Archivo de la categoría: General

Aznárez alerta de la responsabilidad incluso penal que puede derivar de las listas de espera

Demorar intervenciones médicas graves “afecta al derecho fundamental a la vida”, afirma el jurista gijonés

Demorar intervenciones médicas graves “afecta al derecho fundamental a la vida”, afirma el jurista gijonés

13.12.2013 | 09:27

http://www.lne.es/gijon/2013/12/13/aznarez-alerta-responsabilidad-penal-derivar/1513916.html

La SIBI celebra su 15.º aniversario con una exposición y una charla de Carlos López Otín

03.09.2013 | 01:45

La Sociedad Internacional de Bioética celebra su 15.º aniversario y lo hace con un programa de actividades y una exposición que dan comienzo hoy y que se prolongan hasta el día 18. En el patio del Centro de Cultura Antiguo Instituto se proyectarán en tres pantallas las distintas instalaciones de la SIBI y sus actividades en estos años, y en las vitrinas se exhibirán materiales de trabajo y reconocimientos.

http://www.lne.es/gijon/2013/09/03/sibi-celebra-15-aniversario-exposicion/1463764.html

Homenaje de la OMC a Gonzalo Herranz, un referente en Deontología

‘DESDE EL CORAZÓN DE LA MEDICINA’

El profesor honorario de la Universidad de Navarra ha dedicado más de veinte años a la Comisión Central de Deontología.

Redacción   |  08/07/2013 18:56

http://www.diariomedico.com/2013/07/08/area-profesional/normativa/homenaje-omc-gonzalo-herranz-referente-deontologia

El Colegio de Las Palmas, impulsor de la iniciativa docente en la facultad canaria

EL 60% SE DECANTÓ POR PROFESIONALISMO MÉDICO

El Colegio de Médicos de Las Palmas es el verdadero impulsor de la inclusión en el programa de la facultad canaria de la asignatura de Profesionalismo Médico. No en vano su presidente, Pedro Cabrera, y su vicepresidente, Esteban Pérez Alonso, son profesores del centro (de Neumología y Cirugía Digestiva, respectivamente, y ahora también de la nueva asignatura).

C. F./F. G. Madrid/Barcelona   |  24/06/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/06/24/area-profesional/profesion/colegio-palmas-impulsor-iniciativa-docente-facultad-canaria

Las Palmas: éxito de la asignatura optativa ‘Profesionalismo médico’

SU OBJETIVO ES FORMAR AL ALUMNO EN VALORES DISTINTOS A LOS HABITUALES

Más del 60% de los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Salud han eligo la asignatura Profesionalismo Médico.

Redacción   |  14/06/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/06/14/area-profesional/profesion/palmas-exito-asignatura-optativa-profesionalismo-medico-

Acuerdo extrajudicial en un error de valoración de un cáncer de útero

INDEMNIZACIÓN DE 110.000 EUROS

Una paciente a la que no le fue diagnosticado, durante más de diez años, un cáncer de cérvix, recibirá una indemnización de 110.000 euros por parte del ginecólogo que la trataba.

J.Heredero   |  27/02/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/02/27/area-profesional/normativa/acuerdo-extrajudicial-un-error-de-valoracion-un-cancer-utero

Mala praxis al no hacer a tiempo la prueba que descartara la infección

INDEMNIZACIÓN VALORADA EN 100.000 EUROS

El Servicio Murciano de Salud (SMS) acuerda indemnizar con 100.000 euros a la familia de un paciente que falleció debido a una infección que se produjo tras una intervención quirúrgica, que no se trató con antibióticos hasta varios días después.

Redacción. Murcia   |  27/02/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/02/27/area-profesional/normativa/mala-praxis-al-no-hacer-a-tiempo-la-prueba-que-descartara-infeccion

“La Ley de Protección de Datos deberá adaptarse al futuro reglamento europeo”

ARMONIZAR LEGISLACIONES

Las bases de datos son instrumentos muy útiles para las empresas.

S.V. | soledad.valle@unidadeditorial.es   |  27/02/2013 00:00

http://www.diariomedico.com/2013/02/27/area-profesional/normativa/ley-de-proteccion-de-datos-debera-adaptarse-al-futuro-reglamento-europeo

En enfermedades raras no hay retraso de diagnóstico

CONTENCIOSO DE SEVILLA

Un juzgado de Sevilla absuelve al Servicio Andaluz de Salud de la reclamación de los padres de un niño con síndrome de Charcot-marie-Tooth.

