a dos células desiguales y esta primera división determina el eje dorso-ventral del cuerpo. En ese momento surge también el eje cabeza-cola, perpendicular al dorso-ventral, aunque no será hasta la segunda semana cuando se sepa qué polo será rostral.

DÍA 6-7: Llega el contacto físico directo
El primer contacto directo materno-filial se produce cuando el blastocisto se introduce en el epitelio uterino o la superficie interna del útero, donde inicia la anidación. Empieza la especialización celular. Aparecen las células madre neurales, base para el desarrollo del cerebro y la neurogénesis adulta. Se forma el esbozo cardiaco (centro motor de la circulación sanguínea). El día 21 se produce el primer latido.

DÍA 8: Las células madre evolucionan
En el segundo contacto físico, el embrión ha penetrado en el endometrio y toma de los capilares de la madre la energía que necesita. Las células madre se diferencian en epiblasto. El páncreas deriva de la región anterior del endodermo intestinal cercano a la región donde se origina el hígado.

DÍA 15: Aparecen las células madre precursoras de todos los órganos, tejidos y sistemas
El embrión ha evolucionado hasta tener tres capas y se denomina gástrula. Esta estructura de triple capa ordena el desarrollo completo del organismo. Por el proceso de inducción embrionaria, las células interaccionan dando lugar a troncales precursoras.

DÍA 16-22: Esbozos del corazón y el cerebro
Empieza la especialización celular. Aparecen las células madre neurales, base para el desarrollo del cerebro y la neurogénesis adulta. Se forma el esbozo cardiaco (centro motor de la circulación sanguínea). El día 21 se produce el primer latido.

DÍA 28: Páncreas e hígado
El páncreas deriva de la región anterior del endodermo intestinal cercano a la región donde se origina el hígado.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/especialidades/salud_de_la_mujer/es/desarrollo/1130850_06.html

Tribuna. Los mal llamados “embriones híbridos”

El autor explica por qué los embriones híbridos deben llamarse embriones somáticos aloplásmicos. Además, los reprueba éticamente y cuestiona su validez científica, dados sus efectos impredecibles.

Juan Ramón Lacadena
22/05/2008
La Cámara de los Comunes del Reino Unido aprobó el lunes, por 336 votos frente a 176, la autorización para obtener (evito el verbo “crear” tan en uso actualmente) los mal llamados “embriones híbridos”. Digo mal llamados porque en Genética el concepto general de híbrido corresponde a la descendencia obtenida por cruzamiento sexual entre dos individuos, macho y hembra, sean o no de la misma especie (híbridos interespecíficos). Y no es éste el caso, porque la noticia en cuestión se refiere a la posibilidad de transferir el núcleo procedente de una célula humana al citoplasma de un ovocito de una especie de mamífero, por lo que la forma correcta de llamar a la técnica sería transferencia nuclear interespecífica, y el producto obtenido, embrión somático aloplásmico. Es importante señalar que ya en enero de 2008, tras un debate público abierto durante el periodo abril-julio de 2007 la Human Fertilisation and Embryology Authority del Reino Unido había autorizado este tipo de técnicas.

En el contexto de la posible terapia celular autóloga de la medicina regenerativa del futuro, las técnicas de clonación por transferencia nuclear (clonación con fines terapéuticos) pueden jugar un papel relevante junto con las células troncales adultas (células AS) y las recientemente descubiertas células troncales pluripotentes inducidas por reprogramación celular (células iPS).

Desde hace unos pocos años se intenta la transferencia nuclear interespecífica mediante la transferencia de núcleos somáticos humanos a ovocitos de otras especies animales con objeto de estudiar el comportamiento del núcleo humano transferido y su capacidad de reprogramación (desdiferenciación y rediferenciación). Así, ya en 2003 Zavos e Illmensee utilizaron ovocitos de vaca en lugar de ovocitos humanos, obteniendo siete embriones somáticos aloplásmicos (citoplasma bovino-núcleo humano) que ellos llamaron “ovocitos bovinos reconstruidos por transferencia nuclear” de fibroblastos humanos (SCNT-reconstructed bovine oocytes). En China se realizaron también en la misma época otros experimentos de transferencia nuclear interespecífica utilizando ovocitos de vaca (Chang et al., 2003) y de conejo (Chen et al., 2003).

¿Qué decir desde el punto de vista científico? Puesto que la interacción núcleo-citoplásmica condiciona la fisiología celular, se comprende que los organismos aloplásmicos puedan mostrar algún tipo de anomalía en su desarrollo en relación con los individuos de la propia especie, dado que, desde el punto de vista genético, el desarrollo se puede definir como “el proceso regulado de crecimiento y diferenciación resultante de la interacción núcleo-citoplásmica, del ambiente celular interno del organismo y del medio externo mediante el cual se produce la formación del individuo adulto a partir de una célula inicial única: el cigoto”.