S.Valle | soledad.valle@unidadeditorial.es   |  26/02/2013 17:56

http://www.diariomedico.com/2013/02/26/area-profesional/normativa/en-enfermedades-raras-no-hay-retraso-de-diagnostico

Humanizar para crear un hospital dedicado y abierto a los pacientes

ENCUENTRO ENTRE SANITARIOS Y SOCIEDAD

La ‘Escuela de Pacientes’ de Torrejón crea un espacio de encuentro para cuidar a la sociedad. Jornadas de formación, información, acceso a la asistencia y apoyo, bases del programa.

Isabel Gallardo Ponce. Madrid | igallardo@diariomedico.com   |  25/02/2013 00:00

Creación de la confianza para la investigación sobre salud en internet

ESTUDIO REALIZADO POR BIOÉTICOS

Las actualizaciones de estado en las redes sociales, los foros de pacientes y los comentarios en blogs entre la inmensa cantidad de información personal en la web supone una potencial base de datos sobre salud. Los bioéticos que han redactado en Science Translational Medicine reconocen el valor de este recurso pero debaten si es éticamente aceptable su uso para investigar.

Redacción   |  20/02/2013 20:00

http://www.diariomedico.com/2013/02/20/area-profesional/entorno/creacion-de-la-confianza-para-la-investigacion-sobre-salud-en-internet

Los seminarios del IIS Aragón reflexionarán mañana sobre la ética en la práctica médica

Rogelio Altisent, Investigador Principal del Grupo de Investigación de Bioética de esta institución, analizará aspectos como la búsqueda del beneficio del paciente o el respeto a su autonomía


Los seminarios biomédicos del IIS Aragón reflexionarán mañana sobre la ética en la práctica médica. En esta ocasión, el Doctor en Medicina por la Universidad de Zaragoza y Graduado en Bioética por la Universidad de Monash (Australia), Rogelio Altisent, impartirá una conferencia en la Facultad de Medicina a las 17.00 horas.

En su charla, enmarcada dentro de los Seminarios organizados por el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y la Facultad de Medicina, Altisent reflexionará sobre la importancia de la ética médica en la práctica profesional con el fin último de garantizar la calidad asistencial.

Se plantearán temas tales cómo el significado de buscar el beneficio de un paciente, de respetar su autonomía o de distribuir de forma justa los recursos disponibles. En este sentido, Altisent reflexionará además sobre cómo la bioética, como disciplina académica, exige un desafío metodológico al que dará respuesta con una propuesta de programa, capaz de impregnar todas las áreas docentes de la Facultad de Medicina.

Rogelio Altisent es Investigador Principal y Coordinador del Grupo de Investigación de Bioética del IIS Aragón, así como Director Académico de Ética Médica en el OMC- Instituto Universitario Ortega y Gasset. Combina su labor docente como Profesor Asociado en la Facultad de Medicina, con la investigación y las labores asistenciales, ya que desempeña la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria en el Centro de Salud Actur Sur.

Fuentehttp://www.aragonliberal.es/noticias/noticia.asp?notid=65043&menu=5

Efeméride y actualidad.

Se retoma este blog cuando  se cumplen 67 años de la explosión de un artefectato diseñado por los hombres, denominado Littel Boy, sobre la ciudad japonesa de Hiroshima y a pocas horas de que, tras meses de viajes, un artilugio de misma  autoría y de nombre Curiosity haya alcanzado el suelo de Marte.

Es pues un día que invita a la paradoja. En ambos el ingenio humano expresado en forma de tecnología marca un hito en su historia. Si el primero nos muestra de forma estremecedora la posibilidad de la técnica como destrucción de lo humano por los propios hombres, con la simple acción de pulsar un botón, como refería Günter Anders, también podemos sospechar de la misma simpleza en el inicio de la expresión de lo humano, en su forma de conocimiento y proyección más allá de los límites confinatorios de nuestro planeta para intentar indagar sobre la universalidad de lo que hemos denominado vida. Es  esta la encrucijada en la que se desarrolla la bioética,  la de decidr de todas las posibilidades que se presentan ante los hombres aquellas que representan lo mejor de lo que, como humanidad, somos capaces.

Es tarea de la bioética, así al menos lo entiendo, el favorecer un adecuado discernimiento, una elección por una sabiduría radicada en su propia capacidad de razonar, valorando principios, circunstancias y consecuencias en relación a la vida humana y como se ve influida por la ciencia y la técnica, cuyo desearrollo acompaña a la humanidad desde sus albores.

Si bien el abanico de posibilidades que la bioética nos ofrece es amplia, serán los problemas relacionados con la salud aquellos que principalmente aborde, sin quedar cerrado a otros ámbitos en los que este tipo de reflexión puede tener sentido.

Como administrador de la web animo a todos aquellos que quieran participar y quedo a su disposición.

José A. Navarro

 

 

Retomamos el blog

Logo de bioeteca.esTras ya tres años de parada,  retomamos la actividad de este blog enfocado a noticias y recursos relacionados con la bioética y a su comentario razonado, con el propósito de continuidad y servicio. Es una actividad abierta a todos y a toda sugerencia.

Con el fin de mejorar su difusión también abrimos cuenta en redes sociales, comenzando por twitter en nuestra cuenta @bioeteca.

¡Os esperamos!.

 

 

El catedrático Diego Gracia advierte de la reducción de la bioética al derecho y reivindica la autonomía real de las personas

El catedrático de Historia de la Medicina de la Universidad Complutense de Madrid Diego Gracia considera que “uno de los mayores problemas de la bioética actual es su reducción al derecho, por lo que trata de solucionar los problemas ajustándose a la normativa en lugar de recurrir la moral”. Así lo ha indicado en la primera jornada del curso de verano de la Universitat Jaume I “Bioética: de la práctica clínica a la estructura organizativa” que se celebrará hasta el 10 de julio de 2009 en el Hotel El Palasiet de Benicàssim.

Gracia también ha advertido de otros tipos frecuentes de reduccionismo de la bioética, que trata las relaciones entre ética y salud, como es el tecnocrático o el que la limita a la religión. Se trata de reduccionismos que llevan a tomar decisiones de forma heterónoma, condicionadas por agentes externos, y no de forma autónoma. En este sentido, el catedrático ha revindicado la formación de ciudadanos realmente autónomos, algo que considera extremadamente difícil e inusual, capaces de resolver las cuestiones desde la moral. A la hora de tomar decisiones relacionadas con la bioética médica, ve fundamental “partir de los hechos, que son una buena historia clínica, y que llevan a los valores ya que todo el mundo valora y, a partir de ahí, tomar decisiones”. El concepto de decisiones autónomas va así más allá del simplemente normativo al que alude el consentimiento informado. Diego Gracia ha mostrado su preocupación por la educación y la actual sociedad “que quiere súbditos, no ciudadanos autónomos”, añadiendo que “lo convencional es la banalización de la moral”.

La primera jornada también ha contado con la presencia de la catedrática de Ética de la Universitat de València y doctora honoris causa de la UJI, Adela Cortina, quien ha defendido, frente a otras corrientes, la necesidad de “una bioética cívica trasnacional” que partiría de tomar el pulso a la bioética cívica existente, a partir de los documentos elaborados hasta la fecha, y corregirla y mejorarla a través del diálogo en condiciones de igualdad entre todos los afectados por las normas. En todo caso, según ha destacado la catedrática, estos principios deberían “tener en cuenta que satisfagan intereses universalizables, con el fin de no discriminar a los peor situados”.

Cortina ha lamentado que “las consecuencias de la economía, la ciencia y la tecnología son globales, mientras que la política y la ética no”. La globalización ha llevado a que todos los lugares del mundo estén interconectados y a que haya “bienes y males comunes sobre los que hay que tomar decisiones, y el problemas es dónde se toman”. El gran reto por tanto es, para la catedrática, “construir esta ética universal, una ética de la responsabilidad planetaria”. En el campo concreto de la bioética, ha resaltado la evolución de la bioética médica, surgida sobre los años 60, al concepto de bioética global impulsado a partir de los años 90 del pasado siglo.

El curso de verano ha sido inaugurado por el vicerrector de Postgrado, Antonio Barba, quien ha destacado la oportunidad de realizar un curso sobre bioética ante la próxima implantación de Ciencias de la Salud en la Jaume I.

http://www.elperiodic.com/pcastellon/noticias/41646_catedratico-diego-gracia-advierte-reduccion-bioetica-derecho-reivindica-autonomia-real-personas.html

Pedro Talavera: “Un registro de objetores al aborto no tiene cabida en nuestra realidad jurídica”

En virtud de la legislación y la jurisprudencia en nuestro país, la objeción de conciencia en el ámbito del aborto es un derecho fundamental y, por tanto, puede ejercitarse e invocarse directamente sin legislación previa que lo regule y sin que exista ningún protocolo específico dentro de los centros sanitarios.

Enrique Mezquita. Valencia – Lunes, 29 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Para Pedro Talavera, profesor de Filosofía del Derecho y Política de la Universidad de Valencia, que ha participado en una mesa redonda sobre este tema en el Colegio de Médicos de Valencia, la protección y las garantías que amparan a este derecho hacen inviables la existencia de un registro de objetores de conciencia, ya que sería inconstitucional al vulnerar “el artículo 16 de la Constitución, que protege la libertad de declarar o no sobre las propias creencias”. Según Talavera, “establecer un registro o tratar de obligar a alguien a que manifieste su postura sería inconstitucional y, aunque se pusiera en marcha, duraría muy poco tiempo”.