Justificación
La excusa ética que se maneja para justificar esta técnica es la de ahorrar la utilización de ovocitos humanos. Mi opinión ética es negativa porque, en definitiva, se pone una información genética humana en un “ambiente citoplásmico” de otra especie animal. Además, desde el punto de vista científico habría que tener en consideración que el embrión somático humano aloplásmico no es un embrión humano normal y que, por tanto, la validez científica de la utilización de las células troncales aloplásmicas es poco sólida, ya que la interacción núcleo-citoplásmica de tales células puede producir produzca efectos impredecibles.

En España, la Ley 14/2006, de Reproducción Humana Asistida, no hace referencia a esta técnica. Sin embargo, la Ley 14/2007 de Investigación Biomédica, dice en el apartado segundo del artículo 33 que “se permite la utilización de cualquier técnica de obtención de células troncales humanas con fines terapéuticos o de investigación, que no comporte la creación de un preembrión o de un embrión exclusivamente con este fin, en los términos definidos en esta ley, incluida la activación de ovocitos mediante transferencia nuclear.”

No paso a comentar críticamente este artículo porque ya lo he hecho en otro lugar, pero parece claro que entre la autorización incluiría la transferencia nuclear interespecífica lo mismo que ha sido aprobada en el Reino Unido. Si mi interpretación es correcta, ello significaría que, una vez más, España se ha adelantado a los demás países en la legislación de estos temas.

Profesor Emérito del Departamento de Genética. Facultad de Biología de la Universidad Complutense

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/mi_dm/biotecnologia/actualidad/es/desarrollo/1126055.html

Donantes para la investigación

Los biobancos con muestras de pacientes dinamizan los estudios biomédicos

CARMEN GIRONA – Madrid – 20/05/2008

Las muestras biológicas son imprescindibles para la investigación biomédica, pero algunos estudios precisan miles de ellas y pueden tardarse años en recogerlas. Los ciudadanos pueden agilizar este proceso y ceder su propio material biológico, procedente de biopsias, muestras de sangre y orina, a los biobancos de investigación. Así, la donación a estos centros, que almacenan y gestionan las muestras, convierte al ciudadano en un agente dinamizador y generador de investigación. Los biobancos facilitan el acceso de los científicos al mismo tipo de muestras, promueven el intercambio de información entre investigadores y potencian la investigación. La regulación de estos centros y la protección de los derechos de los pacientes quedan garantizadas por la nueva Ley de Investigación Biomédica.

“El que las muestras estén disponibles en un biobanco acelera la investigación y facilita la investigación cooperativa, es decir, permite que varios grupos científicos trabajen con las mismas muestras en el mismo proyecto, y amplía la información asociada a cada muestra. Ocurre, por ejemplo, con la artritis y la psoriasis, dos enfermedades diferentes con mecanismos comunes. El que haya muestras de estas dos enfermedades en un biobanco permite, además, que se pueda comparar una enfermedad con la otra, y que un grupo cooperativo se aproveche de la información que genera el otro, aunque sea de un área médica diferente”, explica Alberto Orfao, director científico del Banco Nacional de ADN.

De acuerdo con la nueva ley, los biobancos de investigación cuentan con un director científico; un responsable de ficheros, que garantiza el respeto de los derechos de los pacientes, de rectificación, cancelación, consentimiento y confidencialidad, y dos comités externos, uno científico y otro ético, que apoyan al director y controlan que los grupos de investigación cumplen los requisitos estipulados. El donante, al que informa de la donación el sanitario que extrae la muestra, es el propietario y puede revocar su decisión. El consentimiento informado, que antes apenas se utilizaba en investigación, se mantiene ahora a lo largo del tiempo.

“La ley aporta nuevas garantías para que no se trafique con las células. Y garantiza la igualdad de oportunidades de los investigadores para acceder a las muestras y para que la investigación se realice siempre con principios éticos y de respeto a los derechos de los pacientes. El paciente tiene que estar informado de los resultados del estudio y cada vez que se ceda la muestra. Eso conlleva un aspecto social muy importante, de tal forma, que acaba siendo cómplice y partícipe de la investigación”, dice Víctor González Rumayor, adjunto a la Subdirección General de Investigación en Terapia Celular y Medicina Regenerativa del Instituto Carlos III y uno de los redactores de la ley.

En la misma línea se pronuncia Fernando Liaño, del servicio de nefrología del hospital Ramón y Cajal de Madrid: “El sujeto activo se implica con su salud y ahora también puede ver el destino de su material biológico. Y esto supone que tiene derecho a la confidencialidad, a dar o no sus datos libremente, pero también genera la responsabilidad del ciudadano con el Sistema Nacional de Salud, con su salud y con la del prójimo. El ciudadano contribuye activamente al progreso de la investigación. Ya hay ejemplos muy claros con los donantes de sangre y de órganos. Y ahora puede ser generador de investigación para la salud”.