Respecto al proyecto de ley de muerte digna de Andalucía, “el texto deberá someterse a múltiples controles, y las restricciones al derecho de objeción no prosperarán, ya que ninguna legislación, y mucho menos una autonómica, puede impedir a alguien ejercer un derecho fundamental”.

Ética de la convicción
Por su parte, Vicente Bellver, director del Master en Bioética de la Escuela Valenciana de Estudios para la Salud, ha abordado un tema de gran importancia para los profesionales sanitarios: la necesidad de conciliar la responsabilidad con la ética personal. “En un tiempo como el actual, en el que domina sobre todo la ética de la responsabilidad -la persona se adapta permanentemente a las circunstancias y consecuencias previsibles de sus actos-, es fundamental subrayar la importancia de la ética de la convicción -las convicciones del individuo se mantienen imperturbables a pesar de las condiciones externas-“.
Para Bellver, “si se magnifica la ética de la responsabilidad estamos distorsionando la visión ética cabal, que desde mi punto de vista debería integrar las dos visiones. Hay que atender a las consecuencias de nuestros actos, pero no hasta el punto de abdicar de los principios que mueven nuestra vida y nuestras acciones”.

http://www.diariomedico.com/2009/06/29/area-profesional/normativa/registro-objetores-aborto-no-tiene-cabida-nuestra-realidad-juridica

 

Benjamín Herreros: “El médico debe formarse en valores éticos”

Hay que exigir al médico una ética basada en valores profesionales, que deben compartirse, según Benjamín Herreros, máster en Bioética.

Gonzalo de Santiago – Lunes, 29 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Benjamín Herreros, máster en Bioética y médico internista del Hospital de Alcorcón (Madrid), cree que no es posible determinar una ética de máximos en el mundo sanitario, “pero sí hay que exigir una ética basada en los valores profesionales”. Estos valores se deben transmitir entre los profesionales y lo fundamental es el ejemplo activo de cada uno de ellos.
Esta fue la principal conclusión del especialista en una conferencia ofrecida en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, dentro del V Seminario Internacional e Interuniversitario de Biomedicina y Derechos Humanos, celebrado en Madrid.
En su opinión, es necesario formar al médico en este terreno: “En la medicina hay muchos conflictos éticos y muchas veces los profesionales no saben cómo resolverlos. Surgen cuando no podemos cumplir todos los valores y hay que elegir porque algunos de ellos se van a ver dañados”.

Ética de cada profesión
Herreros cree que la ética de máximos tiene que ver con el proyecto personal de cada ser humano. En cambio, la de mínimos es la que conforma cada sociedad. En este punto, cuestionó si hay una ética propia de cada profesión. “En el mundo sanitario hay que preguntarse por los fines de la medicina, y los valores prioritarios serían aquéllos que nos permitieran alcanzar dichos fines”.

Según el ponente, estos fines son curar, aliviar y prevenir las enfermedades, cuidar y acompañar. “Un profesional cualificado debe adquirir una serie de conocimientos y valores para alcanzar dichos fines”. Por lo tanto, hay que ahondar en el conocimiento científico, el estudio, la actualización, la humildad intelectual y el esfuerzo. “Un buen médico debe desarrollar ciertas habilidades como la capacidad de comunicarse con los enfermos y la habilidad técnica.Además, tiene que desarrollar actitudes como la empatía, compasión, colaboración, curiosidad o inquietud intelectual, exigencia con su trabajo y con el de los compañeros, y responsabilidad”.

http://www.diariomedico.com/2009/06/29/area-profesional/normativa/medico-debe-formarse-valores-eticos

 

Miguel Ángel Sánchez: “Es fácil que los médicos caigan en el reduccionismo tecnocrático de la Bioética”

“El riesgo de la Bioética es que caiga en alguno de los reduccionismos que la acechan, y el diagnóstico no es muy optimista, ya que este peligro se puede constatar hoy en día”, según Miguel Ángel Sánchez, subdirector del Máster de Bioética de la Universidad Complutense de Madrid.

G.S.S. – Lunes, 29 de Junio de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

Hay cuatro clases de reduccionismo: el tecnocrático, que cree es suficiente con conocer los hechos; el religioso -bastaría con los valores-; el jurídico, que considera que lo único importante son las normas legales, y el metaético, que da prioridad al análisis especulativo de conceptos y principios. “Los médicos son los que más predispuestos están a caer en el reduccionismo tecnocrático, que cree que todo debe dejarse a las indicaciones médicas”.

Sánchez señala que estamos en un momento decisivo para la Bioética en España, “ya que es inminente la implantación de los nuevos planes de estudio adaptados a la Declaración de Bolonia, por lo que la Bioética y la Ética Médica pasarán a ser materias troncales de obligada enseñanza”. Esta situación es prometedora, pero “hace pensar en ciertos problemas como la falta de tradición docente y de profesores”.

Lucha académica
El bioético argumentó que hay una pugna académica por conquistar este espacio docente: “Quieren estar presentes los departamentos de Medicina Legal, Historia de la Medicina, Psicología y distintos grupos de militancia confesional”. Para evitar estos reduccionismos “debemos tener criterios que nos ayuden a definir qué tipo de Bioética queremos enseñar, cómo, para qué y por quién. “Es peligroso dejar la educación bioética sólo a uno de estos grupos. Todos tienen algo que aportar, pero es una materia interdisciplinar”.

Bioética: la ética de la vida

GASPAR MEANA
R ESULTA gratificante comprobar cómo en los últimos años ha cambiado la mentalidad de la sociedad, en general, y de la mayor parte de los que dedican su tiempo a crear conocimiento y a indagar en el campo de las humanidades, en particular. Ello ha sido posible gracias a profesionales e investigadores responsables y comprometidos que, conscientes de la necesidad y con explicaciones al alcance de cualquier ciudadano, ayudan a que éste se adapte al espectacular desarrollo que la ciencia y la tecnología está consiguiendo en las últimas décadas, algo que constituye un hecho de gran relevancia social.
Y es que no hace muchos años se oía comentar todavía a algunos investigadores que la ciencia era un asunto que importaba solamente a los científicos, que si ésta salía del círculo más intelectual corría el riesgo de desvirtuarse. El paso del tiempo ha demostrado que no es así y que, tal como señalaba Einstein, «la ciencia es una obligación de todos los ciudadanos».
La ciencia se encarga de saber, de conocer, de entender cómo funciona la realidad y en sí misma no tiene límites. Se construye a partir de hechos que intenta explicar a través del método científico y nunca ofrece respuestas definitivas. Entendiendo la tecnología como el aprovechamiento práctico del conocimiento científico, la biotecnología utiliza los procesos celulares y biomoleculares para resolver determinados problemas o generar nuevos productos. Si bien es cierto que la investigación científica tiene una gran influencia en el desarrollo y progreso de los países, también lo es el hecho de que la aplicación de las nuevas tecnologías a la vida conlleva consecuencias importantes de carácter socio-cultural. Esto obliga a establecer un diálogo fluido entre la Universidad y la sociedad que consiga hacer partícipes a los ciudadanos de los nuevos resultados de las investigaciones. En este sentido, la Universidad de Oviedo, cumpliendo con su cometido social, se encuentra comprometida institucionalmente en la difusión del conocimiento generado por sus investigadores, sobre todo en aquellos temas de actualidad que preocupan a los ciudadanos.
Los avances en el conocimiento del Genoma Humano y sus aplicaciones, las posibilidades que ofrecen las células madre y la nanotecnología o las novedades que traerá la aplicación de las nuevas tecnologías para el conocimiento del cerebro humano, son temas candentes en la sociedad para los que hay que establecer un foro de debate social que ayude a valorar, con cierta precisión, las cuestiones de tipo ético, jurídico y social que estos avances científicos pudieran ocasionar, así como sus posibles ventajas e inconvenientes para el ser humano actual y las generaciones futuras. Pero una condición imprescindible para lograr esto es contar con ciudadanos responsables y preparados para el diálogo, el análisis y la reflexión. En este sentido, quisiera despertar la curiosidad de la ciudadanía por una joven especialidad académica que podría considerarse como una herramienta para la reflexión sobre el ser humano y la vida. Me estoy refiriendo a la Bioética (ética de la vida), disciplina que surge con V. R. Potter, en EE UU en 1970, con la intención de establecer conexiones entre las ciencias de la vida y las humanidades, que nace con unas características propias, pero que ha ido evolucionando.