La mayor parte de los biobancos son temáticos, por patologías, como el Banco de Enfermedades Neuromusculares, el Banco de Cerebros de Esclerosis Múltiple, o el Banco de VIH del hospital Gregorio Marañón de Madrid, único en el mundo por las características de las muestras almacenadas. Pero también los hay que guardan el tipo de muestra, como el Banco de ADN. Todos se rigen por criterios de calidad, orden y destino. Pueden ser públicos o privados, nacionales y autonómicos, y son entidades sin ánimo de lucro. Los biobancos privados se financian con la venta del procedimiento que desarrollan.

Los mecanismos de acreditación y los registros se están elaborando actualmente. Los tres biobancos nacionales, que previsiblemente se acreditarán como tales, son el Banco Nacional de Líneas Celulares Embrionarias, el Banco de ADN y la Red de Bancos de Tumores. El primero guarda poblaciones de células de distintas patologías. Tiene tres nodos, y el central está ubicado en Granada. Es uno de los pocos biobancos que hay de esta materia en todo el mundo. El Banco de ADN almacena sangre de enfermedades cardiovasculares, oncológicas, metabólicas y neuropsiquiátricas, y el nodo coordinador está en Salamanca. El tercero es una red que se extiende por los hospitales de las comunidades autónomas, aglutina células de todo tipo de tumores y está coordinado por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Pasa por ser modélico en el mundo.

No se sabe cuántos centros autonómicos cumplirán los requisitos de biobancos de investigación. Muchos permanecerán como colecciones de muestras asistenciales y otros como colecciones del investigador. Mientras no haya registros, según la Guía práctica para la utilización de muestras biológicas en investigación biomédica, editada en 2006 por el Instituto Roche, se estima que el 80% de los biobancos pertenece a los hospitales, y de éstos el 40% corresponde a muestras del servicio de Anatomía Patológica; el 40% se dedica a estudios genéticos, y el 20% restante son colecciones de departamentos de investigación.

Este mes arranca el Biobanco de Fracaso Renal Agudo de la Comunidad de Madrid, ubicado en el hospital Ramón y Cajal. Su coordinadora e impulsora, la bióloga Ana Torres, explica que este biobanco tiene capacidad para almacenar 138.000 muestras de sangre y orina, que se destinarán a proyectos de investigación que busquen biomarcadores para identificar qué personas son susceptibles de sufrir fracaso renal.

Liaño, director del Biobanco, explica que su creación obedece a la continuación de la línea de trabajo del hospital en esta patología. En 1993, investigadores del centro madrileño, coordinados por Liaño, desarrollaron un sistema de pronóstico de la gravedad del fracaso renal agudo; en 1996 este experto dirigió un estudio epidemiológico, de referencia internacional. Y en 2007, Liaño y su equipo publicaron otro estudio sobre la historia natural de la necrosis tumoral aguda, un trabajo en el que se hizo un seguimiento de la enfermedad de 22 años.

Una referencia europea en ADN

Los responsables del Banco Nacional de ADN se citan esta semana con un diputado europeo, pues las instituciones comunitarias barajan la posibilidad de establecer un modelo de biobanco. Esta cita muestra hasta qué punto el banco español, a los cuatro años de su existencia, es una referencia europea en cuanto a organización, modelo de gestión de calidad y transparencia.

El banco almacena sobre todo muestras de sangre y la información asociada a ese individuo. Las muestras se dedican a proyectos de identificación de genes en enfermedades complejas, a trabajos que estudian cómo afectan otros factores en esas enfermedades y a los que impulsan la farmacogenómica, esto es, cómo influyen los genes en la respuesta a los tratamientos.

Las muestras de los donantes sanos le llegan gracias a los acuerdos firmados con las consejerías de sanidad y los centros regionales de transfusiones y bancos de sangre. Las de los pacientes, agrupadas por enfermedades cardiovasculares, oncológicas, neuropsiquiátricas y metabólicas, por los convenios con los equipos médicos e investigadores de los hospitales. El banco también tiene convenios con la Red Española de Mastocitosis (una enfermedad rara) y con la Asociación de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica. Una vez en el banco, la sangre se separa en sus distintos componentes. Se guarda el plasma, el ADN y, en algunos proyectos, también el ARN. En paralelo, se guarda una muestra de sangre en papel y células vivas para cultivarlas en caso de que se agote la muestra.

Buena parte del proceso está robotizado y se ha desarrollado un programa informático que controla todo lo que hacen los robots y el personal técnico.

“Mientras que las muestras estén en el banco están codificadas. Nadie puede ver a quién pertenecen, pero el médico sigue teniendo en el documento del consentimiento informado la unión entre la identidad del sujeto y el código. Cuando la muestra se cede al investigador lleva un nuevo código en el que ya no tiene ninguna unión la muestra con la identidad del individuo. Todos los procedimientos están certificados según el modelo ISO, acreditación que se obtuvo en 2006”, apunta Alberto Orfao, director científico del Banco Nacional de ADN.

http://www.elpais.com/articulo/salud/Donantes/investigacion/elpepusocsal/20080520elpepisal_1/Tes