La Bioética surge como una necesidad, ante la nueva situación creada por el abandono del código moral único y la llegada de las nuevas tecnologías. En 1978, la Enciclopedia de las Ciencias de Estados Unidos la define como «el estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias biológicas y la atención a la salud, en la medida que esta conducta se analiza a la luz de los principios y valores morales». A partir de entonces comienzan a determinarse un conjunto mínimo de principios y valores que todos los ciudadanos deben compartir y son necesarios para poder convivir y colaborar en paz. Me estoy refiriendo a una Bioética, laica, plural, racional, intermediadora y procedimental, basada en la dignidad y el reconocimiento de todos los individuos en cuanto son sujetos de derecho. Una Bioética que ofrece un sistema de valores adquiridos, los cuales sirven de orientación para actuar en una sociedad que defiende la libertad y el respeto por las diferentes formas de vida, siempre que se cumpla la ética mínima de los derechos humanos y de los valores constitucionales que obligan a no utilizar a nadie como medio.
En un principio, a la hora de resolver los juicios morales de casos conflictivos, la Bioética ha ido aplicando como método de trabajo sus cuatro principios tradicionales: el respeto por la autonomía, la justicia (en este caso, distributiva), la beneficencia (maximizar los beneficios y minimizar los riesgos) y la no maleficencia (no hacer el mal). No obstante, dada la complejidad de los problemas, dichos principios no resultan ser suficientes para analizar todas las cuestiones que tienen que ver con los valores de cada persona y para poder encontrar la solución más prudente, la óptima, ha evolucionado pasando a considerar también otros factores más concretos como pueden ser las circunstancias que intervienen en cada caso, así como las consecuencias previsibles.
Pero lo que realmente distingue a la Bioética del resto de éticas aplicadas es la orientación que tiene a la hora de tomar las decisiones o resolver conflictos. Su tipo de práctica, el carácter plural e interdisciplinario y el ámbito de debate y descubrimiento que ofrece, la distancia de alguna manera de las éticas profesionales, aunque comparta con ellas elementos fundamentales. Antonio Marlasca la define muy bien como «un foro de debate y de decisiones compartidas y consensuadas en un contexto social e ideológico plural y secular». Para Victoria Camps, «la Bioética posibilita el estímulo y fortalecimiento de las vinculaciones entre los sujetos».
A unque la Bioética tiene miras muy amplias, sin duda se hace imprescindible a la hora de tomar decisiones difíciles en la relación asistencial, en los problemas económicos y en los conflictos de intereses que puedan surgir en las instituciones sanitarias. Asimismo, es necesaria en la orientación de las pruebas biomédicas. Preservar el respeto por los derechos de las personas a decidir libremente, a su intimidad, y a la justicia, es lo que se encuentra más comprometido en los diagnósticos genéticos y la reflexión bioética sirve para analizar previamente los problemas morales y profesionales que dichas pruebas pueden ocasionar a los pacientes. Por tanto, obliga al especialista a la confidencialidad y a proporcionar al paciente toda la información necesaria que le permita comprender el significado y alcance real del estudio, así como a valorar lo que puede suponer descubrir anomalías genéticas que no tengan tratamiento, o alguna sorpresa desagradable que pueda surgir durante el estudio.
T eniendo en cuenta las obligaciones que establece el Convenio de Oviedo (abril, 1997) en estos temas, sería de mucha utilidad el fomentar su difusión tanto en las instituciones universitarias y sanitarias, como a la ciudadanía en general. Asimismo, los Comités de Bioética de las distintas instituciones, constituidos adecuadamente (remarco lo de adecuada por la importancia que tiene la elección de sus miembros), deberían implicarse en promover foros de debate sobre los nuevos retos del conocimiento científico, en los que los ciudadanos puedan hacer preguntas y exponer libremente sus opiniones. Algo muy diferente a una conferencia magistral donde un especialista en un tema transmite sus conocimientos.
Son muchos los cambios sociales que traen consigo los avances tecnológicos. Todos los ciudadanos nos encontramos implicados en ello y por tanto tenemos derecho a ser escuchados. La transmisión del conocimiento científico y la reflexión bioética ayudará a formar ciudadanos más libres y responsables, capaces de contribuir al desarrollo de acuerdos sociales y protegidos de las distorsiones debidas a la ignorancia o al apasionamiento tecnocientíficos y de los intereses del poder y el mercado.
http://www.elcomerciodigital.com/gijon/prensa/20090628/opinionarticulos/bioetica-etica-vida-20090628.html

Fernando Abellán: «Qué desconsuelo el de la madre que pide ser inseminada del hijo muerto»

 

VIRGINIA RÓDENAS
-A la reproducción asistida pueden acudir en España matrimonios y parejas de hecho heterosexuales y de lesbianas, mujeres solas… ¿Me dejo a alguien?
-No. Nuestra ley es la más flexible y permisiva de todo el entorno europeo. De ahí que vengan muchísimas personas de otros países a lograr aquí lo que les está prohibido en su lugar de origen.
-También he visto en su revelador «Bioética y ley en reproducción humana asistida. Manual de casos clínicos» (Fundación Salud 2000) a transexuales, polígamos…
-El caso del polígamo se debe a gente que viene de países con otra cultura, pero el de transexuales que quieren preservar su fertilidad congelando sus gametos para usarlos al cambiar de sexo se ha dado ya varias veces en España.
-Visto el panorama de la reproducción, ¿en qué sociedad diría qué vivimos?
-Los que anhelan tener un hijo y acuden a la reproducción asistida porque no pueden de forma natural merecen nuestra comprensión y apoyo. Cuestión distinta es quienes se acercan a estas técnicas para desarrollar sus fantasías de un hijo perfecto o para ahorrarse las molestias de un embarazo contratando un vientre de alquiler.
-¿Qué le desconcertó más?
-Al analizar diariamente este tipo de casos he perdido un poco la capacidad de sorpresa. Quizás uno reciente de una madre soltera que vivía con su hijo y que, al fallecer éste, ha pedido usar su semen para fecundarse in vitro con ovocito de donante y ser madre de nuevo. Aún me sobrecoge el profundo desconsuelo y soledad en que debió de quedar esta mujer para interesar una cosa así.
-A mí lo del «trío afectivo» me dejó KO.
-En una sociedad donde el mensaje que se da es que la familia tradicional es algo rancio y obsoleto, hay algunas personas que idean nuevas formas de convivencia que terminan sobrepasando las previsiones de los más progresistas. Lo de tener un hijo que sea de tres progenitores a la vez es una muestra de ello.
-Pues lo de congelar el semen de un previsible suicida para no vetar la maternidad de la futura viuda no le va a la zaga.
-La posibilidad de procrear post mortem es una particularidad controvertida de la ley. Se admite alguna vez, siempre que sea en un tiempo límite, ya que si no se generarían herederos del difunto mucho después de su muerte, con el lío familiar y social que eso supondría.
La reproducción asistida no es una medicina a la carta, pero hay lesbianas que piden semen de un negro (una es negra); otras, siempre del mismo donante para que los hijos se parezcan, una quiere dar el gameto pero no poner el útero porque la que hace de mujer es la otra… ¡Quieren fotos del donante de bebé para ver el fenotipo! Oiga, esto es la leche, con perdón.
-No en todos los casos la conclusión puede ser favorable desde el punto de vista ético y jurídico. Pero es cierto que cada vez hay más casos de los que llamaríamos excepcionales y que mucha gente se acerca a la reproducción asistida sin un fin médico o sólo de ese carácter.
-Y eso que no está regulada la figura de la madre de alquiler.
-Me temo que le queda poco al asunto, ya que es la salida para que las parejas homosexuales masculinas puedan equipararse a las de lesbianas.
-Trata la objeción médica a la reproducción. ¿Lo más inquietante?
-Admiro a los profesionales que aún se revuelven cuando alguna pareja pide que se destruyan sin más sus embriones sobrantes de una fecundación in vitro.
-Al final, el pensamiento «bibiano» sobre el embrión va a tener simpatizantes.
-En el pensamiento que menciona no hay una razonable ponderación de intereses entre la mujer y el embrión. Los de éste, sencillamente, no cuentan.

Aborto sin talante

Oriol Domingo | 27/05/2009 – 18:38 horas
La vida es cuestión humana. El nasciturus y el aborto también. Tratar sobre estos asuntos se convierte en un pim pam pum. Muchos son responsables de tan frívola situación. El primero es el Gobierno y su presidente. Deberían llevar estas cuestiones a la plaza pública con suma delicadeza. Deberían gobernar con aquel talante de que se hizo gala hace ya muchos años pero que se ha vaciado de contenido. Y ahora, la ciudadanía se encuentra con el aborto sin talante.

Uno de los puntos a esclarecer es… ¿Cuándo comienza la vida humana personal? La respuesta no está en los libros sagrados, políticos o jurídicos. La respuesta es científica, biológica. Los campos deberían haber quedado deslindados para siempre desde Galileo cuando se debatía el movimiento de los astros. La Biblia no explica de qué materia están hechos el cielo, la tierra y los seres humanos. La Biblia explica que el cielo es Dios que ama a los seres humanos y al mundo.

“Si me preguntan por el comienzo de una vida humana individual, contestaré que no antes de la implantación del preembrión en el útero materno y no después, como máximo, de la novena semana”. Así responde el jesuita Juan Masiá, profesor de Bioética en la Universidad Católica de Osaka, Japón, al periodista Juan G. Bedoya.

El escolapio Ramon M. Nogués, catedrático de Biologia en la Universidad Autónoma de Barcelona, explica: “No se puede hablar de individuo humano personal al menos hasta el momento de la implantación completa del embrión en el útero materno. Esto se produce en torno al día 14 después de la fecundación”. La jurista Núria Terribas, directora del Institut Borja de Bioética, afirma: “No podemos hablar de aborto referido a otra cosa que no sea como mínimo del embrión implantado”.

Los comentarios de Nogués y Terribas constan en los artículos que el mensual “Foc Nou” dedica al aborto. Su director Jordi Llisterri precisa el debate: “Si crees en conciencia que abortar es acabar con una vida humana, ¿Cómo se ha de regular en una sociedad secular para las personas que también en conciencia está convencidas de que no es así?”. Y formula una petición: “Hay algo que no se tendría que hacer nunca: utilizar al aborto como una cortina de humo para esconder otros problemas o como un elemento para erosionar el adversario político”.

María Dolores Vilacoro: “El paciente necesita afecto y ser escuchado”

 El cuidado de sus ocho hijos le impidió sacar el tiempo necesario para estudiar medicina, pero se ha dedicado a ella desde otro punto de vista complementario: el de la bioética.

Marta Esteban – Jueves, 21 de Mayo de 2009 – Actualizado a las 00:00h.

María Dolores Vilacoro

 

El nombre de María Dolores Vilacoro siempre ha estado ligado a la bioética y a los derechos humanos. Directora de la Cátedra de Bioética de la Unesco y vocal del Comité Director de Bioética del Consejo de Europa, Vilacoro aborda la visión de este área desde dos puntos de vista: el del derecho y el de la medicina.

¿A quién interesa más la bioética, a médicos o a juristas?

-Ante los avances biotecnológicos y científicos, los profesionales de la sanidad se plantean la aplicación de la bioética a los seres humanos.

  • A veces se confunde lo que es la ley con lo que es lícito moralmente. Las normas enarbolan banderas de falsa libertad y eso confunde a la sociedad.

Los juristas se encuentran con las consecuencias derivadas de la adecuada aplicación o no de la lex artis y se preguntan si las leyes se ajustan a la naturaleza de las realidades que regulan.

Tiene hijos que han cursado la carrera de Medicina. ¿Alguna vez le hubiera gustado cambiar su visión jurídica de la sanidad por un punto de vista puramente clínico?

  • El Derecho y la Filosofía me han ayudado a saber que las leyes, para ser verdaderas, deben adecuarse a la naturaleza de las cosas

-Me hubiera gustado estudiar Medicina, pero con 8 hijos y mi trabajo era difícil sacar tiempo para las prácticas. Por eso me decanté por el Derecho y más tarde por la Filosofía.

Ambas disciplinas me enseñaron a pensar con rigor, usar con precisión el lenguaje y saber que las leyes, para ser verdaderas, deben adecuarse a la naturaleza de las cosas. Pude estudiar ayudante técnico sanitario, que me ha sido muy útil para comprender la parte científica de la Bioética.

¿Qué inquietudes le transmiten sus hijos médicos?

-Que tenemos grandes profesionales que sólo buscan el bien del enfermo, pero la masificación de la sanidad en España impide proporcionarle una parte importante de la terapia: el afecto de una palmadita, la sonrisa de complicidad, la comprensión, la escucha de una lejana historia familiar, etcétera.

Desde su experiencia como directora de la cátedra de la Unesco, ¿en qué cree que ha cambiado la bioética en los últimos años?

-En cuanto a la estrategia no ha cambiado nada. Es el campo de juego de dos visiones contrapuestas del ser humano. Para el materialista, el hombre es fruto del azar; una forma más de movimiento de la materia, y el valor del individuo está subordinado al grupo, al partido, al Estado, a la ciencia.

Para otros, el hombre tiene dignidad, que es el máximo valor que se puede predicar de un ser, y las instituciones están a su servicio para que se realice plenamente como persona.

¿Qué mecanismos deben ponerse en marcha para que ocupe el papel principal que le corresponde?

-Ante todo, informar, y si pensamos con rigor veremos cómo muchas prácticas se descartan por reducción al absurdo. Por ejemplo, la ley de plazos.

Si el límite para abortar lo pone el legislador, ¿por qué no esperar a que el niño haya nacido para constatar sus deficiencias y evitar errores y eliminarlo a los dos o tres años si su desarrollo no es normal?

¿Se ha deshumanizado la sociedad y los poderes públicos?

-Los poderes públicos hacen las leyes, que tienen un efecto docente.

A veces se confunde lo que la ley permite con lo que es lícito moralmente. Hoy las leyes legalizan conductas, atribuyen derechos y enarbolan banderas de falsa libertad, que en realidad esclavizan al hombre. La sociedad se encuentra confundida.

Como madre de 8 hijos y abuela de 18 nietos, ¿qué opinión le merece la posibilidad de que las adolescentes puedan abortar sin consentimiento?

-Desde el sentido común considero que es un monumento a la irresponsabilidad que anima a la niña a no ser consecuente con sus actos: crea hostilidad en el santuario de la familia, y con la mayor frivolidad se deshace uno de un ser humano porque no está en sus planes.

Se rompe así el vínculo más profundo y sagrado que es el que une a la madre con el hijo.

http://www.diariomedico.com/2009/05/21/area-profesional/entorno/paciente-necesita-afecto-escuchado